New York

Obama, cuatro años más

A los que seguís mi blog y no leéis nada más en Internet, comunicaros que Obama ha ganado las elecciones de nuevo ;).

Fuera de bromas, la verdad es que he tenido la suerte de estar en Estados Unidos las dos veces que Obama ha ganado. En 2008 estaba recién llegado a Nueva York cuando la ciudad se volcó con el nuevo candidato a Presidente, el primer candidato en la historia de color, un tio muy carismático, con muy buenas ideas y con un talante conciliador que chocaba frontalmente con el que el señor Bush había gobernado la nación durante ocho años. En esa ocasión, Obama arrasó al candidato republicano, John McCain. Sin embargo, en estas elecciones las cosas no estaban tan claras, ya que la economía no va tan bien como debería, y muchos se quejan de que no ha cumplido algunas de las promesas que hizo. Otros, los más críticos, le tachan de socialista (un término bastante peyorativo por estos lares) por ciertas medidas que ha tomado. Aún así, las últimas encuestas anunciaban cierta ventaja para Obama aunque todo iba a depender de lo que sucediera en estados como Ohio, Florida o Virginia. Al final, ha ganado con menos apuros de los esperados.

En Booth, hay una mayoría de estudiantes pro-Obama. Según una encuesta que hicieron hace unas semanas, un 64% de los estudiantes de Booth con derecho a voto iban a votar a Obama, mientras que un 31% votaría a Romney. La encuesta también nos preguntó a los estudiantes internacionales, entre los que hay una incluso mayor preferencia por el Presidente (69%). Más sobre esta encuesta y otra que hicieron en Harvard en este artículo que publicamos en Club-MBA.

Quizá os preguntéis como viven los estudiantes MBA las elecciones. Pues la verdad es que como os podréis imaginar, en una universidad tan intelectual como esta se ha hablado mucho de las elecciones desde hace meses. Se han organizado quedadas para ver los debates tanto en la universidad como gente por libre en apartamentos, se han organizado debates entre estudiantes, se han organizado donaciones para uno u otro partido (se lleva mucho esto en USA…), etc. Incluso Romney vino a hablar hace unos meses (ver mi post Mitt Romney en la Universidad de Chicago).

Por otro lado, me ha sorprendido lo muchísimo que se moviliza la gente por aquí. Como sabéis, Ohio era uno de los estados clave. Pues bien, varios de mis compañeros se han pasado la semana en este estado, yendo puerta por puerta pidiendo el voto por Obama. Como comentaba ayer la CNN, este trabajo “de campo” ha dado sus frutos y Obama acabó llevándose este estado, cuando hace unos meses lo tenía complicado. Podéis ver un par de captura de pantalla en el Facebook de un amigo (le he borrado los nombres).

Lo cierto es que hay un gran grupo de estudiantes que no han parado de organizar cosas pro-Obama. Hay una chica de mi cohort que incluso trabajó directamente para el Presidente en su campaña hace cuatro años. También hay varios que están muy metidos en política (son del Partido Demócrata). Los estudiantes republicanos se han  movido mucho menos, o al menos eso es lo que he percibido.

Estudiantes viendo el debate en la Universidad:

Obama como sabéis es de Chicago y fue profesor de la Universidad de Chicago durante 12 años. Además, tiene su casa en el mismo barrio de la Universidad, Hyde Park (vive a dos calles del Harper Center, la sede de Booth). El caso es que ayer vino a la ciudad a pasar la noche electoral y se alojó (o al menos pasó varias horas) en el hotel que está justo enfrente de donde vivimos los de Booth en el centro de la ciudad. Así estaba la calle por la tarde, cortada por quitanieves y con la tele:

Aquí varios de mis compañeros en la tele, en el recinto donde Obama dio ayer su discurso en Chicago (estuve a punto de ir!):


Y aprovecho para recuperar esta foto que hice en 2008 desde el apartamento donde vivía en Nueva York, justo antes de las elecciones. Queda claro a quién preferían los neoyorquinos ;).

Anuncios

Fin de semana en Nueva York

El pasado fin de semana he estado en Nueva York gracias a McKinsey!. La última vez que estuve en la ciudad también fue gracias a ellos (bueno, y a BCG y Bain), aunque fue en muy diferentes circunstancias, ya que en aquella ocasión fui a pasar las rondas finales de sus procesos de selección. Esta vez, viaje de placer ;).

Resulta que el miércoles pasado estuvieron por Chicago tres personas de la oficina de Madrid de McKinsey: un socio, un AP (Associate Principal, el que está debajo del socio en el organigrama) y una persona de recruiting. Como todos los años, van a las ciudades de EEUU donde hay MBAs para conocer a los españoles interesados en la oficina de Madrid. Este año han estado en Chicago y en Nueva York.

El año pasado asistí a la misma cena, aunque ahora mi rol es distinto, ya que ya formo parte de la firma y mi labor ahora es hablar de mi experiencia durante este verano y ayudar en lo que pueda a aquellos a los que les interesa McKinsey, además de identificar a posibles candidatos que pudieran ser interesantes para la compañía. La cena de Chicago estuvo muy bien. Entre los muchos españoles que hay este año en Booth, los que hay en Kellogg y alguno latinoamericano interesado en la oficina de Madrid, se llenaron dos mesas enteras.

En el 230 fifth rooftop bar de Nueva York

Aprovechando que vienen a EEUU, organizaron un evento este fin de semana en Nueva York al que invitaron a todos los McKinseys que estamos este año haciendo nuestro segundo año del MBA en EEUU, incluyendo los summers (los que hicimos las prácticas este verano en la oficina y que recibimos oferta para volver después del MBA), y los que ya estaban en McKinsey antes del MBA y vuelven el año que viene después del mismo. Es decir, todos aquellos que empezaremos de Asociados en septiembre de 2013. La verdad es que lo pasé en grande y fue una muy buena oportunidad para conocer a los demás.

Lo malo es que me perdí la fiesta de Halloween (a la que sí asistí el pasado año) que como todos los años, es uno de los highlights del primer mes del MBA en cuanto a fiestas se refiere.

Summer Internship en McKinsey & Company en Madrid

Después de una semana de locura, en la que he volado de un sitio para otro, dormido en 3 hoteles distintos y hecho 11 entrevistas, al final todo ha salido bien y me vuelvo a Chicago con la oferta de trabajo para el verano soñada bajo el brazo. Nada más y nada menos que McKinsey en Madrid!

Como sabéis mi objetivo después del MBA es volver a España, aunque tengo en mente muchos proyectos para emprender, veo las prácticas de verano como una gran ocasión para probar el mundo de la consultoría estratégica. Al final será en McKinsey, aunque lo cierto es que también llegué a las rondas finales de Boston Consulting Group y Bain & Company para consultoría en Madrid, y Microsoft, Google y Deloitte en EEUU. La verdad es que ha sido una decisión muy difícil porque reconozco que tanto BCG como Bain me gustaban mucho y ambas dos se han portado muy bien conmigo durante todo este año.

El proceso de selección de McKinsey (los de Bain y BCG son muy parecidos) ha constado de varias fases:

FASE 0: conseguir la entrevista

La fase cero es conseguir la invitación a la primera entrevista. No vale con tener un buen CV y estar en una escuela top, es esencial hacer mucho networking, asistir a eventos organizados por la compañía, hacer que te conozcan, mostrar interés, etc. Para la gente que recluta para oficinas americanas esta etapa es crucial. Para los que vamos a oficinas internacionales no lo es tanto, pero aún así el verano pasado asistí a un evento pre-MBA de McKinsey (también a los de BCG y Bain), y también fui a la cena que organizaron en Chicago y que vino gente de Madrid, incluido uno de los socios que luego me ha entrevistado.

