Mes: noviembre 2011

Un Thanksgiving muy internacional

Ayer pasamos nuestro primer Thanksgiving (Día de Acción de Gracias) en Chicago. Estuvimos comiendo (y cenando, la cosa duró casi 6 horas) en casa de un francés. Fue un Thanksgiving muy internacional, con varias nacionalidades representadas: España, Francia, Italia, Colombia, Perú, Egipto y EEUU. Cada uno aportó algo de comida y bebida y comimos mucho y bien.

Por cierto, también estuvo con nosotros una pareja de españoles que están en Chicago estos días porque él tiene la entrevista de admisión en Booth el próximo lunes, al que deseo mucha suerte.

Foto de grupo

Nos pusimos las botas...

Anuncios

Segunda plaza en la Booth National Case Competition de Deloitte!

La semana pasada competí en un equipo de cuatro en la competición que organiza anualmente Deloitte, la Chicago Booth National Case Competition. Con mucho orgullo he de deciros que mi equipo quedó en segundo lugar! A continuación os describo en qué consistió esta competición y cómo conseguimos llegar hasta el podium.

Warning: post largo

El equipo: Los ChiBoys

Nuestro equipo, los “ChiBoys”, lo formábamos un argentino (que estudió ADE y Economía y que trabajaba en estrategia en Telefónica Argentina), un peruano (ingeniero que trabajó en IBM), un americano de Ohio (que trabajó en una Non-Profit), y yo. Se formó por casualidad, un día en el tren hacia la universidad alguien comentó lo de presentarse a la competición y formamos el equipo sobre la marcha, sin pensar en qué perfiles tenía cada uno. Al final, el equipo funcionó a la perfección.

Competición

De todos los equipos que se presentaban, en una primera fase Deloitte escogió a 16 para competir. Una vez elegidos, nos daban el caso el miércoles por la noche y teníamos hasta el viernes a las 18h para entregar nuestra solución.

El sábado todos los equipos íbamos a las oficinas de Deloitte de Chicago y presentábamos nuestra solución (en forma de una presentación Power Point) al jurado que nos tocase (había varios). El jurado, compuesto por altos ejecutivos de Deloitte y de un experto en la industria, elegía a los tres equipos finalistas. Estos tres equipos volvían a presentar pero ya delante de todo el mundo: el jurado al completo (20 personas más o menos), gente de Deloitte (Partners, Consultants, etc.), y los equipos que no habían pasado a la final. En total, más de 100 personas.

Después de las presentaciones finales, el jurado se volvía a reunir y decidía el ganador, el segundo y el tercer puesto.

Premios

Equipo ganador: $2,000, e invitación directa a entrevista para el internship de verano. Además, seleccionados para competir en otro caso nacional en Texas en Enero.
Segundo puesto: $1,000.
Tercer puesto: merchandising de Deloitte.

El Caso

En caso era una simulación de un proyecto real de consultoría estratégica (un caso es un problema real de gestión que requiere una decisión o un conjunto de decisiones, para lo cual antes tienes que diagnosticar, generar alternativas, valorarlas y decidir un curso de acción), que trataba sobre una pequeña cervecera de Illinois –Two Brothers–  que produce “craft beer” (viene a ser un tipo de cerveza “artesanal” que está muy de moda en Estados Unidos), y que ficticiamente nos contrataba como consultores para que les ayudásemos a tomar medidas estratégicas para incrementar sus ingresos, aumentar su market share y en definitiva, a vender más cervezas.

El miércoles a las 20h nos dieron el caso junto con 20 archivos pdf con cientos de páginas con información de todo tipo: informes de Standards & Poors sobre la industria cervecera en Estados Unidos, financial statements de grandes empresas cerveceras como InDev (la que controla Budweiser y otras) y de MillerCoors, artículos sobre “craft beers” y su crecimiento, etc. Una burrada de documentación que no había por donde cogerla.

Así que ya os podréis imaginar que las siguientes 40 horas las pasamos estrujándonos el cerebro, haciendo brainstorming buscando ideas, rellenando pizarras una detrás de otra, investigando muchísimo en Google, en archivos de la prensa local de Illinois y Ohio, bases de datos de la universidad, etc. Horas y horas hasta que fuimos moldeando una solución que diseñamos y que, sinceramente, veíamos con posibilidades de ganar. Ahora tocaba ejecutarla: otras buenas horas delante del Power Point de forma que todo quedase lo mejor posible, y así fue (reconozco que hasta la fecha nunca había hecho ni visto una presentación como la que hicimos, teníamos un crack del Power Point en el grupo que marcó la diferencia en la estructura y diseño de la presentación). Por último, después de que por fin a las 17:59 mandásemos la solución, tocaba pasar toda la tarde y bien entrada la noche ensayando la presentación.

