Scholarships

¿Cuánto cuesta realmente un MBA y cómo se puede pagar?

De forma frecuente recibo preguntas sobre cuánto cuesta realmente el MBA en una escuela como Booth y cómo uno puede afrontar los costes, así que me animo a escribir sobre ello. Y es que después de trabajar muy duro y pasar un proceso de admisión realmente exigente, por fin llega la soñada admisión y te preguntas cómo afrontar el dineral que cuesta el programa. Lo cierto es que los costes son una barbaridad, parecidos a lo que puede costar comprarse un apartamento en España.

Antes de nada, ¿realmente merece la pena? Con toda probabilidad si preguntáis a cualquier estudiante de las escuelas top-10 estadounidenses os dirán que sin lugar a dudas sí. Y es que si solo consideramos los aspectos monetarios, la media de un estudiante de Booth, Harvard, Stanford, y escuelas del estilo es amortizarlo entre 3 y 5 años después de haberlo acabado. Lo cierto es que las perspectivas a medio/largo plazo son muy buenas, y salir sin un buen trabajo de aquí es prácticamente imposible (si no lo consigues es que realmente no quieres encontrarlo). Además, si quitamos el dinero de la ecuación, hay un montón de cosas que un MBA te aporta que son incluso más importantes, como cambiar de carrera profesional, una network muy potente, conocimientos, experiencia de vida, etc.

Personalmente, lo creáis o no a mi el MBA me ha aportado un valor inmenso y veo el mundo de manera muy distinta. Si me trasladase tres años atrás al momento en que decidí apostar por un top MBA, dudaría muchísimo menos de lo que dudé (bueno, lo cierto es que dudé bastante poco) y sin pestañear lo haría. Mi mujer, que era mucho más escéptica, ahora es la fan número 1. El MBA nos ha abierto las puertas a unos mundos que nos eran completamente desconocidos. Antes del MBA, “you don’t know what you don’t know” y hasta que no te lo enseñan no sabes lo mucho que no sabíamos.

¿Cuáles son los costes reales?

Los costes de hacer un MBA en una escuela como Booth son los siguientes (he hecho una estimación basándome en los costes aproximados que vienen en esta página, adaptándolos un poco):

  • Matrícula: 20 clases + LEAD: $112.000 en total (aunque puedes hacer hasta 6 clases más gratis).
  • Otros fees pagados a la escuela: $3.000 en total (computer allowance, student life fee, …).
  • Material de estudio (libros, coursepacks, etc.): $1.000-2.000 en total. De todas maneras en Booth hay un mercado de segunda mano muy potente utilizando esta web que creó un compañero de clase: BoothSell. Yo lo único que no he vendido es lo que quiero quedarme para la posteridad.
  • Seguro médico: Hace un par de años varios europeos conseguimos un acuerdo con una aseguradora francesa, que nos cubre a todos los europeos por 600-700 euros al año. Si eres mujer, sin embargo, este seguro no te vale (por temas de embarazo y demás) y tienes que pedir el seguro de la universidad, que cuesta unos $2.700 por año.
  • Alojamiento: Entre $600 y $2.000 al mes, depende del edificio vivas, tipo de apartamento y si vives solo o compartes piso. De todas maneras, hay varias formas de pagar menos (ver más abajo).
  • Transporte: $1.000 al año, tren a la escuela, o la bici, taxis, etc.
  • Comida: $400-800 al mes, aunque esto depende mucho de si sales a cenar con frecuencia o no.
  • Teléfono, electricidad, etc.: En el precio del apartamento suele estar incluido Internet, cable TV, gas, calefacción, etc. (al menos en donde vivo yo). Lo que no incluye es la electricidad (pago unos $20-25 al mes). Por otro lado, otro gasto es el contrato de móvil, unos $50-100 al mes dependiendo de qué compañía, minutos, etc.
  • Extra: aquí ya cada uno. Si viajas mucho, compras mucho, etc. esto subirá.