FASE 1: Problem Solving Test (PST)

Este test lo tuvimos que hacer todos los que habíamos recibido invitación para entrevistar en McKinsey en ronda 1, que sólo en Booth éramos como 150. El test se compone de 3 casos de negocio basados en proyectos reales de McKinsey. En total tiene 26 preguntas de respuesta única y te dan una hora. Buscan ver tu capacidad de analizar y resolver problemas. El test es complicado, sobre todo porque has de responder cada pregunta en unos dos minutos y hay mucho que leer, muchos gráficos que interpretar, etc. Para los curiosos, nos dieron un ejemplo para practicar que os podéis descargar desde la web de McKinsey: éste

Aunque no hay datos, un consultor me comentó que el test se pasa respondiendo de 13 a 15 preguntas bien. Contestar 17 es hacerlo bien y contestar más de 20 lo hacen muy pocos.

FASE 2: Primera Ronda de entrevistas

Esta ronda dicen que es la más complicada de pasar y en la que más criba hacen.

Consta de dos entrevistas de 45 minutos cada una. Las hice en el Harper Center y me la hicieron dos Engagement Managers de la oficina de McKinsey de Chicago. Cada entrevista consta de tres partes: fit, caso y preguntas. La parte del fit te preguntan sobre tu pasado, y te hacen preguntas behavioral (“comportamentales”), tipo “cuéntame una situación en la que tuviste que liderar un equipo y tuviste un problema con alguien del equipo”, o “cuéntame un proyecto que lideraste sin que nadie te lo pidiese”. Van al detalle de todo y en una de ellas el tipo me acribilló a preguntas.

Luego viene el famoso caso. Para los que no lo sepáis un caso de entrevista simula un caso real de una empresa que tiene un problema “x” y tú tienes que resolverlo haciendo las preguntas correctas identificando la raíz del problema, y luego recomendar la solución. A mí me cayeron casos de todo tipo, desde un fondo de Private Equity que se estaba planteando comprar una empresa y había que ver si era rentable o no, hasta más típicos de una empresa que ha perdido cuota de mercado y no sabe por qué; otra que sus márgenes de beneficio han caído; u otra que un competidor acaba de entrar en el mercado y no sabe cómo reaccionar; u otra que está pensando expandirse en China y no sabe cómo hacerlo y si es rentable. Para resolver casos es básico utilizar unos buenos frameworks y a mi estos me resultaron fundamentales.

Me llamaron dos días después para decirme que había pasado la ronda.

FASE 3: Segunda Ronda de entrevistas

En esta ya solo quedábamos entre 7 y 10 candidatos, entre los que vi gente de Columbia, Wharton, Booth, Harvard, Fuqua y Tuck. Fue en Nueva York y se hace con los socios (Partners) de la oficina de Madrid. Cada candidato pasamos tres entrevistas (una con cada socio). Fueron parecidas a las que hice en Chicago salvo que en español, cosa que me resulta bastante más fácil porque es más sencillo conectar con la otra persona, y cuando estás buscando ideas te vienen las cosas más rápido a la cabeza.

Y nada, tres horas después acabar las entrevistas cuando estaba muerto de cansancio en el Hotel Sheraton de Nueva York (en pleno Times Square, como se lo curran!) recibí la ansiada llamada de uno de los socios diciéndome que me hacían oferta!

EDITADO: He utilizado parte de este artículo en la Guía de preparación de entrevistas de consultorías de Club-MBA. Os la recomiendo.

Apartamento en The Shoreham, piso 40

Como ya he comentado en varias ocasiones, cada año alrededor de un 80% de los estudiantes MBA de Booth viven en una zona de Chicago que se llama “The Loop”, que viene a ser el centro de la ciudad. Nosotros nos decidimos por un apartamento en el edificio The Shoreham. Hicimos todos los papeleos vía email con una agencia que trabaja con la Universidad de Chicago, y como nos decidimos rápido y pronto, nos dieron un mes gratis de alquiler.

El caso es que tanto el edificio como el apartamento nos han encantado, mejor de lo que esperábamos. Es parecido al apartamento en el que vivíamos en Nueva York, aunque más barato y mejor situado. Está a 5-10 minutos andando del centro de Chicago, pero con la ventaja de que está al lado del lago y aislado de las grandes avenidas y de la multitud. Está justo donde acaba el Millenium Park, y en la desembocadura del río en el lago.

La estación de tren para ir a la universidad está a 10 minutos andando, y el tren tarda unos 15 minutos en llegar a la universidad. Esos 10 minutos andando los podemos hacer o por la calle (ahora con el buen tiempo que hace es lo que hacemos), o se puede ir por el “pedway” (una red de corredores subterráneos que recorren parte de la ciudad, y que son muy populares en invierno). También podemos coger un mini-bus que tiene el edificio y que hace varios round-trips desde el edificio a la estación. Por otro lado, el Gleacher Center (el edificio de Booth que está en la ciudad) está a 5 minutos andando cruzando el río.

En el siguiente mapa de Google Maps podéis ver exactamente dónde estamos:

El edificio está genial, tiene piscina, gimnasio, billar, sauna, jacuzzis, dvd gratis, etc. vamos, de alucine!. El apartamento que tenemos está en el piso 40 orientación sur (importante durante el invierno), y se ven muy buenas vistas. Vemos el lago, Millenium Park, e incluso la Torre Willis (o Sears, como se llamaba antiguamente), aunque hay algún edificio por en medio. Os pongo unas fotos para que os hagáis una idea ;).

En la siguiente foto se ven las vistas hacia Millenium Park. Como veis los edificios de al lado son altísimos, uno de ellos mide 346 metros (el Empire State de Nueva York mide 381). En esta foto también se ve la torre Willis/Sears (442 metros, la más alta de América):

Vistas hacia el lago Michigan:

Vistas de los edificios “hermanos” Tides (el primero) y The Shoreham (el de después). En ambos dos viven bastantes estudiantes de Booth. De hecho en Tides vive otro de los españoles que empezamos este año.

Este es el pequeño parque que tenemos justo delante del edificio, que forma una especie de rotonda que sólo tiene una salida (hacia Millenium Park).

Aquí se ve The Shoreham. Tiene 46 plantas en total por lo que vivimos casi arriba del todo.

Esta foto es del segundo día, cuando aún no teníamos casi ningún mueble. Como veis, es todo ventanal, tanto el salón como la habitación. Y tiene moqueta por todas partes. Nos tiraba un poco para atrás el tema de la moqueta pero la verdad es que ahora estamos encantados.

Supongo que a estas alturas os estaréis preguntando cuánta pasta pagamos por vivir aquí. Pues bien, vivir en uno de estos edificios en un apartamento con un salón más una habitación (como el nuestro) cuesta entre 1300 dólares (en el edificio más barato, Millenium Park Plaza) hasta 2200 (el más caro, Aqua). Tanto Tides como Shoreham están entre medias. La gente que vive en el campus paga mucho menos ($600-$1000) por apartamentos iguales o más grandes. En muchos de estos edificios también se puede alquilar estudios, que son algo más baratos. Finalmente, hay que tener en cuenta que se pueden conseguir descuentos si se anda espabilado y se reserva con tiempo, y hay algún edificio que ofrece un 5% o 10% de descuento por ser de Booth. Además, entre la gente de Booth nos hacemos “referrals” compartidos (el edificio te da $1000 si alguien viene al edificio referenciado por ti).

Lanzamiento del sitio web Club-MBA!

