Wharton

Filadelfia, pasando por Silicon Valley

Hace un par de fines de semana se celebró en Filadelfia la “V Conferencia MBA Internacional”, el evento anual en el que nos reunimos los españoles que estamos estudiando MBAs en escuelas americanas de prestigio. Como la “dura” vida MBA se nos acaba en poco tiempo, Rocío y yo decidimos “aprovechar” que salíamos de Chicago para dar un rodeo y pasar nada más y nada menos que una semana en San Francisco, un viaje que teníamos ganas de hacer desde hace tiempo.

Tech trip a Palo Alto

Más que a San Francisco, el viaje lo hicimos a Silicon Valley. La ciudad de San Francisco ya la conocíamos bien. Durante el verano de 2009 (cuando vivíamos en Nueva York) nos hicimos un “road trip” de 25 días por el Oeste americano, durante el cual pasamos varios días en la ciudad. Sin embargo, nos habíamos quedado con ganas de conocer bien “el Valley” (confieso que algo de geeks tenemos ;)).

Alquilamos un coche toda la semana y más geek no pudo ser el viaje. Nos alojamos en un garaje en Palo Alto típico de Silicon Valley, a dos manzanas del famoso garaje donde Hewlett y Packard crearon HP (“The Birthplace of Silicon Valley”), y a menos de un kilómetro de garajes míticos donde Steve Jobs creó Apple, en el que Larry Page y Sergey Brin crearon Google, o la casa donde Facebook dio sus primeros pasos después de que Zuckerberg se mudara a esa zona. Pero vamos tampoco os asustéis! dormimos en un garaje que está habilitado a mini-estudio en la casa de unos amigos que estudian su MBA en Stanford, y donde suelen alojar a sus invitados.

Garaje de HP

Garaje de HP

Durante esa semana, estuvimos visitando varias empresas del valle en San José, Mountain View, San Mateo, Palo Alto, etc. Tenemos varios amigos viviendo por la zona por lo que no paramos. Entre otras cosas, visitamos el GooglePlex (por cierto, probamos las Google Glass y, la verdad, me esperaba otra cosa y me decepcionaron un poco …),  pasamos un día en el campus de Stanford y en el de Berkeley, en San Francisco visitamos el acelerador de Rockspace, visitamos Spain Tech Center, etc.

IMG_0980

En GooglePlex con Francesc

También nos hicimos un “tech trip“, visitando el Computer History Museum y el Intel Museum, varias sedes de empresas famosas por la zona como Facebook, Intel, eBay, Apple, Oracle, el famoso Xerox Parc, etc. Lo cierto es que para la gente que le gusta la tecnología,  este tipo de sitios son casi sagrados, y encima a nosotros el mundo emprendedor Internet nos apasiona… Pues eso, felices.

También hicimos turismo convencional ;). Fuimos a San Francisco un par de veces, fuimos Alcatraz, a Napa Valley, a Monterey, Big Sur, etc. Cosas que no vimos bien durante el último viaje.

The Golden Gate

The Golden Gate

A Filadelfia, de networking

La semana en California ya había sido muy fructífera en cuanto a networking, y el colofón lo dimos yendo a Filadelfia. Allí, como comentaba, se celebró este año la conferencia anual de MBA españoles en Estados Unidos, organizada en este caso por estudiantes de Wharton. El año pasado fue en Boston, el anterior en San Francisco, hace tres en Chicago (en Booth). y antes en Nueva York. La verdad es que estuvo muy bien organizada.

Casi todos los asistentes llegamos el viernes por la noche y nos alojamos en el mismo hotel. El viernes nos fuimos todos de cena y de copas hasta las tantas. El sábado por la mañana fuimos a la conferencia. En el primer panel, estuvieron Juan Rodríguez Inciarte (Director de Estrategia y miembro del Comité Ejecutivo del Grupo Santander), Mauro Guillén (Director del J.H. Lauder Institute of Management & Int. Studies de Wharton), y Ángel Martín Acepes (Consejero Económico y Comerncial Jefe de la Oficina Comercial de España en Nueva York). En el segundo panel, dedicado a los emprendedores, estuvieron Luis Martín Cabiedes (angel investor español fundador de Cabiedes & Partners, y profesor de IESE), Eneko Knorr (fundador de Ludei, entre otras), Alejandro Cremades (Rock The Post), Eduardo Fernández (ShuttleCloud), y Álvaro Jiménez (Notorious). Estuvo interesante ambos dos. Después, otra noche larga de cena y copas.

La verdad es que me lo pasé muy bien, y como el año pasado en Boston, conocí a gente muy interesante y reforcé muchas amistades. Estoy convencido de la gran importancia de tener una network potente, lo cual era uno de mis objetivos viniendo a hacer el MBA en Estados Unidos.

Conferencia MBA Internacional 2013

Conferencia MBA Internacional 2013

Anuncios

Lazos entre los estudiantes en Booth

Comparto una entrada que ha hecho en su blog personal una compañera de clase de primero año, en la que escribe sobre los lazos o “bonding” entre los estudiantes de la escuela, y cómo compara con escuelas como Kellogg, Wharton, Tuck y otras.

Lo cierto es que llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, y la entrada en el blog de mi compañera me parece fantástica porque describe realmente bien el “bonding” entre los estudiantes de Booth, y la “sensación de comunidad” que hay entre nosotros. La verdad es que creo que existe mucha falta de información.

School Ties

One of the questions that I am often asked about Booth from prospective students and recent admits is, “If there are no cohorts and students live all over Chicago does Booth really have much of a community?” According to Poets and Quants’ article Chicago Booth vs. Kellogg, “The school purposely lacks core cohort groups and has no residence halls for its MBAs, factors that make it harder for real community to occur. Some Chicago students say the school still lacks the camaraderie you’ll find at many other b-schools, especially Kellogg, and that some students graduate from Chicago with only a handful of people they would call friends.” I’ve also repeatedly read comments like, “the flexible curriculum does not allow for bonding,” and “Booth is a commuter school.”

There is a lot of information about Booth on the web. However, in my opinion much of it is misinformation disseminated by people who heard something from someone who knows someone. So does Chicago Booth have much of a community? I think that the first step is to define what someone means by community. Kellogg is known for having a strong community, but so is Tuck and these are two very different schools. So what’s the standard. I think that there are two main ways to define a school’s community: tight-knit and engaged.

I will say upfront that Booth does not have a tight-knit community. However, I would argue that neither do schools like Kellogg and Wharton (both of which are known for having strong communities). When people say a school’s students are tight-knit they often are saying that everybody knows one another. Everyone goes to the same parties and bars and the class does everything together. That’s the type of community that schools like Tuck, Johnson, and Haas foster. However, these schools also have class sizes of under 300 students. I’d argue that when any class has more than 400 students it’s impossible for the students to be tight-knit by that definition. Tuck students know all 275 of their classmates at least by name. I too can say that I know roughly the same number of classmates by name. However, I have about 300 additional people in my class. When you think about knowing over 200 people in 6 months’ time then you start to understand that that’s a lot of people and knowing over 300 more is virtually impossible.

So then if a school isn’t tight-knit by the above definition does that mean that it does not have a strong community? Of course not! One of Kellogg’s claims to fame is its distinctive student culture. However, that sense of a Kellogg community comes as a result of engagement. And I will vehemently argue that Booth has a community that is just as strong based on this metric. “Bullshit!” you say? How can I possibly claim that when students live all over Chicago and so far from campus? That’s impossible because there is no core curriculum nor cohorts.

First, I need to clear up some common misconceptions, the biggest one being that Booth students are dispersed all over Chicago. No, most students do not live in Hyde Park near Harper Center. Yes, the vast majority of us commute anywhere from 15-30 minutes to campus. However, over 80% of students live within a 2 mile strip of the downtown neighborhoods the Loop, South Loop, and Streeterville. Heck, over 60% of students live in three buildings that are often referred to as the dorms (Millenium Park Plaza, Columbus Plaza, MDA). Even in the South Loop it is impossible to sneak in and out of 1130 Michigan Ave without running into someone from Booth. Just because Booth students do not live in close proximity to the school does not mean that they don’t live in close proximity to one another.

So what’s up with living downtown? It’s probably the same motivation that drives Wharton students to live in Rittenhouse Square instead of University City where Huntsman Hall is located: lifestyle. MBAs aren’t like typical grad school students. Most graduate students enter their programs immediately after undergrad. MBAs have been out of school for at least 3 years (some of us even 10+ years) and have become used to living a certain way. If we have the opportunity to maintain that lifestyle (lack of income and debt be damned), we’re going to do it. Hyde Park is lovely, but most of us just aren’t about that 2.5 kids, Sunday at the park life quite yet. Chicago’s public transportation makes it easy to commute to school and we have lockers so that we can keep the stuff we need on campus to avoid extra trips. Given these conveniences we choose to live where the Chicago’s night life does.

Now that we’ve cleared up one myth, let’s address the lack of cohorts. Technically, Booth does have cohorts. In fact I just participated in a cohort scavenger hunt on Saturday (no babies were harmed during the event, but some were subjected to awkward holding). However, cohorted learning is only in place for Booth’s one required course, LEAD, which takes place during orientation and the first 4 weeks of the first quarter. After LEAD there are a few big cohort based activities like Golden Gargoyles and Leadership Challenge, but for the most part cohort activities are spearheaded by cohort members and the graduate business council (i.e. cohort trivia, cohort t-shirt day, etc.). Although students aren’t required to be at these events there is always a very healthy turnout (it could be a function of the free food and drink that is always offered).

I think this illustrates the beauty that is Booth. At it’s core this place is an exercise in free markets. Everything is driven by students’ choices and Booth students choose to be actively involved with the school. I have yet to go to any event that wants for participants. The “Running of the Bulls” (annual Booth vs. Kellogg basketball game at the United Center) sold out in an hour. Demand for Winter Formal resulted in 100 extra tickets being released. The tech trek required an application because there wasn’t enough capacity for all of the students who wanted to attend. The list can go on and on. Even without the typical structures to build school loyalty and student body engagement, students are so tied to Booth we often struggle to excoriate ourselves from the “Booth Bubble.” Chicago is a virtual treasure trove of people yet most of my classmates struggle to spend time with anyone who isn’t a Booth student. I have friends that I’ve known for years living in Chicago and I think I’ve only hung out with one of them one time. After ending our Valentine’s Day with a McDonald’s picnic on her living room floor one of my friends and I vowed to go explore Chicago’s happy hour scene without 250 of our closest classmates. Thus far the closest we’ve come is LPF (Liquidity Preference Function) at Underground Wonder Bar with only 150 of our closest classmates. Everything from Friday night parties to week long spring breaks to summer internships always seems to include classmates.

