Deloitte

Summer Internship en McKinsey & Company en Madrid

Después de una semana de locura, en la que he volado de un sitio para otro, dormido en 3 hoteles distintos y hecho 11 entrevistas, al final todo ha salido bien y me vuelvo a Chicago con la oferta de trabajo para el verano soñada bajo el brazo. Nada más y nada menos que McKinsey en Madrid!

Como sabéis mi objetivo después del MBA es volver a España, aunque tengo en mente muchos proyectos para emprender, veo las prácticas de verano como una gran ocasión para probar el mundo de la consultoría estratégica. Al final será en McKinsey, aunque lo cierto es que también llegué a las rondas finales de Boston Consulting Group y Bain & Company para consultoría en Madrid, y Microsoft, Google y Deloitte en EEUU. La verdad es que ha sido una decisión muy difícil porque reconozco que tanto BCG como Bain me gustaban mucho y ambas dos se han portado muy bien conmigo durante todo este año.

El proceso de selección de McKinsey (los de Bain y BCG son muy parecidos) ha constado de varias fases:

FASE 0: conseguir la entrevista

La fase cero es conseguir la invitación a la primera entrevista. No vale con tener un buen CV y estar en una escuela top, es esencial hacer mucho networking, asistir a eventos organizados por la compañía, hacer que te conozcan, mostrar interés, etc. Para la gente que recluta para oficinas americanas esta etapa es crucial. Para los que vamos a oficinas internacionales no lo es tanto, pero aún así el verano pasado asistí a un evento pre-MBA de McKinsey (también a los de BCG y Bain), y también fui a la cena que organizaron en Chicago y que vino gente de Madrid, incluido uno de los socios que luego me ha entrevistado.

FASE 1: Problem Solving Test (PST)

Este test lo tuvimos que hacer todos los que habíamos recibido invitación para entrevistar en McKinsey en ronda 1, que sólo en Booth éramos como 150. El test se compone de 3 casos de negocio basados en proyectos reales de McKinsey. En total tiene 26 preguntas de respuesta única y te dan una hora. Buscan ver tu capacidad de analizar y resolver problemas. El test es complicado, sobre todo porque has de responder cada pregunta en unos dos minutos y hay mucho que leer, muchos gráficos que interpretar, etc. Para los curiosos, nos dieron un ejemplo para practicar que os podéis descargar desde la web de McKinsey: éste

Aunque no hay datos, un consultor me comentó que el test se pasa respondiendo de 13 a 15 preguntas bien. Contestar 17 es hacerlo bien y contestar más de 20 lo hacen muy pocos.

FASE 2: Primera Ronda de entrevistas

Esta ronda dicen que es la más complicada de pasar y en la que más criba hacen.

Consta de dos entrevistas de 45 minutos cada una. Las hice en el Harper Center y me la hicieron dos Engagement Managers de la oficina de McKinsey de Chicago. Cada entrevista consta de tres partes: fit, caso y preguntas. La parte del fit te preguntan sobre tu pasado, y te hacen preguntas behavioral (“comportamentales”), tipo “cuéntame una situación en la que tuviste que liderar un equipo y tuviste un problema con alguien del equipo”, o “cuéntame un proyecto que lideraste sin que nadie te lo pidiese”. Van al detalle de todo y en una de ellas el tipo me acribilló a preguntas.

Luego viene el famoso caso. Para los que no lo sepáis un caso de entrevista simula un caso real de una empresa que tiene un problema “x” y tú tienes que resolverlo haciendo las preguntas correctas identificando la raíz del problema, y luego recomendar la solución. A mí me cayeron casos de todo tipo, desde un fondo de Private Equity que se estaba planteando comprar una empresa y había que ver si era rentable o no, hasta más típicos de una empresa que ha perdido cuota de mercado y no sabe por qué; otra que sus márgenes de beneficio han caído; u otra que un competidor acaba de entrar en el mercado y no sabe cómo reaccionar; u otra que está pensando expandirse en China y no sabe cómo hacerlo y si es rentable. Para resolver casos es básico utilizar unos buenos frameworks y a mi estos me resultaron fundamentales.

