Kellogg

Lazos entre los estudiantes en Booth

Comparto una entrada que ha hecho en su blog personal una compañera de clase de primero año, en la que escribe sobre los lazos o “bonding” entre los estudiantes de la escuela, y cómo compara con escuelas como Kellogg, Wharton, Tuck y otras.

Lo cierto es que llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, y la entrada en el blog de mi compañera me parece fantástica porque describe realmente bien el “bonding” entre los estudiantes de Booth, y la “sensación de comunidad” que hay entre nosotros. La verdad es que creo que existe mucha falta de información.

School Ties

One of the questions that I am often asked about Booth from prospective students and recent admits is, “If there are no cohorts and students live all over Chicago does Booth really have much of a community?” According to Poets and Quants’ article Chicago Booth vs. Kellogg, “The school purposely lacks core cohort groups and has no residence halls for its MBAs, factors that make it harder for real community to occur. Some Chicago students say the school still lacks the camaraderie you’ll find at many other b-schools, especially Kellogg, and that some students graduate from Chicago with only a handful of people they would call friends.” I’ve also repeatedly read comments like, “the flexible curriculum does not allow for bonding,” and “Booth is a commuter school.”

There is a lot of information about Booth on the web. However, in my opinion much of it is misinformation disseminated by people who heard something from someone who knows someone. So does Chicago Booth have much of a community? I think that the first step is to define what someone means by community. Kellogg is known for having a strong community, but so is Tuck and these are two very different schools. So what’s the standard. I think that there are two main ways to define a school’s community: tight-knit and engaged.

I will say upfront that Booth does not have a tight-knit community. However, I would argue that neither do schools like Kellogg and Wharton (both of which are known for having strong communities). When people say a school’s students are tight-knit they often are saying that everybody knows one another. Everyone goes to the same parties and bars and the class does everything together. That’s the type of community that schools like Tuck, Johnson, and Haas foster. However, these schools also have class sizes of under 300 students. I’d argue that when any class has more than 400 students it’s impossible for the students to be tight-knit by that definition. Tuck students know all 275 of their classmates at least by name. I too can say that I know roughly the same number of classmates by name. However, I have about 300 additional people in my class. When you think about knowing over 200 people in 6 months’ time then you start to understand that that’s a lot of people and knowing over 300 more is virtually impossible.

So then if a school isn’t tight-knit by the above definition does that mean that it does not have a strong community? Of course not! One of Kellogg’s claims to fame is its distinctive student culture. However, that sense of a Kellogg community comes as a result of engagement. And I will vehemently argue that Booth has a community that is just as strong based on this metric. “Bullshit!” you say? How can I possibly claim that when students live all over Chicago and so far from campus? That’s impossible because there is no core curriculum nor cohorts.

First, I need to clear up some common misconceptions, the biggest one being that Booth students are dispersed all over Chicago. No, most students do not live in Hyde Park near Harper Center. Yes, the vast majority of us commute anywhere from 15-30 minutes to campus. However, over 80% of students live within a 2 mile strip of the downtown neighborhoods the Loop, South Loop, and Streeterville. Heck, over 60% of students live in three buildings that are often referred to as the dorms (Millenium Park Plaza, Columbus Plaza, MDA). Even in the South Loop it is impossible to sneak in and out of 1130 Michigan Ave without running into someone from Booth. Just because Booth students do not live in close proximity to the school does not mean that they don’t live in close proximity to one another.

So what’s up with living downtown? It’s probably the same motivation that drives Wharton students to live in Rittenhouse Square instead of University City where Huntsman Hall is located: lifestyle. MBAs aren’t like typical grad school students. Most graduate students enter their programs immediately after undergrad. MBAs have been out of school for at least 3 years (some of us even 10+ years) and have become used to living a certain way. If we have the opportunity to maintain that lifestyle (lack of income and debt be damned), we’re going to do it. Hyde Park is lovely, but most of us just aren’t about that 2.5 kids, Sunday at the park life quite yet. Chicago’s public transportation makes it easy to commute to school and we have lockers so that we can keep the stuff we need on campus to avoid extra trips. Given these conveniences we choose to live where the Chicago’s night life does.

Now that we’ve cleared up one myth, let’s address the lack of cohorts. Technically, Booth does have cohorts. In fact I just participated in a cohort scavenger hunt on Saturday (no babies were harmed during the event, but some were subjected to awkward holding). However, cohorted learning is only in place for Booth’s one required course, LEAD, which takes place during orientation and the first 4 weeks of the first quarter. After LEAD there are a few big cohort based activities like Golden Gargoyles and Leadership Challenge, but for the most part cohort activities are spearheaded by cohort members and the graduate business council (i.e. cohort trivia, cohort t-shirt day, etc.). Although students aren’t required to be at these events there is always a very healthy turnout (it could be a function of the free food and drink that is always offered).

I think this illustrates the beauty that is Booth. At it’s core this place is an exercise in free markets. Everything is driven by students’ choices and Booth students choose to be actively involved with the school. I have yet to go to any event that wants for participants. The “Running of the Bulls” (annual Booth vs. Kellogg basketball game at the United Center) sold out in an hour. Demand for Winter Formal resulted in 100 extra tickets being released. The tech trek required an application because there wasn’t enough capacity for all of the students who wanted to attend. The list can go on and on. Even without the typical structures to build school loyalty and student body engagement, students are so tied to Booth we often struggle to excoriate ourselves from the “Booth Bubble.” Chicago is a virtual treasure trove of people yet most of my classmates struggle to spend time with anyone who isn’t a Booth student. I have friends that I’ve known for years living in Chicago and I think I’ve only hung out with one of them one time. After ending our Valentine’s Day with a McDonald’s picnic on her living room floor one of my friends and I vowed to go explore Chicago’s happy hour scene without 250 of our closest classmates. Thus far the closest we’ve come is LPF (Liquidity Preference Function) at Underground Wonder Bar with only 150 of our closest classmates. Everything from Friday night parties to week long spring breaks to summer internships always seems to include classmates.

With a city as large as Chicago it would be easy for us to leave Harper Center and scatter amongst the throngs only to see one another for classes and recruiting. However, that’s not what happens. There is more activity going on at Booth than any person can keep track of and the majority of it is student run. My spring break trek to Africa – organized by the Chicago African Business Group. My winter career trek to NYC – organized by the Media, Entertainment, and Sports Group. Follies – student written, produced, and performed. Booth students choose to invest their time in making sure this community is thriving. There is an overflow of people clamoring to participate in Admit Weekend, career services, admissions, and more. Oftentimes these activities require hours of work and we still want to to do it. I think this speaks volumes to the ties people have to Booth.