With a city as large as Chicago it would be easy for us to leave Harper Center and scatter amongst the throngs only to see one another for classes and recruiting. However, that’s not what happens. There is more activity going on at Booth than any person can keep track of and the majority of it is student run. My spring break trek to Africa – organized by the Chicago African Business Group. My winter career trek to NYC – organized by the Media, Entertainment, and Sports Group. Follies – student written, produced, and performed. Booth students choose to invest their time in making sure this community is thriving. There is an overflow of people clamoring to participate in Admit Weekend, career services, admissions, and more. Oftentimes these activities require hours of work and we still want to to do it. I think this speaks volumes to the ties people have to Booth.

I will readily admit that although Booth has a very vibrant community it is built differently than at other schools. The flexible curriculum is not conducive to having prolonged avenues for socializing (i.e. dorms, curriculum cohorts, etc.). In allowing people to pick their classes, schedule, and professors (and study groups within those classes) it’s very much so a choose your own adventure kind of place. Booth is set up so that students aren’t interacting with the same people day in and day out. Booth fosters breadth of socializing, but it’s up to the individual to determine where to seek depth. One of the best consequences of this breadth is a greater sense of cohesion between the 1st and 2nd year classes. This is the very opposite of the structure at most schools where the depth of socializing is built into the program and it’s up to students to seek out a wider breadth. Truth be told the breadth was difficult for me at first. I felt that I was meeting a lot of people but not really forming deeper relationships. I wasn’t doing on campus recruiting so I was always interacting with different people but not spending significant time with anyone. It wasn’t until ski trip when I had a week of consistent socializing with people that I started really making friends. The opportunities to really bond with people are all over the place at Booth. However, it might take a little patience and being proactive to figure out what those opportunities are for you.

I will tell any prospective student how much I love being here, but I will also say that it isn’t for everybody. If you really like structure and aren’t looking to try something different then Booth isn’t the school for you. If you tend not to be proactive in getting to know people and don’t like feeling somewhat uncomfortable at times then you probably shouldn’t be here. However, if the bevvy of choice appeals to you or you want to try a social environment that is different from what you’re used to then this might could be the place for you.

Artículo original aquí.

¿Cuánto cuesta realmente un MBA y cómo se puede pagar?

De forma frecuente recibo preguntas sobre cuánto cuesta realmente el MBA en una escuela como Booth y cómo uno puede afrontar los costes, así que me animo a escribir sobre ello. Y es que después de trabajar muy duro y pasar un proceso de admisión realmente exigente, por fin llega la soñada admisión y te preguntas cómo afrontar el dineral que cuesta el programa. Lo cierto es que los costes son una barbaridad, parecidos a lo que puede costar comprarse un apartamento en España.

Antes de nada, ¿realmente merece la pena? Con toda probabilidad si preguntáis a cualquier estudiante de las escuelas top-10 estadounidenses os dirán que sin lugar a dudas sí. Y es que si solo consideramos los aspectos monetarios, la media de un estudiante de Booth, Harvard, Stanford, y escuelas del estilo es amortizarlo entre 3 y 5 años después de haberlo acabado. Lo cierto es que las perspectivas a medio/largo plazo son muy buenas, y salir sin un buen trabajo de aquí es prácticamente imposible (si no lo consigues es que realmente no quieres encontrarlo). Además, si quitamos el dinero de la ecuación, hay un montón de cosas que un MBA te aporta que son incluso más importantes, como cambiar de carrera profesional, una network muy potente, conocimientos, experiencia de vida, etc.

Personalmente, lo creáis o no a mi el MBA me ha aportado un valor inmenso y veo el mundo de manera muy distinta. Si me trasladase tres años atrás al momento en que decidí apostar por un top MBA, dudaría muchísimo menos de lo que dudé (bueno, lo cierto es que dudé bastante poco) y sin pestañear lo haría. Mi mujer, que era mucho más escéptica, ahora es la fan número 1. El MBA nos ha abierto las puertas a unos mundos que nos eran completamente desconocidos. Antes del MBA, “you don’t know what you don’t know” y hasta que no te lo enseñan no sabes lo mucho que no sabíamos.

¿Cuáles son los costes reales?

Los costes de hacer un MBA en una escuela como Booth son los siguientes (he hecho una estimación basándome en los costes aproximados que vienen en esta página, adaptándolos un poco):

  • Matrícula: 20 clases + LEAD: $112.000 en total (aunque puedes hacer hasta 6 clases más gratis).
  • Otros fees pagados a la escuela: $3.000 en total (computer allowance, student life fee, …).
  • Material de estudio (libros, coursepacks, etc.): $1.000-2.000 en total. De todas maneras en Booth hay un mercado de segunda mano muy potente utilizando esta web que creó un compañero de clase: BoothSell. Yo lo único que no he vendido es lo que quiero quedarme para la posteridad.
  • Seguro médico: Hace un par de años varios europeos conseguimos un acuerdo con una aseguradora francesa, que nos cubre a todos los europeos por 600-700 euros al año. Si eres mujer, sin embargo, este seguro no te vale (por temas de embarazo y demás) y tienes que pedir el seguro de la universidad, que cuesta unos $2.700 por año.
  • Alojamiento: Entre $600 y $2.000 al mes, depende del edificio vivas, tipo de apartamento y si vives solo o compartes piso. De todas maneras, hay varias formas de pagar menos (ver más abajo).
  • Transporte: $1.000 al año, tren a la escuela, o la bici, taxis, etc.
  • Comida: $400-800 al mes, aunque esto depende mucho de si sales a cenar con frecuencia o no.
  • Teléfono, electricidad, etc.: En el precio del apartamento suele estar incluido Internet, cable TV, gas, calefacción, etc. (al menos en donde vivo yo). Lo que no incluye es la electricidad (pago unos $20-25 al mes). Por otro lado, otro gasto es el contrato de móvil, unos $50-100 al mes dependiendo de qué compañía, minutos, etc.
  • Extra: aquí ya cada uno. Si viajas mucho, compras mucho, etc. esto subirá.

Vamos, que entre unas cosas y otras, el coste del MBA ronda los $150.000 en total los dos años. Y esto no es todo. Hay que añadir el “coste de la oportunidad”. Es decir, durante el tiempo que dura el programa hubieras podido seguir trabajando, por lo que dejas de ingresar un salario durante más de dos años.

¿Cómo puedo financiar el MBA?

Lo bueno es que Booth ofrece préstamos a todos sus estudiantes, incluyendo estudiantes internacionales. No es para nada normal que una escuela de préstamos a los estudiantes internacionales (que no tenemos el famoso “credit history” americano). A los que estéis pensando en hacer un MBA fuera y necesitéis pedir un préstamo, os aconsejo que os informéis muy bien de qué escuelas ofrecen préstamos a estudiantes internacionales.

En Booth depende del año, pero suelen dar entre 80 y 90% del coste total del programa (incluyendo matrícula más gastos de vivir). Las condiciones no están mal. De hecho, conozco a compañeros que lo han pedido entero incluso no necesitando todo el dinero (por ejemplo, emprendedores que utilizan el dinero para dar los primeros pasos).

¿Cómo puedo reducir los costes?

A continuación hago un resumen con varias maneras para reducir los costes o para ingresar dinero durante el programa:

  • Becas del país de origen: Lo mejor para eliminar casi todos los gastos es por supuesto conseguir una beca de las que otorgan los países de origen. En España, hay bastantes fundaciones que ofrecen becas de posgrado que te pagan todo el MBA (matrícula más gastos) como Caja Madrid, La Caixa, Ramón Areces Rafael del Pino, etc.), en esta guía de Club-MBA listamos todas. Conseguirlas es muy complicado: dan muy pocas al año y la competencia es enorme. Yo estuve muy cerca pero al final no conseguí ninguna. De mis compañeros españoles hay varios con becas de Ramón Areces, Villar Mir, Navarra, …
  • Scholarships de Booth en el momento de la admisión: Otra manera de reducir la matrícula es si la escuela te da una “scholarship” en el momento de la admisión, que viene a ser una beca que te reduce el coste de la matrícula. En Booth dan bastantes, desde $10.000 hasta full-tuition (que cubren toda la matrícula) y todos los admitidos pueden conseguirlas (es decir, no hay que solicitarlas sino que la escuela te considera automáticamente). Mi mujer recibió half tuition (reducción de $50.000 en la matrícula) y varios de primer año recibieron cantidades similares. Aunque estas scholarships en principio se otorgan solo cuando te hacen la oferta de admisión, hay rumores de que se pueden conseguir también después de admitido y antes de haber aceptado la oferta. Por ejemplo, si vas al Comité de Admisiones y les enseñas que tienes admisión en una escuela de la competencia (tipo Harvard, Stanford y Wharton) y estás decidiendo entre ofertas quizá se rasquen el bolsillo y te den algo para que “motivarte” a que aceptes (que conste que yo lo intenté pero no funcionó). Y también parece que depende del año. Quizá os preguntéis, ¿en qué se basan para dar scholarships? Pues probablemente en méritos como candidato (lo fuerte que sea tu solicitud), y lo poco representado que esté tu perfil en la escuela. Por ejemplo, si tienes un perfil muy bueno y además eres un perfil poco común, probablemente las escuelas top se te rifen. Ser de un país poco representado, tener una experiencia laboral poco representada en la escuela, ser mujer, ser de una raza poco representada, etc. son cosas que ayudan. Un caso extremo sería ser mujer y venir de un país africano y tener una solicitud potente.
  • Scholarships por méritos académicos: Durante el primer año si sacas muy buenas notas te dan “merit scholarships” para el segundo. Y no solo por notas, también te dan scholarships por otros motivos. Por ejemplo, te dan por ayudar mucho a la escuela, otras por liderazgo, otras por construir lazos con nuevas empresas (mi mujer recibió una por haber hecho las prácticas MBA en una venture capital que nunca había reclutado en la escuela), otras patrocinadas por alumnis, etc.
  • Summer internship (prácticas de verano): Entre primer y segundo año realizamos prácticas en empresas (como recordaréis, en mi caso las hice en McKinsey). Depende de la empresa y el lugar, pero vamos lo normal es cobrar alrededor de $10.000-$13.000 al mes durante la duración de las prácticas (aunque hay bastante gente que cobra bastante más, y otros que las hacen en non-profits y casi no cobran). Lo normal es que dure unos tres meses, aunque hay gente que los hace más cortos y otros que los hacen más largos o incluso hacen dos y hacen casi cuatro meses.
  • Remuneración por colaborar con la escuela: También te dan dinero cuando colaboras con la escuela en algunos de los roles que hay (por ejemplo, a mi me dieron $2.000 por ser Admission Fellow, y también dan bastante más a los LEAD Facilitators, y también otros roles como Career Advisor). También pagan $30 la hora a los Teaching Assistants (TAs), que son los estudiantes que colaboran con los profesores en sus asignaturas. Los TAs corrigen los trabajos y los exámenes, hacen las review sessions (clases extras de repaso), etc. Lo normal es que cada profesor tenga entre uno y cuatro TAs, por lo que hay muchos. Para ser TA hay que haber hecho la asignatura previamente y que el profesor te quiera como TA (depende del profesor, pero normalmente si tuviste una A y se lo pides probablemente te dejará serlo). Mi mujer fue TA de un profesor que imparte Microeconomics durante el pasado trimestre, y yo iba a serlo de Building the New Venture pero al final preferí no hacerlo porque durante ese trimestre estaba hasta arriba entre asignaturas, Admission Fellows, Club-MBA y mil otras cosas. Además la profesora quería que lo fuese en la clase que impartía a PhD en otra escuela de la Universidad que me atraía menos. También se puede colaborar con los profesores como Research Assistant (les ayudas en sus investigaciones académicas durante el MBA).
  • Competiciones, Entrepreneurship Intenrship Program, etc: Hay muchas competiciones tanto dentro de la escuela como a nivel nacional, en plan competiciones de casos como el de Deloitte que quedé segundo, de marketing, de finanzas, etc. También si decides emprender durante el año y no haces prácticas de verano o las haces en startups, te dan unos $6.000 del Entrepreneurship Internship Program (EIP).
  • Ahorros en el alquiler del apartamento: Por un lado, cuando firmas el apartamento, si firmas 12 meses te dan uno gratis. Además, durante el verano todo el mundo subalquila sus apartamentos y te ahorras el alquiler. Como vivimos en una zona muy buena de Chicago, hay mucha demanda por nuestros apartamentos durante el verano (gente que vive en las afueras y quiere pasar el verano en el centro de la ciudad en edificios cerca del lago, con piscina y demás). En mi caso, subalquilé mi apartamento desde el 2 de junio (día que me fui a Madrid) hasta el 23 de septiembre (día que volví). Finalmente, si referencias a alguien y entra en un apartamento en el mismo edificio en el que estás, el edificio te da $1.000. Lo que hacemos en la escuela es que los estudiantes hacemos referencias a los que entran al año siguiente (yo hice referencia a un español que entró en septiembre, y mi mujer a otro). Y el dinero te lo repartes a medias con el que entra. Que yo sepa no se puede hacer más de un referral por persona.

