Sí a Chicago, no a Londres

Como probablemente os podréis imaginar, mi mujer y yo hemos estado decidiendo durante las últimas semanas entre la oferta de la University of Chicago Booth School of Business y la de London Business School (LBS). Finalmente, y después de bastante reflexión, acabamos de comunicar al Comité de Admisión de LBS que declinamos ambos dos su oferta en favor de Chicago Booth.

Ha sido una decisión difícil pero que había que tomar porque el primer pago de LBS es la semana que viene. Además, el declinar la oferta puede ayudar a gente que esté en la waitlist a que les cojan, así que quería liberar plaza cuanto antes.

Antes de ponerme a explicar las razones por las que hemos escogido Chicago Booth, tengo que confesar que considero a ambas escuelas entre las top-5 a nivel mundial (lideran la mayoría de los rankings de MBA), y estoy seguro que en ambas pasaríamos dos años increíbles y que mis posibilidades profesionales post-MBA serían parecidas. Desgraciadamente no podemos ir a las dos y había que elegir, cosa que nunca pensé que fuera tan difícil.

Obama dando clase en la University of Chicago

Una de las razones principales de haber elegido Chicago Booth es porque la escuela tiene probablemente el mejor profesorado de entre las mejores escuelas del mundo, incluyendo seis premios Nobel, de los 86 que tiene la universidad. Además, la flexibilidad de su plan de estudios (única en el mundo, donde sólo hay una asignatura obligatoria), me permitirá crear mi propio programa basado en mi perfil y en mis intereses. Esto además tiene otra gran ventaja, y es que durante el periodo de recruiting del primer año (búsqueda del internship del verano), tendré la posibilidad de cogerme pocas asignaturas (o fáciles), y esto me ayudará a preparar mejor las candidaturas a las empresas donde quiero hacer mi internship. Y es que según me han contado, te pasas casi dos meses asistiendo a conferencias, eventos que organizan las empresas que vienen a la escuela (desayunos, comidas, cenas, presentaciones, etc.), preparando el CV, cartas de motivación, entrevistas, etc. En definitiva, que te come todo el tiempo, y si durante ese periodo puedo andar con menos asignaturas mejor que mejor.

Otra razón importante es el hecho de que considero que la escuela está en un momento ascendente en su historia, en un particular “momentum”, gracias al trabajo del Dean Ted Snyder y de haber recibido importantes donaciones en la última década, como la de Charles M. Harper, que permitió construir en 2004 el impresionante Harper Center, y la donación de David Booth de 300 millones de dólares (la más grande de la historia). Gracias a estas aportaciones, la escuela tiene recursos para retener y contratar a los mejores profesores y a los mejores alumnos. En definitiva, tiene recursos para construir el mejor programa MBA del mundo y para diferenciarse de otras escuelas durante los próximos lustros.

También ha sido muy importante el haber hablado con mucha gente de las dos escuelas. He hablado con al menos cuatro estudiantes actuales de Chicago Booth, y todos me han parecido con los pies en la tierra, accesibles, sinceros, y me han hablado muy bien de casi todo. Además, les ha ido fenomenal en la búsqueda de empleo (creo que todos han entrado en McKinsey y otro en un banco en Nueva York), y, sobre todo, me he sentido identificado con ellos. Por otro lado, ya estoy en contacto con los españoles admitidos en mi clase (somos 5 españoles admitidos en ronda 1) y todos parece que vamos a aceptar la oferta e ir a Chicago.

Clinton dando una conferencia en LBS

Esto es muy buena señal ya que quizá en ronda 2 admitan a más. Sobre LBS no he tenido el mismo feeling. Entre otras cosas, al menos dos personas me han dicho que estaban un poco defraudados con la calidad de algunos profesores.

Otra razón es que siempre había soñado con estudiar en una prestigiosa universidad americana, y no voy a dejar pasar esta oportunidad. Además, preferimos vivir dos años en Chicago que en Londres. Me han hablado maravillas sobre Chicago, y la única pega que oigo es sobre el clima invernal (o infernal). También quiero volver de nuevo a Estados Unidos (después de pasar un año en Nueva York, donde realmente estuve muy a gusto, me quedé con las ganas de más).

Por otro lado, tengo que confesar que desde antes de empezar a enviar aplicaciones, Chicago Booth era la que estaba arriba de la lista, culpa en parte de un amigo y ex-alumno que me ha estado convenciendo desde hace casi un año para que vaya a Chicago.

Finalmente, como sabéis mi mujer también ha sido admitida en ambas escuelas, por lo que tenemos que afrontar alrededor de 300.000 dólares en los próximos dos años. Y aunque hace unos meses decidimos no pensar en el dinero y decidimos no elegir una escuela por el dinero, no hay que perder de vista que vivir en Chicago es mucho más barato que en Londres. Y para rematar, en Chicago mi mujer recibió una scholarship que, en caso de no conseguir becas españolas, nos va a ayudar mucho.

Por supuesto hemos tenido ciertas dudas. Lo que verdaderamente nos ha hecho dudar es la gran diversidad de estudiantes que hay en LBS (alrededor de un 90% de los estudiantes son internacionales, por un 38% en Booth).

Ahora sólo queda saber qué haremos con Wharton…

Anuncios

3 comments

  1. Enhorabuena rid!!
    Espero que te vaya genial y que sigas compartiendo tus experiencias con todos nosotros, es muy alentador leer tu historia y ver que, si se trabaja duro, al final puede que consigas tu recompensa.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s