Vamos, que entre unas cosas y otras, el coste del MBA ronda los $150.000 en total los dos años. Y esto no es todo. Hay que añadir el “coste de la oportunidad”. Es decir, durante el tiempo que dura el programa hubieras podido seguir trabajando, por lo que dejas de ingresar un salario durante más de dos años.

¿Cómo puedo financiar el MBA?

Lo bueno es que Booth ofrece préstamos a todos sus estudiantes, incluyendo estudiantes internacionales. No es para nada normal que una escuela de préstamos a los estudiantes internacionales (que no tenemos el famoso “credit history” americano). A los que estéis pensando en hacer un MBA fuera y necesitéis pedir un préstamo, os aconsejo que os informéis muy bien de qué escuelas ofrecen préstamos a estudiantes internacionales.

En Booth depende del año, pero suelen dar entre 80 y 90% del coste total del programa (incluyendo matrícula más gastos de vivir). Las condiciones no están mal. De hecho, conozco a compañeros que lo han pedido entero incluso no necesitando todo el dinero (por ejemplo, emprendedores que utilizan el dinero para dar los primeros pasos).

¿Cómo puedo reducir los costes?

A continuación hago un resumen con varias maneras para reducir los costes o para ingresar dinero durante el programa:

  • Becas del país de origen: Lo mejor para eliminar casi todos los gastos es por supuesto conseguir una beca de las que otorgan los países de origen. En España, hay bastantes fundaciones que ofrecen becas de posgrado que te pagan todo el MBA (matrícula más gastos) como Caja Madrid, La Caixa, Ramón Areces Rafael del Pino, etc.), en esta guía de Club-MBA listamos todas. Conseguirlas es muy complicado: dan muy pocas al año y la competencia es enorme. Yo estuve muy cerca pero al final no conseguí ninguna. De mis compañeros españoles hay varios con becas de Ramón Areces, Villar Mir, Navarra, …
  • Scholarships de Booth en el momento de la admisión: Otra manera de reducir la matrícula es si la escuela te da una “scholarship” en el momento de la admisión, que viene a ser una beca que te reduce el coste de la matrícula. En Booth dan bastantes, desde $10.000 hasta full-tuition (que cubren toda la matrícula) y todos los admitidos pueden conseguirlas (es decir, no hay que solicitarlas sino que la escuela te considera automáticamente). Mi mujer recibió half tuition (reducción de $50.000 en la matrícula) y varios de primer año recibieron cantidades similares. Aunque estas scholarships en principio se otorgan solo cuando te hacen la oferta de admisión, hay rumores de que se pueden conseguir también después de admitido y antes de haber aceptado la oferta. Por ejemplo, si vas al Comité de Admisiones y les enseñas que tienes admisión en una escuela de la competencia (tipo Harvard, Stanford y Wharton) y estás decidiendo entre ofertas quizá se rasquen el bolsillo y te den algo para que “motivarte” a que aceptes (que conste que yo lo intenté pero no funcionó). Y también parece que depende del año. Quizá os preguntéis, ¿en qué se basan para dar scholarships? Pues probablemente en méritos como candidato (lo fuerte que sea tu solicitud), y lo poco representado que esté tu perfil en la escuela. Por ejemplo, si tienes un perfil muy bueno y además eres un perfil poco común, probablemente las escuelas top se te rifen. Ser de un país poco representado, tener una experiencia laboral poco representada en la escuela, ser mujer, ser de una raza poco representada, etc. son cosas que ayudan. Un caso extremo sería ser mujer y venir de un país africano y tener una solicitud potente.
  • Scholarships por méritos académicos: Durante el primer año si sacas muy buenas notas te dan “merit scholarships” para el segundo. Y no solo por notas, también te dan scholarships por otros motivos. Por ejemplo, te dan por ayudar mucho a la escuela, otras por liderazgo, otras por construir lazos con nuevas empresas (mi mujer recibió una por haber hecho las prácticas MBA en una venture capital que nunca había reclutado en la escuela), otras patrocinadas por alumnis, etc.