Me llamaron dos días después para decirme que había pasado la ronda.

FASE 3: Segunda Ronda de entrevistas

En esta ya solo quedábamos entre 7 y 10 candidatos, entre los que vi gente de Columbia, Wharton, Booth, Harvard, Fuqua y Tuck. Fue en Nueva York y se hace con los socios (Partners) de la oficina de Madrid. Cada candidato pasamos tres entrevistas (una con cada socio). Fueron parecidas a las que hice en Chicago salvo que en español, cosa que me resulta bastante más fácil porque es más sencillo conectar con la otra persona, y cuando estás buscando ideas te vienen las cosas más rápido a la cabeza.

Y nada, tres horas después acabar las entrevistas cuando estaba muerto de cansancio en el Hotel Sheraton de Nueva York (en pleno Times Square, como se lo curran!) recibí la ansiada llamada de uno de los socios diciéndome que me hacían oferta!

EDITADO: He utilizado parte de este artículo en la Guía de preparación de entrevistas de consultorías de Club-MBA. Os la recomiendo.

Anuncios

Entrevistas para el Summer Internship

Esta semana empezamos las entrevistas para el summer internship (las prácticas de verano), que como sabéis es parte fundamental del MBA y lo cierto es que la mayoría de las prácticas terminan con una oferta de trabajo a tiempo completo para después del programa.

La primera semana está dedicada mayormente a los que reclutan para investment banking y el Harper Center está repleto de bancos de inversión, aunque también hay alguna de puestos de marketing y general management de empresas varias. La semana que viene son las entrevistas de consultoría y luego ya a principios de febrero todas las demás.

En casi todos los puestos hay dos rondas de entrevistas, y cada ronda tiene dos entrevistas de una hora aproximadamente. El Harper Center tiene decenas de salas para entrevistar, por lo que las empresas vienen aquí a hacerlas. Aún así, para puestos internacionales en ocasiones hay que desplazarse a otra ciudad donde hacen todas las entrevistas a todos los candidatos de todas las escuelas.

En este momento tengo cinco entrevistas de ronda 1 en varias consultoras (BCG, McKinsey, Bain para la oficina de Madrid, y Deloitte para la oficina de Chicago, la cual me invitó directamente gracias a la segunda plaza en la National Case Competition for Booth) y firmas de High-Tech (de momento Microsoft, aunque lo más seguro es que Google y Amazon también me inviten cuando salgan los resultados). Hoy tengo la primera entrevista, Microsoft en el campus, y la semana que viene tengo las demás, unas en el campus (McKinsey y Deloitte) y otras en Boston (Bain) y en Nueva York (BCG), así que me voy a pasar la semana viajando. Y si paso a la ronda 2, más viajes.

Aunque tengo ganas de hacer las prácticas en alguna de estas empresas, también tengo la posibilidad de quedarme en el Polsky Center of Entrepreneurship este verano y trabajar en mi propia idea de empresa, cosa que también me interesa mucho.

Exámenes, winter break y comienzo del segundo trimestre

Sin casi darnos cuenta ya estamos metidos de nuevo en la vorágine del MBA.

Primero, os hago un rápido resumen del pasado mes. La primera semana de diciembre tuvimos los exámenes del primer trimestre. Tuve tres exámenes: Financial Accounting, Microeconomics, y de Marketing Strategy. Los dos primeros fueron exámenes tradicionales (el de Accounting era “open-book”, podíamos llevar los libros y apuntes que quisiéramos) y el de Micro era closed-book. Sin embargo, el examen de Marketing era un “take-home”, es decir, un análisis de un caso que lo hacíamos en casa.

Después de los exámenes llegó el merecido “Winter Break”, tres semanas de vacaciones. Mucha gente de nuestra clase se fue al Ski Trip a Aspen, Colorado. Otros se fueron a hacer industry treks, que son viajes a diferentes partes del mundo para visitar empresas. Por ejemplo, yo me apunté a un viaje de startups a Sillicon Valley pero que al final decidí no ir. Hay viajes a visitar venture capitals, private equities, otros para ver a empresas High-Tech (Google, Apple, Microsoft, Amazon, etc.), otros a Nueva York, Londres, Hong Kong (bancos), de energía a Houston, y así decenas de ellos. Tengo pendiente una entrada en el blog en la que hablaré de todos estos viajes.