La solución

Sin poder entrar mucho en detalle (firmé varios papeles), nuestra solución trató sobre la localización donde concentrar los esfuerzos, sobre cambios a realizar en la línea de productos, cambios en la imagen de la marca y cómo darla a conocer con una estrategia potente de marketing, sobre cómo hacernos un hueco en los bares y supermercados de la región objetivo, y finalmente sobre cómo invertir en la fábrica y cómo cuidar la distribución de forma que todas las piezas encajaran. Todo esto acompañado de muchos números y modelos financieros que dieran sustento a todo lo que decíamos.

El D-Day

El sábado, muy nerviosos pero confiados con nuestra solución, llegamos a las oficinas de Deloitte y después de un buen desayuno, por fin nos tocó hacer nuestra presentación de media hora a una parte del jurado. Salió bastante bien, y conseguimos salir al paso decentemente de las preguntas (o dardos) que nos hicieron.

Por fin llegó la alegría, cuando anunciaron que ChiBoys era uno de los tres equipos finalistas. Alegría pero los nervios en la estratosfera, ahora tocaba presentar delante de toda la muchedumbre y jugarnos los cuartos contra equipazos de americanos y construidos para ganar (el que ganó eran dos consultores, un investment banker y un brand manager (marketer)). Desgraciadamente, mi experiencia hablando en público es muy reducida, y de golpe me encontraba en una piscina llena de tiburones, había que presentar delante de más de 100 personas y de un jurado lleno de peces gordos cargados de preguntas envenadas.

Pues bien, llegó la hora de darlo todo y eso es lo que hicimos, con dos cxjxn3s salimos al escenario y demostramos la casta latina. Un disfrute y llenos de orgullo salimos de la batalla victoriosos para nosotros pasase lo que pasase con el resultado.

El veredicto

Dos horas después de acabar la presentación, y después de mucho chismorreo (amigos y conocidos de entre el público que habían visto las tres presentaciones -nosotros no podíamos ver la de los otros dos grupos- y que nos decían que la cosa estaba muy igualada entre nosotros y otro grupo de guiris, aunque la mayoría nos decía que nosotros ganaríamos porque nuestra solución era mucho mejor), por fin llegó la hora de dar el resultado. Pero antes, el famoso experto de la industria cervecera se marcó un speech sobre cómo veía él la solución, que era casi calcada a la nuestra, así que en ese momento pensábamos que habíamos ganado (sabíamos que los otros dos equipos habían ido a por otra estrategia completamente distinta).

Sin embargo, al final nos quedamos con la plata. Al principio un pelín de decepción, que pronto se disipó y después de fotos de rigor recogimos nuestros cheques y nos fuimos felices y orgullosos por haber llegado hasta ahí. Acabamos de celebración en un bar donde, por supuesto, pedimos la cerveza de la que ya conocemos todas sus entrañas.

Pues bien, así acabaron tres días de infarto, tres días que han sido una auténtica experiencia y un continuo aprendizaje. Además de ser ya un quasi experto en la industria cervecera, también he aprendido a ton tanto personal como profesionalmente a todos los niveles.

Involucrarse en la escuela: Getting involved at Booth

Hace un par de días tuvimos una sesión informativa denominada “Getting Involved at Booth” que trataba sobre las diferentes opciones que tenemos los estudiantes para involucrarnos en la escuela de forma activa, las cuales son a su vez oportunidades para poner en práctica nuestras leadership skills.