I will readily admit that although Booth has a very vibrant community it is built differently than at other schools. The flexible curriculum is not conducive to having prolonged avenues for socializing (i.e. dorms, curriculum cohorts, etc.). In allowing people to pick their classes, schedule, and professors (and study groups within those classes) it’s very much so a choose your own adventure kind of place. Booth is set up so that students aren’t interacting with the same people day in and day out. Booth fosters breadth of socializing, but it’s up to the individual to determine where to seek depth. One of the best consequences of this breadth is a greater sense of cohesion between the 1st and 2nd year classes. This is the very opposite of the structure at most schools where the depth of socializing is built into the program and it’s up to students to seek out a wider breadth. Truth be told the breadth was difficult for me at first. I felt that I was meeting a lot of people but not really forming deeper relationships. I wasn’t doing on campus recruiting so I was always interacting with different people but not spending significant time with anyone. It wasn’t until ski trip when I had a week of consistent socializing with people that I started really making friends. The opportunities to really bond with people are all over the place at Booth. However, it might take a little patience and being proactive to figure out what those opportunities are for you.

I will tell any prospective student how much I love being here, but I will also say that it isn’t for everybody. If you really like structure and aren’t looking to try something different then Booth isn’t the school for you. If you tend not to be proactive in getting to know people and don’t like feeling somewhat uncomfortable at times then you probably shouldn’t be here. However, if the bevvy of choice appeals to you or you want to try a social environment that is different from what you’re used to then this might could be the place for you.

Artículo original aquí.

Anuncios

Elección de asignaturas en Booth: el iBid

Ahora que estoy en mitad del proceso de elección de las últimas asignaturas que haré del MBA, es hora de explicaros cómo funciona el bidding system, iBid, de Booth.

El iBid es el sistema que tiene Booth para que los estudiantes elijamos las asignaturas que queremos cursar cada trimestre. La escuela tiene un montón de asignaturas, y como probablemente sabréis, su programa MBA es muy flexible. La escuela te da la flexibilidad de elegir tú mismo las asignaturas que quieras hacer (esto es relativo, porque hay muchos requisitos que hay que cumplir para graduarse, como por ejemplo haber hecho las “foundations” y también haber hecho al menos una asignatura de 6 de 7 áreas). Para elegir bien, la escuela nos proporciona una gran base de datos que contiene mucha información sobre cada asignatura y cada profesor que la imparte (las asignaturas, excepto alguna “estrella”, las imparten varios profesores).

En general, cuando un estudiante va a elegir una asignatura, se fija en lo siguiente:

  • Método del caso vs. lectures (con “lectures” me refiero a clase más tradicional): los profesores indican si la asignatura tiene casos y aproximadamente cuántos habrá.
  • Grading (el método de evaluación de los estudiantes). Cada profesor puede evaluar de forma diferente. Por ejemplo, te pueden decir que para la nota que obtendrás en la asignatura contará lo siguiente: 30% la participación en clase, 20% midterm exam, 30% final exam, 20% los escritos de los casos en grupo (normalmente para cada caso hay que escribir un informe sobre el mismo, dando recomendaciones, etc.). Otra asignatura puede que sea todo exámenes: 40% midterm exam, 60% final exam. Otra que sea casi todo casos y que no haya examen final: 60% casos en grupo, 30% participación en clase, 10% quizzes online. Y así muchas combinaciones.
  • Examen: los exámenes pueden ser presenciales o “take home” (lo haces en casa). Los presenciales pueden ser “open book” (puedes llevar apuntes) o “close book” (no puedes llevar nada).
  • Evaluaciones de los profesores. Esto es muy importante. Tenemos acceso a las evaluaciones de la asignatura y profesor que realizaron los estudiantes en años anteriores. Los estudiantes, al acabar una asignatura, rellenamos un formulario en el que ponemos nota al profesor en varias cosas, tipo “Recomendarías la asignatura?”, “Has aprendido mucho?”, “El profesor imparte la clase de manera interesante?”, “Cuántas horas de trabajo has dedicado a la asignatura por semana?”, y así varias. De esta manera, antes de escoger una asignatura y profesor, tenemos datos sobre lo bueno/malo que la asignatura/profesor es (como en todas las escuelas, hay profesores “rockstars” y hay profesores que son peores), sobre cuántas horas de trabajo exigirá a la semana, etc.
  • Lugar donde se imparte: Lo normal es que cada profesor imparta la clase entre dos y cuatro veces la semana (cada una la llamamos “sección”). Normalmente hay dos secciones en el Harper Center (donde solo podemos ir los estudiantes full-time) que se imparten por la mañana o a mediodía, y dos en el Gleacher Center (el campus del centro de Chicago que es para los EMBA y Part-Time MBA, aunque nosotros también podemos ir) y que suelen impartirse por la noche (18-21h), o el sábado. De todas maneras, casi todos los profesores te dan la flexibilidad de cambiar de sección alguna semana aunque estés matriculado en otra (por ejemplo, si tu sección es el lunes por la mañana, pero te fuiste de viaje y no pudiste ir, esa semana podrás ir a la clase del Gleacher del martes por la tarde).
  • Y luego por supuesto, la gente pregunta mucho y pide consejos a otros estudiantes que ya las hayan hecho.

¿Qué ocurre si todos los estudiantes queremos hacer la misma asignatura, en el mismo trimestre, y con el mismo profesor? Hombre, pues siendo 570 estudiantes full-time por año, y las clases son de entre 50 y 70 asientos, sería imposible. Lógicamente el profesor no puede impartir diez clases iguales a la semana. Aquí es donde surge iBid.

Cada estudiante tenemos unos puntos que podemos utilizar para bidear (como decimos los hispanohablantes, que viene a significar “apostar”) por asignaturas. Al principio del MBA, recibimos 10.000 puntos, y por cada asignatura que completamos, recibimos otros 2.000.

Hay tres procesos de bidding al año, uno antes de cada trimestre: Autumn, Winter y Spring (bueno, en realidad hay cuatro, ya que también se pueden hacer asignaturas durante el verano para aquellos que quieren acortar el MBA y no hacer internship). Cada proceso de bidding consta de seis fases. En las tres primeras, los estudiantes del full-time MBA podemos bidear a asignaturas que se imparten en el Harper Center. A partir de la tercera fase, podemos bidear a asignaturas que se imparten en el Gleacher Center. Después de las dos primeras fases podemos soltar asignaturas (o “dropear”) sin coste alguno, es decir, recuperamos todos los puntos que habíamos apostado. Sin embargo, a partir de la fase 3 empezamos a perder puntos si decidimos dropear asignaturas. Después de la tercera fase, perdemos el 25% de los puntos que habíamos apostado. En cuarta fase, el 50%. Y en las últimas dos fases, quinta y sexta, perdemos el total de los puntos que habíamos apostado. Cada una de las fases 1 a 5 se cierran en un día y hora determinados. Después de ese momento, ya no se puede ni bidear ni dropear más. Después del cierre, el sistema calcula automáticamente quiénes han conseguido entrar en la asignatura, y calcula el precio (en término de número de puntos) final de la misma. Si la clase tiene 70 plazas, el precio final lo determina el 70ª persona que más haya apostado, y la persona número 71 se queda fuera (y recupera los puntos, claro). Los que hayan apostado más que la 70ª persona, entran en la asignatura y recuperan la diferencia de puntos. La última fase, la sexta, es especial porque es en tiempo real, es decir, si alguien hace drop de una asignatura, automáticamente alguien puede entrar en ella (por cero puntos!). Aunque parezca mentira, muchas veces hay gente que hace drop en la última fase, incluso de las asignaturas más caras.