Vamos, que hay maneras de reducir el coste total del MBA, aunque está claro que si uno no consigue becas, lo normal es endeudarse. Yo lo veo como una inversión en uno mismo. Muy probablemente la mejor inversión que haré en mi vida.

Por cierto, he recibido comentarios en este blog y en otros sitios que me comentan que los MBA como éste solo los pueden hacer gente con dinero, lo que me parece absolutamente falso. La gran mayoría hemos pedido un préstamo para pagar el programa, que lo iremos pagando con el trabajo post-MBA. Desgraciadamente, en España aún hay gente que está convencida de que quienes estudiamos en escuelas como ésta es porque nos lo han pagado nuestros padres millonarios. Esto no puede estar más alejado de la realidad, cualquier persona que quiera acceder a un MBA y tenga un perfil para ser admitido, puede hacerlo.

Elección de asignaturas en Booth: el iBid

Ahora que estoy en mitad del proceso de elección de las últimas asignaturas que haré del MBA, es hora de explicaros cómo funciona el bidding system, iBid, de Booth.

El iBid es el sistema que tiene Booth para que los estudiantes elijamos las asignaturas que queremos cursar cada trimestre. La escuela tiene un montón de asignaturas, y como probablemente sabréis, su programa MBA es muy flexible. La escuela te da la flexibilidad de elegir tú mismo las asignaturas que quieras hacer (esto es relativo, porque hay muchos requisitos que hay que cumplir para graduarse, como por ejemplo haber hecho las “foundations” y también haber hecho al menos una asignatura de 6 de 7 áreas). Para elegir bien, la escuela nos proporciona una gran base de datos que contiene mucha información sobre cada asignatura y cada profesor que la imparte (las asignaturas, excepto alguna “estrella”, las imparten varios profesores).

En general, cuando un estudiante va a elegir una asignatura, se fija en lo siguiente:

  • Método del caso vs. lectures (con “lectures” me refiero a clase más tradicional): los profesores indican si la asignatura tiene casos y aproximadamente cuántos habrá.
  • Grading (el método de evaluación de los estudiantes). Cada profesor puede evaluar de forma diferente. Por ejemplo, te pueden decir que para la nota que obtendrás en la asignatura contará lo siguiente: 30% la participación en clase, 20% midterm exam, 30% final exam, 20% los escritos de los casos en grupo (normalmente para cada caso hay que escribir un informe sobre el mismo, dando recomendaciones, etc.). Otra asignatura puede que sea todo exámenes: 40% midterm exam, 60% final exam. Otra que sea casi todo casos y que no haya examen final: 60% casos en grupo, 30% participación en clase, 10% quizzes online. Y así muchas combinaciones.
  • Examen: los exámenes pueden ser presenciales o “take home” (lo haces en casa). Los presenciales pueden ser “open book” (puedes llevar apuntes) o “close book” (no puedes llevar nada).
  • Evaluaciones de los profesores. Esto es muy importante. Tenemos acceso a las evaluaciones de la asignatura y profesor que realizaron los estudiantes en años anteriores. Los estudiantes, al acabar una asignatura, rellenamos un formulario en el que ponemos nota al profesor en varias cosas, tipo “Recomendarías la asignatura?”, “Has aprendido mucho?”, “El profesor imparte la clase de manera interesante?”, “Cuántas horas de trabajo has dedicado a la asignatura por semana?”, y así varias. De esta manera, antes de escoger una asignatura y profesor, tenemos datos sobre lo bueno/malo que la asignatura/profesor es (como en todas las escuelas, hay profesores “rockstars” y hay profesores que son peores), sobre cuántas horas de trabajo exigirá a la semana, etc.
  • Lugar donde se imparte: Lo normal es que cada profesor imparta la clase entre dos y cuatro veces la semana (cada una la llamamos “sección”). Normalmente hay dos secciones en el Harper Center (donde solo podemos ir los estudiantes full-time) que se imparten por la mañana o a mediodía, y dos en el Gleacher Center (el campus del centro de Chicago que es para los EMBA y Part-Time MBA, aunque nosotros también podemos ir) y que suelen impartirse por la noche (18-21h), o el sábado. De todas maneras, casi todos los profesores te dan la flexibilidad de cambiar de sección alguna semana aunque estés matriculado en otra (por ejemplo, si tu sección es el lunes por la mañana, pero te fuiste de viaje y no pudiste ir, esa semana podrás ir a la clase del Gleacher del martes por la tarde).
  • Y luego por supuesto, la gente pregunta mucho y pide consejos a otros estudiantes que ya las hayan hecho.

¿Qué ocurre si todos los estudiantes queremos hacer la misma asignatura, en el mismo trimestre, y con el mismo profesor? Hombre, pues siendo 570 estudiantes full-time por año, y las clases son de entre 50 y 70 asientos, sería imposible. Lógicamente el profesor no puede impartir diez clases iguales a la semana. Aquí es donde surge iBid.

Cada estudiante tenemos unos puntos que podemos utilizar para bidear (como decimos los hispanohablantes, que viene a significar “apostar”) por asignaturas. Al principio del MBA, recibimos 10.000 puntos, y por cada asignatura que completamos, recibimos otros 2.000.

Hay tres procesos de bidding al año, uno antes de cada trimestre: Autumn, Winter y Spring (bueno, en realidad hay cuatro, ya que también se pueden hacer asignaturas durante el verano para aquellos que quieren acortar el MBA y no hacer internship). Cada proceso de bidding consta de seis fases. En las tres primeras, los estudiantes del full-time MBA podemos bidear a asignaturas que se imparten en el Harper Center. A partir de la tercera fase, podemos bidear a asignaturas que se imparten en el Gleacher Center. Después de las dos primeras fases podemos soltar asignaturas (o “dropear”) sin coste alguno, es decir, recuperamos todos los puntos que habíamos apostado. Sin embargo, a partir de la fase 3 empezamos a perder puntos si decidimos dropear asignaturas. Después de la tercera fase, perdemos el 25% de los puntos que habíamos apostado. En cuarta fase, el 50%. Y en las últimas dos fases, quinta y sexta, perdemos el total de los puntos que habíamos apostado. Cada una de las fases 1 a 5 se cierran en un día y hora determinados. Después de ese momento, ya no se puede ni bidear ni dropear más. Después del cierre, el sistema calcula automáticamente quiénes han conseguido entrar en la asignatura, y calcula el precio (en término de número de puntos) final de la misma. Si la clase tiene 70 plazas, el precio final lo determina el 70ª persona que más haya apostado, y la persona número 71 se queda fuera (y recupera los puntos, claro). Los que hayan apostado más que la 70ª persona, entran en la asignatura y recuperan la diferencia de puntos. La última fase, la sexta, es especial porque es en tiempo real, es decir, si alguien hace drop de una asignatura, automáticamente alguien puede entrar en ella (por cero puntos!). Aunque parezca mentira, muchas veces hay gente que hace drop en la última fase, incluso de las asignaturas más caras.

Veamos un ejemplo, que seguro que se entiende mejor. En septiembre del año pasado, cuando se abrió la primera fase del bidding, yo quería entrar en la las asignaturas en la asignatura Entrepreneurial Finance & Private Equity (EFPE) de Steven Kaplan, que es una de las asignaturas que se cierran más caras (en términos de bidding points) del MBA. Antes de bidear, consulté la base de datos histórica, en la que encontré información sobre lo mucho que se pagó por esta asignatura en años anteriores. Hay información de lo que se pagó en todas las fases. Con esta información pude hacerme una idea de lo mucho que iba a tener que bidear para entrar. Vi que normalmente la asignatura se cierra entre 6.000 y 9.000 puntos cada año.  Kaplan impartía la asignatura en tres secciones distintas (horas/días distintos): los lunes en Harper de 8:30 a 11:30, los martes en Harper de 13:30 a 16:30, y los martes de 18:00 a 21:00 en Gleacher. Mirando los históricos, vi que siempre se cerraba más cara los lunes a las 8:30. Además, prefería no tener que madrugar los lunes. Como durante el primer año había ahorrado un montón de puntos (tenía unos 20.000 en septiembre), y quería hacer esta asignatura por todos los medios, bideé alrededor de 12.000 puntos a la clase de los lunes a la 13:30, para estar seguro de que entraba. ¿Y qué pasó? Pues que entré sobrado. La asignatura, si no recuerdo mal, se cerró por unos 7.000 puntos.

La escuela te asegura que toda asignatura que quieras hacer durante el MBA, la podrás hacer. Lo que no te asegura es con qué profesor. La mayoría de las asignaturas se cierran por cero puntos, o se cierran por pocos puntos. Aún así, normalmente los mejores profesores por cada asignatura suelen cerrarse algo más caros. Y luego, por supuesto, los profesores estrella de la escuela, se cierran muy caros porque hay mucha demanda.