  • Summer internship (prácticas de verano): Entre primer y segundo año realizamos prácticas en empresas (como recordaréis, en mi caso las hice en McKinsey). Depende de la empresa y el lugar, pero vamos lo normal es cobrar alrededor de $10.000-$13.000 al mes durante la duración de las prácticas (aunque hay bastante gente que cobra bastante más, y otros que las hacen en non-profits y casi no cobran). Lo normal es que dure unos tres meses, aunque hay gente que los hace más cortos y otros que los hacen más largos o incluso hacen dos y hacen casi cuatro meses.
  • Remuneración por colaborar con la escuela: También te dan dinero cuando colaboras con la escuela en algunos de los roles que hay (por ejemplo, a mi me dieron $2.000 por ser Admission Fellow, y también dan bastante más a los LEAD Facilitators, y también otros roles como Career Advisor). También pagan $30 la hora a los Teaching Assistants (TAs), que son los estudiantes que colaboran con los profesores en sus asignaturas. Los TAs corrigen los trabajos y los exámenes, hacen las review sessions (clases extras de repaso), etc. Lo normal es que cada profesor tenga entre uno y cuatro TAs, por lo que hay muchos. Para ser TA hay que haber hecho la asignatura previamente y que el profesor te quiera como TA (depende del profesor, pero normalmente si tuviste una A y se lo pides probablemente te dejará serlo). Mi mujer fue TA de un profesor que imparte Microeconomics durante el pasado trimestre, y yo iba a serlo de Building the New Venture pero al final preferí no hacerlo porque durante ese trimestre estaba hasta arriba entre asignaturas, Admission Fellows, Club-MBA y mil otras cosas. Además la profesora quería que lo fuese en la clase que impartía a PhD en otra escuela de la Universidad que me atraía menos. También se puede colaborar con los profesores como Research Assistant (les ayudas en sus investigaciones académicas durante el MBA).
  • Competiciones, Entrepreneurship Intenrship Program, etc: Hay muchas competiciones tanto dentro de la escuela como a nivel nacional, en plan competiciones de casos como el de Deloitte que quedé segundo, de marketing, de finanzas, etc. También si decides emprender durante el año y no haces prácticas de verano o las haces en startups, te dan unos $6.000 del Entrepreneurship Internship Program (EIP).
  • Ahorros en el alquiler del apartamento: Por un lado, cuando firmas el apartamento, si firmas 12 meses te dan uno gratis. Además, durante el verano todo el mundo subalquila sus apartamentos y te ahorras el alquiler. Como vivimos en una zona muy buena de Chicago, hay mucha demanda por nuestros apartamentos durante el verano (gente que vive en las afueras y quiere pasar el verano en el centro de la ciudad en edificios cerca del lago, con piscina y demás). En mi caso, subalquilé mi apartamento desde el 2 de junio (día que me fui a Madrid) hasta el 23 de septiembre (día que volví). Finalmente, si referencias a alguien y entra en un apartamento en el mismo edificio en el que estás, el edificio te da $1.000. Lo que hacemos en la escuela es que los estudiantes hacemos referencias a los que entran al año siguiente (yo hice referencia a un español que entró en septiembre, y mi mujer a otro). Y el dinero te lo repartes a medias con el que entra. Que yo sepa no se puede hacer más de un referral por persona.

Vamos, que hay maneras de reducir el coste total del MBA, aunque está claro que si uno no consigue becas, lo normal es endeudarse. Yo lo veo como una inversión en uno mismo. Muy probablemente la mejor inversión que haré en mi vida.

Por cierto, he recibido comentarios en este blog y en otros sitios que me comentan que los MBA como éste solo los pueden hacer gente con dinero, lo que me parece absolutamente falso. La gran mayoría hemos pedido un préstamo para pagar el programa, que lo iremos pagando con el trabajo post-MBA. Desgraciadamente, en España aún hay gente que está convencida de que quienes estudiamos en escuelas como ésta es porque nos lo han pagado nuestros padres millonarios. Esto no puede estar más alejado de la realidad, cualquier persona que quiera acceder a un MBA y tenga un perfil para ser admitido, puede hacerlo.

