Mes: diciembre 2012

¿Es Booth muy financiera?

Últimamente he oído de varias personas en España decir que “a Booth no solicito admisión porque es muy financiera y a mí lo que me interesa es X” (sustituir X por consultoría, emprender, marketing, o general management, por ejemplo). En mi opinión, denota que el que lo dice demuestra que tiene poca idea sobre la escuela o que ha estado muy mal aconsejado. Si por algo vine a Booth es porque creía que era buena en todos los frentes y que fuera a hacer lo que fuera a hacer (no tenía las cosas muy claras), no tendría ningún problema en conseguirlo. Y después de llevar aquí casi un año y medio, no puedo sino reafirmarme. Lo cierto es que me parece una pena que gente buena en España deje de solicitar admisión a Booth por estar desinformada.

Por qué Booth tiene esta fama? bueno, no se puede negar que es muy buena en finanzas, muy probablemente la mejor del mundo (codo con codo con Wharton, según mi opinión y la de la mayoría de los rankings por categoría). Sin embargo, el anterior decano, Ted Snyder (famoso por cambiar mil cosas de la escuela, y que es el artífice de su actual gran momentum), cuando llegó en 2000 tenía como objetivo conseguir que la escuela fuera la número 1 del mundo. Snyder decía, con razón, que no se puede ser número 1 solo siendo muy buena en una rama. Así que, con la ayuda de donaciones millonarias que consiguió por parte de alumni (hablamos de más de 500 millones de dólares), cambió un montón de cosas (programa académico, profesores, criterios de admisión, instalaciones, etc.), esforzándose para mejorar en los frentes en los que no era tan buena. Por ejemplo, en entrepreneurship, se invirtieron y se siguen inviertiendo millones. Se creó el Polsky Center, y se lanzaron decenas de iniciativas para fomentar el entrepreneurship en la escuela: competiciones de emprendedores como el New Venture Challenge y el Social New Venture Chalenge, competiciones de VCs, se creó un acelerador de empresas, una incubadora, se dan becas a quienes trabajen en su startup durante el verano, se organizan viajes anuales a Silicon Valley a visitar startups y VCs (también a Nueva York), se crearon acuerdos con VCs locales y asignaturas donde puedes trabajar a la vez en startups o en VCs, y así mil cosas. A día de hoy, entrepreneurship es la segunda especialidad elegida por los estudiantes de la escuela. En marketing, la escuela ahora mismo poco tiene que envidiar a Kellogg (la escuela a la que “los expertos” recomiendan ir si se quiere hacer una carrera en marketing). El Kilts Center for Marketing y el grupo de estudiantes de marketing son potentísimos. También en temas sociales se creó Social Enterprise Initiative. Y así con todo, no voy a extenderme más.

Booth no es la escuela que era hace 15 años, cuando el 60% de los estudiantes iba a Wall Street, y bancos como el extinto Lehman Brothers venían en jet privados a llevarse estudiantes a eventos de recruiting. Ahora hay de todo. Por ejemplo, la salida profesional más popular ya no es banca sino consultoría (y no llega al 20%). Banca de inversión, segunda, solo 15%. Y luego ya hay de todo, bastante marketing, capital riesgo, general management en industrias de todo tipo, non-profit, etc.. Vamos, que la diversidad es grande. De hecho, de los españoles de segundo año hay uno que va a emprender, otro que se queda en EEUU en un puesto de general management, otro que hace Private Equity, otra en Venture Capital, y yo que voy a consultoría. De los nueve de primer año, hay de todo, gente interesada en puestos en Investment Management, consultoría, banca de inversión, trading, general management, marketing, etc. Y tampoco somos todos ingenieros (también lo he oído por ahí). De los 14 españoles, hay ingenieros varios, abogados, economistas, ADE, …

Con todo esto a lo que voy es que os recomiendo informaros bien cuando vayáis a decidir solicitar admisión a una escuela u otra, tanto de Booth como de cualquier otra escuela que os interese. Lo que sin duda ayuda más es hablar con estudiantes actuales de las escuelas a las que estéis pensando solicitar admisión. Y siempre cuestionaría lo que os diga gente que hizo el MBA hace cien años o gente que se denomina experta pero que no ha hecho un MBA (incluyendo consultores de admisión o periodistas especializados).