El caso es que nosotros decidimos ir a Madrid y pasar allí más de dos semanas. Llevábamos tres años sin volver a España por Navidad y ya tocaba. En Madrid como podréis imaginar ha sido un continuo sin parar, entre reuniones familiares, cenas con amigos, eventos en empresas, etc. Además, tuvimos la ocasión de organizar el evento de Booth, y cenamos un día con varios de los españoles admitidos en Ronda 1. También organizamos la cena de Navidad con el Equipo de Club-MBA. Vamos, al final volvimos a Chicago casi más cansados de cuando nos fuimos.

En Chicago el Winter quarter (el segundo trimestre del MBA) ha empezado a toda pastilla. A finales de enero tenemos las entrevistas para el internship del verano (he sido invitado a entrevistar en varias empresas), y la escuela nos está preparando a conciencia para que nos vaya bien. De veras, sigo alucinado con los recursos que la escuela ofrece y lo bien que está organizado todo, una vez pase todo esto escribiré una entrada sobre los medios que la escuela ha puesto a nuestra disposición para preparar las entrevistas.

Investments, Competitive Strategy y Applied Regressions

Por otro lado, ya hemos empezado las clases. Voy a hacer Investments con Stefano Giglio, un nuevo y joven profesor que viene de Harvard, Competitive Strategy con Matthew Gentzkow (nombrado por Poets & Quants como uno de los mejores profesores del mundo de menos de 40 años: enlace noticia), también de Harvard, y Applied Regressions con Carlos Carvalho, de Duke. Ésta última me cuenta como substituto de Business Statistics, que es un requisito obligatorio. He preferido subir un peldaño y hacer Regressions ya que en la carrera di mucha estadísitica y por la pasta que pagamos por cada asignatura casi mejor aprovechar para aprender algo nuevo aunque la asignatura me requiera más trabajo. Lo bueno es que este trimestre no he gastado ningún punto en el iBid, que unido a los sólo 800 que gasté en el primer trimestre, tengo ya un “saco” de más de 13.000 puntos. Aún no he tenido tiempo para explicaros en detalle cómo funciona el iBid, el sistema de Booth con el que eliges asignaturas y profesores (pronto…).

Por cierto, os acordáis de la competición de casos de Deloitte en Booth en la que mi equipo quedó segundo en Chicago? Pues el equipo que nos ganó tenía que competir contra los mejores equipos de las demás escuelas de negocios en un fase final en Dallas. La competición fue el pasado fin de semana y han quedado segundos del país, un gran logro. Los ganadores? un equipo de Virginia Darden. Podéis ver el cuadro final con los resultados aquí.

Segunda plaza en la Booth National Case Competition de Deloitte!

La semana pasada competí en un equipo de cuatro en la competición que organiza anualmente Deloitte, la Chicago Booth National Case Competition. Con mucho orgullo he de deciros que mi equipo quedó en segundo lugar! A continuación os describo en qué consistió esta competición y cómo conseguimos llegar hasta el podium.

Warning: post largo

El equipo: Los ChiBoys

Nuestro equipo, los “ChiBoys”, lo formábamos un argentino (que estudió ADE y Economía y que trabajaba en estrategia en Telefónica Argentina), un peruano (ingeniero que trabajó en IBM), un americano de Ohio (que trabajó en una Non-Profit), y yo. Se formó por casualidad, un día en el tren hacia la universidad alguien comentó lo de presentarse a la competición y formamos el equipo sobre la marcha, sin pensar en qué perfiles tenía cada uno. Al final, el equipo funcionó a la perfección.

Competición

De todos los equipos que se presentaban, en una primera fase Deloitte escogió a 16 para competir. Una vez elegidos, nos daban el caso el miércoles por la noche y teníamos hasta el viernes a las 18h para entregar nuestra solución.