La estrategia que he seguido durante el MBA es la de hacer unas cuantas asignaturas con profesores de nivel medio-alto, sin gastar muchos puntos, y ahorrarlos para las mega estrellas. Al final, me ha salido muy bien y he conseguido hacer todas las asignaturas buenas con profesores muy buenos, y solo me quejo de un profesor que tuve, en Investments, que me arriesgué (el profe era nuevo en Booth) y la verdad es que era bastante malo. Y alguno de los profesores estrella que quería y no he podido, como Macroeconomics de Hurst, o Managerial Decision Making de Richard Thaler, y otras, las he hecho de oyente.

Todas las escuelas que ofrecen un amplio abanico de asignaturas y que tienen cierta flexibilidad utilizan sistemas de bidding parecidos. Cuanto más grande es la escuela, menos pueden asegurarte plaza en cada asignatura y profesor, así que más necesario es un sistema de bidding. Por ejemplo, Kellogg y Wharton se que utilizan un método muy parecido durante el segundo año cuando ya puedes elegir optativas. Si no me equivoco, durante el primer año las clases son comunes con tu cohort, así que no tienes elección y das todas las clases con los profesores que te toquen. Pero en el segundo año ya puedes elegir optativas. De todas maneras cada sistema tiene algunas diferencias. Por ejemplo, en Wharton, a diferencia de en Booth, si no me equivoco puedes especular con tus puntos porque funciona como un mercado, hay oferta y demanda en tiempo real entre estudiantes.

Ahora mismo estamos en la fase 2 del bidding del Spring Quarter. Aunque ya entré en fase 1 en tres asignaturas que quería: Pricing Strategies, Negotiations, y The Firm and the Non-Market Environment, lo más probable es que haga drop de esta última y haga bid por otra. La de Pricing Strategies la imparte un profesor muy crack de la escuela, y siempre sale cara (he pagado unos 5.000) . Las otras dos he entrado por cero puntos. En el último trimestre del año las asignaturas que suelen atraer a los de segundo año, como Pricing, suelen ser más caras de lo normal, ya que casi todo el mundo tiene ahorros que gastar. De hecho, la media es acabar el MBA con 17.000 puntos sin haber usado… aunque probablemente yo acabe con muchos menos :).

¿Es Booth muy financiera?

Últimamente he oído de varias personas en España decir que “a Booth no solicito admisión porque es muy financiera y a mí lo que me interesa es X” (sustituir X por consultoría, emprender, marketing, o general management, por ejemplo). En mi opinión, denota que el que lo dice demuestra que tiene poca idea sobre la escuela o que ha estado muy mal aconsejado. Si por algo vine a Booth es porque creía que era buena en todos los frentes y que fuera a hacer lo que fuera a hacer (no tenía las cosas muy claras), no tendría ningún problema en conseguirlo. Y después de llevar aquí casi un año y medio, no puedo sino reafirmarme. Lo cierto es que me parece una pena que gente buena en España deje de solicitar admisión a Booth por estar desinformada.

Por qué Booth tiene esta fama? bueno, no se puede negar que es muy buena en finanzas, muy probablemente la mejor del mundo (codo con codo con Wharton, según mi opinión y la de la mayoría de los rankings por categoría). Sin embargo, el anterior decano, Ted Snyder (famoso por cambiar mil cosas de la escuela, y que es el artífice de su actual gran momentum), cuando llegó en 2000 tenía como objetivo conseguir que la escuela fuera la número 1 del mundo. Snyder decía, con razón, que no se puede ser número 1 solo siendo muy buena en una rama. Así que, con la ayuda de donaciones millonarias que consiguió por parte de alumni (hablamos de más de 500 millones de dólares), cambió un montón de cosas (programa académico, profesores, criterios de admisión, instalaciones, etc.), esforzándose para mejorar en los frentes en los que no era tan buena. Por ejemplo, en entrepreneurship, se invirtieron y se siguen inviertiendo millones. Se creó el Polsky Center, y se lanzaron decenas de iniciativas para fomentar el entrepreneurship en la escuela: competiciones de emprendedores como el New Venture Challenge y el Social New Venture Chalenge, competiciones de VCs, se creó un acelerador de empresas, una incubadora, se dan becas a quienes trabajen en su startup durante el verano, se organizan viajes anuales a Silicon Valley a visitar startups y VCs (también a Nueva York), se crearon acuerdos con VCs locales y asignaturas donde puedes trabajar a la vez en startups o en VCs, y así mil cosas. A día de hoy, entrepreneurship es la segunda especialidad elegida por los estudiantes de la escuela. En marketing, la escuela ahora mismo poco tiene que envidiar a Kellogg (la escuela a la que “los expertos” recomiendan ir si se quiere hacer una carrera en marketing). El Kilts Center for Marketing y el grupo de estudiantes de marketing son potentísimos. También en temas sociales se creó Social Enterprise Initiative. Y así con todo, no voy a extenderme más.

Booth no es la escuela que era hace 15 años, cuando el 60% de los estudiantes iba a Wall Street, y bancos como el extinto Lehman Brothers venían en jet privados a llevarse estudiantes a eventos de recruiting. Ahora hay de todo. Por ejemplo, la salida profesional más popular ya no es banca sino consultoría (y no llega al 20%). Banca de inversión, segunda, solo 15%. Y luego ya hay de todo, bastante marketing, capital riesgo, general management en industrias de todo tipo, non-profit, etc.. Vamos, que la diversidad es grande. De hecho, de los españoles de segundo año hay uno que va a emprender, otro que se queda en EEUU en un puesto de general management, otro que hace Private Equity, otra en Venture Capital, y yo que voy a consultoría. De los nueve de primer año, hay de todo, gente interesada en puestos en Investment Management, consultoría, banca de inversión, trading, general management, marketing, etc. Y tampoco somos todos ingenieros (también lo he oído por ahí). De los 14 españoles, hay ingenieros varios, abogados, economistas, ADE, …

Con todo esto a lo que voy es que os recomiendo informaros bien cuando vayáis a decidir solicitar admisión a una escuela u otra, tanto de Booth como de cualquier otra escuela que os interese. Lo que sin duda ayuda más es hablar con estudiantes actuales de las escuelas a las que estéis pensando solicitar admisión. Y siempre cuestionaría lo que os diga gente que hizo el MBA hace cien años o gente que se denomina experta pero que no ha hecho un MBA (incluyendo consultores de admisión o periodistas especializados).

De nuevo, la mejor escuela del mundo

El pasado mes de octubre la revista británica The Economist nombró a Chicago Booth la mejor escuela de negocios del mundo (ver Booth: número 1). Esta vez quien lo ha hecho ha sido la revista estadounidense Business Week, que lo lleva haciendo de forma consecutiva desde 2006. El ranking de Business Week es el más antiguo del mundo y fue creado por John Byrne (fundador de la web Poets & Quants) en 1988. Es el más seguido en EEUU junto con el de US News y Forbes. Como podréis imaginar, todos en la escuela estamos orgullosos de que de los 5 grandes rankings MBA que existen, en dos de ellos Booth sea considerada la mejor del mundo.

¿Cómo evalúa Business Week a las escuelas? Se realizan dos encuestas. La primera de ellas a estudiantes actuales y a graduados recientes. Nos hacen un montón de preguntas sobre la calidad del profesorado, nuestros compañeros, departamento de carreras profesionales, etc. La segunda encuesta se realiza a cientos de empresas que reclutan en las escuelas (por ejemplo, a McKinsey, Google, etc.), las cuales tienen que clasificar las escuelas en diversos aspectos.

Si por ejemplo comparamos a Booth con Harvard, que ha quedado segunda en el ranking, tenemos lo siguiente (otras escuelas aquí):

  • Encuesta a los estudiantes: Booth #11, Harvard #12
  • Encuesta a las empresas: Booth #1, Harvard #3
  • Capital intelectual: Booth #5, Harvard #9
  • Departamento de carreras profesionales: Booth A+, Harvard A+
  • Calidad del profesorado: Booth A+, Harvard A+
  • Pensamiento crítico: Booth A+, Harvard A+
  • Liderazgo: Booth B, Harvard A
  • Calibre de los estudiantes: Booth A, Harvard A

El top-10 del ranking de Business Week queda así:

  1. University of Chicago Booth School of Business
  2. Harvard Business School
  3. University of Pennsylvania The Wharton School
  4. Stanford Graduate School of Business
  5. Northwestern University Kellogg School of Management
  6. Duke University Fuqua School of Business
  7. Cornell University Johnson Graduate School of Management
  8. University of Michigan, Ann Arbor Ross School of Busines
  9. Massachusetts Institute of Technology Sloan School of Management
  10. University of Virginia Darden School of Business

Las cosas para la escuela no pueden ir mejor en la última década. Alrededor del año 2000, la escuela emprendió muchos cambios liderados por el Dean Ted Snyder. Se construyó una nueva y espectacular sede (el Harper Center) en 2004, se consiguieron donaciones millonarias (entre otras, alrededor de 130 millones de Charles M. Harper, y 300 millones de David Booth), y otros cambios que son menos conocidos pero que han sido claves.

Campus Universidad de Chicago

Por ejemplo, antes los estudiantes vivían todos en el barrio de Hyde Park (donde está el campus de la universidad) un poco esparcidos unos de otros. Ahora, el 80-90% vivimos en el centro de Chicago en 4 ó 5 edificios a 5′ unos de otros (ver Apartamento en piso 40). Esto ha creado muchísimo grupo y camaradería entre los estudiantes, además de que podemos disfrutar de una ciudad como Chicago. También ayudó en esto la instauración de la GND (Grade Non Disclosure: las notas de los estudiantes no se divulgan a las empresas). Antes (y como aún pasa en otras escuelas como Harvard o Kellogg), las empresas recibían las notas que sacaban los estudiantes durante el MBA, por lo que por ejemplo, McKinsey, reclutaba solo a los que mejor notas sacaban. Esto hacía que hubiera mucha competitividad entre los estudiantes por ser los mejores de la clase. Ahora, con la GND esto ya no ocurre y aquí todo el mundo se ayuda en absolutamente todo lo que se puede. Esto también ayuda a que los estudiantes, además de estudiar, también realicemos otras actividades que son parte importante del MBA (liderar clubs, organizar viajes, trabajar en proyectos solidarios durante el MBA, etc.). Por otro lado, antes una gran mayoría de los estudiantes estaban interesados en finanzas (creo que en 1998 un 50% de los estudiantes acababa en banca de inversión). Ahora, el cuerpo estudiantil es mucho más diverso. La escuela, además, ha invertido muchísimo en mejorar en áreas que no era tan buena antes, como en emprendimiento (en donde la escuela es fortísima ahora) o marketing. El objetivo de la escuela no es otro que el ser la mejor del mundo en todas las disciplinas, y eso se nota en todos los aspectos de la misma.

Reunión anual de españoles MBA en Boston

Hace un par de semanas nos reunimos los españoles que estamos actualmente estudiando MBAs en escuelas de negocios estadounidenses, en la “Conferencia MBA Internacional 2012”. Este evento anual se celebró este año en Boston y fue organizado por estudiantes de MIT Sloan y de Harvard Business School. Asistimos más de 100 estudiantes, de los alrededor de 200 que estamos este año en EE.UU. estudiando MBAs.

