Polsky Center

¿Es Booth muy financiera?

Últimamente he oído de varias personas en España decir que “a Booth no solicito admisión porque es muy financiera y a mí lo que me interesa es X” (sustituir X por consultoría, emprender, marketing, o general management, por ejemplo). En mi opinión, denota que el que lo dice demuestra que tiene poca idea sobre la escuela o que ha estado muy mal aconsejado. Si por algo vine a Booth es porque creía que era buena en todos los frentes y que fuera a hacer lo que fuera a hacer (no tenía las cosas muy claras), no tendría ningún problema en conseguirlo. Y después de llevar aquí casi un año y medio, no puedo sino reafirmarme. Lo cierto es que me parece una pena que gente buena en España deje de solicitar admisión a Booth por estar desinformada.

Por qué Booth tiene esta fama? bueno, no se puede negar que es muy buena en finanzas, muy probablemente la mejor del mundo (codo con codo con Wharton, según mi opinión y la de la mayoría de los rankings por categoría). Sin embargo, el anterior decano, Ted Snyder (famoso por cambiar mil cosas de la escuela, y que es el artífice de su actual gran momentum), cuando llegó en 2000 tenía como objetivo conseguir que la escuela fuera la número 1 del mundo. Snyder decía, con razón, que no se puede ser número 1 solo siendo muy buena en una rama. Así que, con la ayuda de donaciones millonarias que consiguió por parte de alumni (hablamos de más de 500 millones de dólares), cambió un montón de cosas (programa académico, profesores, criterios de admisión, instalaciones, etc.), esforzándose para mejorar en los frentes en los que no era tan buena. Por ejemplo, en entrepreneurship, se invirtieron y se siguen inviertiendo millones. Se creó el Polsky Center, y se lanzaron decenas de iniciativas para fomentar el entrepreneurship en la escuela: competiciones de emprendedores como el New Venture Challenge y el Social New Venture Chalenge, competiciones de VCs, se creó un acelerador de empresas, una incubadora, se dan becas a quienes trabajen en su startup durante el verano, se organizan viajes anuales a Silicon Valley a visitar startups y VCs (también a Nueva York), se crearon acuerdos con VCs locales y asignaturas donde puedes trabajar a la vez en startups o en VCs, y así mil cosas. A día de hoy, entrepreneurship es la segunda especialidad elegida por los estudiantes de la escuela. En marketing, la escuela ahora mismo poco tiene que envidiar a Kellogg (la escuela a la que “los expertos” recomiendan ir si se quiere hacer una carrera en marketing). El Kilts Center for Marketing y el grupo de estudiantes de marketing son potentísimos. También en temas sociales se creó Social Enterprise Initiative. Y así con todo, no voy a extenderme más.

Booth no es la escuela que era hace 15 años, cuando el 60% de los estudiantes iba a Wall Street, y bancos como el extinto Lehman Brothers venían en jet privados a llevarse estudiantes a eventos de recruiting. Ahora hay de todo. Por ejemplo, la salida profesional más popular ya no es banca sino consultoría (y no llega al 20%). Banca de inversión, segunda, solo 15%. Y luego ya hay de todo, bastante marketing, capital riesgo, general management en industrias de todo tipo, non-profit, etc.. Vamos, que la diversidad es grande. De hecho, de los españoles de segundo año hay uno que va a emprender, otro que se queda en EEUU en un puesto de general management, otro que hace Private Equity, otra en Venture Capital, y yo que voy a consultoría. De los nueve de primer año, hay de todo, gente interesada en puestos en Investment Management, consultoría, banca de inversión, trading, general management, marketing, etc. Y tampoco somos todos ingenieros (también lo he oído por ahí). De los 14 españoles, hay ingenieros varios, abogados, economistas, ADE, …

Con todo esto a lo que voy es que os recomiendo informaros bien cuando vayáis a decidir solicitar admisión a una escuela u otra, tanto de Booth como de cualquier otra escuela que os interese. Lo que sin duda ayuda más es hablar con estudiantes actuales de las escuelas a las que estéis pensando solicitar admisión. Y siempre cuestionaría lo que os diga gente que hizo el MBA hace cien años o gente que se denomina experta pero que no ha hecho un MBA (incluyendo consultores de admisión o periodistas especializados).