El sábado todos los equipos íbamos a las oficinas de Deloitte de Chicago y presentábamos nuestra solución (en forma de una presentación Power Point) al jurado que nos tocase (había varios). El jurado, compuesto por altos ejecutivos de Deloitte y de un experto en la industria, elegía a los tres equipos finalistas. Estos tres equipos volvían a presentar pero ya delante de todo el mundo: el jurado al completo (20 personas más o menos), gente de Deloitte (Partners, Consultants, etc.), y los equipos que no habían pasado a la final. En total, más de 100 personas.

Después de las presentaciones finales, el jurado se volvía a reunir y decidía el ganador, el segundo y el tercer puesto.

Premios

Equipo ganador: $2,000, e invitación directa a entrevista para el internship de verano. Además, seleccionados para competir en otro caso nacional en Texas en Enero.
Segundo puesto: $1,000.
Tercer puesto: merchandising de Deloitte.

El Caso

En caso era una simulación de un proyecto real de consultoría estratégica (un caso es un problema real de gestión que requiere una decisión o un conjunto de decisiones, para lo cual antes tienes que diagnosticar, generar alternativas, valorarlas y decidir un curso de acción), que trataba sobre una pequeña cervecera de Illinois –Two Brothers–  que produce “craft beer” (viene a ser un tipo de cerveza “artesanal” que está muy de moda en Estados Unidos), y que ficticiamente nos contrataba como consultores para que les ayudásemos a tomar medidas estratégicas para incrementar sus ingresos, aumentar su market share y en definitiva, a vender más cervezas.

El miércoles a las 20h nos dieron el caso junto con 20 archivos pdf con cientos de páginas con información de todo tipo: informes de Standards & Poors sobre la industria cervecera en Estados Unidos, financial statements de grandes empresas cerveceras como InDev (la que controla Budweiser y otras) y de MillerCoors, artículos sobre “craft beers” y su crecimiento, etc. Una burrada de documentación que no había por donde cogerla.

Así que ya os podréis imaginar que las siguientes 40 horas las pasamos estrujándonos el cerebro, haciendo brainstorming buscando ideas, rellenando pizarras una detrás de otra, investigando muchísimo en Google, en archivos de la prensa local de Illinois y Ohio, bases de datos de la universidad, etc. Horas y horas hasta que fuimos moldeando una solución que diseñamos y que, sinceramente, veíamos con posibilidades de ganar. Ahora tocaba ejecutarla: otras buenas horas delante del Power Point de forma que todo quedase lo mejor posible, y así fue (reconozco que hasta la fecha nunca había hecho ni visto una presentación como la que hicimos, teníamos un crack del Power Point en el grupo que marcó la diferencia en la estructura y diseño de la presentación). Por último, después de que por fin a las 17:59 mandásemos la solución, tocaba pasar toda la tarde y bien entrada la noche ensayando la presentación.

La solución

Sin poder entrar mucho en detalle (firmé varios papeles), nuestra solución trató sobre la localización donde concentrar los esfuerzos, sobre cambios a realizar en la línea de productos, cambios en la imagen de la marca y cómo darla a conocer con una estrategia potente de marketing, sobre cómo hacernos un hueco en los bares y supermercados de la región objetivo, y finalmente sobre cómo invertir en la fábrica y cómo cuidar la distribución de forma que todas las piezas encajaran. Todo esto acompañado de muchos números y modelos financieros que dieran sustento a todo lo que decíamos.

El D-Day

El sábado, muy nerviosos pero confiados con nuestra solución, llegamos a las oficinas de Deloitte y después de un buen desayuno, por fin nos tocó hacer nuestra presentación de media hora a una parte del jurado. Salió bastante bien, y conseguimos salir al paso decentemente de las preguntas (o dardos) que nos hicieron.

Por fin llegó la alegría, cuando anunciaron que ChiBoys era uno de los tres equipos finalistas. Alegría pero los nervios en la estratosfera, ahora tocaba presentar delante de toda la muchedumbre y jugarnos los cuartos contra equipazos de americanos y construidos para ganar (el que ganó eran dos consultores, un investment banker y un brand manager (marketer)). Desgraciadamente, mi experiencia hablando en público es muy reducida, y de golpe me encontraba en una piscina llena de tiburones, había que presentar delante de más de 100 personas y de un jurado lleno de peces gordos cargados de preguntas envenadas.

