Consulting

Un año en McKinsey

Después de cumplir mi primer año de tenure (antigüedad) en McKinsey, he pensado que era un buen momento para hablar sobre mi experiencia hasta ahora.

Barcelona y “on the beach”

Como conté en Los primeros meses post-MBA, los primeros meses los pasé en un proyecto en Barcelona que comenzó en septiembre. Aunque oficialmente el proyecto terminó a finales de diciembre, estuve ayudando a cerrar flecos hasta mitad de enero, lo cual me permitió pasar unas muy buenas vacaciones de Navidad, dos semanas enteras sin casi abrir el portátil. Después estuve unas dos semanas on the beach (ya os voy a avisando que voy a usar muchos términos en inglés que usamos en la jerga McKinsey), que son periodos entre proyectos en los que no estás staffeado (como se dice aquí cuando estás asignado a un proyecto). En los periodos on the beach sueles ayudar a socios a presentar propuestas a clientes, ayudar a otros equipos que necesiten ayuda puntual, o cosas así. Es un periodo muy variable, quizá tengas la suerte de que nadie necesite ayuda y te puedes quedar en casa, o quizá te metan en una ayuda para algo muy urgente y es un crunch (es decir, un marrón que te hace trabajar hasta las mil). Mis dos semanas de ayudas no fueron demasiado intensas e incluso pude trabajar desde casa varios día.

Del valle al pico

La “tranquilidad” (entre comillas porque aquí tener un buen lifestyle es salir de trabajar a las 21-21:30, y tener un gran lifestyle es salir a las 20-20:30) que había vivido en enero desapareció de forma brusca en febrero, cuando me staffearon en una due diligence . Una due diligence es el proceso que se lleva acabo cuando una empresa va a comprar a otra. En una due diligence normal, los bancos de inversión se chupan el análisis de la empresa objetivo investigando todas sus cuentas, además de hacer modelos para recomendar un precio. También están involucrados bufetes de abogados para la parte legal de la compra, y también puede aparecer alguna de las big four. La parte que nos toca a nosotros es ver si la adquisición tiene sentido desde el punto de vista estratégico. Por ejemplo, si eres Google y quieres comprar PayPal, ¿tiene sentido? ¿qué hace PayPal? ¿que perspectivas de crecimiento hay en el mercado en el que compite? ¿tendría sentido integrar el negocio de PayPal en el de Google? ¿Como sería la integración? etc. Se podría decir que nosotros recomendamos al comprador si comprar o no. Al final, el comprador suele apalancarse mucho en nosotros para prácticamente cualquier cosa, somos su “trusted advisor”.

Fueron un poco más de 3 semanas intensísimas en las que viví el “pico” de lo que es trabajar en McKinsey, después de haber estado en un “valle” durante el mes de enero. La intensidad del trabajo que viví es casi imposible de transmitir y probablemente solo la entiendan aquellos que han trabajado en empresas de este estilo o en bancos de inversión. Cada minuto es oro. El cliente está encima todo el día, exige lo máximo y más, y en un periodo muy corto de tiempo. Si tu cabeza no está al 100% estás muerto. Si tienes que hacer un análisis, es para ya, no es ni para esta tarde ni para mañana. Si tienes que enterarte de como va a crecer el mercado del producto “x” en el país “y”, y para eso tienes que hablar con 300 personas, ya estás tardando en coger el teléfono.

La tensión es enorme por la importancia de lo que haces, y es casi imposible de desconectar del proyecto durante su duración. Recuerdo irme a la cama (ya de por sí, tardísimo) y despertarme en mitad de la noche porque estaba soñando cosas del proyecto. Los fines de semana tampoco podíamos desconectar porque el cliente tampoco dormía. Trabajé todos los fines de semana, y siempre viví pendiente del teléfono y a cuestas con el portátil ya estuviera cenando en un restaurante o jugando al pádel. Por ejemplo, recibí llamadas a las 23:00 de un sábado, o a las 8 de la mañana un domingo. Otro día tenía entradas al teatro y cuando estaba saliendo por la puerta con mi mujer, me llamaron y tuve que ponerme trabajar (y mi mujer se fue sola…).

La experiencia reconozco que fue muy dura pero, a la vez, espectacular, y en retrospectiva la verdad es que me alegro de haberla vivido. Primero, por lo mucho que aprendí y lo mucho que me hizo crecer profesionalmente. Este tipo de proyectos aprendes en una hora lo que en en una semana en un trabajo normal. También te curten mucho, y aprendes a resolver problemas rápidamente y a utilizar tus recursos de forma eficaz. Segundo, por haber vivido un proyecto de tal importancia. Estar en reuniones con los mayores bancos de inversión, con bufetes, con altos cargos de empresas involucradas, decidiendo qué precio poner o cosas así, te hace darte cuenta del impacto brutal que tiene tu trabajo. Por un análisis o por una idea mía o de alguno de mis compañeros, podemos hacer que el deal se haga o no, o podemos hacer que el precio sea uno u otro. Finalmente, por haber vivido un proyecto de alta tensión y ver como un equipo de solo cuatro personas (más otros dos socios) es capaz de hacer tantas cosas tan bien hechas y en un espacio tan corto de tiempo. Más que nunca, entiendo que el valor que tiene una empresa como ésta es la gente que hay en ella. No hay proyecto y equipo en el que no sienta que estoy rodeando de gente brillante, y el pensamiento “probablemente soy el más tonto de esta sala con diferencia” me ronda la cabeza de forma frecuente. Además, aún no he conocido a nadie con el que no querría trabajar de nuevo, y he comprobado que los rumores que hay sobre que en McK el ambiente no era bueno, son completamente falsos. Es de lejos el mejor ambiente que he vivido en las empresas en las que he trabajado. Y tiene su lógica, en un ambiente con proyectos con tanta presión, o la gente sabe trabajar y vivir en equipo, o no funcionaría.

Create your own McKinsey

En marzo, por primera vez pude poner en práctica algo que se dice mucho aquí a los consultores, el hecho de crearse “your own McKinsey”. Al final, en esta empresa cada persona va construyéndose su propia carrera, y va especializándose en determinados sectores y determinadas funciones. Al principio, haces de todo y lo cierto es que la mano que tienes para escoger proyectos, destinos y personas es nula, pero una vez vas cogiendo más experiencia, supuestamente vas encontrando lo que realmente te gusta y vas en esa dirección, buscando proyectos de este tipo. También ocurre mucho el hecho de encontrar un grupo de gente con la que te gusta trabajar, e intentas hacer más proyectos con ellos.