Anuncios

New Venture Challenge y Social New Venture Challenge

El otro día estuve viendo a varios amigos presentar sus proyectos delante del jurado de la primera fase del New Venture Challenge, el concurso de emprendedores de Booth.

El New Venture Challenge (NVC) y el Social New Venture Challenge (SNVC) son dos competiciones de emprendedores que se celebran durante el último trimestre del año (Marzo-Abril-Mayo) en Booth y que reparten más de $100.000 en premios. No sólo el dinero que proporciona el concurso es importante, también lo es lo mucho que se aprende, lo que mejora tu negocio durante el concurso, y el gran prestigio y contactos que proporciona el hacerlo bien.  Yo este año decidí no participar, pero el año que viene casi seguro que lo haré, una vez tenga mi proyecto más maduro y el equipo formado.

El NVC se celebra desde 1996, y el SNVC, que es la versión del NVC para proyectos sociales, desde hace un par de años. Ambos dos tienen como objetivo que estudiantes de la escuela lancen ideas de negocio durante el MBA, y cada año cientos de estudiantes participan.

Para participar en el NVC hay que formar un equipo y entregar un “Feasibility Plan” a principios de febrero. Antes de eso hay varias sesiones en las que profesores explican como hacer el plan y te explican como funciona el concurso. En febrero los profesores eligen a los equipos que van a participar en el NVC. Este año pasaron 52 equipos de 119 solicitudes, récord histórico. Está claro que el entrepreneurship está “booming” en Booth. Entre los equipos hay de todo, desde negocios webs, apps móviles, empresas de health care, aerolíneas (en serio!), videojuegos, educativos, arte, etc. Los equipos seleccionados son automáticamente matriculados en una asignatura que imparten Steven Kaplan, Ellen Rudnick y Waverly Deutch (mi profesora de “Building the New Venture”, y que es la mejor profesora que he tenido hasta la fecha). La asignatura del NVC cuenta como una asignatura más del MBA y te ayudan en todo para perfeccionar tu negocio según el estado en el que se encuentre. Para la primera fase, hay que redactar el “Business Plan”. También te ponen en contacto con todo tipo de gente (se ve que Kaplan conoce a medio mundo en las altas esferas y te pone en contacto con quien haga falta), también vienen venture capitals (inversores) a ayudarte y aconsejarte, etc. A mitad del curso llega la primera criba y todos los equipos presentan delante de un jurado de unas 15 personas: venture capitals y angel investors principalmente.

La semana pasada fueron las presentaciones de la primera fase y estuve viendo a varios equipos. La verdad es que fue toda una experiencia, me encantó verles presentar y ver lo duros que pueden llegar a ser los inversores. Estuve viendo las presentaciones de Cureeo, ZipFit.me, y The Suppr Club (éstos últimos sorprendieron a todo el mundo cuando en la última transparencia de su presentación anunciaron que no iban a seguir con el proyecto ya que, después de varias semanas trabajando en el NVC, se han dado cuenta que no tiene futuro).

Quienes pasen a la fase final presentarán de nuevo a finales de mayo. El ganador se llevará $25,000 y acceso al “incubator” de la escuela, ARCH. Los segundos y terceros también se llevan bastante dinero. El prestigio de quedar en los puestos de honor es importante, sales en periódicos, te conocen inversores, etc. Equipos ganadores y no ganadores del NVC han levantado muchísimo dinero de inversores externos. Solo en los últimos cinco años ha habido éxitos como GrubHub (que ya lleva levantados $100 millones, Bump (unos $20 millones), BenchPrep y muchos otros.

Más información:
New Venture Challenge
Social New Venture Challenge

Spring quarter, toca emprender

Este quarter (cuatrimestre) va a ser de lo más movido. Estoy metido en mil historias y además haciendo asignaturas que me interesan muchísimo pero que llevan mucho tiempo.