Anuncios

Aprobada la Grade Non Disclure (GND) en Booth Class of 2013

Como ocurre todos los años, los estudiantes hemos votado si queremos aplicar o no la GND (“Grade Non Disclosure”) para nuestra clase. Como lleva ocurriendo desde 2000, hemos votado sí por goleada. La GND es una “ley” estudiantil que nos impide comunicar las notas del MBA a las empresas en las que reclutamos, ni para el internship ni para el trabajo full-time (sin embargo, sí que se pueden comunicar después de un año de la graduación). Esta medida está respaldada por más del 90% de la clase. No es una ley oficial “Booth” y tampoco es apoyada por los profesores, quienes se quejan de que la GND hace que el nivel baje en las clases. Sea como sea, yo estoy totalmente a favor de la misma.

¿Por qué me parece muy bien la GND? Por varias razones. Primero, los estudiantes competimos por los mismos puestos de trabajo unos contra otros, por lo que si los recruiters tuvieran acceso a las notas, los estudiantes seríamos muchísimo menos colaborativos de lo que lo somos teniendo GND. Aquí en Booth ahora mismo nadie se sorprende cuando alguien de tu clase que casi no conoces te ve discutiendo con tus compañeros de grupo sobre una determinado problema, y se une para ofrecer su ayuda sin buscar ni recibir nada a cambio, cuando sabe perfectamente que las notas son por curva de Gauss y que ayudarnos implica que él o ella sacará menos nota. Estoy convencido de que esto no pasaría si no hubiera GND. El otro día estuve en un evento de una de las consultorías grandes, y hablando con un Partner de la firma, me comentó que en las escuelas en las que sí que tienen acceso a las notas, ellos (las empresas) se fijan muchísimo en ellas para diferenciar candidatos, casi en lo que más. Como es lógico, si sabes que el conseguir el puesto de trabajo en tu empresa soñada va a depender de sacar más nota que tu compañero, adoptarás una posición más competitiva que si no dependiera de ello. De hecho este tema es algo sobre lo que se habla bastante entre españoles MBA de distintas escuelas que he ido conociendo (prefiero no decir nombres de las escuelas), y he oído experiencias muy negativas de escuelas en las que no hay GND y en donde la competición entre la gente es algo exagerado.

Segundo, en una escuela buena la gente suele ser ya de por sí competitiva (si no seguramente no estaríamos aquí), por lo que la mayoría lo vamos a intentar hacer bien aunque nuestras notas no se publiquen a los recruiters (entre los estudiantes al final todo el mundo sabe qué notas tienen los demás…). Lo queremos hacer bien pero hasta cierto límite, no vamos a estar obsesionados con sacar mejor nota que los demás, ni nos pasamos todo el día estudiando para hacer los exámenes mejor que nadie.

Tercero, una de las grandes ventajas de Booth es que tenemos un programa totalmente flexible y hay mucha diferencia entre niveles de asignaturas en cuanto a dificultad y a contenido. Si no hubiera GND la mayoría de la gente tendería a cogerse asignaturas fáciles para asegurarse una A+. Imaginad un estudiante que tiene un CFA y que por tanto sabe un huevo de finanzas. Si no hubiera GND, en vez de cogerse las asignaturas lo más avanzadas posible para aprender más, seguramente se iría a coger la básica para arrasar a sus compañeros y sacar la A+, que luego le ayudaría mucho cuando esté solicitando un puesto de trabajo. Esto es lo que, en mi opinión, ocurriría en todas las asignaturas, y sólo los más valientes o a los que les diera igual la nota se atreverían a coger las asignaturas que más les interesase, o en las que más fueran a aprender. Con la GND, cada estudiante de verdad elige las asignaturas que realmente quiere hacer, quitando la nota que va a sacar de la ecuación. Con GND, tienes la posibilidad de aprender mucho más que sin ella.