La conferencia contaba inicialmente con la presencia de Jorge Calvet (CEO de Gamesa), pero que desgraciadamente falló en el último momento por la huelga de Iberia. Aún así, le substituyó David Flitterman, que dirige Gamesa USA, un tío bastante crack que gustó mucho. También estuvieron Ángel Martín Acebes (Consejero Económico y Comercial Jefe de la Oficina Comercial de España en Nueva York y Vicepresidente Ejecutivo del ICEX), Lluis Solé (Director de Operaciones de EEUU de ProNovias), y David Zafrilla (responsable de la creación y desarrollo de la red de innovación de BBVA en EE.UU.). Hablaron sobre internacionalización de empresas españolas, y cómo la crisis actual está provocando que muchas empresas españolas empiecen a mirar al exterior.

Además de la conferencia, ya os podréis imaginar que había muchos eventos organizados para fomentar el networking entre nosotros, que en el fondo es lo más importante del evento. Estuvimos de comidas, cenas y de copas tanto el viernes como el sábado, día que también vimos el Barça-Madrid. Ese día cenamos en un crucero por Boston Harbor y el Charles River.

Este evento lo organiza cada año la asociación MBA Internacional y está patrocinado por la Fundación Ramón Areces, la Fundación Caja Madrid y la Fundación Rafael del Pino. La asociación surgió en 2005 y la lleva cada año el grupo de estudiantes que se encarga de organizar el evento. El año que viene aún no está claro en qué ciudad se organizará, aunque lo más probable es que sea en Nueva York (Columbia, Stern) o Filadelfia (Wharton), ciudades en las que hace mucho que no se organiza. Las últimas ediciones fueron en San Francisco (Berkeley, Stanford) y Chicago (organizada en Booth y a la asistió el ex-presidente del Gobierno José María Aznar).

Booth, una progresión sin límite

Con esta entrada quiero dar mi enhorabuena a varios de mis compañeros de clase (unos cracks!) que recientemente han ganado varias de las competiciones de todo tipo que se realizan entre las mejores universidades del mundo. El momentum de la escuela es enorme. Go Booth!!

* Equipo que acaba de ganar la prestigiosa competición “The Marketing Summit” y que se ha llevado $75.000 de premio!!

* Equipo ganador de la competición “2012 MBA Buyout Challenge” organizada en la escuela Wharton:

* Ganadores de la Sports Analytics/NFL Case Competition organizada en MIT Sloan:


* Ganadores del Wine Competition organizada en el Consulado Francés de Nueva York (más en Harvard Wine Snobs Lose To Booth):

* Ganadores del IPO Challenge:

* Equipo ganador del Coinstar Whiteboard Challenge.

* Ganadores del la Society for American Baseball Research Analytics competition:

* Segundo puesto en la Case National Competition en Texas (éstos son los que nos ganaron en la fase de Chicago en la que mi equipo quedó segundo, ver Booth National Competition Deloitte)

Summer Internship en McKinsey & Company en Madrid

Después de una semana de locura, en la que he volado de un sitio para otro, dormido en 3 hoteles distintos y hecho 11 entrevistas, al final todo ha salido bien y me vuelvo a Chicago con la oferta de trabajo para el verano soñada bajo el brazo. Nada más y nada menos que McKinsey en Madrid!

Como sabéis mi objetivo después del MBA es volver a España, aunque tengo en mente muchos proyectos para emprender, veo las prácticas de verano como una gran ocasión para probar el mundo de la consultoría estratégica. Al final será en McKinsey, aunque lo cierto es que también llegué a las rondas finales de Boston Consulting Group y Bain & Company para consultoría en Madrid, y Microsoft, Google y Deloitte en EEUU. La verdad es que ha sido una decisión muy difícil porque reconozco que tanto BCG como Bain me gustaban mucho y ambas dos se han portado muy bien conmigo durante todo este año.

El proceso de selección de McKinsey (los de Bain y BCG son muy parecidos) ha constado de varias fases:

FASE 0: conseguir la entrevista

La fase cero es conseguir la invitación a la primera entrevista. No vale con tener un buen CV y estar en una escuela top, es esencial hacer mucho networking, asistir a eventos organizados por la compañía, hacer que te conozcan, mostrar interés, etc. Para la gente que recluta para oficinas americanas esta etapa es crucial. Para los que vamos a oficinas internacionales no lo es tanto, pero aún así el verano pasado asistí a un evento pre-MBA de McKinsey (también a los de BCG y Bain), y también fui a la cena que organizaron en Chicago y que vino gente de Madrid, incluido uno de los socios que luego me ha entrevistado.

FASE 1: Problem Solving Test (PST)

Este test lo tuvimos que hacer todos los que habíamos recibido invitación para entrevistar en McKinsey en ronda 1, que sólo en Booth éramos como 150. El test se compone de 3 casos de negocio basados en proyectos reales de McKinsey. En total tiene 26 preguntas de respuesta única y te dan una hora. Buscan ver tu capacidad de analizar y resolver problemas. El test es complicado, sobre todo porque has de responder cada pregunta en unos dos minutos y hay mucho que leer, muchos gráficos que interpretar, etc. Para los curiosos, nos dieron un ejemplo para practicar que os podéis descargar desde la web de McKinsey: éste

Aunque no hay datos, un consultor me comentó que el test se pasa respondiendo de 13 a 15 preguntas bien. Contestar 17 es hacerlo bien y contestar más de 20 lo hacen muy pocos.

FASE 2: Primera Ronda de entrevistas

Esta ronda dicen que es la más complicada de pasar y en la que más criba hacen.

Consta de dos entrevistas de 45 minutos cada una. Las hice en el Harper Center y me la hicieron dos Engagement Managers de la oficina de McKinsey de Chicago. Cada entrevista consta de tres partes: fit, caso y preguntas. La parte del fit te preguntan sobre tu pasado, y te hacen preguntas behavioral (“comportamentales”), tipo “cuéntame una situación en la que tuviste que liderar un equipo y tuviste un problema con alguien del equipo”, o “cuéntame un proyecto que lideraste sin que nadie te lo pidiese”. Van al detalle de todo y en una de ellas el tipo me acribilló a preguntas.

Luego viene el famoso caso. Para los que no lo sepáis un caso de entrevista simula un caso real de una empresa que tiene un problema “x” y tú tienes que resolverlo haciendo las preguntas correctas identificando la raíz del problema, y luego recomendar la solución. A mí me cayeron casos de todo tipo, desde un fondo de Private Equity que se estaba planteando comprar una empresa y había que ver si era rentable o no, hasta más típicos de una empresa que ha perdido cuota de mercado y no sabe por qué; otra que sus márgenes de beneficio han caído; u otra que un competidor acaba de entrar en el mercado y no sabe cómo reaccionar; u otra que está pensando expandirse en China y no sabe cómo hacerlo y si es rentable. Para resolver casos es básico utilizar unos buenos frameworks y a mi estos me resultaron fundamentales.

Me llamaron dos días después para decirme que había pasado la ronda.

FASE 3: Segunda Ronda de entrevistas

En esta ya solo quedábamos entre 7 y 10 candidatos, entre los que vi gente de Columbia, Wharton, Booth, Harvard, Fuqua y Tuck. Fue en Nueva York y se hace con los socios (Partners) de la oficina de Madrid. Cada candidato pasamos tres entrevistas (una con cada socio). Fueron parecidas a las que hice en Chicago salvo que en español, cosa que me resulta bastante más fácil porque es más sencillo conectar con la otra persona, y cuando estás buscando ideas te vienen las cosas más rápido a la cabeza.

Y nada, tres horas después acabar las entrevistas cuando estaba muerto de cansancio en el Hotel Sheraton de Nueva York (en pleno Times Square, como se lo curran!) recibí la ansiada llamada de uno de los socios diciéndome que me hacían oferta!

EDITADO: He utilizado parte de este artículo en la Guía de preparación de entrevistas de consultorías de Club-MBA. Os la recomiendo.

Las cohorts en Booth

Bastante gente piensa que en Booth, que tiene un programa flexible en el sentido de que cada estudiante puede elegir las asignaturas que quiere (dentro de unos límites), no hay cohorts como ocurre en las demás escuelas de negocios. Para los que no lo sepáis, las cohorts son subgrupos de las clases enteras (clase entendida como “promoción”). Por ejemplo, en Harvard las cohorts se llaman “sections” y tienen 90 personas cada una. En Wharton, tienen 70. Normalmente en estas escuelas casi todas las clases las compartes con la gente de tu cohort durante todo el año.

Pues bien, aunque en Booth las clases no las compartes siempre con la misma gente, la realidad es que aquí también hay cohorts, diez para ser exactos: Phoenix, Bond, Stuart, Rockefeller, Nobels, Walker (la mía), Gargoyles, Davis, Maroons y Harper. Cada cohort tiene unas 60 personas y tiene un presidente, un social o community chair (persona que se encarga de organizar fiestas y eventos), y varios puestos más (fotógrafo/a, dos que hacen el vídeo de Golden Gargoyles -otro día hablo de esto- y otros), todos ellos estudiantes de la cohort y elegidos por el resto.

¿Qué clases hacemos juntos cada cohort? Pues el LEAD (Leadership Effectiveness and Development), que empieza a principios de septiembre y acaba a finales de octubre (3 horas a la semana), y que incluye clases de liderazgo, ética, conocerse a uno mismo, etc. También los tres días que pasamos en Wisconsin los pasamos con la cohort (ver el post Leadership Orientation Retreat en Wisconsin). Además, todas las clases de Career Services (unas 3 horas a la semana durante septiembre, octubre y algún día en noviembre, ver Booth Career Services: de la mano hacia el internship) se hacen con la cohort.

Una vez acaba el LEAD oficialmente las cohorts dejan de verse cada semana en clases. Aún así, siguen funcionando gracias al presidente y a las social chair y al propio interés de todo el mundo. En la nuestra hemos seguido viéndonos frecuentemente en eventos organizados por la social chair. Por ejemplo, hace un par de semanas se organizó una cena donde cada persona llevaba comida de sus países. El sábado pasado fue la Trolley Party, que pasamos la noche todos los de la cohort metidos en un autobús de estos turísticos que recorren la ciudad y que hacía paradas intermedias de 40 minutos en bares específicos y donde coincidíamos con otra cohort diferente en cada bar. Vamos, que las cohorts siguen vivas durante todo el MBA y la gente acaba siendo muy amiga aunque no estés todo el día compartiendo clases con ellos.