Esta es una lista de las oportunidades más relevantes que hay:

  • Career Advisor: estudiantes de segundo año que asesoran a los de primer año. Suele ser gente experta en una carrera profesional determinada (por ejemplo, un consultor, un investment banker, un marketer, un emprendedor, etc.). Además de asesorar, ayudan a mejorar los currículums y las cover letters, a preparar las entrevistas, etc.
  • LEAD Facilitator: estudiantes de segundo año que son los que organizan y llevan todo el programa LEAD del primer año. Hay 8 Facilitators por cohort y cada uno es el líder de un squad (más sobre cohorts en Las cohorts en Booth)
  • Admission Fellow: 46 estudiantes que ayudan al Comité de Admisión a leer solicitudes de admisión, realizar entrevistas de admisión, etc.
  • DSAC Co-Chairs: hay 6 co-chairs que dirigen el club DSAC (ayuda el Comité de Admisión y en el que participan más de 100 estudiantes). Cada co-chair se ocupa de un área determinada: hay dos que se ocupan de organizar los Admit Weekends, otros que se ocupan de la página Booth Experience y del blog de estudiantes, otros que se ocupan del área internacional (organizar eventos informales de estudiantes, etc.), y otros que organizan y coordinan todos los eventos de admisión on-campus (casi todos los días gente viene a visitar la escuela, y el DSAC se ocupa de que haya gente que les enseñen la escuela, les inviten a comer, les metan en alguna clase, etc.)
  • DMAC Co-Chairs: es un grupo que ayuda a la escuela en temas de marketing de la misma, y trabajan de forma voluntaria con el departamento de Marketing.
  • GBC Council: Es el grupo que representa a todos los estudiantes.  Sus miembros son elegidos por los estudiantes y actúan como organización coordinadora de todos los otros grupos. Manejan un presupuesto anual de (creo) medio millón de dólares.
  • Student Group Co-Chair: Hay decenas de clubs/grupos de estudiantes (ver Clubs en Booth), y cada uno tiene varios co-chairs que los lideran. Los clubs son una parte fundamental del MBA.
  • Mentor program: Estudiantes de segundo año que son “mentores” de estudiantes de primero, y que les ayudan desde el primer día hasta que acaba el primer año.
  • Country Captains: estudiantes que representan a la escuela en sus países (reciben a los estudiantes de su país que visitan la escuela, son el punto de contacto de los solicitantes y de los admitidos, organizan eventos en sus países, etc.).
  • Random Walks Leaders: estudiantes de segundo año que organizan y lideran los viajes Random Walks que se hacen antes de empezar el MBA.
  • Professional Trek Leaders: estudiantes de segundo año que organizan y lideran los treks profesionales, que son viajes a muchas ciudades por todo el mundo con motivos profesionales. En breve hablaré de ellos.
  • International Exchange students Mentors: casi todos los trimestres la escuela recibe entre 10 y 30 estudiantes de intercambio de otras escuelas internacionales (entre otras, de LBS, IESE, IE y ESADE). A cada estudiante se le asigna uno de estos mentores que les ayudan durante la duración del intercambio.

Esto son los puestos más conocidos, pero hay muchas otras maneras de involucrarse en la escuela.

Las cohorts en Booth

Bastante gente piensa que en Booth, que tiene un programa flexible en el sentido de que cada estudiante puede elegir las asignaturas que quiere (dentro de unos límites), no hay cohorts como ocurre en las demás escuelas de negocios. Para los que no lo sepáis, las cohorts son subgrupos de las clases enteras (clase entendida como “promoción”). Por ejemplo, en Harvard las cohorts se llaman “sections” y tienen 90 personas cada una. En Wharton, tienen 70. Normalmente en estas escuelas casi todas las clases las compartes con la gente de tu cohort durante todo el año.

Pues bien, aunque en Booth las clases no las compartes siempre con la misma gente, la realidad es que aquí también hay cohorts, diez para ser exactos: Phoenix, Bond, Stuart, Rockefeller, Nobels, Walker (la mía), Gargoyles, Davis, Maroons y Harper. Cada cohort tiene unas 60 personas y tiene un presidente, un social o community chair (persona que se encarga de organizar fiestas y eventos), y varios puestos más (fotógrafo/a, dos que hacen el vídeo de Golden Gargoyles -otro día hablo de esto- y otros), todos ellos estudiantes de la cohort y elegidos por el resto.

¿Qué clases hacemos juntos cada cohort? Pues el LEAD (Leadership Effectiveness and Development), que empieza a principios de septiembre y acaba a finales de octubre (3 horas a la semana), y que incluye clases de liderazgo, ética, conocerse a uno mismo, etc. También los tres días que pasamos en Wisconsin los pasamos con la cohort (ver el post Leadership Orientation Retreat en Wisconsin). Además, todas las clases de Career Services (unas 3 horas a la semana durante septiembre, octubre y algún día en noviembre, ver Booth Career Services: de la mano hacia el internship) se hacen con la cohort.