Desde hace tiempo rondaba por mi cabeza la idea de crear una comunidad online de MBA en español. Cuando empecé hace más de un año con el tema de las aplicaciones para hacer un MBA, me frustraba no encontrar ningún sitio en español con información actualizada sobre MBAs, escuelas de negocio, becas, sobre cómo preparar el GMAT y el TOEFL, etc. En definitiva, un sitio donde poder preguntar mis dudas y hablar con gente que supiera del tema, o simplemente un sitio para compartir ideas y estrategias durante este tortuoso proceso.

Ahora que he pasado por todo esto y he aprendido mucho sobre el tema, creo que puedo ayudar a mucha gente que esté en estos momentos pensando en hacer un MBA este año o en el futuro. Con esta idea he fundado el sitio www.club-mba.com, que por el momento basará toda su actividad en su foro.

No sólo pienso centrarlo en MBAs, sino también tratará sobre otros tipos de masters, programas para salir fuera a estudiar o trabajar, becas, etc.

Espero que os animéis a registraros y a participar!

rid

Sí a Chicago, no a Londres

Como probablemente os podréis imaginar, mi mujer y yo hemos estado decidiendo durante las últimas semanas entre la oferta de la University of Chicago Booth School of Business y la de London Business School (LBS). Finalmente, y después de bastante reflexión, acabamos de comunicar al Comité de Admisión de LBS que declinamos ambos dos su oferta en favor de Chicago Booth.

Ha sido una decisión difícil pero que había que tomar porque el primer pago de LBS es la semana que viene. Además, el declinar la oferta puede ayudar a gente que esté en la waitlist a que les cojan, así que quería liberar plaza cuanto antes.

Antes de ponerme a explicar las razones por las que hemos escogido Chicago Booth, tengo que confesar que considero a ambas escuelas entre las top-5 a nivel mundial (lideran la mayoría de los rankings de MBA), y estoy seguro que en ambas pasaríamos dos años increíbles y que mis posibilidades profesionales post-MBA serían parecidas. Desgraciadamente no podemos ir a las dos y había que elegir, cosa que nunca pensé que fuera tan difícil.

Obama dando clase en la University of Chicago

Una de las razones principales de haber elegido Chicago Booth es porque la escuela tiene probablemente el mejor profesorado de entre las mejores escuelas del mundo, incluyendo seis premios Nobel, de los 86 que tiene la universidad. Además, la flexibilidad de su plan de estudios (única en el mundo, donde sólo hay una asignatura obligatoria), me permitirá crear mi propio programa basado en mi perfil y en mis intereses. Esto además tiene otra gran ventaja, y es que durante el periodo de recruiting del primer año (búsqueda del internship del verano), tendré la posibilidad de cogerme pocas asignaturas (o fáciles), y esto me ayudará a preparar mejor las candidaturas a las empresas donde quiero hacer mi internship. Y es que según me han contado, te pasas casi dos meses asistiendo a conferencias, eventos que organizan las empresas que vienen a la escuela (desayunos, comidas, cenas, presentaciones, etc.), preparando el CV, cartas de motivación, entrevistas, etc. En definitiva, que te come todo el tiempo, y si durante ese periodo puedo andar con menos asignaturas mejor que mejor.

Otra razón importante es el hecho de que considero que la escuela está en un momento ascendente en su historia, en un particular “momentum”, gracias al trabajo del Dean Ted Snyder y de haber recibido importantes donaciones en la última década, como la de Charles M. Harper, que permitió construir en 2004 el impresionante Harper Center, y la donación de David Booth de 300 millones de dólares (la más grande de la historia). Gracias a estas aportaciones, la escuela tiene recursos para retener y contratar a los mejores profesores y a los mejores alumnos. En definitiva, tiene recursos para construir el mejor programa MBA del mundo y para diferenciarse de otras escuelas durante los próximos lustros.

También ha sido muy importante el haber hablado con mucha gente de las dos escuelas. He hablado con al menos cuatro estudiantes actuales de Chicago Booth, y todos me han parecido con los pies en la tierra, accesibles, sinceros, y me han hablado muy bien de casi todo. Además, les ha ido fenomenal en la búsqueda de empleo (creo que todos han entrado en McKinsey y otro en un banco en Nueva York), y, sobre todo, me he sentido identificado con ellos. Por otro lado, ya estoy en contacto con los españoles admitidos en mi clase (somos 5 españoles admitidos en ronda 1) y todos parece que vamos a aceptar la oferta e ir a Chicago.

Clinton dando una conferencia en LBS

Esto es muy buena señal ya que quizá en ronda 2 admitan a más. Sobre LBS no he tenido el mismo feeling. Entre otras cosas, al menos dos personas me han dicho que estaban un poco defraudados con la calidad de algunos profesores.

Otra razón es que siempre había soñado con estudiar en una prestigiosa universidad americana, y no voy a dejar pasar esta oportunidad. Además, preferimos vivir dos años en Chicago que en Londres. Me han hablado maravillas sobre Chicago, y la única pega que oigo es sobre el clima invernal (o infernal). También quiero volver de nuevo a Estados Unidos (después de pasar un año en Nueva York, donde realmente estuve muy a gusto, me quedé con las ganas de más).

Por otro lado, tengo que confesar que desde antes de empezar a enviar aplicaciones, Chicago Booth era la que estaba arriba de la lista, culpa en parte de un amigo y ex-alumno que me ha estado convenciendo desde hace casi un año para que vaya a Chicago.

Finalmente, como sabéis mi mujer también ha sido admitida en ambas escuelas, por lo que tenemos que afrontar alrededor de 300.000 dólares en los próximos dos años. Y aunque hace unos meses decidimos no pensar en el dinero y decidimos no elegir una escuela por el dinero, no hay que perder de vista que vivir en Chicago es mucho más barato que en Londres. Y para rematar, en Chicago mi mujer recibió una scholarship que, en caso de no conseguir becas españolas, nos va a ayudar mucho.

Por supuesto hemos tenido ciertas dudas. Lo que verdaderamente nos ha hecho dudar es la gran diversidad de estudiantes que hay en LBS (alrededor de un 90% de los estudiantes son internacionales, por un 38% en Booth).

Ahora sólo queda saber qué haremos con Wharton…

Jerome Kerviel, el trader que perdió 4.900 millones de Euros

Como prometí en el post en el que hablaba sobre mi trabajo en Hong Kong, hoy voy a hablar sobre Jerome Kerviel, un personaje muy famoso en el mundo del trading.

Kerviel es responsable del mayor “fraude” (si se puede llamar así) bursátil de la historia, y la víctima fue el banco francés Société Générale (sí, donde trabajo), que perdió 4.900 millones de euros (casi 7.000 millones de dólares) por sus operaciones bursátiles. Esta cifra monstruosa es similar a la capitalización de la empresa Ferrovial o del Banco Popular a día de hoy.

Kerviel fue sentenciado en Octubre de 2010 a cinco años de cárcel por estos hechos, aunque él sigue defendiéndose diciendo que la SG sabía exactamente lo que estaba haciendo. Para la SG la sentencia judicial fue un éxito pues “se demostró” que el banco no hizo nada malo. Hay que saber que lo que está claro es que Kerviel no intentaba robar dinero a nadie, sino ganar lo máximo posible para la SG, aunque las cantidades se le fueron de las manos y para no ser descubierto empezó a hacer cosas ilegales para camuflarlas.

Jerome Kerviel se graduó con un Master de Finanzas en la Universidad de Lyon en 2000 (una universidad que no se encuentra entre las más prestigiosas en Francia), donde obtuvo un nota de “Assez Bien” (Bien alto o Notable), nada del otro mundo comparado con sus compañeros. En Agosto del 2000 es contratado por la SG en Paris en el departamento de Middle Office donde trabajó hasta 2005, cuando pasó al Front Office como “trader assistant” en el equipo Delta One, que incluye trading en fondos, swaps, índices futuros y trading cuantitativo.