Veamos un ejemplo, que seguro que se entiende mejor. En septiembre del año pasado, cuando se abrió la primera fase del bidding, yo quería entrar en la las asignaturas en la asignatura Entrepreneurial Finance & Private Equity (EFPE) de Steven Kaplan, que es una de las asignaturas que se cierran más caras (en términos de bidding points) del MBA. Antes de bidear, consulté la base de datos histórica, en la que encontré información sobre lo mucho que se pagó por esta asignatura en años anteriores. Hay información de lo que se pagó en todas las fases. Con esta información pude hacerme una idea de lo mucho que iba a tener que bidear para entrar. Vi que normalmente la asignatura se cierra entre 6.000 y 9.000 puntos cada año.  Kaplan impartía la asignatura en tres secciones distintas (horas/días distintos): los lunes en Harper de 8:30 a 11:30, los martes en Harper de 13:30 a 16:30, y los martes de 18:00 a 21:00 en Gleacher. Mirando los históricos, vi que siempre se cerraba más cara los lunes a las 8:30. Además, prefería no tener que madrugar los lunes. Como durante el primer año había ahorrado un montón de puntos (tenía unos 20.000 en septiembre), y quería hacer esta asignatura por todos los medios, bideé alrededor de 12.000 puntos a la clase de los lunes a la 13:30, para estar seguro de que entraba. ¿Y qué pasó? Pues que entré sobrado. La asignatura, si no recuerdo mal, se cerró por unos 7.000 puntos.

La escuela te asegura que toda asignatura que quieras hacer durante el MBA, la podrás hacer. Lo que no te asegura es con qué profesor. La mayoría de las asignaturas se cierran por cero puntos, o se cierran por pocos puntos. Aún así, normalmente los mejores profesores por cada asignatura suelen cerrarse algo más caros. Y luego, por supuesto, los profesores estrella de la escuela, se cierran muy caros porque hay mucha demanda.

La estrategia que he seguido durante el MBA es la de hacer unas cuantas asignaturas con profesores de nivel medio-alto, sin gastar muchos puntos, y ahorrarlos para las mega estrellas. Al final, me ha salido muy bien y he conseguido hacer todas las asignaturas buenas con profesores muy buenos, y solo me quejo de un profesor que tuve, en Investments, que me arriesgué (el profe era nuevo en Booth) y la verdad es que era bastante malo. Y alguno de los profesores estrella que quería y no he podido, como Macroeconomics de Hurst, o Managerial Decision Making de Richard Thaler, y otras, las he hecho de oyente.

Todas las escuelas que ofrecen un amplio abanico de asignaturas y que tienen cierta flexibilidad utilizan sistemas de bidding parecidos. Cuanto más grande es la escuela, menos pueden asegurarte plaza en cada asignatura y profesor, así que más necesario es un sistema de bidding. Por ejemplo, Kellogg y Wharton se que utilizan un método muy parecido durante el segundo año cuando ya puedes elegir optativas. Si no me equivoco, durante el primer año las clases son comunes con tu cohort, así que no tienes elección y das todas las clases con los profesores que te toquen. Pero en el segundo año ya puedes elegir optativas. De todas maneras cada sistema tiene algunas diferencias. Por ejemplo, en Wharton, a diferencia de en Booth, si no me equivoco puedes especular con tus puntos porque funciona como un mercado, hay oferta y demanda en tiempo real entre estudiantes.

Ahora mismo estamos en la fase 2 del bidding del Spring Quarter. Aunque ya entré en fase 1 en tres asignaturas que quería: Pricing Strategies, Negotiations, y The Firm and the Non-Market Environment, lo más probable es que haga drop de esta última y haga bid por otra. La de Pricing Strategies la imparte un profesor muy crack de la escuela, y siempre sale cara (he pagado unos 5.000) . Las otras dos he entrado por cero puntos. En el último trimestre del año las asignaturas que suelen atraer a los de segundo año, como Pricing, suelen ser más caras de lo normal, ya que casi todo el mundo tiene ahorros que gastar. De hecho, la media es acabar el MBA con 17.000 puntos sin haber usado… aunque probablemente yo acabe con muchos menos :).

¿Es Booth muy financiera?

Últimamente he oído de varias personas en España decir que “a Booth no solicito admisión porque es muy financiera y a mí lo que me interesa es X” (sustituir X por consultoría, emprender, marketing, o general management, por ejemplo). En mi opinión, denota que el que lo dice demuestra que tiene poca idea sobre la escuela o que ha estado muy mal aconsejado. Si por algo vine a Booth es porque creía que era buena en todos los frentes y que fuera a hacer lo que fuera a hacer (no tenía las cosas muy claras), no tendría ningún problema en conseguirlo. Y después de llevar aquí casi un año y medio, no puedo sino reafirmarme. Lo cierto es que me parece una pena que gente buena en España deje de solicitar admisión a Booth por estar desinformada.

Por qué Booth tiene esta fama? bueno, no se puede negar que es muy buena en finanzas, muy probablemente la mejor del mundo (codo con codo con Wharton, según mi opinión y la de la mayoría de los rankings por categoría). Sin embargo, el anterior decano, Ted Snyder (famoso por cambiar mil cosas de la escuela, y que es el artífice de su actual gran momentum), cuando llegó en 2000 tenía como objetivo conseguir que la escuela fuera la número 1 del mundo. Snyder decía, con razón, que no se puede ser número 1 solo siendo muy buena en una rama. Así que, con la ayuda de donaciones millonarias que consiguió por parte de alumni (hablamos de más de 500 millones de dólares), cambió un montón de cosas (programa académico, profesores, criterios de admisión, instalaciones, etc.), esforzándose para mejorar en los frentes en los que no era tan buena. Por ejemplo, en entrepreneurship, se invirtieron y se siguen inviertiendo millones. Se creó el Polsky Center, y se lanzaron decenas de iniciativas para fomentar el entrepreneurship en la escuela: competiciones de emprendedores como el New Venture Challenge y el Social New Venture Chalenge, competiciones de VCs, se creó un acelerador de empresas, una incubadora, se dan becas a quienes trabajen en su startup durante el verano, se organizan viajes anuales a Silicon Valley a visitar startups y VCs (también a Nueva York), se crearon acuerdos con VCs locales y asignaturas donde puedes trabajar a la vez en startups o en VCs, y así mil cosas. A día de hoy, entrepreneurship es la segunda especialidad elegida por los estudiantes de la escuela. En marketing, la escuela ahora mismo poco tiene que envidiar a Kellogg (la escuela a la que “los expertos” recomiendan ir si se quiere hacer una carrera en marketing). El Kilts Center for Marketing y el grupo de estudiantes de marketing son potentísimos. También en temas sociales se creó Social Enterprise Initiative. Y así con todo, no voy a extenderme más.