La verdad es que el aspecto del “bonding” (lazos/relaciones fuertes entre los estudiantes) está muy cuidado en la escuela desde hace unos años, cosa que antes no se hacía tanto. Muchas cosas han cambiado en este aspecto, con el fin de encontrar el balance perfecto entre conseguir una gran unión entre los estudiantes sin tener que renunciar al programa flexible que todo el mundo adora. Una de las cosas que han ido cambiando con el tiempo es el perfil de los estudiantes que admiten. Antes por ejemplo el perfil de la gente que se admitía eran más perfiles quants y gente muy de finanzas, gente muy brillante pero quizá no con las mejores soft skills, cuando ahora la clase es muchísimo más diversa y hay todo tipo de perfiles, desde militares, ex-jugadores de la NFL, profesores o psicólogos hasta médicos, arquitectos, o abogados (por supuesto, también hay ingenieros, economistas y gente de ADE ;)). Otra cosa que ha cambiado es que antes los estudiantes vivían desperdigados en Hyde Park, el barrio donde está el campus de la Universidad, y que mucho ambiente nocturno no tiene. Sin embargo, desde hace 8 años el 80-90% de la clase vive en el mismísimo centro de Chicago en 4 ó 5 edificios situados todos en la misma zona, por lo que la gente está mucho más cerca unos de otros y además se puede “vivir la ciudad”, que es una pasada. Lo bueno es que en estos edificios hay para todos los gustos, desde un par de edificios que hay como 200 estudiantes viviendo en cada uno y que parecen residencias de estudiantes (hagas lo que hagas siempre te encuentras con alguien de clase: en el ascensor, en el gimnasio, yendo a comprar, etc), hasta otros que, aun estando frente por frente a los demás, son algo más “independientes”. En el mío por ejemplo creo que somos unos 20 ó 30 Boothies viviendo (ver Apartamento en The Shoreham). Al estar todos al lado unos de otros, es muy cómodo quedar para los trabajos en grupo y los study groups. Y el Gleacher (el edificio de Booth que está en la ciudad) está a cinco minutos de donde vivimos, cosa que se agradece ya que hay clases allí y tenemos todos los recursos de la escuela a nuestra disposición: salas de estudio, biblioteca, etc.).

Lo cierto es que estoy contento porque creo que este sistema te proporciona las ventajas de poder formar amistades fuertes con la gente de tu cohort como ocurre en otras escuelas, pero sin que todas tus amistades se reduzcan a la cohort, sino que puedes conocer a mucha más gente gracias a no coincidir siempre con las mismas personas en clase durante todo el año.

Walker cohort'11

Gracias

Quiero aprovechar esta entrada para dar las gracias a todos ellos que de una manera u otra me han ayudado durante estos meses a conseguir la admisión a un MBA.

Gracias a Franck B., Julien O. y Amir B., por darme en su día la oportunidad de trabajar con vosotros, y que desde Nueva York, Hong Kong y Johannesburgo, habéis escrito mis recomendaciones. Gran parte del éxito es vuestro y sin vosotros jamás lo habría conseguido. Habéis pasado horas durante días escribiendo sobre mí con el único objetivo de ayudarme a alcanzar mi meta. Gracias de verdad por el esfuerzo tan grande que habéis hecho. Thanks you guys!!! Merci beaucoup!!!

Gracias a Pilar Rivilla y a Susi Sánchez-Puga por leeros mis ensayos una y otra vez, aprenderos mis historias casi de memoria y por aportarme tan valiosos consejos. Gracias por vuestro ojo crítico que ha sido fundamental para mejorar mis ensayos. Gracias a William Orr por hacer la lectura final de los ensayos y por corregir los últimos errores. Gracias a mis padres por tener tan buenos amigos.

Gracias a Juan Rufilanchas, gran valedor de “su” escuela, Chicago Booth. Fue una grandísima suerte conocerte cuando por circunstancias de la vida nos encontramos en Hong Kong. Gracias por soportarme tantos meses hablándote del tema, gracias por los mil y un consejos que me has dado, gracias por apoyarme desde el principio y gracias por toda la ayuda que me has dado. Gracias a tu mujer, Anastasia Cheung, por sus consejos, diferentes puntos de vista, y por su espíritu crítico que tanto ha ayudado a Rocío a mejorar sus ensayos.

Gracias a todos los brillantes alumnos y ex-alumnos de las escuelas a los que he contactado y que entusiásticamente me habéis hablado sobre vuestra experiencia y sobre vuestras escuelas, me habéis dado consejos sobre el proceso de admisión y me habéis hecho querer ser parte de vuestra comunidad. Gracias a Pedro, Victor, Darío y Natalia (Chicago Booth), a Fran y a José Luis (Wharton), a Natalia (LBS) y a Jorge (MIT).

Gracias a Paloma Vivas y a Marianne Genton, que tanto me habéis ayudado a conseguir los expedientes de la UPM y del Ensimag a tiempo, me habéis enviado originales, los habéis traducido al inglés, etc.

Gracias a mis padres y a mi hermano por el apoyo incondicional que me habéis dado desde el principio. Gracias a mis suegros por el apoyo y por haberse ocupado desde España de que tuviéramos toda la documentación a tiempo.

Gracias a mi mujer, Rocío, por haber creído en mí desde el principio, y por compartir conmigo este sueño. Gracias por animarme en los tiempos difíciles cuando dudaba de si lo conseguiríamos, gracias por haber dado todo lo que teníamos, por haber sacrificado muchas cosas para conseguir cumplir esta meta. Gracias por estar siempre a mi lado.

J.

Sí a Chicago, no a Filadelfia

Hola,

Después de pensar mucho (bueno, no tanto) al final me he decidido a hacer el MBA en Chicago Booth. Como recordaréis, solicité admisión a Booth, Wharton, LBS, MIT y Harvard. Ésta última no me dio opciones y me rechazó. Y menos mal! acabé solicitando solo porque su brandname me volvía loco, me llega a admitir y quizá hubiera hecho una tontería, ya que aparte de eso no me atraía nada. MIT la dejé de lado nada más me admitieron en Booth porque no tenía ninguna duda de cual prefería. Con LBS tuve ciertas dudas por ser europea y muy internacional aunque ya comuniqué a la escuela que no iría allí (ver Sí a Chicago, no a Londres).

Wharton ha sido la que más dudas me ha generado. Desde el principio estaba prácticamente decidido a aceptar la oferta de Booth e ir a Chicago, aunque alguna duda me quedaba que con el tiempo he ido disipando. Mi opinión personal es que las dos escuelas están a la par y creo que están entre las tres mejores escuelas del mundo a las que podría ir. Ambas me proporcionarían la educación que quiero recibir, las oportunidades laborales que busco, y una red profesional muy fuerte.

Qué me hace decidirme por Booth y pensar que hago más “fit” allí? Varias razones.

Por un lado, desde el principio he tenido mucha más relación con gente de Booth que de Wharton. Cuando llegué a Hong Kong hace un año y medio, conocí a una pareja alumni de la escuela (un español casado con una Hong Kongnesa, ambos graduados de Booth) con los que he tenido bastante relación y me han ayudado mucho en el proceso (incluso se leyeron mis ensayos y me dieron consejos, me llevaron a eventos organizados por la escuela en Hong Kong, etc.). Además, he hablado con bastantes estudiantes actuales y otros alumni de Booth y tengo que decir que la gran mayoría me han causado una impresión muy buena. Lo mismo me ha ocurrido con los futuros compañeros de clase que he ido conociendo hasta la fecha, y que serán con los que comparta mucho tiempo.

Sobre la calidad de la enseñanza no hay mucho que decir. El profesorado de Booth es probablemente el mejor del mundo de entre las escuelas de negocios, no solo porque incluye varios premios Nobel (Becker, Fogel, etc.), sino por la cantidad de profesores rockstar que tiene (Kaplan, Meadow, Murphy, Schrager, Rajan, Deutsch, …). El programa de estudios es único, ya que es totalmente flexible y permite hacer un poco lo que quieras con el programa y especializarte en lo que quieras, sin necesidad de seguir un primer año común para todo el mundo. Esto sin descuidar los fundamentos. Todo esto me parece interesante no sólo por el hecho de cogerme las asignaturas que más me interesen, sino porque tendré la flexibilidad de cogerme asignaturas que requieren menos tiempo durante épocas que ande liado (típicamente, la época de recruiting, que podré centrarme en preparar las entrevistas o los eventos organizados por las empresas, etc.), y cogerme las asignaturas que requieran más trabajo en épocas más tranquilas.

Otro tema muy importante es las oportunidades laborales post-MBA y el recruiting. Considero que en Booth tendré las puertas abiertas a cualquier cosa que quiera hacer después del programa. Hace unos meses, tenía ciertas dudas sobre si Booth sería demasiado centrada en finanzas y economía (no deja de ser la cuna de la famosa Escuela de Economía de los Nobel Milton Friedman y George Stigler). Aunque pueda sorprender por mi trabajo actual, las finanzas no es hacia donde quiero tirar post-MBA, sino que me interesa más ir hacia la Dirección General, Gestión Estratégica y Emprendimiento. Todo esto hace que una posible salida profesional bastante interesante sea entrar en una consultora estratégica. El saber que de los cinco españoles que hay este año, cuatro han conseguido puestos full-time en McKinsey, me ha disipado cualquier duda sobre este tema. Según parece, las oficinas españolas de las grandes consultorías estratégicas (digamos McKinsey, Boston Consulting Group, Bain, Booz, etc.) vienen a la escuela a reclutar todos los años y algunas incluso organizan una cena conjunta con los españoles de Booth y Kellogg. De todas maneras, en este aspecto (recruiting) no creo que haya diferencias entre Wharton y Booth, y en ambas dos tendría oportunidades parecidas.

Por otro lado, vivir dos años en Chicago me atrae muchísimo más que vivirlos en Filadelfia, donde estuve hace un par de años y no me gustó nada. Supongo que estar allí de MBA no sería lo mismo que ir de turismo, pero bueno, sea como sea prefiero Chicago y vivir en un apartamento en The Loop con vistas al lago, y en una ciudad que es preciosa. Eso sí, ya me voy preparando para el frío en invierno.

También estoy convencido de que la escuela está ahora mismo en un momento muy importante de su historia, y que gracias a las donaciones que ha recibido en la última década (las de Charles M.Harper y David Booth, ésta de 300 millones de dólares, la mayor de la historia jamás recibida por una escuela de negocios) la escuela tiene recursos para ganar terreno e incluso diferenciarse de sus grandes competidoras (digamos Wharton, Harvard y Stanford). Las escuelas necesitan mucho dinero, ya sea para mantener y atraer a los mejores profesores, para construir instalaciones (como el espectacular Harper Center, nueva sede de Booth), para convencer a los mejores candidatos a base de scholarships, para mejorar la imagen de la escuela, etc. Estas donaciones pueden marcar un antes y un después en la historia de la escuela, y no dudo que la escuela irá para arriba en los próximos lustros.