Finalmente, tampoco os penséis que la gente se pasa el MBA de fiesta por haber GND. A nadie le gusta sacar una C y ser de los malos de la clase, ya que aquí todo el mundo se cree (es) muy bueno. Y, además, siempre hay incentivos para sacar más nota que los demás, como por ejemplo las scholarships que Booth da en el segundo año a los que quedan dentro del top 10% de la clase, y que cuya distinción (Dean List) sí que se puede poner en el CV después del internship del verano.

Y qué decir sobre el supuesto descenso del nivel de las clases del que se quejan los profesores? Pues seguramente tienen razón, es lógico que el nivel algo disminuya, ya que los estudiantes se preparan menos las clases que lo que lo harían si no hubiera GND. Sin embargo, insisto en que la gente se prepara mucho las clases, los casos, etc y van más que preparados a las clases; nadie quiere sacar una C o una D, o que el profesor te haga una “cold call” en clase y que te pille en fuera de juego. Los profesores por supuesto que querrían que todos fuéramos preparados al máximo, pero bueno, nosotros preferimos no vivir el MBA encerrados en la biblioteca y disfrutar también de otras cosas que también son parte del mismo y del proceso de aprendizaje (clubs, eventos, conferencias, competiciones, viajes organizados por la escuela para visitar empresas, fiestas, etc.), que no participaríamos tan intensamente si tuviéramos que pelearnos por las notas para conseguir el trabajo soñado.

En resumen, yo estoy totalmente de acuerdo con esta medida. De hecho, el que Booth fuera GND fue un factor muy importante en su favor durante mi periodo de selección de la escuela de negocios a la que quería ir, ya que lo último que quería era compartir 2 años en un MBA con gente ultra competitiva. Ahora ya en mitad del MBA estoy encantado con el ambiente que hay en la escuela, muy sano y colaborativo, junto con alto nivel de exigencia en las clases. Estoy seguro que esto es en gran parte gracias a la GND.

En la imagen podéis ver la GND que acabamos de aprobar

Más información sobre la GND de Booth: http://student.chicagobooth.edu/group/gbc/gnd.htm

Sin parar

Hola,

Hace ya un tiempo que no encontraba un rato para escribir.

Lo cierto es que ando muy ocupado entre mi trabajo, mejorando Club-MBA (habéis visto la nueva web que hemos hecho?:)) e intentando disfrutar de mis últimos dos meses en Hong Kong. Sin parar un segundo para variar.

Mi último día de trabajo será el 11 de mayo, unos días después de acabar con el proyecto que tengo entre manos, una “Market Release” de un importante mercado de bonos japonés y del que soy responsable.

Una market release ocurre cuando un mercado bursátil va a realizar cambios en su sistema tecnológico, que requiere que todos los participantes se adapten si quieren seguir operando en el mercado. Normalmente suelen asignar una fecha con meses e incluso años de antelación para que los participantes (en su mayoría bancos de inversión) tengan tiempo para adaptarse.

Nos notificaron de esta market release en Junio de 2010, aunque hasta principios de enero no pudimos empezar a trabajar en ella porque había otras prioridades. Dentro de los treinta y pico proyectos que tenemos, las market releases son la prioridad cero (lo más prioritario) porque implican que si no llegamos a tiempo en la fecha establecida, los equipos de trading del banco dejan de operar hasta que acabemos. Ya os podréis imaginar que si eso pasa ruedan cabezas porque el banco pierde mucho dinero cada día. Este año sólo hay dos market releases, ésta y otra a fin de año.