Booth no es la escuela que era hace 15 años, cuando el 60% de los estudiantes iba a Wall Street, y bancos como el extinto Lehman Brothers venían en jet privados a llevarse estudiantes a eventos de recruiting. Ahora hay de todo. Por ejemplo, la salida profesional más popular ya no es banca sino consultoría (y no llega al 20%). Banca de inversión, segunda, solo 15%. Y luego ya hay de todo, bastante marketing, capital riesgo, general management en industrias de todo tipo, non-profit, etc.. Vamos, que la diversidad es grande. De hecho, de los españoles de segundo año hay uno que va a emprender, otro que se queda en EEUU en un puesto de general management, otro que hace Private Equity, otra en Venture Capital, y yo que voy a consultoría. De los nueve de primer año, hay de todo, gente interesada en puestos en Investment Management, consultoría, banca de inversión, trading, general management, marketing, etc. Y tampoco somos todos ingenieros (también lo he oído por ahí). De los 14 españoles, hay ingenieros varios, abogados, economistas, ADE, …

Con todo esto a lo que voy es que os recomiendo informaros bien cuando vayáis a decidir solicitar admisión a una escuela u otra, tanto de Booth como de cualquier otra escuela que os interese. Lo que sin duda ayuda más es hablar con estudiantes actuales de las escuelas a las que estéis pensando solicitar admisión. Y siempre cuestionaría lo que os diga gente que hizo el MBA hace cien años o gente que se denomina experta pero que no ha hecho un MBA (incluyendo consultores de admisión o periodistas especializados).

De nuevo, la mejor escuela del mundo

El pasado mes de octubre la revista británica The Economist nombró a Chicago Booth la mejor escuela de negocios del mundo (ver Booth: número 1). Esta vez quien lo ha hecho ha sido la revista estadounidense Business Week, que lo lleva haciendo de forma consecutiva desde 2006. El ranking de Business Week es el más antiguo del mundo y fue creado por John Byrne (fundador de la web Poets & Quants) en 1988. Es el más seguido en EEUU junto con el de US News y Forbes. Como podréis imaginar, todos en la escuela estamos orgullosos de que de los 5 grandes rankings MBA que existen, en dos de ellos Booth sea considerada la mejor del mundo.

¿Cómo evalúa Business Week a las escuelas? Se realizan dos encuestas. La primera de ellas a estudiantes actuales y a graduados recientes. Nos hacen un montón de preguntas sobre la calidad del profesorado, nuestros compañeros, departamento de carreras profesionales, etc. La segunda encuesta se realiza a cientos de empresas que reclutan en las escuelas (por ejemplo, a McKinsey, Google, etc.), las cuales tienen que clasificar las escuelas en diversos aspectos.

Si por ejemplo comparamos a Booth con Harvard, que ha quedado segunda en el ranking, tenemos lo siguiente (otras escuelas aquí):

  • Encuesta a los estudiantes: Booth #11, Harvard #12
  • Encuesta a las empresas: Booth #1, Harvard #3
  • Capital intelectual: Booth #5, Harvard #9
  • Departamento de carreras profesionales: Booth A+, Harvard A+
  • Calidad del profesorado: Booth A+, Harvard A+
  • Pensamiento crítico: Booth A+, Harvard A+
  • Liderazgo: Booth B, Harvard A
  • Calibre de los estudiantes: Booth A, Harvard A

El top-10 del ranking de Business Week queda así:

  1. University of Chicago Booth School of Business
  2. Harvard Business School
  3. University of Pennsylvania The Wharton School
  4. Stanford Graduate School of Business
  5. Northwestern University Kellogg School of Management
  6. Duke University Fuqua School of Business
  7. Cornell University Johnson Graduate School of Management
  8. University of Michigan, Ann Arbor Ross School of Busines
  9. Massachusetts Institute of Technology Sloan School of Management
  10. University of Virginia Darden School of Business

Las cosas para la escuela no pueden ir mejor en la última década. Alrededor del año 2000, la escuela emprendió muchos cambios liderados por el Dean Ted Snyder. Se construyó una nueva y espectacular sede (el Harper Center) en 2004, se consiguieron donaciones millonarias (entre otras, alrededor de 130 millones de Charles M. Harper, y 300 millones de David Booth), y otros cambios que son menos conocidos pero que han sido claves.

Campus Universidad de Chicago

Por ejemplo, antes los estudiantes vivían todos en el barrio de Hyde Park (donde está el campus de la universidad) un poco esparcidos unos de otros. Ahora, el 80-90% vivimos en el centro de Chicago en 4 ó 5 edificios a 5′ unos de otros (ver Apartamento en piso 40). Esto ha creado muchísimo grupo y camaradería entre los estudiantes, además de que podemos disfrutar de una ciudad como Chicago. También ayudó en esto la instauración de la GND (Grade Non Disclosure: las notas de los estudiantes no se divulgan a las empresas). Antes (y como aún pasa en otras escuelas como Harvard o Kellogg), las empresas recibían las notas que sacaban los estudiantes durante el MBA, por lo que por ejemplo, McKinsey, reclutaba solo a los que mejor notas sacaban. Esto hacía que hubiera mucha competitividad entre los estudiantes por ser los mejores de la clase. Ahora, con la GND esto ya no ocurre y aquí todo el mundo se ayuda en absolutamente todo lo que se puede. Esto también ayuda a que los estudiantes, además de estudiar, también realicemos otras actividades que son parte importante del MBA (liderar clubs, organizar viajes, trabajar en proyectos solidarios durante el MBA, etc.). Por otro lado, antes una gran mayoría de los estudiantes estaban interesados en finanzas (creo que en 1998 un 50% de los estudiantes acababa en banca de inversión). Ahora, el cuerpo estudiantil es mucho más diverso. La escuela, además, ha invertido muchísimo en mejorar en áreas que no era tan buena antes, como en emprendimiento (en donde la escuela es fortísima ahora) o marketing. El objetivo de la escuela no es otro que el ser la mejor del mundo en todas las disciplinas, y eso se nota en todos los aspectos de la misma.

Boothies y Kelloggians españoles

Últimamente los españoles de Booth y de Kellogg nos estamos viendo mucho. Además de en las típicas cenas de las empresas que organizan conjuntamente para las dos escuelas, también nos hemos visto en dos fiestas que hemos organizado.

Hace unas semanas los Boothies nos fuimos a Evanston, invitados por los españoles de allí a una fiesta que tenían organizada. Y este fin de semana, fueron los Kelloggians quienes se vinieron a Chicago a una fiesta organizada por nosotros. Sangría, tortilla y copas.

Lo cierto es que ha coincidido que tanto el año pasado como este hay muchos españoles en las dos escuelas (14 en cada una), y que además nos llevamos muy bien.

Kellogg es la escuela de negocios de la Northwestern University. Está en Evanston, un pueblo al norte de Chicago (a unos 45′). Booth está en la propia ciudad de Chicago, en el barrio de Hyde Park, al sur de la ciudad, y que es donde está el campus principal de la Universidad de Chicago. Los estudiantes de Kellogg viven y hacen vida en Evanston, mientras que los de Booth vivimos en el centro de Chicago (más info en este post antiguo).