Finalmente, el sentirte querido por una escuela y ver que les interesas también cuenta. Booth nos ha mimado mucho tanto a mí como a mi mujer desde el principio, y se lo han currado para que vayamos allí, y no tenemos más que buenas palabras hacia la escuela y hacia el proceso de admisión que hemos seguido con ellos. Con otras escuelas (especialmente Wharton) la imagen que nos ha dado ha sido mucho peor, empezando por el lío de las preguntas en las entrevistas que algunos candidatos conocían antes de llegar a la entrevista, con retrasos injustificados en las decisiones, emails de decisiones que incluían textos con errores, etc. El caso es que con Booth todo ha ido sobre ruedas, nos ha parecido mucho más cercana y la imagen que tenemos de ella es muy buena, cada día mejor. Ya se que puede parecer una tontería, pero desde el principio gente de Booth se pasaba por este blog de vez en cuando, al igual que fueron los primeros en felicitarme vía twitter cuando me admitieron. Vamos, que se lo curran mucho.

Qué me atraía más de Wharton? Principalmente, creo que a día de hoy en España Wharton aún se conoce más y su nombre tiene más fuerza que Booth, que hasta hace poco se le acusaba de no hacer esfuerzos por venderse bien fuera de EEUU. Pero bueno, ésto está cambiando mucho desde hace años y también pienso que es labor de estudiantes y ex-alumnos el darla a conocer y mejorar su brand name. Desde luego, me pondré manos a la obra y ayudaré a ello.

Ya podréis imaginaros que a partir de hoy me va a ser difícil ser parcial y os venderé lo buena que es Booth en cuanto os despistéis…

Por cierto, ya sabéis que los prestigiosos rankings de las revistas Business Week y The Economist la ponen como la mejor escuela de negocios del mundo, verdad? 🙂

Un saludo.

Lanzamiento del sitio web Club-MBA!

Desde hace tiempo rondaba por mi cabeza la idea de crear una comunidad online de MBA en español. Cuando empecé hace más de un año con el tema de las aplicaciones para hacer un MBA, me frustraba no encontrar ningún sitio en español con información actualizada sobre MBAs, escuelas de negocio, becas, sobre cómo preparar el GMAT y el TOEFL, etc. En definitiva, un sitio donde poder preguntar mis dudas y hablar con gente que supiera del tema, o simplemente un sitio para compartir ideas y estrategias durante este tortuoso proceso.

Ahora que he pasado por todo esto y he aprendido mucho sobre el tema, creo que puedo ayudar a mucha gente que esté en estos momentos pensando en hacer un MBA este año o en el futuro. Con esta idea he fundado el sitio www.club-mba.com, que por el momento basará toda su actividad en su foro.

No sólo pienso centrarlo en MBAs, sino también tratará sobre otros tipos de masters, programas para salir fuera a estudiar o trabajar, becas, etc.

Espero que os animéis a registraros y a participar!

rid

Sí a Chicago, no a Londres

Como probablemente os podréis imaginar, mi mujer y yo hemos estado decidiendo durante las últimas semanas entre la oferta de la University of Chicago Booth School of Business y la de London Business School (LBS). Finalmente, y después de bastante reflexión, acabamos de comunicar al Comité de Admisión de LBS que declinamos ambos dos su oferta en favor de Chicago Booth.

Ha sido una decisión difícil pero que había que tomar porque el primer pago de LBS es la semana que viene. Además, el declinar la oferta puede ayudar a gente que esté en la waitlist a que les cojan, así que quería liberar plaza cuanto antes.

Antes de ponerme a explicar las razones por las que hemos escogido Chicago Booth, tengo que confesar que considero a ambas escuelas entre las top-5 a nivel mundial (lideran la mayoría de los rankings de MBA), y estoy seguro que en ambas pasaríamos dos años increíbles y que mis posibilidades profesionales post-MBA serían parecidas. Desgraciadamente no podemos ir a las dos y había que elegir, cosa que nunca pensé que fuera tan difícil.

Obama dando clase en la University of Chicago

Una de las razones principales de haber elegido Chicago Booth es porque la escuela tiene probablemente el mejor profesorado de entre las mejores escuelas del mundo, incluyendo seis premios Nobel, de los 86 que tiene la universidad. Además, la flexibilidad de su plan de estudios (única en el mundo, donde sólo hay una asignatura obligatoria), me permitirá crear mi propio programa basado en mi perfil y en mis intereses. Esto además tiene otra gran ventaja, y es que durante el periodo de recruiting del primer año (búsqueda del internship del verano), tendré la posibilidad de cogerme pocas asignaturas (o fáciles), y esto me ayudará a preparar mejor las candidaturas a las empresas donde quiero hacer mi internship. Y es que según me han contado, te pasas casi dos meses asistiendo a conferencias, eventos que organizan las empresas que vienen a la escuela (desayunos, comidas, cenas, presentaciones, etc.), preparando el CV, cartas de motivación, entrevistas, etc. En definitiva, que te come todo el tiempo, y si durante ese periodo puedo andar con menos asignaturas mejor que mejor.

Otra razón importante es el hecho de que considero que la escuela está en un momento ascendente en su historia, en un particular “momentum”, gracias al trabajo del Dean Ted Snyder y de haber recibido importantes donaciones en la última década, como la de Charles M. Harper, que permitió construir en 2004 el impresionante Harper Center, y la donación de David Booth de 300 millones de dólares (la más grande de la historia). Gracias a estas aportaciones, la escuela tiene recursos para retener y contratar a los mejores profesores y a los mejores alumnos. En definitiva, tiene recursos para construir el mejor programa MBA del mundo y para diferenciarse de otras escuelas durante los próximos lustros.

También ha sido muy importante el haber hablado con mucha gente de las dos escuelas. He hablado con al menos cuatro estudiantes actuales de Chicago Booth, y todos me han parecido con los pies en la tierra, accesibles, sinceros, y me han hablado muy bien de casi todo. Además, les ha ido fenomenal en la búsqueda de empleo (creo que todos han entrado en McKinsey y otro en un banco en Nueva York), y, sobre todo, me he sentido identificado con ellos. Por otro lado, ya estoy en contacto con los españoles admitidos en mi clase (somos 5 españoles admitidos en ronda 1) y todos parece que vamos a aceptar la oferta e ir a Chicago.

Clinton dando una conferencia en LBS

Esto es muy buena señal ya que quizá en ronda 2 admitan a más. Sobre LBS no he tenido el mismo feeling. Entre otras cosas, al menos dos personas me han dicho que estaban un poco defraudados con la calidad de algunos profesores.

Otra razón es que siempre había soñado con estudiar en una prestigiosa universidad americana, y no voy a dejar pasar esta oportunidad. Además, preferimos vivir dos años en Chicago que en Londres. Me han hablado maravillas sobre Chicago, y la única pega que oigo es sobre el clima invernal (o infernal). También quiero volver de nuevo a Estados Unidos (después de pasar un año en Nueva York, donde realmente estuve muy a gusto, me quedé con las ganas de más).

Por otro lado, tengo que confesar que desde antes de empezar a enviar aplicaciones, Chicago Booth era la que estaba arriba de la lista, culpa en parte de un amigo y ex-alumno que me ha estado convenciendo desde hace casi un año para que vaya a Chicago.

Finalmente, como sabéis mi mujer también ha sido admitida en ambas escuelas, por lo que tenemos que afrontar alrededor de 300.000 dólares en los próximos dos años. Y aunque hace unos meses decidimos no pensar en el dinero y decidimos no elegir una escuela por el dinero, no hay que perder de vista que vivir en Chicago es mucho más barato que en Londres. Y para rematar, en Chicago mi mujer recibió una scholarship que, en caso de no conseguir becas españolas, nos va a ayudar mucho.

Por supuesto hemos tenido ciertas dudas. Lo que verdaderamente nos ha hecho dudar es la gran diversidad de estudiantes que hay en LBS (alrededor de un 90% de los estudiantes son internacionales, por un 38% en Booth).

Ahora sólo queda saber qué haremos con Wharton…

Empezando a tomar decisiones

Hace unos días decidí hacer público en mi trabajo que dejo la empresa para hacer un MBA, lo que supone haberme quitado un gran peso de encima porque ninguno de mis superiores lo sabía y lo he tenido que ocultar durante meses. Lo quería decir cuanto antes para ayudarles a planificar el año en temas de presupuesto y proyectos. Además, había alguna posibilidad de que se enteraran de que me voy antes o después por otras vías. Por ejemplo, por la repercusión que tuvo el post de “Mi trabajo en Hong Kong” donde no es difícil adivinar en qué banco trabajo. Por cierto, a raíz del enlace que se hizo a él desde elmundo.es el post tuvo unas 2.500 visitas en unos pocos días, ha sido enlazado en varias páginas web de bolsa y trading, en Twitter y Facebook, y me ha contactado bastante gente a raíz de él. Sorprendente.

El caso es que el otro día hablé con mi jefe y el responsable de todo el departamento y les dije que en cinco meses dejaba mi trabajo. Se quedaron bastante fastidiados pero les sentó muy bien que les avisase con cinco meses de antelación (que les ayudará mucho para que puedan formar a alguien que me sustituya), y sobre todo que me vaya a un MBA y no a la competencia. De todas formas intentaron convencerme de que me quedase pero sabían que era una pérdida de tiempo porque no es un asunto económico.

Quizá os preguntéis por qué no se lo dije antes. La primera razón es porque mi actual jefe chino lleva en el cargo desde septiembre ya que el anterior (que sí que lo sabía) dejó la empresa en julio (un conocido banco americano “se lo robó” a mi banco). Por otro lado, mi contrato “expat” VIE se acababa en noviembre y posiblemente me hubieran puesto alguna pega para hacerme un contrato local si hubiesen sabido que me iba al poco tiempo. Les expliqué con toda sinceridad todo esto y lo entendieron perfectamente.

Como podréis imaginar, ninguno de mis superiores actuales me escribió las recomendaciones, aunque sí que lo hizo mi antiguo responsable en Nueva York y otras personas que sí que lo sabían.

Por otro lado, seguimos dándole vueltas a qué escuela ir. La primera decisión la tenemos que tomar dentro de poco porque el pago del primer depósito de London Business School es a finales de enero. Por lo tanto, lo primero que tenemos que hacer es elegir entre Chicago Booth y London Business School, decisión que está prácticamente hecha. Más tarde habrá habrá otras decisiones a tomar, quizá más complicadas. Sinceramente no creo que ninguna escuela sea mucho mejor que las otras, y creo que cada una tiene sus claros “pros” y sus claros “contras”.

Por cierto, durante las últimas semanas hemos estado hablando con bastantes estudiantes de las escuelas (por Skype y en persona), que nos han contado muchas cosas sobre las escuelas, sobre la vida en Londres, Chicago y Filadelfia, sobre los internships y trabajos post-MBA, etc. En general todos están felices con sus escuelas y les ha ido bien en el recruiting. Estoy seguro que la decisión que hagamos, sea cual sea, será buena.