Una vez acaba el LEAD oficialmente las cohorts dejan de verse cada semana en clases. Aún así, siguen funcionando gracias al presidente y a las social chair y al propio interés de todo el mundo. En la nuestra hemos seguido viéndonos frecuentemente en eventos organizados por la social chair. Por ejemplo, hace un par de semanas se organizó una cena donde cada persona llevaba comida de sus países. El sábado pasado fue la Trolley Party, que pasamos la noche todos los de la cohort metidos en un autobús de estos turísticos que recorren la ciudad y que hacía paradas intermedias de 40 minutos en bares específicos y donde coincidíamos con otra cohort diferente en cada bar. Vamos, que las cohorts siguen vivas durante todo el MBA y la gente acaba siendo muy amiga aunque no estés todo el día compartiendo clases con ellos.

La verdad es que el aspecto del “bonding” (lazos/relaciones fuertes entre los estudiantes) está muy cuidado en la escuela desde hace unos años, cosa que antes no se hacía tanto. Muchas cosas han cambiado en este aspecto, con el fin de encontrar el balance perfecto entre conseguir una gran unión entre los estudiantes sin tener que renunciar al programa flexible que todo el mundo adora. Una de las cosas que han ido cambiando con el tiempo es el perfil de los estudiantes que admiten. Antes por ejemplo el perfil de la gente que se admitía eran más perfiles quants y gente muy de finanzas, gente muy brillante pero quizá no con las mejores soft skills, cuando ahora la clase es muchísimo más diversa y hay todo tipo de perfiles, desde militares, ex-jugadores de la NFL, profesores o psicólogos hasta médicos, arquitectos, o abogados (por supuesto, también hay ingenieros, economistas y gente de ADE ;)). Otra cosa que ha cambiado es que antes los estudiantes vivían desperdigados en Hyde Park, el barrio donde está el campus de la Universidad, y que mucho ambiente nocturno no tiene. Sin embargo, desde hace 8 años el 80-90% de la clase vive en el mismísimo centro de Chicago en 4 ó 5 edificios situados todos en la misma zona, por lo que la gente está mucho más cerca unos de otros y además se puede “vivir la ciudad”, que es una pasada. Lo bueno es que en estos edificios hay para todos los gustos, desde un par de edificios que hay como 200 estudiantes viviendo en cada uno y que parecen residencias de estudiantes (hagas lo que hagas siempre te encuentras con alguien de clase: en el ascensor, en el gimnasio, yendo a comprar, etc), hasta otros que, aun estando frente por frente a los demás, son algo más “independientes”. En el mío por ejemplo creo que somos unos 20 ó 30 Boothies viviendo (ver Apartamento en The Shoreham). Al estar todos al lado unos de otros, es muy cómodo quedar para los trabajos en grupo y los study groups. Y el Gleacher (el edificio de Booth que está en la ciudad) está a cinco minutos de donde vivimos, cosa que se agradece ya que hay clases allí y tenemos todos los recursos de la escuela a nuestra disposición: salas de estudio, biblioteca, etc.).

Lo cierto es que estoy contento porque creo que este sistema te proporciona las ventajas de poder formar amistades fuertes con la gente de tu cohort como ocurre en otras escuelas, pero sin que todas tus amistades se reduzcan a la cohort, sino que puedes conocer a mucha más gente gracias a no coincidir siempre con las mismas personas en clase durante todo el año.

Walker cohort'11

Microsoft y Apple en Booth

Esta semana las grandes compañías “High Tech” (como las llaman por aquí) están por la escuela presentándose e intentando captar talento (como siempre dicen) para sus internships y puestos full-time. Ayer asistí a las presentaciones de Microsoft y Apple, dos de las más grandes empresas del sector.