El caso es que cuando acabé la due diligence, me enteré que había un proyecto muy interesante que trataba sobre temas de analytics y big data, cosa que por mi perfil me encaja y me interesa mucho. No dudé e intenté hacerme un hueco allí, mostrando mi interés y hablando con la socia del proyecto. Al final, tuve suerte de poder entrar, y lo que iban a ser 3 semanas se ha convertido en 4 meses. La verdad es que más contento no puedo estar y espero que se extienda hasta llegar a las vacaciones de agosto.

Retreat

En junio la oficina de McKinsey a la que pertenezco, Iberia (España y Portugal), organizó un retreat de 4 días. Es un viaje de ocio que se organiza cada 3 años al que también vienen las parejas (mi mujer vino), y que sirve para descansar, pasarlo bien, y en definitiva desconectar del trabajo cotidiano. Los clientes lo respetan y salvo excepciones nadie trabaja esos días. Este año nos llevaron a un resort a todo plan todo incluido en la costa blanca (el anterior fue en una isla griega). Estuvo genial: playa, piscina, actividades (del tipo gincanas, campeonatos de golf, padel, tenis, volley playa, …), cenas, y noches de fiesta. También hubo algún evento para hablar de la firma (nos habló Dominic Barton) y también vino un speaker famoso de Estados Unidos). Fue también una gran oportunidad para ver a compañeros que hacía meses que no veía.

Evaluaciones

Una parte importante de McKinsey son las evaluaciones, por lo que creo que merece un capítulo aparte en este resumen.

La meritocracia en McKinsey es algo que es casi parte de su ser o de sus valores. Probablemente no hay empresa donde la meritocracia se lleve más a rajatabla que aquí. Es una empresa “up or out”, es decir, o promocionas en los tiempos fijados (normalmente entre 1 y 3 años por puesto), o debes dejar la firma.

Después de cada proyecto se evalúa el rendimiento de cada consultor. Tu leadership (la gente que tienes por encima, en mi caso, el jefe de proyecto, el AP y el socio) rellena unos informes detallados en los que hablan de tu rendimiento en los proyectos, de tus strengths y tus weaknesses, etc. y rellenan cuestionarios. Es algo que se comparte y se discute contigo, ya que hay mucha cultura del feedback tanto para abajo como para arriba. Luego, cada 6 meses, se reúne un comité en el cual se discute tu caso. Para ello, existe una figura que se llama DGL (suele ser un socio) que te asignan al entrar y que se ocupa de tu carrera en la firma. Entre otras cosas, el DGL se encarga de recopilar todos las evaluaciones de los proyectos, de hablar con todas las personas que trabajaron contigo, y de exponer tu caso en cada evaluación semestral. Por ejemplo, cuando hice el summer internship, mi DGL expuso mi caso al comité, el cual decidía si se me hacía oferta para después del MBA o no. Ahora, mi DGL expone mi caso cada 6 meses al comité y éste, basándose en todo lo expuesto por el DGL, decide mi evaluación. Aunque hay varios estados, en general puedes estar “mal”, “necesitas mejorar”, u “on track”. Si estás “mal”, probablemente te queden pocos meses en la firma o incluso ya te hayan dicho que debes irte. Si estás en “necesitas mejorar”, es como darte un toque de atención, y esperan que en la siguiente evaluación hayas mejorado. Si estás “on track” es que va todo bien. Además, tu bonus anual vendrá determinado por esto, así como tus opciones para promocionar al siguiente puesto.. Todo esto siempre viene acompañado con un informe, el cual te entrega y te explica tu DGL. So far so good.

La verdad es que mucha gente deja la firma cada año y hay emails de despedida cada poco tiempo. No todos se van porque iban mal, para nada. Muchas de las partidas son porque han recibido ofertas (una de las cosas buenas que tiene McKinsey es que es un gran trampolín para entrar en buenos puestos en otras empresas) o porque han decidido tomar otro camino (como emprender). El hecho de que no todos busquen hacer carrera en McKinsey (es decir, intentar llegar a socio) es algo más que comprensible, no todo el mundo aguanta un ritmo como este y muy probablemente a medida que vas cogiendo tenure viajas mucho más.

En resumen, este año ha ido muy bien (bastante mejor de lo que esperaba), aunque soy consciente de que he tenido suerte (conozco a compañeros que han estado en proyectos no tan buenos), y probablemente el segundo no lo será tanto. Finger crossed!

Anuncios

Una semana “típica” de mi MBA

Desde hace meses tenía pendiente escribir un post con un resumen de una semana típica de las que paso en Booth. Por fin ha llegado el día. De todas maneras, hay que ser conscientes de que no existe una semana “típica” de un estudiante MBA de Booth y mis semanas pueden ser muy diferentes a las de otro estudiante de la escuela (cada persona tiene clases diferentes, está metido en unos clubs o en otros, hace recruiting distinto, etc.).

Aunque no os lo creáis, me he saltado un montón de cosas …

Lunes

Los lunes no tengo clase este trimestre, cosa que me encanta. Pasé la mañana en sun-room en la azotea de Columbus Plaza (uno de los edificios en el viven 200-300 estudiantes de Booth) haciendo mock interviews de McKinsey a varios de mis compañeros de primer año (con buenas vistas, como podréis ver en la foto que hice). Las próximas semanas son las semanas más intensas en cuanto a recruiting para las prácticas de verano de los estudiantes de primer año. Este año me toca ayudar en todo lo que pueda a mis compañeros a entrar en McKinsey y en otras consultoras. McKinsey me ha proporcionado varios casos internos para hacer, y en eso estoy. De los españoles de primer año, al menos cinco tienen entrevistas durante los próximos días con distintas oficinas de McKinsey, BCG y Bain. Y los que no tienen, es porque buscan otro tipo de empresas (general management, finanzas, high-tech, PE/VCs, etc.). Vamos, que nadie se libra de estar hasta arriba de entrevistas estas semanas (por suerte…).