El caso es que este mercado japonés realiza importantes cambios en su protocolo de acceso, a los que debemos adaptarnos. Los proyectos “market releases” las llevamos los equipos de desarrollo, aunque requiere coordinación de muchas personas y de equipos de business, support y dev en Hong Kong, Tokio y París. Aunque realizar los cambios en el sistema puramente técnicos puede que nos lleve 2 ó 3 semanas, el proyecto lleva meses. La fase previa puede durar más de uno o dos, y después de acabar el desarrollo, el nuevo sistema tiene que pasar todos los controles de calidad y puesta en producción, que lo coordinamos nosotros. El mayor problema que tenemos actualmente es que el mercado japonés sólo nos deja hacer tests los fines de semana, cuando el mercado está cerrado, por lo que a unos cuantos nos toca venir los fines de semana a trabajar. Y encima la market release es el 2 de Mayo, que es fiesta… que por supuesto para mí no lo será. Me asignaron el proyecto antes de que les dijera que me iba de MBA, aunque les prometí que me quedaría hasta que lo acabásemos.

Dificultades hay muchas, empezando con que los del mercado sólo hablan japonés. Esto nos está causando muchas dificultades. He tenido que hacer varias conf call con traductores, y muchas veces no nos entendemos bien y la comunicación se hace difícil. Cada vez que tenemos una pregunta hay que pasar por intermediarios en Tokio porque tampoco entienden los emails en inglés (es de alucine…). En mi equipo este problema es nuevo porque antes teníamos a un japonés que lideraba los proyectos con Japón, pero se fue hace unos meses. Otro problema es la documentación, también en japonés. Tuve que mandarla traducir a París (más barato) y tardaron 3 semanas en mandárnosla de vuelta, y mientras tanto intentando nosotros usando google translator. Increíble pero cierto.

Así que ya veis que estoy pasando mis últimas semanas trabajando a destajo para acabar esto a tiempo antes de irme.

Por cierto, a finales de este mes viajo a Madrid unos días a la entrevista de las becas de la Fundación Rafael del Pino.

rid

Lanzamiento del sitio web Club-MBA!

Desde hace tiempo rondaba por mi cabeza la idea de crear una comunidad online de MBA en español. Cuando empecé hace más de un año con el tema de las aplicaciones para hacer un MBA, me frustraba no encontrar ningún sitio en español con información actualizada sobre MBAs, escuelas de negocio, becas, sobre cómo preparar el GMAT y el TOEFL, etc. En definitiva, un sitio donde poder preguntar mis dudas y hablar con gente que supiera del tema, o simplemente un sitio para compartir ideas y estrategias durante este tortuoso proceso.

Ahora que he pasado por todo esto y he aprendido mucho sobre el tema, creo que puedo ayudar a mucha gente que esté en estos momentos pensando en hacer un MBA este año o en el futuro. Con esta idea he fundado el sitio www.club-mba.com, que por el momento basará toda su actividad en su foro.

No sólo pienso centrarlo en MBAs, sino también tratará sobre otros tipos de masters, programas para salir fuera a estudiar o trabajar, becas, etc.

Espero que os animéis a registraros y a participar!

rid

Sí a Chicago, no a Londres

Como probablemente os podréis imaginar, mi mujer y yo hemos estado decidiendo durante las últimas semanas entre la oferta de la University of Chicago Booth School of Business y la de London Business School (LBS). Finalmente, y después de bastante reflexión, acabamos de comunicar al Comité de Admisión de LBS que declinamos ambos dos su oferta en favor de Chicago Booth.

Ha sido una decisión difícil pero que había que tomar porque el primer pago de LBS es la semana que viene. Además, el declinar la oferta puede ayudar a gente que esté en la waitlist a que les cojan, así que quería liberar plaza cuanto antes.

Antes de ponerme a explicar las razones por las que hemos escogido Chicago Booth, tengo que confesar que considero a ambas escuelas entre las top-5 a nivel mundial (lideran la mayoría de los rankings de MBA), y estoy seguro que en ambas pasaríamos dos años increíbles y que mis posibilidades profesionales post-MBA serían parecidas. Desgraciadamente no podemos ir a las dos y había que elegir, cosa que nunca pensé que fuera tan difícil.