Pues bien, llegó la hora de darlo todo y eso es lo que hicimos, con dos cxjxn3s salimos al escenario y demostramos la casta latina. Un disfrute y llenos de orgullo salimos de la batalla victoriosos para nosotros pasase lo que pasase con el resultado.

El veredicto

Dos horas después de acabar la presentación, y después de mucho chismorreo (amigos y conocidos de entre el público que habían visto las tres presentaciones -nosotros no podíamos ver la de los otros dos grupos- y que nos decían que la cosa estaba muy igualada entre nosotros y otro grupo de guiris, aunque la mayoría nos decía que nosotros ganaríamos porque nuestra solución era mucho mejor), por fin llegó la hora de dar el resultado. Pero antes, el famoso experto de la industria cervecera se marcó un speech sobre cómo veía él la solución, que era casi calcada a la nuestra, así que en ese momento pensábamos que habíamos ganado (sabíamos que los otros dos equipos habían ido a por otra estrategia completamente distinta).

Sin embargo, al final nos quedamos con la plata. Al principio un pelín de decepción, que pronto se disipó y después de fotos de rigor recogimos nuestros cheques y nos fuimos felices y orgullosos por haber llegado hasta ahí. Acabamos de celebración en un bar donde, por supuesto, pedimos la cerveza de la que ya conocemos todas sus entrañas.

Pues bien, así acabaron tres días de infarto, tres días que han sido una auténtica experiencia y un continuo aprendizaje. Además de ser ya un quasi experto en la industria cervecera, también he aprendido a ton tanto personal como profesionalmente a todos los niveles.

De merienda, Deloitte. De cena, McKinsey

Empieza a convertirse en una rutina eso de salir de casa a las 7:30 de la mañana y volver a las tantas. A modo de ejemplos, a continuación os dejo un resumen de mis actividades de ayer lunes, y en el lateral os pongo una foto que saqué de las teles (como las del aeropuerto) que hay por todo el Harper donde se listan los eventos del día (esa es del 18 de octubre).

Eventos 18 Octubre

8:30 a 11:30: Clase de Marketing Strategy, donde tocaba un caso muy interesante sobre la empresa E*Trade.

11:30 a 12:00: Cita con mi mentor (un second year) para revisarme el currículum (creo que es la séptima persona que me lo revisa).

12:00 a 13:15: Sesión del Public Speaking Group, que es un club que me he apuntado para aprender/mejorar a hablar en público y sobre todo, para practicar.

13:15 a 14:00: Comida en la cafetería del Harper.

14:00 a 16:30: “Student lounge” (una sala para estudiantes donde hay mesas, sillones, mesas de billar, etc.) terminando assignments para Accounting, contestando emails, ocupándome de club-mba, acabando mi currículum, etc.

16:30 a 18:30: Al locker a ponerme el traje y directo a la presentación de Deloitte en el Harper seguida de un cocktail. Había como 50 personas de la empresa, incluido el jefazo de Deloitte America y que hizo su MBA en Booth en 1988.

18:30 a 20:00: Vuelta a casa a cambiarme y a dejar la mochila.

20:00 a 0:30: Pre-cena, cena y post-cena con McKinsey Latinoamérica en el restaurante Everest de Chicago. Sin lugar a dudas, el mejor restaurante que he ido en los últimos meses. La cena fenomenal, gracias McKinsey :). En el evento nos presentaron a todas las oficinas latinoamericanas, conocí a un montón de consultores, engagement managers, responsables de recruiting de la firma (México, Perú, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, etc.) e incluso a una española que trabaja en la oficina de Nueva York. Todos muy simpáticos, abiertos, y sobre todo muy sinceros (cosa que se agradece). Todas estas oficinas están creciendo de forma exponencial gracias a la actual pujanza económica de la región.

Menú en Everest, gracias a McKinsey