Vistas desde Columbus Plaza

Vistas desde Columbus Plaza

Después de acabar, me reuní con la consejera económica de la International Trade Commission of Spain de Chicago (perteneciente al Ministerio de Exteriores). Hace unas semanas nos contactaron al European Businsess Group de Booth, comentándonos que estaban interesados en organizar un evento en la escuela para hablar de la economía española y promocionar el país y nuestras empresas en la universidad. Estuve hablando con ellos y muy probablemente organicemos en la escuela un buen evento este año aprovechando algún viaje del Embajador o de alguien del Gobierno o del sector empresarial español.

Por la tarde estuve acabando de preparar la clase de Managerial Accounting del día siguiente. También, le dediqué un buen rato Managing in Organizations, clase que tengo los miércoles.

Martes

A las 7:30 salí de casa y cogí, junto con otros compañeros, el shuttle-bus de mi edificio que nos lleva directamente a la estación de tren. Ya lo he comentado en numerosas ocasiones, pero para los nuevos, contaros que los estudiantes de Booth vivimos en 4 ó 5 edificios pegados unos de los otros en el centro de Chicago, entre Millenium Park y el río. En la foto siguiente aérea (que no es mía) se ven casi todos los edificios donde vivimos, el Shoreham, el Tides, el Aqua y justo abajo sobresale el Columbus:

Los edificios de los Boothies

Los edificios de los Boothies

La sede de la escuela, el Harper Center, se encuentra al sur de la ciudad, en el barrio de Hyde Park, a donde vamos en tren.

A las 7:35 pillé el tren. Como siempre, atestado de Boothies. Llegué al Harper a eso de las 7:50, con tiempo suficiente para un café, imprimir un par de cosas, y tener un rato de cháchara en el Winter Garden (el hall principal de la escuela) con amigos. A clase a las 8.30 empezó la clase de Macroeconomics de Hurst. Esta clase la estoy auditando, y voy con Marta y Ana Paula, dos partners de compañeros españoles, y que también la están auditando. Por cierto, aprovecho para recomendaros el blog de Marta, en el que habla sobre su experiencia en Chicago.

Después de clase, comí con varios de mis compañeros en la stoudent lounge. Como siempre, pura diversidad: un egipcio, un francés, una china, un indio, dos españoles, un libanés, y un ecuatoriano. Mucha gente hablando ya de los viajes que se están organizando para el Spring Break de marzo.

Por la tarde, a las 13:30, clase de Managerial Accounting. Esta clase es de tipo caso, y en esta ocasión teníamos que preparar dos de ellos. A este profesor le encanta el cold calling, por lo que hay que estar muy pendiente toda la clase.

photo

En clase

Por la tarde me reuní con uno de mis grupos de trabajo y luego dediqué un rato a preparar la clase del día siguiente. También aproveché para leer un par de solicitudes de admisión de Booth. Cada una me lleva bastante tiempo. Hay mucho que leer: CVs, ensayos, recomendaciones, slides, etc. y luego también lleva bastante tiempo juzgar y evaluar a cada candidato. La semana pasada, por cierto, el Comité de Admisión, liderado por Kurt Ahlm, nos reunió a todos los Admission Fellows para contarnos qué tal había ido la ronda 1 de admisión. Nos dieron estadísticas tipo cuántas solicitudes se recibieron, cuánta gente hay aceptada, medias de GMAT, GPA, etc. La tendencia, como viene siendo habitual desde hace 5-10 años, sigue muy hacia arriba. Y la ronda 2 pinta mucho mejor ;).

Miércoles

Por la mañana, parecido al martes. Voy al Harper. Esta vez, clase de Managing in Organizations. Esta clase, y su profesor, es muy conocida en la escuela. Es pura psicología aplicada al management. La clase es genial.

becker

Profesor y Nobel Gary S. Becker

Normalmente a la hora de comer siempre hay eventos de todo tipo en la escuela. En esta ocasión, fui a una charla con el Profesor de la escuela y Nobel de Economía, Gary S. Becker, en la que habló sobre la legalización de las drogas (un tema sobre el que está trabajando en la actualidad), muy interesante. Después de comer me pasé un rato por la biblio: contestar emails, leer algunos artículos para las próximas clases, y también ocuparme de Club-MBA. Siempre hay varios emails que responder, ocuparme del twitter, del foro, de publicar nuevos artículos, etc. Dentro de poco dedicaré un post a Club-MBA, aprovechando que cumple dos años en unos días.

Por la tarde quedé con un amigo para hablar de su proyecto para el New Venture Challenge,  y luego cena en casa de unos amigos.

Jueves

Por la mañana, me vi con mi grupo de la clase de Operaciones que tengo el viernes. Teníamos que entregar dos casos y un problem set. Casi todas las asignaturas de Booth tienen grupos. Sobre todo las que son de tipo caso, como esta de Operaciones. Normalmente nos leemos los casos de forma individual, y luego quedamos con nuestro grupo para discutir sobre el mismo y ponernos de acuerdo, y decidir quién se ocupa esta semana de escribir el escrito. Al principio del MBA esta dinámica cuesta cogerla, pero con el tiempo te acostumbras y te vuelves muy eficiente. Lees rápido, sabes lo que es importante y lo que no, pillas los puntos clave, sintetizas, recomiendas, etc. Y luego, se generan buenos debates con el grupo. En esta ocasión, me reuní con mi grupo en el Shoreham (el edificio donde vivo) en una de las salas que tiene. Lo normal es reunirse en el Harper, en el Gleacher o en las salas que tienen los edificios donde vivimos, que están muy bien equipadas.

Los dos casos no nos llevaron más de 2 horas y, en esta ocasión, me quedé yo con la responsabilidad de escribir los escritos. Lo cierto es que en este grupo estoy con gente de primer año (Operaciones se suele hacer durante el primer año, aunque yo preferí dejármela para el segundo), y como ellos están en pleno proceso de recruiting, lo lógico es que sea yo el que pringue esta semana. La verdad es que estas cosas se dan por sentadas y a nadie le sorprende. En Booth hay mucho espíritu de ayudar a los demás, y lo hace todo el mundo así. Ya se ocuparán ellos de hacer los casos en un par de semanas cuando, con suerte, hayan acabado el recruiting.

Después de comer, me pasé la tarde finiquitando los casos de Operaciones y organizando varias cosas que tenía pendientes del European Business Group. Dentro de poco nos toca pasar el testigo a los próximos cochairs, que cogerán las riendas a finales de febrero. Los actuales cochairs nos ocupamos de seleccionar a los próximos.

Todos los jueves por la noche hay TNDCs (Thursday Night Drinking Club), una fiesta en algún bar de Chicago organizado por el club de estudiantes del TNDC de la escuela. Sin embargo, esta vez, me quedé en casa.