El chico debía ser muy bueno porque rápidamente empezó a hacer muchos beneficios con sus operaciones y a superar con creces los resultados de sus compañeros.

Os he hecho una traducción de lo que Kerviel declaró a la policía francesa unos pocos días después de ser detenido (la traducción no es literal, no soy traductor) y también otros comentarios que ha hecho a distintos medios. Me parece muy interesante todo lo que dice ya que permite entender un poco cómo funciona el mundo del trading en los grandes bancos además de conocer la historia desde su punto de vista.

Declaración a la policía (Jérôme Kerviel, 2008):

“Fui contratado por la Société Générale en agosto de 2000, en un equipo del Middle-Office …. Durante el segundo semestre de 2004, fui asignado como asistente de trading [trading assistant, que suelen sentarse cerca de los traders y les ayudan a hacer cálculos y a lo que haga falta, y que suele ser un paso previo para pasar a trading]…. Empecé a interesarme mucho por el trading durante ese tiempo, al estar sentado en la misma fila de mesas que los traders… A principios de 2005, fui trasladado por fin al Trading Floor (Sala de Negociacion)…”

“Cuando fui contratado en Middle Office, mi sueldo bruto era de 35.000€ por año más bonus variable…. En el año 2007, recibí más de 300.000€ de bonus, aunque me esperaba 600.000€. A día de hoy, no he recibido nada de ese dinero.”

“Durante mi primera entrevista de trabajo en 2005 para pasar a trading entendí que era mucho menos considerado que otros por mi título y por mi carrera profesional hasta la fecha… Pero no lo tomo como algo personal, de verdad…”

“No cuestiono los hechos que me acusan. Admito haber creado operaciones ficticias, admito la cancelación de esas operaciones ficticias; sin embargo, sobre la posición no autorizada que tomé sobre futuros, soy mucho menos afirmativo. La orden que tenía de mis superiores era clara: consistía en asegurar que el market-making de los productos… no presentara volatilidad: certificados, warrants, trackers… Todo era para hacer ganar dinero al banco, de ninguna manera enriquecerme yo. Lo que es mas discutible son las vías que utilicé para conseguir esto.”

“Mi primera experiencia en este campo se remonta a 2005, que adopté una posición sobre las acciones de Allianz (aseguradora alemana) unos días antes del atentado del metro de Londres, apostando a que las acciones caerían. Cuando ocurrieron los atentados, las aseguradores entraron en una espiral descendente. Todo el mundo perdió excepto yo, que gané 500.000 Euros para la SG… me podía jubilar. Más o menos esta fue la primera vez que empecé como trader de la Société Générale. Entonces en esa época ya sabía como hacer para cubrir una posición. Tuve sentimientos encontrados acerca de esta operación porque me sentí orgulloso del resultado y me sorprendió por completo. Pero comprendí que me estaba divirtiendo cuando había gente que era víctima de los atentados. Me empecé a encontrar mal y tuve que correr a los servicios. La debilidad no duró, volví al Trading Floor y a mi trabajo.”

“Las mejores operaciones de la historia de la Société Générale se produjeron el 11 de Septembre 2001 [Atentado en Nueva York], esto me lo dijo mi manager. Parece que los beneficios ese día fueron colosales…”

Société Genérale París

“Se me generó el deseo de continuar y de querer más, una especie de efecto bola de nieve.”

“De Agosto a Diciembre de 2007, ganaba dinero para el banco todos los días. Era como una adicción. Un buen día para un trader era ganar 30.000 o 40.000 Euros, Para mi, ganar un millón no era nada. Tomé riesgos insensatos. Hice beneficios astronómicos, que me producían a veces orgasmos. Además, cubría las pérdidas de muchos de mis compañeros.

“A finales de julio [de 2007], el mercado se ajustó por hipotecas de alto riesgo (subprimes) y los mercados entraron en shock. Yo en cambio gané € 500 millones, y me encuentro en la misma situación que antes, de una manera aún más grande, y no declaro la suma en los books de la Société Générale. Pude ocultar esto con otra operación ficticia ….”

“En noviembre de 2007, en sucesivas operaciones intra-día, yo iba y venía en el DAX [el índice de la bolsa alemana] y viendo que era buena, tomé posiciones en los autómatas de mis compañeros de trabajo, al mismo tiempo y todo el mundo lo vio y lo sabía. Ese día hice 600.000€. Mi manager entonces me pidió explicaciones, quería saber las razones y motivos por los que yo me guiaba al invertir ….”

“A partir del 31 de diciembre [de 2007], mi “colchón” [los beneficios a un lado] aumentó a 1.400 millones de Euros, todavía no declarados al banco. En este punto, la situación ya estaba más allá de mi control y no sabía cómo hablarle al banco acerca de ella. Esto representaba dinero en efectivo no declarados de € 1,4 billones! Así que decidí no declararlo y para cubrir esta cantidad creé una operación ficticia de compensación ….”

“A principios de 2008 [pocos días de ser descubierto], cambié mi posición a “long” porque sabía que el mercado había evolucionado mucho, y estaba convencido de que el mercado iba a recuperarse en los próximos tres meses …. Únicamente al el cierre de la sesión del 18 de enero de 2008 el resultado fue negativo. Entonces, decidí que analizaría la evolución del mercado cuando volviera el lunes. Contaba con el mercado subiría el martes. Sin embargo, lo que no podía suponer es que el lunes que ya no sería un empleado de la Société Générale.”

“Para el banco y por mi categoría no estaba supuesto a jugarme esas cantidades, e informé un resultado de sólo € 55 millones …. Luego presenté pruebas falsas de estas operaciones, es decir, falsos emails. Creé un falso email con una función que me permitía volver a utilizar el título de un correo electrónico cambiando el contenido ….”

“Las técnicas que utilicé no eran sofisticadas en absoluto, en mi opinión, cualquier inspección ejecutada correctamente hubiera sido capaz de detectar estas operaciones ….”

“Sigo convencido de que mis superiores estaban al tanto de todas mis posiciones, y como prueba, les informo [a los policías] de la existencia de advertencias que llegaron de mi jerarquía. En 2007, llegaron varias preguntas por e-mail …. fueron enviados a varios de mis compañeros de trabajo con el fin de obtener explicaciones sobre mis posiciones…. Otra advertencia vino del Eurex de Alemania, que preguntaba sobre el gran volumen de operaciones que estaba realizando un trader de la SG que “manipulaba el mercado”. A raíz de esta investigación se me cuestionó pero fui capaz de justificarme. A principios de enero de 2008, sobrepasé mi límite de crédito y recibí varias preguntas por email. Para justificarme seguí creando email falsos.”

“El mero hecho de que no cogí ningún día de vacaciones en 2007 debería haber alertado a mis supervisores. Es una de las reglas elementales de control interno. Un trader que no coge ningún día libre es un trader que no quiere dejar su book a otro trader”

“Estaba generando mucho dinero, por lo que las señales no eran alarmantes. Mientras los traders ganemos dinero, nadie dice nada…”

Entrevista De Spiegel, traducida por El Pais (Noviembre 2010)

P. Si calculamos con su actual salario mensual (2.300 euros), tendría que trabajar 177.000 años para devolver esa cifra.

R. El juez se ha limitado a hacer suya la argumentación de los abogados de la empresa para la que yo trabajaba, Société Générale. Esta sentencia no contempla las circunstancias atenuantes que aportamos al procedimiento judicial. Es evidente que se quiere proteger al banco y a París como plaza financiera. Para eso había que cargarse a Jérôme Kerviel.