Por cierto, aprovecho para felicitar al equipo de Booth de fútbol, que este fin de semana llegó hasta las semifinales del torneo MBA de UCLA. El club de soccer de Booth organiza entrenamientos y pachangas todas las semanas, y tiene un par de equipos que juegan una liguilla interna de la Universidad de Chicago y otra externa en Chicago. Aquí están los que jugaron el torneo:

Fin de semana en Nueva York

El pasado fin de semana he estado en Nueva York gracias a McKinsey!. La última vez que estuve en la ciudad también fue gracias a ellos (bueno, y a BCG y Bain), aunque fue en muy diferentes circunstancias, ya que en aquella ocasión fui a pasar las rondas finales de sus procesos de selección. Esta vez, viaje de placer ;).

Resulta que el miércoles pasado estuvieron por Chicago tres personas de la oficina de Madrid de McKinsey: un socio, un AP (Associate Principal, el que está debajo del socio en el organigrama) y una persona de recruiting. Como todos los años, van a las ciudades de EEUU donde hay MBAs para conocer a los españoles interesados en la oficina de Madrid. Este año han estado en Chicago y en Nueva York.

El año pasado asistí a la misma cena, aunque ahora mi rol es distinto, ya que ya formo parte de la firma y mi labor ahora es hablar de mi experiencia durante este verano y ayudar en lo que pueda a aquellos a los que les interesa McKinsey, además de identificar a posibles candidatos que pudieran ser interesantes para la compañía. La cena de Chicago estuvo muy bien. Entre los muchos españoles que hay este año en Booth, los que hay en Kellogg y alguno latinoamericano interesado en la oficina de Madrid, se llenaron dos mesas enteras.

En el 230 fifth rooftop bar de Nueva York

Aprovechando que vienen a EEUU, organizaron un evento este fin de semana en Nueva York al que invitaron a todos los McKinseys que estamos este año haciendo nuestro segundo año del MBA en EEUU, incluyendo los summers (los que hicimos las prácticas este verano en la oficina y que recibimos oferta para volver después del MBA), y los que ya estaban en McKinsey antes del MBA y vuelven el año que viene después del mismo. Es decir, todos aquellos que empezaremos de Asociados en septiembre de 2013. La verdad es que lo pasé en grande y fue una muy buena oportunidad para conocer a los demás.

Lo malo es que me perdí la fiesta de Halloween (a la que sí asistí el pasado año) que como todos los años, es uno de los highlights del primer mes del MBA en cuanto a fiestas se refiere.

Booth-Kellogg “Ibiza Party”

Ayer por la noche celebramos la “Ibiza Party”, una fiesta organizada conjuntamente por los clubs europeos de Booth y de Kellogg, y que se celebra en el famoso bar “The Keg”. Es famoso porque es el único bar que cierra tarde en Evanston, el pueblo donde está Kellogg, que está a un buen rato en coche de Chicago.

El caso es que con motivo de esta fiesta una vez al año unos cuantos Boothies nos vamos para Evanston en autobús y les ocupamos el bar durante unas horas, y nos mezclamos con los Kelloggians. Lo cierto es que conozco bastante bien a los españoles de Kellogg de este año ya que nos hemos visto un montón de veces entre eventos de recruiting en los que coincidíamos, cenas que hemos organizado entre nosotros, en el evento de Boston, y en otra ocasiones. El año que viene tiene pinta de que el grupo de españoles Booth-Kellogg será aún más grande, visto que a Booth vienen unos 10 españoles (récord!) y a Kellogg aunque parece que van solo cuatro, este año ya son 10 en primero.

Os dejo una foto que salgo con otros Boothies en la puerta del Keg. Pésima calidad pero bueno, ahí queda!

Marketing Strategy y debut con el método del caso

La tercera asignatura que he hecho este primer trimestre ha sido Marketing Strategy con la profesora Aparna Labroo, que imparte la asignatura en forma de método del caso. Es decir, cada semana había un caso real de empresa asignado y lo discutíamos en clase.

El temario era el siguiente:

  • Week 1: Introduction
  • Week 2: Customer Analysis (Segmentation)
  • Week 3: Customer Analysis (Targeting)
  • Week 4: Customer Analysis (Positioning)
  • Week 5: Company Analysis
  • Week 6: Competitor Analysis
  • Weeks 7: Product and Brand Management
  • Week 8: Pricing Strategy
  • Weeks 9 y 10: Place and Promotion

El material de la clase comprendía un coursepack preparado por la profesora que incluía todos los casos y artículos de cada clase, el libro opcional A Framework for Marketing Management de Kotler y Keller, y las transparencias de clase que incluían el wrap-up o solución de cada caso.

Al principio del curso formamos grupos de cuatro a seis personas. En mi grupo éramos cinco: un americano que estudió en Northwestern (de donde es la escuela Kellogg) y que era consultor de estrategia antes del MBA, una uruguaya que estudió Políticas en Princeton que trabajaba en la Comisión Europea, otra americana que trabajaba en una non-profit, un ingeniero francés que trabajaba en Grecia en renovables que estudió en el Imperial College, y yo. Vamos, bastante diverso y que funcionó muy bien.

Los casos que hemos dado son los siguientes, la mayoría interesantísimos:

  • Bayerische Motoren Werke AG (BMW)
  • Calyx & Corolla
  • Clean Edge Razor
  • ETrade Securities Inc
  • Burberry
  • The Black & Decker
  • Atlantic Computer (midterm)
  • Launching the BMW Z3 Roadster
  • Vistakon: 1 Day Acuvue Disposable Contact Lenses (final exam)

La evaluación de esta clase era 15% participación en clase, tres entregas en grupo de tres de los casos 15%, una entrega en grupo del caso Atlantic 15%, y el examen final que era un take-home (lo haces en casa) individual 40%.

Bueno, ha sido mi primera asignatura 100% de casos y me alegra decir que prueba superada. Lo cierto es que tenía bastante respeto a este tipo de clases y al final, como casi siempre, las cosas son más fáciles de lo que previamente podían parecer. También ayuda el buen ambiente que promueve la profesora, que la clase haya mucha diversidad y mucha gente internacional, y que todo el mundo sea consciente de que algunos, por temas de idioma, nos cuesta más que a otros hablar. Aún así, conseguí aportar mi granito de arena al menos una vez en cada clase.

Tenía muchas ganas de dar esta asignatura, ya que el marketing es algo que no había tocado hasta la fecha, y la verdad es que he aprendido un montón y el tema es interesantísimo. Por cierto, esta asignatura es la típica que escoge en el primer trimestre la gente a que recluta para Consultoría, ya que ayuda mucho de cara a la preparación de las entrevistas de casos.

Otras entradas sobre asignaturas:

Financial Accounting: the language of business 

Mi primer examen después de 4 años

Primeras clases: Micro, Accounting y Marketing

Cena con Boston Consulting Group en Chicago

Ayer BCG (Boston Consulting Group) International (oficinas de fuera de Estados Unidos) organizó un mega evento en Chicago. Había gente de BCG de muchas oficinas de Asia, Europa y Latinoamérica, así que tuvimos la ocasión de hablar con mucha gente de la empresa. También había estudiantes de Kellogg (incluido algún español) y algunos de escuelas de la Costa Oeste a donde parece que no va BCG.