Viernes

El viernes quedé por la mañana temprano en Harper con varios de mis compañeros, y me pasé la mañana haciéndoles mock interviews de McKinsey. En los ratos libres, me pasé por la VCIC, la Venture Capital Investment Competition que la escuela celebró ese día. En la competición, varios equipos de Booth actúan de Venture Capitals y juzgan oportunidades de inversión (vienen muchos emprendedores a presentar), negocian los term sheets con ellos, etc., siempre bajo la atenta mirada del jurado (partners de VCs estadounidenses, y de profesores de Booth como Scott Meadow). Los ganadores compiten en una competición nacional.

Luego, a las 13:30, me fui a clase de Operaciones.  La verdad es que esta clase el año pasado me daba mucha pereza hacerla, y al final me está gustando mucho.

Después de clase, al LPF (Liquidity Preference Function), un evento que se celebra casi todos los viernes en la escuela desde hace 10-15 años. Comida, bebidas, mingling, … :

LPF

Los viernes, LPF

Después, me fui directo a casa de un amigo francés. Habíamos quedado unos amigos que estamos organizando un viaje a Perú, Ecuador y Galápagos que vamos a hacer en marzo. Vino, cerveza y hasta cava. Ahí me quedé hasta las tantas.

Sábado

Por la mañana, como un campeón me voy a las 9 a clase de Money & Banking en el Gleacher (el campus de Booth que está en el centro de la ciudad, a 5′ de donde vivo, justo al otro lado del río). En el Gleacher se imparten las clases para EMBAs y Part-Times. De todas maneras, tanto las clases como los profesores son los mismos que los del programa Full-Time que se da en el Harper, por lo que nosotros podemos asistir a sus clases cuando queramos (son “repeticiones”). La mía normalmente la tengo los jueves, pero esta semana preferí hacerla el sábado porque el jueves estaba muy liado con los casos de Operaciones (el poder asistir a otras clases cuando estás líado el día que tienes la tuya es otra de las maravillas del programa flexible de Booth). La clase de Money & Banking, sin sorpresas: bancos centrales, políticas monetarias, crisis, puro UChicago. Muy interesante.

Después, comida (o brunch) en un sitio cerca del Gleacher. Como podéis ver en la foto,  pura “dieta mediterránea” jeje.

Brunch

Brunch

A las 13:30, vuelta al Gleacher. Mi sexta clase de la semana. Y es que estoy auditando Strategic Leadership, una asignatura genial. Para que os hagáis una idea, en esta clase hay como 70 personas registradas, y unos 30 auditores. El profesor es un showman.

Por la noche, cena con la tropa española.

Domingo

Si me dijerais en qué momento de la semana tengo un rato para respirar, quizá os diría, el domingo por la mañana. Pero vamos, tampoco tengo mucho. Hay que ir a la compra, organizar la casa (de vez en cuando, toca…) y empezar a preparar los casos y lecturas para la próxima semana. Además, siempre paso bastante tiempo ocupándome de contestar emails retrasados, ocuparme de Club-MBA, etc. Incluso, de vez en cuando, escribir en este blog!

Pues nada, otra semana del MBA que se esfuma. Desgraciadamente, el final del MBA se acerca rápidamente, …

Al otro lado

Como conté en alguna ocasión el año pasado, desde octubre hasta enero no paran de desfilar empresas por la escuela para captar talento: consultoras (McKinsey, BCG, Bain, ATKearney, Olivery Wyman, etc..), bancos de inversión (Goldman, Morgan Stanley, JP Morgan, Deutche Bank, UBS, etc.), High Techs (Google, Apple, Microsoft, …), P&G, Visa, American Express, BP, British Telecom, etc. Vamos, prácticamente cualquier gran empresa de cada sector que podáis imaginaros. Todos los días hay varios eventos organizados por las empresas. Hay eventos de todo tipo: Lunch n’ Learns y Breakfast n’ Learns (te invitan a comer/desayunar en la escuela mientras hablan de algún tema interesante), Coffee Chats (eventos más personalizados con gente de las empresas), Corporate Presentations (presentación de la empresa y de las oportunidades laborales en ella), cenas exclusivas en restaurantes por Chicago como la que organizó la oficina de McKinsey Madrid en Chicago hace un par de semanas, etc. Una gran mayoría (por no decir, casi todos) de la gente que hacemos MBAs lo hacemos para cambiar de carrera profesional, por lo que este tipo de eventos sirve para conocer las empresas y el trabajo que se realiza en cada una de ellas.

En el caso de McKinsey, la firma tiene dos personas casi a tiempo completo encargadas de hacer recruiting en Booth. Se dedican, durante estos meses, a organizar los eventos y a ponerse a disposición de los estudiantes para resolver cualquier duda que tengan y para darles a conocer la empresa. Además de ellos, los estudiantes actuales que de alguna manera pertenecemos a McKinsey somos los mejores representantes de la misma, y tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros compañeros a que conozcan McKinsey y estén lo más preparados en el momento de aplicar como sobre todo a las entrevistas. Desde que comenzó este curso, ya no recuerdo cuántos currículums he revisado o cuántas mock interviews he hecho a compañeros. Por supuesto no solo ayudo a aquellos que les interesa McKinsey, sino a cualquiera que lo pide esté reclutando para la empresa que sea. En Booth la verdad es que el compañerismo es total y una de las misiones de los de segundo año es ayudar a los de primero a que les vaya bien en el recruiting.

Corporate Presentation de McKinsey en Booth, hasta la bandera

El caso es que la semana pasada McKinsey organizó su Corporate Presentation en la escuela, un evento en el que se presenta la compañía y luego hay un cocktail en el que estudiantes pueden hablar (y hacer networking) con gente de la firma. Vinieron varios socios de McKinsey, de varias oficinas como Chicago, Sillicon Valley, Washington, Sidney, Londres, y otras. Los estudiantes MBA de McKinsey (tanto los que estaban en la firma antes del MBA como los que hicimos el summer internship) vamos al evento y contamos nuestra experiencia. Como veis en la foto, estaba hasta arriba de estudiantes interesados en McKinsey (sentados) y de gente de McKinsey (de pie). No en vano, Booth es una de las escuelas en donde más recluta McKinsey (entre 30 y 50 estudiantes al año). El año pasado recuerdo estar sentado escuchando la presentación. Este año estoy al otro lado 🙂.