P. Es que el tribunal no aceptó su línea de defensa. La indemnización que le impusieron corresponde a las pérdidas que ha demostrado su empresa. Nunca hasta ahora un empleado de banco había causado pérdidas tan cuantiosas con sus apuestas en el mercado bursátil.

R. Yo no me he embolsado ni un céntimo; no me he enriquecido ni he defraudado lo más mínimo. Solo pretendía ser un buen empleado, generando los mayores beneficios posibles para mi empresa. No era más que una pieza del engranaje y de repente me veo convertido en el principal culpable de la crisis financiera.

P. A principios de 2005 le ascendieron a agente de Bolsa y posteriormente hizo carrera con rapidez. ¿Cómo lo consiguió?

R. Me especialicé en valores alemanes. Al cabo de unos meses especulé por primera vez a la baja con acciones de Allianz. En un primer momento perdí dinero. Pero luego el valor se desplomó debido a los atentados contra el metro de Londres. Mi operación le reportó al banco 500.000 euros.

P. ¿Cómo reaccionaron sus superiores?

R. Cuando comenté la operación con mi superior durante una comida de trabajo, me echó una leve reprimenda porque un agente con solo seis meses de experiencia no debía adoptar posiciones de este tipo. Pero no tardó nada en elogiarme y ampliar mi margen de acción para operaciones especulativas de dos a cinco millones de euros. Esto es algo típico del mundo contradictorio de las salas de negociación: todos los días se saltaban los límites del riesgo, los jefes lo sabían y jamás había amonestaciones.

P. Sin embargo, con dos o cinco millones de euros de riesgo, usted ya no se daba por satisfecho...

R. Fui aumentando más y más mis posiciones cuando me di cuenta de que mis superiores me cubrirían, por su propio beneficio y por el del banco. A finales de 2006 tomé por primera vez posiciones de venta por valor de varias docenas de millones de euros en el índice bursátil alemán Dax, posiciones que liquidé en febrero de 2007, con un beneficio de 20 millones de euros. Desde el negocio con las acciones de Allianz, mis superiores jamás volvieron a llamarme a capítulo. Siempre obtuve beneficios elevados. Al cabo de tres años, los jefes habían elevado mis objetivos un 1.700%. Eso demuestra que sabían exactamente lo que estaba ocurriendo.

P. Y de repente le entraron delirios de grandeza y apostaba miles de millones.

R. No tuve la sensación de que fueran delirios de grandeza. Con el apoyo de mis jefes, estaba atrapado en una espiral para hacer siempre más y más. En marzo me di cuenta de que los riesgos con los créditos subprime estadounidenses estaban fuera de control y especulé con un crash. Sin embargo, el mercado bursátil siguió al alza entre marzo y julio, lo que me dejaba con unas pérdidas gigantescas de 2.000 millones de euros. El banco cubría una y otra vez mis pérdidas. Todos los días pagaba las pérdidas en Bolsa y nunca se me dijo nada.

P. Pero entonces cambiaron las tornas.

R. En julio se produjo el primer ataque de pánico del mercado y pude haberme salido con unas ganancias de 500 millones de euros. Sin embargo, yo estaba convencido de que los mercados seguirían cayendo y volví a especular con 30.000 millones de euros. Me quedaba mirando hipnotizado la pantalla de la mañana a la noche, operando con sumas gigantescas, apenas durmiendo, y hasta fin de año conseguí unos beneficios de 1.500 millones de euros para el banco.

P. Oficialmente, su mesa de negociación Delta One solo podía manejar riesgos por un importe máximo de 125 millones de euros. ¿Cómo fue posible que tuviera a su disposición sumas de muchos miles de millones de euros para especular?

R. Mis superiores habían desactivado los sistemas de seguridad. Habría podido invertir en un solo día 100.000 millones de euros. Mis jefes habían suprimido de mi ordenador todos los dispositivos de seguridad.

P. El juez que le sentenció consideró probado, sin embargo, que usted era el “inventor de un sistema coherente de engaño”. Le condenó por “deslealtad, falsificación y manipulación con fines de engaño”. ¿De verdad se considera inocente?

R. Me limité a aplicar los métodos que ya existían en el banco y que había aprendido allí. No he inventado nada, otros agentes actuaban de forma parecida. Solo tenía que ocuparme de que por la noche se mantuviera la apariencia de que se había respetado el límite de negociación. Para hacer efectivas mis posiciones de negocio cerraba operaciones de compensación que, aparentemente, neutralizaban el riesgo en el sistema de negociación bursátil. Los supervisores veían que yo no tenía ningún socio negociador para esas operaciones de compensación, pero jamás dijeron nada. A veces se trataba de posiciones de hasta 50.000 millones de euros. En total, en el transcurso de dos años pude negociar valores por importe de 400.000 millones de euros con terceras partes desconocidas para el banco.

P. ¿A sus superiores nunca les llamó la atención la magnitud de sus operaciones?

R. Sí. Ya en abril de 2007 recibieron un mensaje de correo electrónico en el que se les advertía de que cerraba operaciones ficticias por sumas muy importantes con terceras partes inexistentes. Mis jefes me dijeron que debía ocuparme de ese problema. A lo largo del año 2007 recibieron muchos más mensajes sobre el mismo asunto.

P. Algunos agentes de Bolsa aseguran que su modelo era el tiburón de las finanzas Gordon Gekko de la película de Hollywood Wall Street, interpretado por Michael Douglas. ¿También lo era para usted?

R. De ninguna manera. En la película se dicen algunas frases que en la sala de negociación se emplean con frecuencia. Muchas veces me divierte pensar en el consejo de Gordon Gekko: “Si necesitas un amigo, cómprate un perro”. Es algo que, lamentablemente, encaja con mis desgraciadas experiencias.

P. Al comienzo de la recién estrenada Wall Street 2: el dinero no duerme, Gordon Gekko sale de la cárcel. Como usted, escribe un libro sobre los abismos del mundo financiero y se venga ganando más dinero que en toda su vida. ¿Ha meditado ya su venganza?

R. No, eso no le sirve a nadie de nada. Mi único interés es que la verdad salga a la luz, que cada cual asuma su responsabilidad.

P. Daniel Boston, el presidente del banco para el que trabajaba, dijo que usted era un terrorista porque había arriesgado 50.000 millones de euros con sus negocios especulativos. Eso es, más o menos, lo que vale todo el banco.

R. Mi único objetivo era maximizar los beneficios de mi empresa. Entré en una espiral en la que, con apoyo de mis jefes, siempre se ascendía más y más.

P. Las instancias de control hicieron llegar 70 advertencias a la Société Générale.

R. En realidad fueron muchas más. Sin embargo, los jefes tuvieron parte muy activa en las especulaciones. Había límites para los riesgos que podía asumir un solo operador, pero nadie se preocupó de eso. Ya lo he dicho: mis superiores habían desactivado los sistemas de seguridad de mi ordenador.

P. Los responsables de Société Générale han afirmado en el proceso que usted “en ningún caso estaba autorizado, ni sus jefes hubieran podido autorizarle, a asumir riesgos tales que potencialmente representaban un peligro mortal para el banco”.

R. En ningún momento me dijeron: “¡Jérôme, deja ya de hacer tonterías!”. Al contrario. Me animaron a tomar posiciones de negociación y a asumir riesgos. En el verano de 2007 me marché de vacaciones dos semanas. Todas las mañanas me telefoneaban para pedirme consejo sobre la gestión de mis posiciones. Tuve que volver al cabo de una semana.