De BCG España no había nadie, por la buena razón de que la oficina de Madrid la semana que viene de forma individual a visitarnos a los españoles de Booth y de Kellogg. La verdad es que se agradece el interés que tienen en nosotros y que se hagan el viaje desde Madrid para invitarnos a cenar, presentarnos la empresa y que les conozcamos personalmente. Según contó la jefa de recruiting de BCG de las oficinas internacionales (con la que hablé ayer) este año la oficina de Madrid va a Boston (Harvard y MIT) y luego a Chicago (Booth y Kellogg).

¡Como locos!

Ya estamos en medio de la primera fase del recruting. En esta fase las empresas vienen en manada al campus y organizan un trillón de eventos de todo tipo: presentaciones, desayunos, comidas, cenas, cafés, conferencias, charlas, mesas redondas, etc. Lo cierto es que en las últimas tres semanas sólo he comido una vez de mi bolsillo (bueno, a decir verdad creo que llevo cinco en dos meses, en septiembre todas las pagaba la escuela).

El Harper es un ajetreo de gente yendo y viniendo: unos yendo a clase; otros estudiando en la biblio; otros preparando casos en grupo en study rooms o incluso en el Winter Garden; muchos second-years (estudiantes de segundo año) ayudando a first-years a preparar sus currículum (me lo han revisado unas 6 personas ya, mi currículum es otro comparado con el que traía); otros se pasan la vida yendo y viniendo del locker (la sala donde tenemos las taquillas (caben trajes) y donde hay vestuarios para cambiarse), etc. Siempre hay que estar al tanto del dress code del evento al que vayas a ir. Cuando vienen empresas de Silicon Valley (tipo Google, Facebook, etc.) los recruiters viene en vaqueros e incluso en camiseta, y en el otro extremo, cuando vienen los bancos de inversión (tipo Goldman Sachs, Citi, JPMorgan, etc.), los recruiters vienen hechos un pincel y los estudiantes vamos de corbata. Pero aparte de eso, las demás empresas (incluidas las consultoras y empresas de industria) con ir business casual es suficiente. Es fácil ver quién de tu clase recluta para investment banking, no se quitan el traje ni para dormir!

¿Por qué son tan importantes estos eventos? pues lo cierto es que para la gente que quiere quedarse en Estados Unidos a hacer el internship es crucial que hagan networking con los recruiters. Si el recruiter luego se acuerda de ti y si le causaste una buena impresión, lo más probable es que te invite a entrevista (si tu CV les interesa, claro). Yo por mi parte me lo estoy tomando de forma más relajada, voy a los eventos que me interesan pero sin forzar. Esto es porque mi objetivo es hacer el internship en España, por lo que en principio el networking que haga durante estas semanas no es tan importante como para los que quieren hacerlo en Estados Unidos. Aún así hay ciertos eventos que no puedo/quiero perderme.

La mayoría de la gente está como loca, sin tiempo para dormir. Además de todos los cientos de eventos que tenemos, también tenemos que ir a clase, preparar casos y assignments para las mismas, y preparar los midterms (los exámenes parciales) que llegan ya (de hecho, mañana tengo el primero: Microeconomics). Y luego nadie se quiere perder cuando alguien famoso viene a la escuela a hablarnos (por ejemplo, el otro día a las 7:30 de la mañana estábamos todos escuchando a Henry Paulson). Y qué decir de las fiestas? pues aunque el ritmo ha bajado considerablemente, aún así todas las semanas hay alguna grande montada que no te quieres perder. Además, para los más fiesteros (que pocos no hay) todos los jueves hay TNDC (Tuesday Night Drinking Club) en algún bar de Chicago.

Ahora agradezco las charlas en septiembre que nos dieron sobre time management, uso de calendarios, listas de tareas, y demás. Si vierais mi calendario de Google alucinaríais!

 * La imagen es de Poets & Quants

Celebración de la Fiesta Nacional en el Consulado de España de Chicago

El pasado miércoles 12 de octubre asistí a una fiesta organizada por la nueva Cónsul de España en Chicago, Carmen Fontes, con motivo de la fiesta nacional. La fiesta tuvo lugar en las oficina de Baker & McKenzie de Chicago, que están en un edificio que da a Millenium Park y que tiene unas vistas espectaculares de la ciudad.

La fiesta no era abierta a todos los españoles de Chicago, sino que la Cónsul nos invitó expresamente a todos los estudiantes españoles MBA de Booth y de Kellogg. También había altos cargos de empresas como Iberia (que por cierto sorteó un billete de avión Chicago-Madrid, que no me tocó por 2 números), Abengoa, Aldesa, Baker & McKenzie, y otras.

Hicimos un poco de networking que nunca viene mal, aunque era difícil concentrarse en otra cosa aparte del jamón, gazpacho, y tapas varias que había por allí, y que tanto echamos de menos los que vivimos fuera!

Fiesta Nacional en el Consulado

Cena de españoles de Kellogg y Booth

El pasado sábado nos reunimos por primera vez este año todos los españoles de las dos grandes escuelas de Chicago, Booth y Kellogg (la escuela de la Northwestern University).

En Kellogg hay 14 españoles (10 de primero y 4 de segundo). En Booth somos menos, 8 (cinco de primero y tres de segundo). Además, se vinieron también los españoles que están de intercambio en Booth (uno del IESE y otro del IE), otro que está de intercambio en Kellogg (de Rotterdam School), un estudiante MBA de Columbia que estaba pasando el fin de semana (que por cierto, nos ha contado que son la friolera de 40 españoles MBAs allí :o), algún que otro español de doctorado de estas dos universidades, y parejas de estudiantes. En total debíamos ser como 35. Organizamos una cena en Liconln Park y luego salimos por allí.

Fue un rotundo éxito y será la primera de muchas quedadas. De primeras, este martes hay una fiesta en Evanston (donde está Kellogg) y seguramente algunos Boothies nos animemos a ir. Y el miércoles, 12 de octubre, iremos muchos al Consulado de España que hay una fiesta por motivo del día nacional, donde también tendremos la oportunidad de conocer a españoles que viven o trabajan aquí en Chicago.

Pues eso, que estuvo genial conocer a los Kelloggians!

Parejas MBA en Booth

A raíz de un par de preguntas que he recibido, me he decidido a escribir una entrada sobre las “Parejas MBA”, es decir, las parejas (maridos/mujeres, novios/novias, etc.) de estudiantes de Booth. Como es lógico, el tema de lo que hará la pareja durante el MBA es un tema que preocupa a cualquier persona que decide hacer un MBA en el extranjero.

Lo primero que mucha gente intenta es entrar ambos dos en el MBA, tal y como hicimos mi mujer y yo. No somos los únicos, ya que en pocos días hemos conocido a otras seis parejas casadas que también han sido admitidas marido y mujer. Según me han comentado, hay varias más. En la propia solicitud de admisión a Booth hay una sección específica que te pregunta si tu pareja está también solicitando admisión al mismo tiempo.