Fin de semana en Nueva York

El pasado fin de semana he estado en Nueva York gracias a McKinsey!. La última vez que estuve en la ciudad también fue gracias a ellos (bueno, y a BCG y Bain), aunque fue en muy diferentes circunstancias, ya que en aquella ocasión fui a pasar las rondas finales de sus procesos de selección. Esta vez, viaje de placer ;).

Resulta que el miércoles pasado estuvieron por Chicago tres personas de la oficina de Madrid de McKinsey: un socio, un AP (Associate Principal, el que está debajo del socio en el organigrama) y una persona de recruiting. Como todos los años, van a las ciudades de EEUU donde hay MBAs para conocer a los españoles interesados en la oficina de Madrid. Este año han estado en Chicago y en Nueva York.

El año pasado asistí a la misma cena, aunque ahora mi rol es distinto, ya que ya formo parte de la firma y mi labor ahora es hablar de mi experiencia durante este verano y ayudar en lo que pueda a aquellos a los que les interesa McKinsey, además de identificar a posibles candidatos que pudieran ser interesantes para la compañía. La cena de Chicago estuvo muy bien. Entre los muchos españoles que hay este año en Booth, los que hay en Kellogg y alguno latinoamericano interesado en la oficina de Madrid, se llenaron dos mesas enteras.

En el 230 fifth rooftop bar de Nueva York

Aprovechando que vienen a EEUU, organizaron un evento este fin de semana en Nueva York al que invitaron a todos los McKinseys que estamos este año haciendo nuestro segundo año del MBA en EEUU, incluyendo los summers (los que hicimos las prácticas este verano en la oficina y que recibimos oferta para volver después del MBA), y los que ya estaban en McKinsey antes del MBA y vuelven el año que viene después del mismo. Es decir, todos aquellos que empezaremos de Asociados en septiembre de 2013. La verdad es que lo pasé en grande y fue una muy buena oportunidad para conocer a los demás.

Lo malo es que me perdí la fiesta de Halloween (a la que sí asistí el pasado año) que como todos los años, es uno de los highlights del primer mes del MBA en cuanto a fiestas se refiere.

McKinsey, punto y seguido

Después de dos meses muy intensos, el pasado martes acabé mi internship MBA en McKinsey. La gran noticia es que me hicieron oferta para volver después del MBA! Ha costado lo suyo, pero al final me voy con la oferta bajo el brazo y pasaré el segundo año MBA en Booth muy tranquilo ya que no tendré que preocuparme por la búsqueda de trabajo.

Sin poder contar demasiado por temas de confidencialidad, deciros que trabajé en un proyecto de organización en banca. El proyecto fue en Madrid por lo que no tuve que viajar. De media empezaba a trabajar a las 9 y salía a las 22:30. Digo de media porque varias veces salí más tarde de las 12 de la noche, y más de una más tarde de las 2. Pero bueno, lo cierto es que también salí algún día a las 20:30-21h, y los viernes casi siempre salía a media tarde. Trabajé algún fin de semana aunque fue más porque yo quise que porque me lo exigieran.

La empresa me ha encantado, muy diferente a lo que había experimentado hasta ahora. Eso de que tengas a no se cuantas personas “de apoyo” simplemente para que tú como consultor no pierdas ni un segundo en nada más que hacer tu trabajo (tienes gente que te hace los powerpoints, que te hacen las research de información, que te resuelve cualquier problema que tengas casi instantáneamente, etc.), de que puedas llamar a cualquier otro consultor del mundo y sin dudarlo te organice una call para ayudarte, de que te paguen todo prácticamente sin preguntar (taxis, desayunos/comidas/cenas, etc.), etc. pues a una persona que viene de una empresa “normal” pues le deja bastante atónito. Supongo que muchos de vosotros habréis trabajado en otras grandes consultoras, auditoras, etc. internacionales y ya estaréis acostumbrados a este tipo de cosas, pero yo no lo estaba. Otras de las cosas que me encantan es que todo está basado en meritocracia, y que los proyectos que se hacen son de grandísimo impacto.

El ambiente con los otros consultores de McK ha sido casi lo que más me ha gustado del trabajo. Tenía ciertos prejuicios antes de llegar pero rápidamente me di cuenta que eran falsos. Me he llevado genial con todos mi compañeros, en especial con la gente de mi equipo (que ya considero amigos). Lo cierto es que he pasado momentos muy buenos con ellos y les voy a echar de menos. Y vaya cracks!. Y luego lo que es el trabajo pues muy bien. No paras un segundo pero notas que lo que haces tiene un gran impacto. Las horas se me pasaban volando, cuando en mis anteriores trabajos me aburría como una ostra y los días se me hacían larguísimos. Aquí las horas pasaban a toda velocidad. He tenido mucho contacto con el cliente y no ha habido semana que no me haya tenido 2 ó 3 reuniones, solo o con compañeros.

Como sabéis, uno de mis objetivos de hacer el internship en McK era saber si esto de la consultoría me iba a gustar. Como podréis imaginar, la respuesta es claramente sí.

rid

PD: Gracias a todos los que habéis estado al tanto estas semanas y que me habéis escrito mensajes y habéis puesto comentarios.

McKinsey: semana 1

Esta semana he empezado a trabajar en “the Firm”, como llaman a McKinsey por aquí. Está siendo una paliza, no por culpa de McKinsey, sino porque aún estoy con mucho jetlag durmiendo poco, y aún no he tenido aún tiempo de recuperarme del viaje y del final frenético del primer año de MBA.

Como el internship empezaba el pasado lunes y los exámenes finales de Booth eran esta semana, tuve que adelantar algunos exámenes e incluso uno de ellos lo he tenido que hacer a distancia desde la oficina de McKinsey (después de no pegar ojo en toda la noche, de 10 horas de trabajo, ponte a hacer un examen de 3 horas de Macroeconomics…).