Aunque como sabéis este verano pasaré dos meses trabajando en McKinsey Madrid, lo cierto es que mi sueño siempre ha sido emprender y no quiero desperdiciar mi estancia en Estados Unidos y la inmensidad de recursos que tiene Booth para, al menos, intentar lanzar algo. Afortunadamente, hace unas semanas tuve una idea de negocio que creo que puede funcionar, y desde ese día no he parado. La excitación del momento me hizo incluso comprarme una pizarra (que tengo puesta en la pared llena de ideas, más geek imposible), y por supuesto no paro de molestar a cualquier persona con la que me cruzo contándole la idea. Y el momento no ha podido ser mejor, porque este quarter estoy haciendo las asignaturas de Building the New Venture y Entrepreneurial Selling, que me vienen como anillo al dedo para que mi idea empiece a coger forma. Además de estas dos asignaturas, también estoy haciendo Corporation Finance, Macroeconomics, y voy de oyente a Operations Management: Business Process Fundamentals.

Building the New Venture la imparte Waverly Deutsch, que es una eminencia por estos lares en el mundo de los emprendedores. Además de profesora, trabaja en varios venture capitals, lleva una parte del New Venture Challenge del Polsky Center, es angel investor y consejera de muchas startups (y no tan startups) de Chicago, y ha ganado varios premios sobre estos temas. Esta clase la diseñó ella completamente hace unos 10 años, ha sido replicada por multitud de escuelas de negocios, y en su día ganó el  “Innovative Method of Teaching Entrepreneurship Award” de la US Association for Small Business, perteneciente al gobierno estadounidense. Además de clase normal (bueno, normal hasta cierto punto, ayer vinieron tres emprendedores a la clase y compartieron sus experiencias con nostoros) trabajamos en YourCo., una simulación en la que equipos de cinco personas simulan la creación de una startup desde el día 1 hasta los 18 meses. Lo mejor de todo es que a mi equipo le gustó mucho mi idea y es la que estamos utilizando en esta simulación. Aunque es muchísimo trabajo (de 10 a 15 horas a la semana además de la clase), ya os podréis imaginar que estoy encantado porque me está viniendo genial, tengo cinco estudiantes MBA trabajando en esto, profesores expertos en startups e inversiones juzgando, etc. Encima tengo un equipazo: somos dos españoles (el otro hace el internship en Sears), un argentino (va a Mattel), un americano (a Amazon), y un colombiano (a una Private Equity). Ya os iré contando según vaya avanzado al cuatrimestre.

Entrepreneurial Selling la imparte Craig Wortmann, que es CEO de SalesEngine y autor del libro “What’s your story?“. Este curso fue nombrado en 2011 como uno de los mejores cursos sobre emprendedores por Inc.Best Courses 2011: Entrepreneurial Selling. Trata sobre “vender” siendo emprendedor. Un emprendedor puede tener la mejor idea del mundo, pero si luego no sabe vender entonces no sirve de nada. Aquí aprendemos sobre cómo encontrar los clientes iniciales, cómo conseguir que se interesen en nuestros productos, cómo hacer que compren, etc. La clase me saca totalmente de mi “confort zone” (aunque bueno, esa es la idea). Por ejemplo, un primer assignment fue hacer “cold calling”: Tuve que ir a las Páginas Amarillas (Yellow Pages aquí) y ponerme a llamar a empresas a boleo de Chicago, conseguir llegar hasta la persona que decide qué productos se compran o no en una empresa (el decision maker), y que 10 de ellas me contestaran a cinco preguntas. Pues nada, al final llamé a más de 60 hasta conseguir las 10 respuestas! Esta semana, la segunda del curso, estoy trabajando con mi equipo (somos 6 en esta asignatura, la mayoría americanos) en un “Sales Trailer”, un vídeo promocional de una startup de la que queremos vender sus productos.

La tercera asignatura que estoy haciendo es Corporation Finance, de Amir Sufi. Este profesor, que no llega a los 35 años, no para de salir en el New York Times. Además, su clase está valorada dentro del sistema interno de Booth (en el que los estudiantes evaluamos a los profesores después de acabar su asignatura) como uno de los mejores profesores. Llevo dos clases con él y la verdad es que fenomenal. A mí el tema de la asignatura no es que me resulte apasionante, pero bueno este hombre la hace muy interesante.

La cuarta es Macroeconomics, de John Huizinga, un profesor bastante personaje que en sus ratos libres es agente de jugadores de baloncesto de la NBA (es el agente de Yao Ming). Disfruto mucho en sus clases porque las hace muy amenas, y no tiene pelos en la lengua. No duda un segundo en criticar las medidas tomadas por la Fed, por su amigo Bernanke, por el gobierno americano o por la UE.