P. ¿Los riesgos habían quedado fuera de control?

R. No. Se dieron cuenta de que había posibilidades de ganar dinero y reclamaron mi vuelta.

P. ¿Le obligó el banco, después de sus vacaciones, a reducir sus posiciones?

R. Al contrario. Me dijeron que me dedicara en exclusiva a estos negocios por cuenta del banco y me liberaron de otras tareas. Me alentaron a tomar riesgos.

P. ¿Se dio cuenta de que en aquel momento nadie especulaba con sumas superiores a las suyas?

R. Nadie sabe lo que se oculta en los balances de los bancos. Son completamente impenetrables. Se tarda un segundo en invertir 150 millones de euros. Cuatro en invertir 1.000 millones. Es algo que sucede tan rápido en el ordenador que se pierde el sentido de las cantidades manejadas. El mercado internacional es tan grande que absorbe cualquier orden en cuestión de segundos. La rueda gira cada vez más deprisa, se ha vuelto loca.

P. Eurex, la Bolsa alemana de futuros, anunció en octubre de 2007 a Société Générale que uno de sus operadores, un tal Jérôme Kerviel, manipulaba el índice bursátil alemán. ¿Qué había pasado?

R. Yo había apostado 30.000 millones de dólares a la bajada del Dax. Cuando en el otoño de 2007 se desplomaron los mercados, me beneficié de eso. Deshice mi posición, apoyando así el mercado. Los agentes del mercado se olieron una manipulación bursátil y protestaron ante la Bolsa alemana; esta inició una investigación y descubrió que yo apoyaba al Dax.

P. ¿No debía el banco haberse despertado en ese momento, como muy tarde?

R. Una tarde vinieron a verme los supervisores de riesgos del banco y me preguntaron por mi estrategia en Alemania. Más tarde, mi jefe me dijo que me inventara una respuesta vacía de significado para contársela a los alemanes y que de ninguna manera revelara mi estrategia de negocio. Todos mis superiores vieron esa carta.

P. ¿Se dio por satisfecha la Bolsa alemana con sus respuestas?

R. No del todo. En noviembre enviaron una segunda carta. De ella se deducía claramente que en el plazo de dos horas había adoptado posiciones de más de mil millones de euros y que había superado con mucho mis topes. Naturalmente, mis superiores también vieron esa carta. Tuve que volver a preparar un segundo escrito de respuesta que no comprometía a nada y que el banco les remitió.

P. ¿La supervisión interna de riesgos no adoptó ninguna medida respecto a usted?

R. No. Hay mucha hipocresía: todos ven todo y nadie dice nada. Uno no ofrece resistencia al modelo de negocio de un banco.

P. Su jefe testificó ante el tribunal que no sabía qué se traían entre manos sus operadores. Que él no tenía ni los medios ni la cualificación necesaria para controlarles mejor, afirmó.

R. También él quería salvar la piel. Cuando el juez le leyó un mensaje de correo electrónico dirigido a él, en el que se trataba de una de mis operaciones por valor de mil millones de euros, pretendió no haber leído el segundo párrafo, que era el decisivo. Solo los párrafos 1 y 3. Durante toda la vista judicial pasaron cosas como esas. Los responsables dijeron siempre que, por desgracia, no habían leído con atención los detalles, que ellos no eran operadores.

P. ¿Y los jueces se lo creyeron?

R. Para ser, como afirman ser, ignorantes de este asunto, sus exigencias eran muy altas: bonus de setecientos mil y de dos millones de euros. Me dejó atónito que consiguieran salir bien librados dando al tribunal la callada por respuesta. Hay docenas de mensajes de correo electrónico que demuestran que estaban al tanto de las operaciones.

P. ¿Pide que haya penas de cárcel para sus antiguos superiores?

R. No se trata de eso. Pero me parece injusto que se me presente como único culpable y se me haga responsable de todo. La sentencia contra mí sirve para salvar el sistema y la imagen de la banca francesa.

P. El fiscal afirmó ante el tribunal: “Ha engañado a sus superiores, a sus amigos, a sus colegas”.

R. No he engañado a nadie. He anotado millones en las cuentas de operaciones de mis colegas para que alcanzaran sus objetivos. Mis jefes se aprovecharon de mí al negociar sus bonus. Alardearon del crecimiento de mis resultados para exigir más dinero. Y hoy aseguran que no sabían nada.

P. Pero todos perdieron su empleo cuando estalló la bomba.

R. Hasta donde yo sé, todos menos uno han vuelto a encontrar trabajo.

P. “Kerviel fue formado, formateado y deformado por Société Générale. Es su creación”, afirmó su abogado defensor en el juicio. ¿No exageraba un tanto?

R. Solo sé una cosa: todo lo que he aprendido del negocio bancario lo aprendí en las oficinas de la Société Générale.

Referencias:
– Entrevista Der Spiegel publicada por El Pais
– Declaración policial, New York Times
– Entrevista en Le Journal de Dimanche

Mi trabajo en Hong Kong

Alguno me habéis preguntado alguna vez que qué es exactamente lo que hago en mi trabajo en Hong Kong. Como sabéis, trabajo en un banco de inversión francés en la parte de High Frequency Trading. Antes de explicaros en qué consiste mi trabajo, os introduzco en líneas generales cómo está estructurado el departamento tecnológico de un banco de inversión como el mío.

En general, dentro de las grandes entidades financieras suele haber un gran departamento llamado Information Technology (IT) o algo parecido, que suele ser muy grande con miles de personas (creo que en el nuestro somos unos 10.000) que trabajan en tecnologías de la información. Dentro de este monstruo hay muchos departamentos y equipos distintos. Entre otros muchos, podría decir que hay equipos como los siguientes:

  • Equipos de “help-desk”: en general se ocupan de cualquier problema que los trabajadores tengamos en nuestros entornos de trabajo, como puede ser que te deje de funcionar el navegador, o el correo electrónico, que tu ordenador no se encienda, tu teléfono no funcione, te dan acceso a directorios compartidos, máquinas remotas, etc.
  • Equipos de infraestructura: se ocupan de los servidores, redes de computadores, etc.

Luego ya en la parte business:

  • Equipos de desarrollo: Entre los que me encuentro. Nos encargamos de construir todas las aplicaciones informáticas esenciales que usa el banco. Por ejemplo, las aplicaciones que usan los traders para comprar/vender, los sistemas que calculan riesgos, los que hacen pricing (calculan precios de los instrumentos financieros), los que hacen el clearing, las aplicaciones que hacen trading electrónico automatizado, etc. Es decir, las aplicaciones sin las que el banco no puede funcionar, el “corazón” del sistema.
  • Equipos de Business Analyst (BA): Suelen ocuparse de hacer las especificaciones de los proyectos complejos, documentación, etc. En general tienen conocimientos amplios sobre finanzas, de IT (sin ser expertos), del banco, etc. Por ejemplo, si un trading desk quiere hacer operar en un nuevo mercado, los BA se ocupan de estudiar el posible impacto, coste, etc.
  • Equipos de Calidad (QA): Se dedican a tiempo completo a probar las aplicaciones que desarrollan los equipos de desarrollo. En la mayoría de los casos una aplicación no puede ser puesta en producción sin ser “aprobada” por los equipos de calidad. Hacen sobre todo “regression-testing”.
  • Equipos de soporte business: se ocupan de que a los traders/sales les funcione todo. Suelen estar pegados al teléfono y a las blackberry. Deben saber solucionar problemas que aparecen en cualquier momento. Por ejemplo, si un trader (explico más abajo lo que son) realiza una operación de compra y el mercado la rechaza, los de soporte tendrán que encontrar el problema. Pero si el problema es grave (digamos que la conexión a un mercado se interrumpe) entonces esto es un guirigaray porque cada minuto que pasa se pueden perder millones. En estos casos los de soporte acaban pidiéndonos ayuda a los de desarrollo que somos los que mejor conocemos las aplicaciones (porque las hacemos nosotros). Además, se encargan de implantar las nuevas versiones de las aplicaciones en producción, y otras cosas.