Bueno, más que “trabajo” mejor decir training, porque los dos días que llevamos han sido todo sesiones de formación. Todos los “summer interns”, entre los que hay Summer Fellows (los que hacen las prácticas en el último año de la carrera, normalmente en 4º), y los Summer Associates (los que lo hacemos en primer año de MBA). El training nos lo hacen a todos juntos, nos dan las Blackberries, los portátiles, los despachos, nos enseñan lo básico de la empresa que tenemos que saber, hablamos con socios de la empresa, con el director de la oficina, nos dan de desayunar, de comer, de merendar, de cenar… (como no me ande con ojo salgo de aquí con 10 kilitos de más). De todas maneras, estos dos días han sido bastante light y el tomate empezará mañana miércoles, día en el que me incorporo a mi equipo. He tenido bastante suerte porque al menos mi proyecto es en Madrid y no tengo que viajar. Bueno, a ver qué tal, ya veremos si esto de la consultoría me gusta ;).

Ni que decir tiene que muy probablemente no tenga tiempo para escribir durante los próximos dos meses…. Aunque la verdad es que me gustaría sacar algún día para hablar de lo que hacen las consultoras estratégicas en plan big picture, ya que no todo el mundo lo sabe (yo mismo confieso que hace un par de años no tenía ni idea).

Por cierto, acaba de salir la lista anual de CNN Money de las empresas preferidas por los top MBAs para trabajar, no hay muchas sorpresas aunque yo cambiaría el 2 por el 1 ;). Lista CNN Money

La NBC en Booth: Debate entre profesores de Booth y Harvard

El pasado viernes estuvo en el Harper Center la NBC (cadena de televisión americana) rodando para el programa “The Dylan Ratigan Show”. Dylan Ratigan entrevistó a Steven Kaplan, profesor de Booth de Entrepreneurship, Venture Capital y Private Equity, y a la vez por videoconferencia a Rakesh Kurhana, profesor de Leadership Development en Harvard Business School.

Os recomiendo que veáis el debate entre Kaplan y Khurana, que hablan brevemente sobre la crisis, la responsabilidad que tienen las escuelas de negocios, el capitalismo, el valor que aportan profesiones como Consultoría o Private Equity, sobre emprendedores, y más.

El vídeo empieza después de unos segundos de publicidad. Y luego la entrevista empieza en el segundo 45.

http://video.msnbc.msn.com/dylan-ratigan-show/46518151#46518151

Summer Internship en McKinsey & Company en Madrid

Después de una semana de locura, en la que he volado de un sitio para otro, dormido en 3 hoteles distintos y hecho 11 entrevistas, al final todo ha salido bien y me vuelvo a Chicago con la oferta de trabajo para el verano soñada bajo el brazo. Nada más y nada menos que McKinsey en Madrid!

Como sabéis mi objetivo después del MBA es volver a España, aunque tengo en mente muchos proyectos para emprender, veo las prácticas de verano como una gran ocasión para probar el mundo de la consultoría estratégica. Al final será en McKinsey, aunque lo cierto es que también llegué a las rondas finales de Boston Consulting Group y Bain & Company para consultoría en Madrid, y Microsoft, Google y Deloitte en EEUU. La verdad es que ha sido una decisión muy difícil porque reconozco que tanto BCG como Bain me gustaban mucho y ambas dos se han portado muy bien conmigo durante todo este año.

El proceso de selección de McKinsey (los de Bain y BCG son muy parecidos) ha constado de varias fases:

FASE 0: conseguir la entrevista

La fase cero es conseguir la invitación a la primera entrevista. No vale con tener un buen CV y estar en una escuela top, es esencial hacer mucho networking, asistir a eventos organizados por la compañía, hacer que te conozcan, mostrar interés, etc. Para la gente que recluta para oficinas americanas esta etapa es crucial. Para los que vamos a oficinas internacionales no lo es tanto, pero aún así el verano pasado asistí a un evento pre-MBA de McKinsey (también a los de BCG y Bain), y también fui a la cena que organizaron en Chicago y que vino gente de Madrid, incluido uno de los socios que luego me ha entrevistado.

FASE 1: Problem Solving Test (PST)

Este test lo tuvimos que hacer todos los que habíamos recibido invitación para entrevistar en McKinsey en ronda 1, que sólo en Booth éramos como 150. El test se compone de 3 casos de negocio basados en proyectos reales de McKinsey. En total tiene 26 preguntas de respuesta única y te dan una hora. Buscan ver tu capacidad de analizar y resolver problemas. El test es complicado, sobre todo porque has de responder cada pregunta en unos dos minutos y hay mucho que leer, muchos gráficos que interpretar, etc. Para los curiosos, nos dieron un ejemplo para practicar que os podéis descargar desde la web de McKinsey: éste

Aunque no hay datos, un consultor me comentó que el test se pasa respondiendo de 13 a 15 preguntas bien. Contestar 17 es hacerlo bien y contestar más de 20 lo hacen muy pocos.

FASE 2: Primera Ronda de entrevistas

Esta ronda dicen que es la más complicada de pasar y en la que más criba hacen.

Consta de dos entrevistas de 45 minutos cada una. Las hice en el Harper Center y me la hicieron dos Engagement Managers de la oficina de McKinsey de Chicago. Cada entrevista consta de tres partes: fit, caso y preguntas. La parte del fit te preguntan sobre tu pasado, y te hacen preguntas behavioral (“comportamentales”), tipo “cuéntame una situación en la que tuviste que liderar un equipo y tuviste un problema con alguien del equipo”, o “cuéntame un proyecto que lideraste sin que nadie te lo pidiese”. Van al detalle de todo y en una de ellas el tipo me acribilló a preguntas.

Luego viene el famoso caso. Para los que no lo sepáis un caso de entrevista simula un caso real de una empresa que tiene un problema “x” y tú tienes que resolverlo haciendo las preguntas correctas identificando la raíz del problema, y luego recomendar la solución. A mí me cayeron casos de todo tipo, desde un fondo de Private Equity que se estaba planteando comprar una empresa y había que ver si era rentable o no, hasta más típicos de una empresa que ha perdido cuota de mercado y no sabe por qué; otra que sus márgenes de beneficio han caído; u otra que un competidor acaba de entrar en el mercado y no sabe cómo reaccionar; u otra que está pensando expandirse en China y no sabe cómo hacerlo y si es rentable. Para resolver casos es básico utilizar unos buenos frameworks y a mi estos me resultaron fundamentales.

Me llamaron dos días después para decirme que había pasado la ronda.

FASE 3: Segunda Ronda de entrevistas

En esta ya solo quedábamos entre 7 y 10 candidatos, entre los que vi gente de Columbia, Wharton, Booth, Harvard, Fuqua y Tuck. Fue en Nueva York y se hace con los socios (Partners) de la oficina de Madrid. Cada candidato pasamos tres entrevistas (una con cada socio). Fueron parecidas a las que hice en Chicago salvo que en español, cosa que me resulta bastante más fácil porque es más sencillo conectar con la otra persona, y cuando estás buscando ideas te vienen las cosas más rápido a la cabeza.