La presentación de Microsoft me gustó mucho. Vinieron unas 10 personas de la empresa, todos graduados de Booth de diferentes promociones, e incluso dos estudiantes de segundo año que han hecho el internship allí este verano. Lo primero que llama la atención de estas empresas es que los recruiters vienen en vaqueros y camiseta. Es algo que hacen a propósito, para dar una imagen casual y friendly. La presentación se centró en lo que significa trabajar en una empresa como Microsoft, cuáles serían los roles que desempeñaríamos, la progresión de la carrera profesional allí, los mil y uno beneficios que obtendríamos por ser empleados suyos, etc. Además, hablaron mucho de la gran diversidad de productos que tienen (XBOX, Office, Windows, Skype, Hotmail, Bing, etc.) que hace que se pueda cambiar de rol y de producto fácilmente si se desea. También nos hablaron sobre los internships, los diferentes roles (para el internship tienen sobre todo Marketing y Finanzas, para el full-time tienen también estrategia, operaciones y otros), los trainings que hay, los eventos con los altos directivos (incluido Steve Ballmer, el CEO) y sobre la vida en Seattle (donde está la sede de Microsoft y el 90% de los puestos de trabajo, internacionalmente casi todo lo que tienen es trabajo de “sales”). Nos hablaron del próximo Windows 8 y del cambio de Hotmail. Para terminar, sortearon entre los estudiantes que estábamos (unos 60) ratones, juegos de X-BOX, un pack de Office para Mac, y finalmente, dos consolas X-BOX! Desgraciadamente no me tocó nada… pero bueno, a un buen amigo le tocó una de las X-BOX y se fue feliz.

Después de Microsoft me pasé por la presentación de Apple, en la que había bastante más gente. Creo que el motivo por el que había más gente no fue porque Apple le interese más a la gente que Microsoft (que seguramente también), sino sobre todo porque a la misma vez que la presentación de Microsoft había una de Nomura (un banco de inversión) y muchos “investment bankers” prefirieron ir a esa, y cuando se acabó se pasaron por la de Apple. El caso es que la de Apple, entre nosotros, me decepcionó un poco, sobre todo porque era fácil comparar la presentación con la anterior de Microsoft que había sido buena. De primeras, sólo vinieron 4 personas, una de Recursos Humanos y tres empleados que se graduaron en Booth hace unos años. Nos pusieron unas cuantas gráficas sobre lo mucho que ha crecido Apple desde 2001 (parece que la empresa no existía antes del 2001…) y luego se dedicaron a ponernos videos sobre sus productos, sobre el iPod, el iPhone, iPad (sabíais que la idea del iPad surgió antes que la del iPhone? ) y los Macs. Al verlos, parecía que nos estaban intentando vender productos más que convencernos para trabajar allí. Y esos videos ya me sonaban, estoy casi seguro que se pueden encontrar en su página web. Además, la presentadora no era la alegría de la huerta, y mientras en casi todas las presentaciones los presentadores te hacen reír en algún momento antes o después, en esta parecía un funeral. Luego ya pasaron a hablar los Boothies y la cosa mejoró, porque nos hablaron un poco más sobre lo que nos interesa: cómo es trabajar allí, qué roles desempeñaríamos, etc, pero bueno, nada del otro mundo.

Quizá Apple, que está en la cresta de la ola, no tiene necesidad de “venderse” tanto como Microsoft, que para muchos parece “más aburrida” o menos cool que la empresa de la manzana. Desde luego, ayer pareció todo lo contrario.

Por cierto, mucha gente piensa que para trabajar en este tipo de empresas hay que tener un perfil tecnológico, o estudios en Informática. Pues bien, en Microsoft quisieron aclarar que no es para nada un requisito, de hecho una de las que vino y que es Booth’05 había sido abogada previamente. Lo único que dijeron es que hay que demostrar pasión por la tecnología, ya sea en la cover letter o en las entrevistas. Una persona que tenga estudios en informática tendrá que hacer menos esfuerzos para demostrarlo que una persona que no los tenga, pero recalcaron varias veces que para nada es necesario tenerlos.

Financial Accounting: the language of business

Ayer tuve mi segundo midterm del trimestre, de la asignatura Financial Accounting (el primero fue Microeconomics). El examen me fue bastante bien, largo pero asequible. Aprovecho para contaros un poco más en detalle sobre la clase, para aquellos seguidores del blog que se que os interesa el tema.