Y finalmente, voy de oyente a Operations Management: Business Process Fundamentals. La mayoría de los profesores dejan que vayan otros estudiantes de oyentes a sus clases (es decir, vas a las clases pero no estás matriculado (es decir, no pagas), ni tienes por qué hacer los assignments ni nada). Me decidí a auditarla en vez de a matricularme en ella porque vi el temario y pensé que me vendría bien aprender sobre Operaciones antes de mis prácticas de verano, pero tampoco tengo mucho tiempo para llevarla al día. Además, el profesor, Christopher Ryan, es un tío muy simpático y me ha dado acceso a todo el material de la asignatura e incluso me deja participar en clase y hacer los assignments si quiero.

Entrevistas para el Summer Internship

Esta semana empezamos las entrevistas para el summer internship (las prácticas de verano), que como sabéis es parte fundamental del MBA y lo cierto es que la mayoría de las prácticas terminan con una oferta de trabajo a tiempo completo para después del programa.

La primera semana está dedicada mayormente a los que reclutan para investment banking y el Harper Center está repleto de bancos de inversión, aunque también hay alguna de puestos de marketing y general management de empresas varias. La semana que viene son las entrevistas de consultoría y luego ya a principios de febrero todas las demás.

En casi todos los puestos hay dos rondas de entrevistas, y cada ronda tiene dos entrevistas de una hora aproximadamente. El Harper Center tiene decenas de salas para entrevistar, por lo que las empresas vienen aquí a hacerlas. Aún así, para puestos internacionales en ocasiones hay que desplazarse a otra ciudad donde hacen todas las entrevistas a todos los candidatos de todas las escuelas.

En este momento tengo cinco entrevistas de ronda 1 en varias consultoras (BCG, McKinsey, Bain para la oficina de Madrid, y Deloitte para la oficina de Chicago, la cual me invitó directamente gracias a la segunda plaza en la National Case Competition for Booth) y firmas de High-Tech (de momento Microsoft, aunque lo más seguro es que Google y Amazon también me inviten cuando salgan los resultados). Hoy tengo la primera entrevista, Microsoft en el campus, y la semana que viene tengo las demás, unas en el campus (McKinsey y Deloitte) y otras en Boston (Bain) y en Nueva York (BCG), así que me voy a pasar la semana viajando. Y si paso a la ronda 2, más viajes.

Aunque tengo ganas de hacer las prácticas en alguna de estas empresas, también tengo la posibilidad de quedarme en el Polsky Center of Entrepreneurship este verano y trabajar en mi propia idea de empresa, cosa que también me interesa mucho.

Orientation Week, primera semana del MBA

Ya soy oficialmente estudiante MBA! El pasado miércoles fue el pistoletazo oficial de salida para los próximos dos años que, según no nos dejan de repetir, serán probablemente los mejores de nuestras vidas.

Antes, el martes, todos los estudiantes internacionales (alrededor de 190) fuimos convocados al International Student Orientation, un día entero en el que tuvimos varias presentaciones sobre cultura americana, multiculturalismo, arquetipos, etc. También nos hablaron sobre la importancia de los “networking events” en Estados Unidos, de las entrevistas con recruiters, nos hablaron del código de honor de Booth, etc.

El miércoles fue el día 1 del MBA. El Dean de Chicago Booth, Sunil Kumar, nos dio la bienvenida y en su discurso, entre otras cosas, nos animó a aspirar a lo más alto y a cuestionar lo establecido. Stacey Kole, deputy Dean, cogió el relevo y durante un largo discurso nos habló de los valores de la escuela, del significado de ser parte de esta gran institución para el resto de nuestras vidas, etc. También nos reveló algunos datos sobre la composición de nuestra clase (Class of 2013): somos 567 estudiantes, un 35% de mujeres, y alrededor de un tercio de estudiantes internacionales de más de 50 países. Por otra parte, nos dijo que este año habíamos batido el récord de más alta nota de GMAT media de la clase (récord que lo tenía anteriormente la clase anterior con 720 si no recuerdo mal), aunque no reveló la nota. Como casi todos los días al final de las presentaciones, hubo un cocktail en el Summer Garden: refrescos, cerveza, vino, y mucha comida.