Obama dando clase en la University of Chicago

Una de las razones principales de haber elegido Chicago Booth es porque la escuela tiene probablemente el mejor profesorado de entre las mejores escuelas del mundo, incluyendo seis premios Nobel, de los 86 que tiene la universidad. Además, la flexibilidad de su plan de estudios (única en el mundo, donde sólo hay una asignatura obligatoria), me permitirá crear mi propio programa basado en mi perfil y en mis intereses. Esto además tiene otra gran ventaja, y es que durante el periodo de recruiting del primer año (búsqueda del internship del verano), tendré la posibilidad de cogerme pocas asignaturas (o fáciles), y esto me ayudará a preparar mejor las candidaturas a las empresas donde quiero hacer mi internship. Y es que según me han contado, te pasas casi dos meses asistiendo a conferencias, eventos que organizan las empresas que vienen a la escuela (desayunos, comidas, cenas, presentaciones, etc.), preparando el CV, cartas de motivación, entrevistas, etc. En definitiva, que te come todo el tiempo, y si durante ese periodo puedo andar con menos asignaturas mejor que mejor.

Otra razón importante es el hecho de que considero que la escuela está en un momento ascendente en su historia, en un particular “momentum”, gracias al trabajo del Dean Ted Snyder y de haber recibido importantes donaciones en la última década, como la de Charles M. Harper, que permitió construir en 2004 el impresionante Harper Center, y la donación de David Booth de 300 millones de dólares (la más grande de la historia). Gracias a estas aportaciones, la escuela tiene recursos para retener y contratar a los mejores profesores y a los mejores alumnos. En definitiva, tiene recursos para construir el mejor programa MBA del mundo y para diferenciarse de otras escuelas durante los próximos lustros.

También ha sido muy importante el haber hablado con mucha gente de las dos escuelas. He hablado con al menos cuatro estudiantes actuales de Chicago Booth, y todos me han parecido con los pies en la tierra, accesibles, sinceros, y me han hablado muy bien de casi todo. Además, les ha ido fenomenal en la búsqueda de empleo (creo que todos han entrado en McKinsey y otro en un banco en Nueva York), y, sobre todo, me he sentido identificado con ellos. Por otro lado, ya estoy en contacto con los españoles admitidos en mi clase (somos 5 españoles admitidos en ronda 1) y todos parece que vamos a aceptar la oferta e ir a Chicago.

Clinton dando una conferencia en LBS

Esto es muy buena señal ya que quizá en ronda 2 admitan a más. Sobre LBS no he tenido el mismo feeling. Entre otras cosas, al menos dos personas me han dicho que estaban un poco defraudados con la calidad de algunos profesores.

Otra razón es que siempre había soñado con estudiar en una prestigiosa universidad americana, y no voy a dejar pasar esta oportunidad. Además, preferimos vivir dos años en Chicago que en Londres. Me han hablado maravillas sobre Chicago, y la única pega que oigo es sobre el clima invernal (o infernal). También quiero volver de nuevo a Estados Unidos (después de pasar un año en Nueva York, donde realmente estuve muy a gusto, me quedé con las ganas de más).

Por otro lado, tengo que confesar que desde antes de empezar a enviar aplicaciones, Chicago Booth era la que estaba arriba de la lista, culpa en parte de un amigo y ex-alumno que me ha estado convenciendo desde hace casi un año para que vaya a Chicago.

Finalmente, como sabéis mi mujer también ha sido admitida en ambas escuelas, por lo que tenemos que afrontar alrededor de 300.000 dólares en los próximos dos años. Y aunque hace unos meses decidimos no pensar en el dinero y decidimos no elegir una escuela por el dinero, no hay que perder de vista que vivir en Chicago es mucho más barato que en Londres. Y para rematar, en Chicago mi mujer recibió una scholarship que, en caso de no conseguir becas españolas, nos va a ayudar mucho.

Por supuesto hemos tenido ciertas dudas. Lo que verdaderamente nos ha hecho dudar es la gran diversidad de estudiantes que hay en LBS (alrededor de un 90% de los estudiantes son internacionales, por un 38% en Booth).

Ahora sólo queda saber qué haremos con Wharton…