Y nada, tres horas después acabar las entrevistas cuando estaba muerto de cansancio en el Hotel Sheraton de Nueva York (en pleno Times Square, como se lo curran!) recibí la ansiada llamada de uno de los socios diciéndome que me hacían oferta!

EDITADO: He utilizado parte de este artículo en la Guía de preparación de entrevistas de consultorías de Club-MBA. Os la recomiendo.

Entrevistas para el Summer Internship

Esta semana empezamos las entrevistas para el summer internship (las prácticas de verano), que como sabéis es parte fundamental del MBA y lo cierto es que la mayoría de las prácticas terminan con una oferta de trabajo a tiempo completo para después del programa.

La primera semana está dedicada mayormente a los que reclutan para investment banking y el Harper Center está repleto de bancos de inversión, aunque también hay alguna de puestos de marketing y general management de empresas varias. La semana que viene son las entrevistas de consultoría y luego ya a principios de febrero todas las demás.

En casi todos los puestos hay dos rondas de entrevistas, y cada ronda tiene dos entrevistas de una hora aproximadamente. El Harper Center tiene decenas de salas para entrevistar, por lo que las empresas vienen aquí a hacerlas. Aún así, para puestos internacionales en ocasiones hay que desplazarse a otra ciudad donde hacen todas las entrevistas a todos los candidatos de todas las escuelas.

En este momento tengo cinco entrevistas de ronda 1 en varias consultoras (BCG, McKinsey, Bain para la oficina de Madrid, y Deloitte para la oficina de Chicago, la cual me invitó directamente gracias a la segunda plaza en la National Case Competition for Booth) y firmas de High-Tech (de momento Microsoft, aunque lo más seguro es que Google y Amazon también me inviten cuando salgan los resultados). Hoy tengo la primera entrevista, Microsoft en el campus, y la semana que viene tengo las demás, unas en el campus (McKinsey y Deloitte) y otras en Boston (Bain) y en Nueva York (BCG), así que me voy a pasar la semana viajando. Y si paso a la ronda 2, más viajes.

Aunque tengo ganas de hacer las prácticas en alguna de estas empresas, también tengo la posibilidad de quedarme en el Polsky Center of Entrepreneurship este verano y trabajar en mi propia idea de empresa, cosa que también me interesa mucho.

Marketing Strategy y debut con el método del caso

La tercera asignatura que he hecho este primer trimestre ha sido Marketing Strategy con la profesora Aparna Labroo, que imparte la asignatura en forma de método del caso. Es decir, cada semana había un caso real de empresa asignado y lo discutíamos en clase.

El temario era el siguiente:

  • Week 1: Introduction
  • Week 2: Customer Analysis (Segmentation)
  • Week 3: Customer Analysis (Targeting)
  • Week 4: Customer Analysis (Positioning)
  • Week 5: Company Analysis
  • Week 6: Competitor Analysis
  • Weeks 7: Product and Brand Management
  • Week 8: Pricing Strategy
  • Weeks 9 y 10: Place and Promotion

El material de la clase comprendía un coursepack preparado por la profesora que incluía todos los casos y artículos de cada clase, el libro opcional A Framework for Marketing Management de Kotler y Keller, y las transparencias de clase que incluían el wrap-up o solución de cada caso.

Al principio del curso formamos grupos de cuatro a seis personas. En mi grupo éramos cinco: un americano que estudió en Northwestern (de donde es la escuela Kellogg) y que era consultor de estrategia antes del MBA, una uruguaya que estudió Políticas en Princeton que trabajaba en la Comisión Europea, otra americana que trabajaba en una non-profit, un ingeniero francés que trabajaba en Grecia en renovables que estudió en el Imperial College, y yo. Vamos, bastante diverso y que funcionó muy bien.

Los casos que hemos dado son los siguientes, la mayoría interesantísimos:

  • Bayerische Motoren Werke AG (BMW)
  • Calyx & Corolla
  • Clean Edge Razor
  • ETrade Securities Inc
  • Burberry
  • The Black & Decker
  • Atlantic Computer (midterm)
  • Launching the BMW Z3 Roadster
  • Vistakon: 1 Day Acuvue Disposable Contact Lenses (final exam)

La evaluación de esta clase era 15% participación en clase, tres entregas en grupo de tres de los casos 15%, una entrega en grupo del caso Atlantic 15%, y el examen final que era un take-home (lo haces en casa) individual 40%.

Bueno, ha sido mi primera asignatura 100% de casos y me alegra decir que prueba superada. Lo cierto es que tenía bastante respeto a este tipo de clases y al final, como casi siempre, las cosas son más fáciles de lo que previamente podían parecer. También ayuda el buen ambiente que promueve la profesora, que la clase haya mucha diversidad y mucha gente internacional, y que todo el mundo sea consciente de que algunos, por temas de idioma, nos cuesta más que a otros hablar. Aún así, conseguí aportar mi granito de arena al menos una vez en cada clase.

Tenía muchas ganas de dar esta asignatura, ya que el marketing es algo que no había tocado hasta la fecha, y la verdad es que he aprendido un montón y el tema es interesantísimo. Por cierto, esta asignatura es la típica que escoge en el primer trimestre la gente a que recluta para Consultoría, ya que ayuda mucho de cara a la preparación de las entrevistas de casos.

Otras entradas sobre asignaturas:

Financial Accounting: the language of business 

Mi primer examen después de 4 años

Primeras clases: Micro, Accounting y Marketing

Segunda plaza en la Booth National Case Competition de Deloitte!

La semana pasada competí en un equipo de cuatro en la competición que organiza anualmente Deloitte, la Chicago Booth National Case Competition. Con mucho orgullo he de deciros que mi equipo quedó en segundo lugar! A continuación os describo en qué consistió esta competición y cómo conseguimos llegar hasta el podium.

Warning: post largo

El equipo: Los ChiBoys

Nuestro equipo, los “ChiBoys”, lo formábamos un argentino (que estudió ADE y Economía y que trabajaba en estrategia en Telefónica Argentina), un peruano (ingeniero que trabajó en IBM), un americano de Ohio (que trabajó en una Non-Profit), y yo. Se formó por casualidad, un día en el tren hacia la universidad alguien comentó lo de presentarse a la competición y formamos el equipo sobre la marcha, sin pensar en qué perfiles tenía cada uno. Al final, el equipo funcionó a la perfección.