Entre el miércoles y el viernes hemos tenido un montón de presentaciones de todo tipo, realmente útiles. Nos han explicado de arriba a abajo el programa MBA de Booth, las concentraciones o especialidades que hay (un profesor por cada departamento nos presentó en líneas generales cada departamento y cada asignatura), nos explicaron cómo funciona el iBid (en otra ocasión os hablo de ésto), nos hablaron de la “Financial Aid” (para aquellos que han pedido un crédito a través de la universidad). También nos enseñaron cómo sacar el máximo partido a la flexibilidad del programa. Booth permite diseñar el programa MBA un poco a tu medida (flexible hasta cierto punto, porque siempre te exige cogerte asignaturas “foundations” en cada área para asegurarse de que sales con una base en todo). Lo que es cierto es que puedes saltarte asignaturas básicas si puedes demostrar que tienes el nivel para hacerlo, y no te obligan a hacer asignaturas que no te interesan (salvo, insisto, las “foundations”).

El viernes estuvo genial porque la escuela organizó una comida con todo el profesorado (Faculty) de la escuela. Cada departamento de la escuela puso unas mesas en medio del Winter Garden (el hall central de la escuela), y varios profesores de cada departamento estuvieron ahí comiendo de pie y hablando con los estudiantes que se acercaban. Os puedo asegurar que impresiona bastante hablar con profesores que salen en wikipedia, que han recibido premios de todo tipo, y que son personalidades en sus sectores. Por ejemplo, tuve la gran oportunidad de conocer e incluso hablar con Steven Kaplan, un “genio” del emprendimiento, del Private Equity y de las finanzas y economía en general, y que fue nombrado uno de los mejores 10 profesores estadounidenses (de hecho la clase que imparte: Entrepreneurial Finance and Private Equity, es una de las clases más cotizadas entre los estudiantes). Este hombre también se encarga del New Venture Challenge, el concurso del Polsky Center of Entrepreneurship de Booth, que es una auténtica incubadora de ideas, y que reparte casi $100.000 en premios a startups creadas durante el MBA (y en el que participaré).

El jueves tuve mi primera reunión con mi Academic Advisor, que es una persona del Academic Services que te asignan para tus dos años y que te ayuda a elegir asignaturas, a organizarte el programa según tus objetivos, a resolverte dudas sobre el programa académico, que te ayuda en caso de que tengas algún problema durante el año, etc.  Y también quedé con mi “Mentor”, que es un estudiante de segundo año que eliges y que también se encarga de ayudarte en todo lo que necesites durante el MBA. Elegí a un americano muy simpático que ha hecho su internship en una consultora estratégica.

Por otro lado, acabamos de empezar el LEAD (Leadership Effectiveness and Development), que es la única asignatura obligatoria para todo el mundo, y que dura unas tres semanas. Los 567 estudiantes somos divididos en “cohorts” de unos 60 estudiantes. Yo estoy en la cohort Walker (viene de George C. Walker, un hombre que ayudó a la universidad durante el siglo XIX). Parece que los 60 estudiantes de cada cohort acaban siendo muy amigos ya que pasaremos mucho tiempo juntos tanto durante el LEAD como luego en varias ocasiones durante los dos años.

Bueno, este lunes nos vamos todos al Leadership Orientation Retreat, tres días y dos noches en el Lake Geneva en el estado de Wisconsin, donde dormiremos en un hotel y donde habrá actividades de todo tipo y en los que cada cohort trabaja junta. Es uno de los grandes momentos del MBA, así que ya os podréis imaginar que todo el mundo está muy ansioso porque llegue el lunes y nos vayamos.

Para finalizar, deciros que ya nos hemos conocido la “tropa” española de Booth. Somos cinco españoles este año, cuatro de Madrid y uno de Barcelona, de los que hay tres ingenieros de la UPM y dos ICADEs. Ayer cenamos todos juntos y salimos de copas por el barrio de “Old Town”. La verdad es que tiene pinta de que vamos a ser grandes amigos todos :).

Os dejo unas fotos de estos días:

Winter Garden

Después de clase en el Summer Garden