Sin embargo, la realidad es que la mayoría de las parejas vienen con la intención de encontrar trabajo durante los dos años, o de estudiar algo en otra escuela si no consiguen entrar en Booth. En Chicago existen varias universidades que ofrecen programas de todo tipo. Por ejemplo, además de Booth y Kellogg, en Chicago hay varias universidades que ofrecen programas MBA que, sin llegar al nivel de estas dos, no están mal (De Paul, Roosevelt, IIT, University of Illinois y otras). Estos programas MBA suelen empezar en enero (tres/cuatro meses después de Booth y Kellogg), seguramente porque se nutren de parejas de estudiantes de estas dos escuelas. Por ejemplo, la mujer de uno de los españoles de Booth que ha entrado este año va a estudiar su MBA en Roosevelt University, en la que acaba de ser admitida, y la mujer de otro va a hacer un master en De Paul. Y si no, siempre se puede intentar encontrar trabajo. La pareja de un español que se acaba de graduar, encontró trabajo en Deloitte Chicago (o quizá era Accenture, no recuerdo bien).

Además, la escuela está realmente implicada en no dejar a las parejas de lado. Primero, muchos profesores dejan que las parejas vayan a las clases durante toda la duración de la asignatura como oyentes, sin límite de asignaturas. Por otro lado, hay un club muy popular que se llama “Booth Partners“, que organiza muchas actividades durante el año, ayuda a encontrar trabajo, y que además engloba a varios sub-clubes (arte, música, libros, deportes, para gente que tenga hijos, etc.). Para haceros una idea podéis ver el calendario de los próximos eventos de este club en este enlace http://student.chicagobooth.edu/group/chipart/events.php. Uno de los primeros eventos será durante el Leadership Orientation Retreat (los estudiantes de Booth nos vamos a Wisconsin a pasar tres días), cuando organizan actividades paralelas en Chicago para las parejas que se quedan solas. Por otro lado, este club publica una guía muy completa de 74 páginas en la que explican todo, desde cómo mudarse a Chicago, a cómo encontrar trabajo, seguros médicos, apartamentos, etc para toda la familia: Guide For New Partner.

De todas maneras, a todas las fiestas, eventos sociales, etc. que se organizan todas las semanas, también van las parejas. Supongo que a las únicas cosas que no pueden serán a las cenas de recruiting, y otros eventos internos específicamente dirigidos a estudiantes.

Cualquier pregunta sobre esto podéis dejar un comentario en esta entrada, o contactarme por email.

rid

Lanzamiento del sitio web Club-MBA!

Desde hace tiempo rondaba por mi cabeza la idea de crear una comunidad online de MBA en español. Cuando empecé hace más de un año con el tema de las aplicaciones para hacer un MBA, me frustraba no encontrar ningún sitio en español con información actualizada sobre MBAs, escuelas de negocio, becas, sobre cómo preparar el GMAT y el TOEFL, etc. En definitiva, un sitio donde poder preguntar mis dudas y hablar con gente que supiera del tema, o simplemente un sitio para compartir ideas y estrategias durante este tortuoso proceso.

Ahora que he pasado por todo esto y he aprendido mucho sobre el tema, creo que puedo ayudar a mucha gente que esté en estos momentos pensando en hacer un MBA este año o en el futuro. Con esta idea he fundado el sitio www.club-mba.com, que por el momento basará toda su actividad en su foro.

No sólo pienso centrarlo en MBAs, sino también tratará sobre otros tipos de masters, programas para salir fuera a estudiar o trabajar, becas, etc.

Espero que os animéis a registraros y a participar!

rid

Rankings MBA

A la hora de elegir a qué escuelas solicitar admisión siempre surge el tema de los rankings, herramientas útiles pero polémicas, ya que cada ranking tiene su propia metodología y hay grandes diferencias entre unos y otros. Considero que la decisión de solicitar a una escuela no debe hacerse únicamente por los rankings, y hay que hacer mucho trabajo de investigación sobre las mismas. De todas maneras, los rankings prestigiosos (Business Week, Forbes, US News, Financial Times y The Economist) en su mayoría están basados en “datos”, por lo que me parecen mucho más objetivos que la opinión de gente en los foros de una web, o lo que diga “la gente por la calle”. En mi opinión los rankings, tomados en conjunto, dan una buena idea del nivel de las escuelas (si están en las top-5, top-10 o top-20). Todos los rankings tienen alguna excentricidad (algunos más que otros), así que no se deben mirar de forma individual sino en conjunto. Por ello, los rankings que más me gustan son el de Club-MBA y el de Poets & Quants, que hacen una media de los cinco rankings. Y entre ellos, prefiero el de Club-MBA al de Poets & Quants porque mezcla escuelas americanas con el resto, al contrario que Poets & Quants.

Aún así, cada escuela es muy diferente de las demás, y dependiendo de los objetivos de cada persona hay escuelas mejores o peores. Por ejemplo, en el mundo de la Tecnología, algunos pueden pensar que MIT o Berkeley sean mejor opción que Wharton. O en el de las finanzas Booth y Wharton mejores que Harvard. En mi caso tengo mi ranking particular que he ido formando durante los últimos dos años, en los que he estado investigando sobre las escuelas, hablando con actuales alumnos y antiguos, y con gente del mundillo.  Os aseguro que hace cinco años mi ránking (que estaba basado en nada…) de escuelas era muy distinto al actual. Menos mal que dediqué tiempo a investigar, no quiero ni pensar donde hubiera acabado.

Hay que saber que también depende mucho de dónde se quiera trabajar. Por ejemplo, si uno busca trabajar fuera de España o de Latinoamérica, entonces es posible que una escuela española no sea la mejor opción, ya que desgraciadamente no las conoce mucha gente fuera de allí.

Qué criterios utilizan los rankings para medir lo buena que es una escuela? Depende de cada ranking. Por ejemplo, uno de los criterios que siguen bastantes rankings es lo difícil que es entrar en cada escuela. En escuelas tipo Stanford, Harvard, Booth, Wharton o MIT solicitan admisión miles de personas y no cogen a más de un pequeño porcentaje. En cambio, en otras escuelas (por ejemplo, las españolas) este porcentaje es mucho más alto. Otro baremo muy utilizado es el GMAT medio de los admitidos. En las top americanas suele ser alrededor de 720, mientras que en las españolas está por 660. Otro famoso es el “yield” de cada escuela, que viene a ser el porcentaje de los alumnos que, una vez admitidos en una escuela, aceptan ir a esa. Por ejemplo, es de sobra conocido que la escuela con mayor yield es Harvard con un 89%. Es decir, de cada 10 personas que son aceptadas en Harvard, 9 aceptan la oferta y acaban matriculándose ahí. La mayoría de las escuelas top 5-10 tiene un yield de entre 50 a 70%, ya que pierden alumnos aceptados que también son aceptados en otras escuelas y acaban yéndose a las otras. Si la escuela no está en el top 10 ya ni te cuento. Digamos que una persona que es aceptada en Harvard, Columbia y Berkeley. Si se decide por ir a Harvard, entonces el yield de las otras dos bajará.