Rankings MBA

A la hora de elegir a qué escuelas solicitar admisión siempre surge el tema de los rankings, herramientas útiles pero polémicas, ya que cada ranking tiene su propia metodología y hay grandes diferencias entre unos y otros. Considero que la decisión de solicitar a una escuela no debe hacerse únicamente por los rankings, y hay que hacer mucho trabajo de investigación sobre las mismas. De todas maneras, los rankings prestigiosos (Business Week, Forbes, US News, Financial Times y The Economist) en su mayoría están basados en “datos”, por lo que me parecen mucho más objetivos que la opinión de gente en los foros de una web, o lo que diga “la gente por la calle”. En mi opinión los rankings, tomados en conjunto, dan una buena idea del nivel de las escuelas (si están en las top-5, top-10 o top-20). Todos los rankings tienen alguna excentricidad (algunos más que otros), así que no se deben mirar de forma individual sino en conjunto. Por ello, los rankings que más me gustan son el de Club-MBA y el de Poets & Quants, que hacen una media de los cinco rankings. Y entre ellos, prefiero el de Club-MBA al de Poets & Quants porque mezcla escuelas americanas con el resto, al contrario que Poets & Quants.

Aún así, cada escuela es muy diferente de las demás, y dependiendo de los objetivos de cada persona hay escuelas mejores o peores. Por ejemplo, en el mundo de la Tecnología, algunos pueden pensar que MIT o Berkeley sean mejor opción que Wharton. O en el de las finanzas Booth y Wharton mejores que Harvard. En mi caso tengo mi ranking particular que he ido formando durante los últimos dos años, en los que he estado investigando sobre las escuelas, hablando con actuales alumnos y antiguos, y con gente del mundillo.  Os aseguro que hace cinco años mi ránking (que estaba basado en nada…) de escuelas era muy distinto al actual. Menos mal que dediqué tiempo a investigar, no quiero ni pensar donde hubiera acabado.

Hay que saber que también depende mucho de dónde se quiera trabajar. Por ejemplo, si uno busca trabajar fuera de España o de Latinoamérica, entonces es posible que una escuela española no sea la mejor opción, ya que desgraciadamente no las conoce mucha gente fuera de allí.

Qué criterios utilizan los rankings para medir lo buena que es una escuela? Depende de cada ranking. Por ejemplo, uno de los criterios que siguen bastantes rankings es lo difícil que es entrar en cada escuela. En escuelas tipo Stanford, Harvard, Booth, Wharton o MIT solicitan admisión miles de personas y no cogen a más de un pequeño porcentaje. En cambio, en otras escuelas (por ejemplo, las españolas) este porcentaje es mucho más alto. Otro baremo muy utilizado es el GMAT medio de los admitidos. En las top americanas suele ser alrededor de 720, mientras que en las españolas está por 660. Otro famoso es el “yield” de cada escuela, que viene a ser el porcentaje de los alumnos que, una vez admitidos en una escuela, aceptan ir a esa. Por ejemplo, es de sobra conocido que la escuela con mayor yield es Harvard con un 89%. Es decir, de cada 10 personas que son aceptadas en Harvard, 9 aceptan la oferta y acaban matriculándose ahí. La mayoría de las escuelas top 5-10 tiene un yield de entre 50 a 70%, ya que pierden alumnos aceptados que también son aceptados en otras escuelas y acaban yéndose a las otras. Si la escuela no está en el top 10 ya ni te cuento. Digamos que una persona que es aceptada en Harvard, Columbia y Berkeley. Si se decide por ir a Harvard, entonces el yield de las otras dos bajará.

En el siguiente enlace podéis encontrar los rankings más famosos, incluyendo los rankings de Club-MBA y de Poets & Quants Rankings MBA – Escuelas de Negocios

Schools’ final decision dates

An update regarding the MBA applications final decisions that are coming very soon!

The key dates for each school are the following:

– The University of Chicago Booth School of Business
Decision is released on Wednesday December 15. However, they call by phone all the admitted candidates that day or the day before.

– London Business School:
Decision is released on Wednesday December 15. No idea if they will call the admitted candidates or send an email.

– The Wharton School of the University of Pennsylvania:
Decision is released on Friday December 17. Again, no idea if the decision will be released by email or by phone.

– Massachusetts Institute of Technology Sloan School of Management:

This one follows a different process. They even have not released the interview decision, which will be released during December but there is no fix date. As happened in the others, I can be interviewed or denied without interview. In case I got an interview, the final decision will be on January 31.

The thing is that in Hong Kong we are +13 hours from US time, so it is likely that I will receive the decision the following day early morning (if I’m lucky and I sleep something…).

I’m so anxious…

Wharton Interview done

I just came home from my Wharton interview.

This one has been totally different from the previous Chicago’s and LBS’ interviews. There weren’t any questions about why MBA, why now, career goals, or why Wharton, nor any conversation at all.

This year Wharton only makes “behavioral” questions, the same or very similar to all the candidates.

Yesterday I had prepared all my stories to be able to quickly find one that would hopefully fit the question asked. Anyway I knew it was going to be much harder than the previous interviews as I wouldn’t have the opportunity to sell my story or win my interviewer. I think I’m very good on long interviews where I can show who I really am, and not in a sort of “exam” where I’m only asked three questions and sent home.

The interviewer was a Consultant from Wharton (she wasn’t even a Wharton MBA graduate) and her job was to ask me three questions, take a lot of notes during my answers and report the answers and her opinion about these answers (I guess she scored them) to the AdCom.

The interview was in the One International Finance Center in Hong Kong, in Bain & Company offices. I arrived with 20 minutes and was asked to wait. Some time later the interviewer showed up and welcomed me.

Then we went to a small meeting room. She cordially explained that she would ask only three behavioral questions and that she would be taking a lot of notes. She also said that the interview would only last between 20 and 30 minutes.

And that’s all, let’s start. Are you prepared? one, two, three… go!
“Describe a time when you had to work with a team and had to accept the opinion of others”
I think my brain started working at 200% trying to choose the best story. In a few seconds I decided one and I started speaking. I knew I had to talk a lot (at least 5 minutes) and that I should try to “make points”, not only to answer the question. I then started explaining the context of my story, and a lot of things totally unrelated with the question. Suddenly, my brain went blind and I realized I had totally forgotten what she had exactly asked. I knew it was something about team work but with all my brain working on my story I forgot the question. I was just about to say “sorry, what was the question?” but well I decided to continue speaking (and probably avoided a 0 points in the first question). Thankfully, after a few seconds (and a lot of concentration) I remembered the question and I could adjust my story answer it.

At the end it was not bad as I managed to tell this important story. She asked a follow-up question regarding one part of my story but nothing else.

No time for more. While I was drinking some water, she was already asking me the second question. Some thing like:
“Tell me a time when you had to work in a team without a leader”
Here I decided to use my second strong story (so that way I would have discussed about my two strongest ones). I was more calm in this one and I think I made a lot of points :). I took the opportunity to talk about my work in New York in a multicultural team, in projects that involved a lot of communication with Europe, and how we worked in many projects as a team without having any declared manager. Again, I also spoke a lot about other things not totally related to the question…. I hope the girl’s report is not only strictly based on the answer but also reports some other things.

Finally, last question, the end was near.
“Tell me a time when you had to listen others’ view.”
She also said.. “I think this can be also answered with your first response… but please try to find a different story if you can¨
Another story? what? I was totally off the guard. I had to think at least 10-15 seconds to choose one and I’m not sure I chose the correct story. And well, I did it extremely well or extremely bad. Why? because I had prepared this story in case of asking about a “failure” and I used it to answer this question. In brief, someone told me something that I didn’t pay much attention, and at the end the other guy was right and I wasn’t. Therefore, I failed.
I don’t know what the interviewer will think about this, maybe she was surprised that I was honest about speaking about a failure (usually to have failures is something they like, in fact in the Wharton’s essays there is one about a failure), or maybe she will think I don’t pay attention to people in my team, that I’m a bad guy as I don’t listen others or whatever.

The “exam” was finished and I asked some questions about Wharton. But almost all her answers were: “I’m not sure about it”, “well, I’m not an MBA graduate so I don’t know”, “I would have to check that one”, and so on. I probably knew 200 times more about Wharton than her, so I stopped.

She wished me luck and the interview was finished.

Conclusion: I’m satisfied as I have been able to at least tell her three stories that showed a lot of leadership, multicultural and international experiences, successes and…… even failures!. However, I think I talked too much about things that were not very related to the questions themselves, so if she only reports the strict content related to the answers then I have a problem. Anyway, I can think 100 different ways that my interview could have turned worse than it has been, so I should be happy. I hope the failure thing won’t hurt me too much….

On the other hand, I have not liked the way Wharton is doing the interviews this year, when some people seem to know the questions before the actual interview. More about this year Wharton’s interview controversy in Poets & Quants.

Anyway guys, this is OVER!!!! I will leave on vacations this weekend or beginning the next week (still not decided where) and I will try to disconnect. It has been a very tough months and I need some days off to relax.

See you!

Interviews schedule

In the next two weeks I will be doing the interviews.

The first one is Chicago’s, which will be hold this Thursday morning. I will be interviewed by an Alumnus here in Hong Kong. He a big guy of a well known US bank and he graduated from Chicago about 10 years ago. The interview will be in his office and will last about an hour.

On the other hand, Wharton interview will be on Friday 19 with an AdCom member. About LBS I don’t have yet the instructions of the interview. In the invitation email said that the process of scheduling the interview could last up to 2 weeks. I hope to receive the appointment as soon as possible as I have a week of vacations at the end of the month and I would like to be done with the interviews and travel somewhere. By the way, MIT interview decisions are sent beginning December.

I have been preparing a bit the past days. As my wife has also interviews we are asking each other a lot and trying to prepare the questions that we may receive.

I will let you know how the interview goes.

Wharton invitation to interview!!

This is great! My third invite of the season!

I woke up this morning and first thing I did is to check my gmail and saw the “Wharton Invitation to Interview” email. I think I have been dreaming about Wharton during my sleep tonight :). Sincerely, I had a lot of doubts about this application, as I had applied about a week before the deadline and I didn’t get an invitation the first day.

I have already scheduled my interview in Hong Kong. I had the choice between an Alumni and an Adcom member, but I preferred to do it with the later.

Wharton, Chicago and LBS… I’m very excited. All my hard-work during the last year is paying off. I hope to finish off the task with good interviews and admissions in mid-December.

As “usual”, my wife also received an invitation :). It’s the best thing to share the happiness.

Here the email received:

Dear xxxx,

The status of your application has been updated and you have been invited to interview with the Wharton MBA Admissions Office. (Please look for the link to the letter inviting you to interview located at the bottom of the main page of your online application account.)

Please log into your Wharton account and select “Search” in the Events box to the right on the main page. Next select an interview type (On-Campus or Alumni) and proceed to schedule your interview. Please read the instructions given for each type of interview very carefully.

If scheduling an on-campus interview, select the date you are looking for and proceed. If scheduling a HUB location interview, select the location, and proceed to schedule your interview.

We look forward to meeting you in the near future.
Sincerely,

Wharton MBA Admissions Office
The Wharton School of the University of Pennsylvania
420 Jon M Huntsman Hall
3730 Walnut Street
Philadelphia, PA 19104-6340