Además de esta clasificación hay otra manera de organizar los departamentos paralela, y todos los departamentos pertenecen al Front Office, Middle Office o Back Office. Por ejemplo, hay equipos de desarrollo que desarrollan aplicaciones para Front Office (trading manual, trading electrónico, sales, evaluar riesgos, etc.), otros que hacen las de Middle Office (asegurar el control y que las transacciones se procesen, se calcula el riesgo diario del banco, etc.) y otros Back Office (aseguran que las transacciones se confirman y se llevan a cabo, el pago, contabilidad, etc.). Es como una cadena, en el Front están los traders que hacen las operaciones con los clientes (y los equipos de IT que trabajan para ellos), una vez hechas pasan al Middle que se encarga de que realmente ocurran, y finalmente llega a Back Office, donde se realiza la confirmación de la operación con el cliente, el pago si es necesario, el intercambio de subyacentes, etc. Por supuesto hay aplicaciones informáticas en todas partes, ya que prácticamente nada se hace a mano. En mi caso tengo la suerte de formar parte del departamento IT más importante, que es el que se encarga del Front Office. En Nueva York estaba en Middle Office, ya que trabajaba en la parte del departamento de Riesgos.

Traders

Por cierto, qué es un trader? En general, un trader es una persona que en su trabajo diario es comprar y vender productos financieros en los mercados bursátiles, tales como acciones, futuros, opciones, bonos, forex, índices, etc. Normalmente están en unas salas grandes llamadas “Trading Floor” con cada uno 6 u 8 pantallas en las que observan el mercado, calculan precios, riesgos, etc. Estando en el siglo XXI, os podréis imaginar que la mayoría de transacciones (comprar/vender) se hacen por medios electrónicos (antes por ejemplo, se hacía por teléfono). No hay que confundir un trader con un bróker. Un trader viene a ser un especulador profesional de los mercados que invierte el capital para sacar provecho. Un bróker es un mero intermediario entre el trader y el mercado, puede ser una persona física (los que se ven en Wall Street) o un bróker electrónico. Por ejemplo, Renta4 (o cualquier banco en el que puedas invertir en bolsa) actúan como brókers, ya que no toman decisiones, solo compran lo que otros le encargan). Dentro del banco también están los llamados sales, que hacen algo parecido a los brókers, se ocupan de llevar a cabo las operaciones que han hecho los traders y que se necesitan en algunas operaciones. A fin de cuentas es el trader es el que toma las decisiones, el que se juega el pellejo, y es pagado barbaridades de dinero por hacerlo (seguramente algunos cobran cantidades mucho más altas que a los famosos controladores aéreos españoles).

En un banco de inversión una gran parte de su negocio lo hacen en trading, ya que estos traders pueden ganar (y perder) millones de euros al día. Cada trader tiene límites de dinero que puede jugarse o no, aunque sus bonus dependen de cuánto dinero ganen al año, por lo que tienden a arriesgarse. Si pierdes pasta, acabas en la calle.

Hablando de traders, uno muy famoso es Jerome Kerviel (en este artículo hablo sobre él), cuando hizo famoso a mi banco (Société Générale) cuando le hizo perder 4.900 millones de Euros (salió en todas las portadas de los periódicos durante días). Seguramente Mr. Kerviel es el “rogue trader” más famoso de la historia. De todas formas SG tenía reservas suficientes y pudo salir del bache.

De dónde sacan los traders el dinero que se juegan? Pues de muchos sitios, aunque por supuesto todo sale del dinero que tenga el banco. Cuando metes dinero en la sucursal de tu barrio, no os creáis que lo guardan en un baúl hasta que decidas sacarlo. Si fuera así no le sacarían partido y no te darían intereses. Lo que hacen es invertirlo y sacar provecho de los intereses que genera (siempre mayores a los que te van a dar a ti). Un ejemplo fácil: si pones 1.000 euros en tu banco el 1 de Enero y te dan un 5% al año, interés simple, después de un año te darán 50 euros. Sin embargo, el banco lo más probable es que le haya sacado mucho más partido a ese dinero, porque lo habrá invertido en productos distintos que le dan más rentabilidad. Por ejemplo, se lo habrán prestado a otro banco o a una empresa que les pague más intereses. De aquí sale lo de “mi banco se está jugando mi dinero”. Por supuesto, cuanto más dinero confíes a tu banco (deposites en él) mejores condiciones debes exigirles porque más dinero van a ganar gracias a ti.

El caso es que en mi departamento, en el que hay varios equipos, nos encargamos de desarrollar internamente todo el sistema tecnológico que usa el banco para hacer trading (otras compañías lo contratan a empresas dedicadas externas, tales como Murex o Fidessa). Unos equipos se encargan de diseñar y desarrollar los programas informáticos que usan los traders para comprar, vender, ver las curvas de precios, etc. (vamos, todo lo que ven en sus ocho pantallas). Otros hacen los programas que calculan los riesgos de cada operación, otros son los “quants” o “comandos” (un grupo de informáticos/matemáticos que se sientan al lado de los traders y son capaces de hacer en segundos programas informáticos (normalmente, en Visual Basic/Excel o C#, que realizan complejas operaciones matemáticas), otros son los encargados de hacer los autómatas de High Frequency Trading o HFT (programas que compran y venden sin intervención humana, que son una pasada y que son capaces de comprar y vender miles de ordenes en cuestión de milisegundos o microsegundos) y finalmente los “market access”, los que proveen acceso a los distintos mercados bursátiles (empresas famosas en market access son Bloomberg y Reuters) y que trabajan con los traders y con los autómatas de HFT.

Depende de cada equipo pero en general la mayoría de mis compañeros son ingenieros o matemáticos de “Grandes Ecoles” francesas y/o universidades prestigiosas asiáticas. Por cierto, en mi equipo hay un japonés, un australiano, tres chinos, dos hongkoneses, un indio, un francés y un español (myself) :).

Los traders son en su mayoría ingenieros con masters en finanzas o matemáticos especializados en finanzas, o ingenieros que han pasado del IT al trading desde mi departamento, o gente con mucho conocimiento de finanzas.

Yo estoy en el equipo de “Market Access”, y como he dicho antes, nos encargamos del sistema que comunica los sistemas de trading con los mercados bursátiles asiáticos (Japón, Corea, Taiwán, Hong Kong, India, Singapur, Australia, Malasia, China, etc.). Por nuestro sistema pasan una y cada una de las ordenes que los traders realizan, así como los “deals” hechos en el mercado (un deal es una ejecución, por ejemplo cuando otro trader de otro banco ha comprado lo que el trader de mi banco vendía o viceversa), también pasan los precios en tiempo real (bid/ask, oferta/demanda), volúmenes por cada instrumento, en definitiva toda la información que envía mi banco a los mercados y viceversa.