Anuncios

Admission Fellow: leyendo solicitudes de admisión y entrevistando a candidatos

Como os conté en la entrada Involucrarse en la escuela: Getting involved at Booth, los estudiantes de segundo año tenemos muchas opciones para poner en práctica nuestras leadership skills asumiendo diferentes roles en la escuela. En mi caso, entre otras cosas, soy parte de los Admission Fellows, un grupo de estudiantes que ayudamos al Comité de Admisiones.

admission_interview_training

El Interview training que nos hicieron a los Admission Fellows

Cada una de las tres rondas de admisión de Booth, al igual que en la mayoría de escuelas estadounidenses buenas, consta de dos partes. Primero se leen todas las solicitudes recibidas (1.500-2.000 por cada ronda). En el caso de Booth, cada solicitud es leída por tres personas, dos de ellas Admission Fellows. Cada evaluador rellena un formulario que evalúa al candidato en diferentes aspectos. Una vez la solicitud ha sido evaluada por estas tres personas, el Comité de Admisión decide si el candidato es rechazado directamente, o si es invitado a entrevista personal.  Aquellos que han pasado la primera criba son entrevistados en el campus o en ciudades por el mundo. La mayoría de las entrevistas del campus las hacemos los Admission Fellows, mientras que las entrevistas fuera son realizadas, por lo general, por ex-alumnos (a mí me entrevistó un alumni en Hong Kong en 2011). Después de la entrevista, el Comité de Admisión vuelve a leer cada solicitud, que ya incluye los informes de la entrevista, y decide la suerte de cada candidato: admitido, lista de espera, o rechazado.

El caso es que he tenido que leer unas 20-25 solicitudes en esta primera ronda de admisión. La gran mayoría de solicitudes que han pasado por mis manos han sido buenas o muy buenas. He visto varias excepcionales, y recuerdo solo una que estaba seguro de que no tenía absolutamente ninguna posibilidad de entrar. La verdad es que se dice que en Booth el solicitante “medio” tiene un muy buen nivel comparado con otras escuelas. A Booth no suele aplicar gente para “probar suerte” o en plan “porque si”, ya que la solicitud requiere bastante esfuerzo (la famosas cuatro páginas libres, que mucha gente hace un powerpoint), y es complicado reciclar ensayos hechos para otras escuelas. Por experiencia propia, hay otras escuelas a las que se puede solicitar admisión reciclando el 90% de los ensayos otras. Aquí en Booth si solicitas es porque de verdad te gusta la escuela, o porque crees que tienes probabilidades de entrar. Con la solicitud de Booth el Comité de Admisiones deja claro que no busca cantidad sino calidad en los solicitantes (de hecho, si tuvieran que leer el doble de solicitudes tendrían que cambiar el modelo actual de admisión). Por estas razones no suele haber muchas solicitudes que sean un clarísimo NO.

Además de leer solicitudes, he realizado unas 10 entrevistas a candidatos. Las entrevistas son “blind” o a ciegas. Es decir, de los candidatos que entrevisto solo recibo su currículum, y por tanto no leo su solicitud. En las entrevistas he visto de todo, desde candidatos que parecían geniales sobre el papel y que luego en la entrevista perdían muchísimo, y otros que no parecían nada del otro mundo (a nivel top MBA me refiero), y luego en la entrevista te sorprenden para bien. Hay gente que puede ser mega crack pero para Booth es muy importante que el candidato aparte de ser muy inteligente y haber tenido éxito previo también sea una persona que se vaya a involucrar en la comunidad de estudiantes, etc. (las “soft skills” importan mucho), y hablando 45′ con una persona se pueden sacar muchas conclusiones. Por cierto, la verdad es que creo que los estudiantes actuales somos los mejores para juzgar si nos gustaría tener al candidato entre nosotros. Tenemos una visión mucho más real de lo que es la experiencia MBA, que la gente del Comité de Admisiones. Por eso creo que Booth hace bien dejando que seamos los estudiantes quienes entrevistamos. Y también está muy bien que nos dejen leer solicitudes (nos dicen que somos mucho más duros que ellos).

interview_read

Minutos antes de una de mis entrevistas

En conclusión, está siendo una gran experiencia personal, muy enriquecedora. Se siente una gran responsabilidad, sabiendo que la persona al otro lado ha pasado decenas (cientos?) de horas en su solicitud, y que tú eres la persona que tienes que juzgarle. Y luego en la entrevista todo se multiplica por 100 porque sientes los nervios de la otra persona, ves como reacciona a cada pregunta, ves sus maneras, si parece sincero o no, etc. Además, tienes que ser justo tanto con él como con el resto de candidatos, porque que acepten probablemente implica que rechacen a otro. Estoy seguro que esta experiencia me ayudará mucho en el futuro.

Por cierto, la escuela nos paga algo de dinero por trimestre a cada Admission Fellow, además de dejarnos un iPad durante todo el año :).