Competición

De todos los equipos que se presentaban, en una primera fase Deloitte escogió a 16 para competir. Una vez elegidos, nos daban el caso el miércoles por la noche y teníamos hasta el viernes a las 18h para entregar nuestra solución.

El sábado todos los equipos íbamos a las oficinas de Deloitte de Chicago y presentábamos nuestra solución (en forma de una presentación Power Point) al jurado que nos tocase (había varios). El jurado, compuesto por altos ejecutivos de Deloitte y de un experto en la industria, elegía a los tres equipos finalistas. Estos tres equipos volvían a presentar pero ya delante de todo el mundo: el jurado al completo (20 personas más o menos), gente de Deloitte (Partners, Consultants, etc.), y los equipos que no habían pasado a la final. En total, más de 100 personas.

Después de las presentaciones finales, el jurado se volvía a reunir y decidía el ganador, el segundo y el tercer puesto.

Premios

Equipo ganador: $2,000, e invitación directa a entrevista para el internship de verano. Además, seleccionados para competir en otro caso nacional en Texas en Enero.
Segundo puesto: $1,000.
Tercer puesto: merchandising de Deloitte.

El Caso

En caso era una simulación de un proyecto real de consultoría estratégica (un caso es un problema real de gestión que requiere una decisión o un conjunto de decisiones, para lo cual antes tienes que diagnosticar, generar alternativas, valorarlas y decidir un curso de acción), que trataba sobre una pequeña cervecera de Illinois –Two Brothers–  que produce “craft beer” (viene a ser un tipo de cerveza “artesanal” que está muy de moda en Estados Unidos), y que ficticiamente nos contrataba como consultores para que les ayudásemos a tomar medidas estratégicas para incrementar sus ingresos, aumentar su market share y en definitiva, a vender más cervezas.

El miércoles a las 20h nos dieron el caso junto con 20 archivos pdf con cientos de páginas con información de todo tipo: informes de Standards & Poors sobre la industria cervecera en Estados Unidos, financial statements de grandes empresas cerveceras como InDev (la que controla Budweiser y otras) y de MillerCoors, artículos sobre “craft beers” y su crecimiento, etc. Una burrada de documentación que no había por donde cogerla.

Así que ya os podréis imaginar que las siguientes 40 horas las pasamos estrujándonos el cerebro, haciendo brainstorming buscando ideas, rellenando pizarras una detrás de otra, investigando muchísimo en Google, en archivos de la prensa local de Illinois y Ohio, bases de datos de la universidad, etc. Horas y horas hasta que fuimos moldeando una solución que diseñamos y que, sinceramente, veíamos con posibilidades de ganar. Ahora tocaba ejecutarla: otras buenas horas delante del Power Point de forma que todo quedase lo mejor posible, y así fue (reconozco que hasta la fecha nunca había hecho ni visto una presentación como la que hicimos, teníamos un crack del Power Point en el grupo que marcó la diferencia en la estructura y diseño de la presentación). Por último, después de que por fin a las 17:59 mandásemos la solución, tocaba pasar toda la tarde y bien entrada la noche ensayando la presentación.

La solución

Sin poder entrar mucho en detalle (firmé varios papeles), nuestra solución trató sobre la localización donde concentrar los esfuerzos, sobre cambios a realizar en la línea de productos, cambios en la imagen de la marca y cómo darla a conocer con una estrategia potente de marketing, sobre cómo hacernos un hueco en los bares y supermercados de la región objetivo, y finalmente sobre cómo invertir en la fábrica y cómo cuidar la distribución de forma que todas las piezas encajaran. Todo esto acompañado de muchos números y modelos financieros que dieran sustento a todo lo que decíamos.

El D-Day

El sábado, muy nerviosos pero confiados con nuestra solución, llegamos a las oficinas de Deloitte y después de un buen desayuno, por fin nos tocó hacer nuestra presentación de media hora a una parte del jurado. Salió bastante bien, y conseguimos salir al paso decentemente de las preguntas (o dardos) que nos hicieron.

Por fin llegó la alegría, cuando anunciaron que ChiBoys era uno de los tres equipos finalistas. Alegría pero los nervios en la estratosfera, ahora tocaba presentar delante de toda la muchedumbre y jugarnos los cuartos contra equipazos de americanos y construidos para ganar (el que ganó eran dos consultores, un investment banker y un brand manager (marketer)). Desgraciadamente, mi experiencia hablando en público es muy reducida, y de golpe me encontraba en una piscina llena de tiburones, había que presentar delante de más de 100 personas y de un jurado lleno de peces gordos cargados de preguntas envenadas.

Pues bien, llegó la hora de darlo todo y eso es lo que hicimos, con dos cxjxn3s salimos al escenario y demostramos la casta latina. Un disfrute y llenos de orgullo salimos de la batalla victoriosos para nosotros pasase lo que pasase con el resultado.

El veredicto

Dos horas después de acabar la presentación, y después de mucho chismorreo (amigos y conocidos de entre el público que habían visto las tres presentaciones -nosotros no podíamos ver la de los otros dos grupos- y que nos decían que la cosa estaba muy igualada entre nosotros y otro grupo de guiris, aunque la mayoría nos decía que nosotros ganaríamos porque nuestra solución era mucho mejor), por fin llegó la hora de dar el resultado. Pero antes, el famoso experto de la industria cervecera se marcó un speech sobre cómo veía él la solución, que era casi calcada a la nuestra, así que en ese momento pensábamos que habíamos ganado (sabíamos que los otros dos equipos habían ido a por otra estrategia completamente distinta).

Sin embargo, al final nos quedamos con la plata. Al principio un pelín de decepción, que pronto se disipó y después de fotos de rigor recogimos nuestros cheques y nos fuimos felices y orgullosos por haber llegado hasta ahí. Acabamos de celebración en un bar donde, por supuesto, pedimos la cerveza de la que ya conocemos todas sus entrañas.

Pues bien, así acabaron tres días de infarto, tres días que han sido una auténtica experiencia y un continuo aprendizaje. Además de ser ya un quasi experto en la industria cervecera, también he aprendido a ton tanto personal como profesionalmente a todos los niveles.