En el siguiente enlace podéis encontrar los rankings más famosos, incluyendo los rankings de Club-MBA y de Poets & Quants Rankings MBA – Escuelas de Negocios

The 7 phases of the Business School application

Are you applying to MBA Schools this winter? Read this, I’m sure you will be identified ;).

I’d like to share with you this great summary of what most of us are going through.

This great post is originally written in gmatclub by lepium.

i.Introduction

Let’s say you are 2 or 3 years out of college and the thought of an MBA starts lingering in your mind. Either you’ve heard some stories of former colleagues going for it and are curious about it or you think the name sounds cool.

You can talk to MBA alumni (if you have access to them) to start your research, or maybe to some friends. But this initial conversations can be biased (name 1 alumni who “officially” thinks his/her school sucked and you’ll get a bonus!) for all you know.

So you decide you need some “objective data” to continue your research and you go pick up the latest issue of US news/ B-week, or whichever one is available at newsstands. You browse through their pages and start wondering:

1st phase (the MBA honeymoon)

– Wait, wasn’t Kellogg a cereal brand?
– What’s with the GMAT scores? why 700? over 1000? that’s weird. What’s GMAT btw?
– Ah, finally, I know Yale, I know Harvard, I know Stanford, MIT and UCLA. But where’s Princeton? And Brown?
– I like International Business, so as per these rankings I should better be attending Thunderbird. But why are the starting salaries from there so much lower than from other schools?
– I loved Miami when I visited on spring break. Lemme see what their school’s like.

2nd phase (Delussional optimism)

– I’m a wise person, so GMAT shouldn’t be a problem for me. Maybe I’ll take one of these intensive 1-week courses and go for it! Why would anybody spend months studying? That doesn’t make any sense. I mean it’s high school level math and English for crying out loud. Heck, I can speak English, I’ve taken Calculus classes.

– I’m a clear admit at HBS, plus I’ll get a full scholarship. After all I’ll get a top GMAT, I do speak four languages and have made steady progress at work so far.

3rd phase (Depression while taming the beast)

– GMAT sucks. My friends no longer talk to me. My girlfriend broke up with me and spending 150k for an MBA doesn’t make much sense to me anymore (nor does it make sense to my family, my former friends nor my girlfriend). Do I really, really want to do this? Otherwise I could go back to having a life right now.

– Ok, so I’m headed for a 600 score, if I’m lucky. Let’s see what that would do for me. Hmm, I’d better score at least 650. Wait, 650 ain’t that bad! Oh boy, I’d kill for a 650.

– “So Johnny (an acquaintance of yours), how did your GMAT go?”
Johnny: “Oh man, I’m so depressed. I bombed my 7th attempt. I just can’t get past 550. I’m about giving up”
You: “Crap, Johnny, after all the effort you’ve put into this, I can’t believe what you are telling me. I mean, I’m still a zillion hours away from your study record to date. By the way, I’ll better be heading home and attack those SCs again!”

– (at 4am in the morning on a working day): I suck, I suck, I suck! I can’t believe the silly mistakes I’m making. Sigh, I wish I’d remember more about Statistics…

4th phase (post GMAT preliminary research)

– Ok, so I got a pretty decent GMAT. Now let me write sth and send my app right away so we can finally bring this “I’ll pretend I read your app.” game to an end. Let’s check the instructions.

1st question) What matters most to you an why? [3 to 5 pages]
Hmm. Maybe I’ll leave this one for tomorrow. Or let me brainstorm and write a shortlist:

1st shortlist (prior to any research):
a) Money.
b) Success.
c) Beer.
d) Getting my ticket stamped to land an IB job.

2nd shortlist (after some research):
a) Being mother Theresa.
b) Saving humanity.
c) Saving the environment.
d) “Changing the world”.

– I’ll apply to 147 schools. That way, I’d maximize my chances of getting a scholarship.

– What’s with the letter of recommendation? Should I tell my boss about my plans? It looks like the point of no return to me.

5th phase (applying, AKA the emotional roller-coaster)

[staring at essay#1 version # 84]: This sucks! I can’t believe how boring I sound. I should re-start from scratch!

– I should write about the snooker tournament I won when I was 16. That’d be original, plus I can spin it to show how I used my leadership, analytical and teamwork skills.

– Beh, I can apply in Round 2 as well.

– Crap! my recommenders haven’t even accessed the website yet and it’s only 2 days left! I’ll send them “friendly reminder #27”. No, wait, I sent #26 just 5 minutes ago. Maybe I’ll wait another half hour.

– Wait, was Kellogg’s deadline on the 5th? Or was that MIT? Maybe I should drop Wharton. I can’t make deadlines on the 3rd, 4th, 5th and 7th. OK, I’ll just drop Wharton from my list and have it as “fresh” backup for next year just in case.

– I wish I had applied to more schools in Round 1. Look at all these people getting interviews and admits!

6th phase (post application blues)

– Shoot, I won’t get in anywhere. I mean look at the profiles of applicants! I should retake GMAT. My 700 is not enough. I should aim for 790+.

– Crap! Yale dinged me without interview! Ohmigod! If they did it, ANYONE can do it! THEY COULD ALL DO IT!

– I have an idea! I’ll check which schools have rolling admissions and apply to those. I still have time!

– Suddenly University of Phoenix Online doesn’t sound that bad.

– Why? Why? Why didn’t apply to more backups? Why did I have to shake my interviewer’s hand so firmly? Why didn’t I coach my recommenders more thoroughly? I wonder what they’ve written. Probably nothing good. I wish I had submitted my app. a day earlier, that way I would have looked as a well organized person. I read that Kellogg dings all applicants above 28 years old who haven’t made directors positions. Wait, is that a typo on my MIT essays? That’s one school less, buddy. I’m soo doomed.

7th phase (endless joy)

– Hell yeah! I’ve made it! I’ve been admitted [dream school X] next year! I rule! I can’t wait to get recruited by [dream employer]. When is admitted students weekend?

– 2nd admit! I rule!

– Should I go to [School X] with a 7k scholarship or to [School Y] with a 25 k scholarship?

– Work? What’s work? Ah, right, that thing I’m supposed to be doing daily on weekdays from 9 to 5…

– I wonder whether spending this 150k makes sense after all…

– I’m so gonna get grilled at B-school! What if I mess up? I’d better start brushing up on some skills.

TOEFL score and University of Chicago BBQ

After two weeks of tense waiting finally I got my score of the TOEFL exam I did on March 13th.

I scored 102. The breakdown is as follows:
– Reading: 27
– Listening: 27
– Speaking: 23
– Writing: 25

I’m going to ask for rescoring on Speaking and Writing sections, as I sincerely think I did better than that (at least on the writing one). In fact, most of the schools ask for a minimum of 104 or 105 in TOEFL, so it seems worth trying.

On the other hand, today I went to the annual University of Chicago BBQ in Hong Kong, organized also with Northwestern (Kellogg), MIT (Sloan) and UPenn (Wharton) universities. It was pretty cool and I met some interesting people.