Los sistemas de “market access” son ultra potentes porque el tiempo es oro en el “electronic trading” o High Frequency Trading. Recibir un precio de un instrumento medio microsegundo más tarde que la competencia significa que la iniciativa la lleva otro y no tú. Los autómatas (programas que hacen trading sin intervención humana) del HFT son impresionantes y son capaces de mover el mercado y llevarlo hacia arriba o hacia abajo. Son peligrosos ya que a fin de cuentas, son máquinas. Por ejemplo, quizá recordéis el famoso “crash” de la bolsa de Nueva York el 6 de Mayo de 2010, en el que un error manual de un trader del Citibank (que parece que metió un cero de más en la cantidad de una orden, y vendió billones de una cantidad de un instrumento en vez de millones), provocó que se hiciera “verdadera” una condición en los autómatas de trading de decenas de bancos y todos se pusieron a vender automáticamente sus posiciones como locos. Imaginad que tienen una condición “si alguien vende una cantidad grande X, yo cierro mi posición porque el mercado se va a ir para abajo”, así que se empezaron a romper “stop-losses” y todos entraron en modo pánico en plan “vender cuanto antes para perder lo menos posible”. Y todos hicieron lo mismo al mismo tiempo y el Dow Jones (bolsa de Nueva York en Wall Street), llegó a caer a plomo más de un 9% -casi 1.000 puntos-. La caida más intensa en la historia del Dow Jones (noticia en Expansión).

Un último detalle. En estos departamentos nos hacen controles regulares y firmar multitud de papeles por medidas de seguridad. Algunos son justificados y se hacen en todos los bancos para impedir tácticas fraudulentas como por ejemplo, el famoso “inside trading” que te lleva a la cárcel (o usar información privilegiada para que alguien (o tu) se enriquezca). Un ejemplo de inside trading es el siguiente: imaginad que se que tal banco en crisis va a ser comprado por otro mucho más grande, pero la información no es pública y nadie lo sabe. Entonces es ilegal si cojo y le digo a alguien (a mi mujer, a mis padres, a un amigo, etc.) “comprad 10.000 acciones del banco X”, sabiendo que las acciones van a subir en cuanto la noticia se haga pública. Hacer esto te lleva a la cárcel, y está muy perseguido. En general cada dos por tres tengo que declarar todas mis cuentas bancarias que tengo, cada mes enviar un extracto de mi cuenta de acciones que tengo en España y cosas así. Todo se guarda (emails, conversaciones telefónicas, no hay rendijas USB ni para cds, gmail/hotmail/etc está todo bloqueado, etc.) y por supuesto en el Trading Floor no se pueden usar móviles.

Otros artículos 

Jerome Kerviel, el trader que perdió 4.9 billones de Euros
Las máquinas que controlan la Economía (El Mundo)
En manos de la máquina (El País)
Mercados financieros, sin límite de velocidad (El País)

Misiones VIE – Trabajar en el extranjero

El pasado 30 de Noviembre terminaron mis 2 años de contrato VIE, una fantástica experiencia que me ha dado la oportunidad de trabajar en Nueva York y en Hong Kong (y de seguir haciéndolo después del VIE) en Société Générale, uno de los mayores bancos de Europa.

El contenido de esta entrada ha sido movido a Club MBA en la página Misiones VIE – Trabajar en el extranjero.

Os recomiendo también pasaros por el subforo donde discutir sobre diferentes programas para estudiar o trabajar en el extranjero.

I love NYC

There is not much to say about New York that you don’t already know so I will be quick.

As said in previous post, I moved to New York after being hired by Société Générale in a mission VIE and I’ve spent a full year there. It was a huge opportunity and big change to me. First, it supposed the end of one important stage on my life after more than three years living in France. Second, I started working in a new industry which was much more interesting than the previous one. Finally, I was able to work and live in NYC!

My company’s office was located in the McGraw Hill Building, which is located just in the hearth of Midtown’s Manhattan, between Times Square and Rockefeller Center. This building is one of three that are commonly called XYZ (see picture) because their resemblance. On the other hand, I lived in York avenue with 90th, Upper East Side.

I have to say that all my expectations about New York were fulfilled and it was a wonderful year. I also took the opportunity to travel a lot. From East Coast (Miami, DC, Philly, Atlantic City, Boston) to West coast (LA, SF, Vegas, Grand Canyon, and many National Parks in Utah, Arizona and Colorado). I loved the country and the people there. Anyway, luckily I will be back soon for my MBA :).

French Rivera

Today I will go quickly through the time I lived in he PACA region (Provence-Alpes-Côte d’Azur) in France, where I’ve spent 13 months.

In fact, during my last year at the ENSIMAG (2007), I was hired by Amadeus as a full time employee thus I moved to PACA right after graduating.

Amadeus is the worldwide leader provider of IT solutions for tourism and travel industry, and is running the biggest non-military datacenter in Europe   (>5000 transactions per second, 200,000 terminals connected, and 24/7 operation). It was founded by Air France, Iberia, Lufthansa and SAS airlines in 1987.

Amadeus systems are very complex, developed in C++. To give you an idea of the complexity, here you have an interesting quote extracted from an interview of Bjarne Stroustrup (C++ inventor) :

What is the most interesting program that you’ve seen written with C++?
I can’t pick one and I don’t usually think of a program as interesting. I look more at complete systems — of which parts are written in C++. Among such systems, NASA’s Mars Rovers’ autonomous driving subsystem, the Google search engine and Amadeus’ airline reservation system spring to mind.

So, it’s not difficult to imagine what kind of work I did there, isn’t it? Of course, I was part of a C++ development team and we coded parts of the internal system.

Although Amadeus has hubs in many countries around the world, its main locations are the headquarters in Madrid (Spain), datacenter in Earding (Germany) and the development center in Sophia Antipolis (Nice, France), with more than 4,000 engineers from the top European Universities.

Sophia Antipolis is a technology park created in the image of the America’s Silicon Valley, and it houses primarily companies in the fields of computing, electronics, pharmacology and biotechnology. Its location is great because it is in the middle of a regional park with beautiful landscapes, and next to the sea and the tourist French Rivera (10 Km from Cannes/Antibes/Juan Les Pines, 30 Km from Nice). Also, the South Alps are about 100 km distance. For that reasons, the life there is really attractive with a good mix of work opportunities and high life quality.

The best thing of Amadeus in Sophia is its offices/facilities, and the company culture. It reminds me of Google in California. There is an awesome restaurant with very good food, sport installations and it is next to tennis club which you can join almost for free.  Also, within the company you can enjoy from many courses from music to Chinese for example, there are clubs of sailing, climbing, ski, and others. In my opinion, they do their best to make the worker happy.

As you can imagine, apart from French people, there is a big international community at Amadeus in Sophia, and most of all a lot of Spaniards (90% from Madrid and Barcelona) and British. There are many parties organized in apartments and in Villas every weekend, and if not, you can always go to Antibes or Juan Les Pines to have a beer (or more) in pubs such as La Gaffe.

As I said above, the region provides many opportunities to have a high quality of life. You can enjoy the sea as much as you want during 6 months a year (or even more) because the weather is wonderful. Also, you can go to the Alps during the full year. The region is not as close as Grenoble from the Alps, but it is not too far. In a one hour driving you can be at the feet of 3,000 m height mountains, or only 30′ from pre-alps mountains chain where you can find many trails for hiking, climbing places, rivers, etc. Of course during winter there are several ski resorts nearby. Finally, the region is well situated for traveling. Italy is less than a one hour driving distance, and the North of the country is very accessible for even a weekend short trip (Milan, Torino, Genoa, Florence, Venice, etc.). Also, Monaco is right next to Nice (I assisted to the Formula One Monaco Grand Prix, it was awesome!).

Maybe you are wondering why I decided to leave that idyllic place? Well, first of all I wasn’t really motivated working at Amadeus because of the work I was doing (very technical one). Second, I always wanted to work in the US and I’ve found a good opportunity (mission VIE) within Société Générale Investment bank. Finally, I’m very interested about the Financial Industry (I’m the kind of guy that reads ‘The Economist’ or visits weekly economic websites), so that opportunity was one of the opportunities that come few times in a lifetime and that you cannot let it go.

See you next time.

rid