Qué decir del “language of business”? pues que es mucho más interesante (e importante) de lo que me imaginaba. La verdad es que he aprendido un montón en las últimas semanas. Hasta ayer, lo que hemos dado es (siento el inglés, pero desconozco como se dicen muchos de los términos en español):

  • Introduction to Financial Statements, the Accounting process, and the Balance Sheet: GAAP vs IFRS, assets, liabilities, shareholders equity, journal entries, analysis of balance sheets, etc.
  • Accrual Accounting and the Income Statement: cash vs accrual methods, revenue recognition, expenses, interpreting & analyzing the income statement, etc.
  • Statement of Cash Flows: the need of a cash flow statement, overview of the statement of cash flows, types of financing activities, preparing statement of cash flows, direct vs indirect methods, etc.
  • Accounts Receivables, Revenue recognition, and Ratio Analysis: methods to recognize revenues, uncollectible accounts (direct write-off method vs allowance method), allowance estimation (aging, percentage of sales approach), ratios, etc.
  • Inventory: working capital, cost included in inventory acquisition (product cost vs period costs), inventory cost flows, valuation of items included in inventory, cost flow assumtion (FIFO, LIFO, weighted average), LIFO reserve, LIFO layers, etc.

La profesora, Ellen Engel (PhD en Stanford y MBA en Booth), utiliza sus propias transparencias durante la clase. Además, resuelve ejercicios y fomenta la participación de la clase continuamente. Como material suplementario utilizamos este libro de Financial Accounting Por otro lado, durante una hora de cada clase analizamos un caso que hemos debido preparar previamente, del libro Cases in Financial Reporting, del que es autora la propia Engel. Esta mezcla teoría/práctica me parece muy interesante ya que aplicamos lo que aprendemos a casos reales. Por ejemplo, hasta la fecha hemos analizado las cuentas (balance sheets, income statements, cash flows, foot notes, etc.) de Google, Apple, Johnson & Johnson, Mitsubishi, etc. y de cada uno aprendes algo nuevo, desde las propias cuentas hasta cómo los managers pueden “manipular” o “jugar” con la información para presentar una cara u otra de su empresa y de esta forma influir en los inversores.

Engel no requiere entregar ejercicios como deberes en cada clase (como si que hace mi profesor de Microeconomics), aunque hay dos assignments con varios problemas (Problem Sets) que hay que entregar durante el trimestre (uno lo entregamos la semana pasada y el otro en unas 3 semanas). Cada clase requiere bastante preparación previa ya que debemos leernos el caso para poder participar en clase (cuenta algo para la nota) y siempre conviene hacer los ejercicios recomendados para seguir mejor la clase. Los exámenes son “open book” (puedes llevar todo el material que quieras, libros, transparencias, apuntes…). La nota final de la asignatura se calcula de la siguiente manera:  10% participación en los casos de Financial Statement Analysis, 10% los Problem Sets, 25% el midterm, 55% el examen final. Si la nota del examen final es superior a la del midterm, entonces el examen midterm vale cero y el examen final 80%.

Lo que me he dado cuenta es que en Booth cada profesor hace un poco lo que quiere con su asignatura, unos no piden deberes, otros sí, otros hacen casos, otros no, unos mandan deberes semanales, otros no, etc. Lo bueno es que los “métodos” de cada profesor son públicos y no sólo puedes elegir asignaturas sino también el profesor que quieres que te la imparta. Por ejemplo, hay como 7 profesores que dan esta asignatura. Yo elegí Engel porque me atraía mucho la mezcla casos/teoría y además es una de las mejor valoradas (cada año y después de las asignaturas los estudiantes puntuamos a los profesores, y antes de elegir asignatura/profesor podemos consultar las puntuaciones de los años anteriores).

Finalmente, quiero recordaros que esta asignatura es la más básica de contabilidad que se imparte en Booth. Para aquellos que ya saben contabilidad antes de llegar al MBA, se tiene la opción de escoger asignaturas más avanzadas, como son Managerial Accounting, Accounting and Financial Analysis I, Accounting and Financial Analysis II, y Financial Statement Analysis. Y si se quiere ir más allá, el mismo departamento también imparte: Taxes and Business Strategy, Workshop in Accounting Research, Economic Modeling of Accounting Issues, Empirical Research in Accounting, Topics in Empirical Accounting Research, Empirical Research on Managers y Corporate Financial Reporting Decisions. Y hacer una asignatura no impide hacer las demás, de hecho si haces tres (o cuatro, no recuerdo) asignaturas de las anteriores, obtienes la “Concentration” (especialidad) en Accounting. Para una lista completa de los cursos que ofrece Booth (no sólo los de Accounting), os aconsejo pasaros por el Chicago Booth Course Search.