Mes: diciembre 2010

Jerome Kerviel, el trader que perdió 4.900 millones de Euros

Como prometí en el post en el que hablaba sobre mi trabajo en Hong Kong, hoy voy a hablar sobre Jerome Kerviel, un personaje muy famoso en el mundo del trading.

Kerviel es responsable del mayor “fraude” (si se puede llamar así) bursátil de la historia, y la víctima fue el banco francés Société Générale (sí, donde trabajo), que perdió 4.900 millones de euros (casi 7.000 millones de dólares) por sus operaciones bursátiles. Esta cifra monstruosa es similar a la capitalización de la empresa Ferrovial o del Banco Popular a día de hoy.

Kerviel fue sentenciado en Octubre de 2010 a cinco años de cárcel por estos hechos, aunque él sigue defendiéndose diciendo que la SG sabía exactamente lo que estaba haciendo. Para la SG la sentencia judicial fue un éxito pues “se demostró” que el banco no hizo nada malo. Hay que saber que lo que está claro es que Kerviel no intentaba robar dinero a nadie, sino ganar lo máximo posible para la SG, aunque las cantidades se le fueron de las manos y para no ser descubierto empezó a hacer cosas ilegales para camuflarlas.

Jerome Kerviel se graduó con un Master de Finanzas en la Universidad de Lyon en 2000 (una universidad que no se encuentra entre las más prestigiosas en Francia), donde obtuvo un nota de “Assez Bien” (Bien alto o Notable), nada del otro mundo comparado con sus compañeros. En Agosto del 2000 es contratado por la SG en Paris en el departamento de Middle Office donde trabajó hasta 2005, cuando pasó al Front Office como “trader assistant” en el equipo Delta One, que incluye trading en fondos, swaps, índices futuros y trading cuantitativo.

El chico debía ser muy bueno porque rápidamente empezó a hacer muchos beneficios con sus operaciones y a superar con creces los resultados de sus compañeros.

Os he hecho una traducción de lo que Kerviel declaró a la policía francesa unos pocos días después de ser detenido (la traducción no es literal, no soy traductor) y también otros comentarios que ha hecho a distintos medios. Me parece muy interesante todo lo que dice ya que permite entender un poco cómo funciona el mundo del trading en los grandes bancos además de conocer la historia desde su punto de vista.

Declaración a la policía (Jérôme Kerviel, 2008):

“Fui contratado por la Société Générale en agosto de 2000, en un equipo del Middle-Office …. Durante el segundo semestre de 2004, fui asignado como asistente de trading [trading assistant, que suelen sentarse cerca de los traders y les ayudan a hacer cálculos y a lo que haga falta, y que suele ser un paso previo para pasar a trading]…. Empecé a interesarme mucho por el trading durante ese tiempo, al estar sentado en la misma fila de mesas que los traders… A principios de 2005, fui trasladado por fin al Trading Floor (Sala de Negociacion)…”

“Cuando fui contratado en Middle Office, mi sueldo bruto era de 35.000€ por año más bonus variable…. En el año 2007, recibí más de 300.000€ de bonus, aunque me esperaba 600.000€. A día de hoy, no he recibido nada de ese dinero.”

“Durante mi primera entrevista de trabajo en 2005 para pasar a trading entendí que era mucho menos considerado que otros por mi título y por mi carrera profesional hasta la fecha… Pero no lo tomo como algo personal, de verdad…”

“No cuestiono los hechos que me acusan. Admito haber creado operaciones ficticias, admito la cancelación de esas operaciones ficticias; sin embargo, sobre la posición no autorizada que tomé sobre futuros, soy mucho menos afirmativo. La orden que tenía de mis superiores era clara: consistía en asegurar que el market-making de los productos… no presentara volatilidad: certificados, warrants, trackers… Todo era para hacer ganar dinero al banco, de ninguna manera enriquecerme yo. Lo que es mas discutible son las vías que utilicé para conseguir esto.”

“Mi primera experiencia en este campo se remonta a 2005, que adopté una posición sobre las acciones de Allianz (aseguradora alemana) unos días antes del atentado del metro de Londres, apostando a que las acciones caerían. Cuando ocurrieron los atentados, las aseguradores entraron en una espiral descendente. Todo el mundo perdió excepto yo, que gané 500.000 Euros para la SG… me podía jubilar. Más o menos esta fue la primera vez que empecé como trader de la Société Générale. Entonces en esa época ya sabía como hacer para cubrir una posición. Tuve sentimientos encontrados acerca de esta operación porque me sentí orgulloso del resultado y me sorprendió por completo. Pero comprendí que me estaba divirtiendo cuando había gente que era víctima de los atentados. Me empecé a encontrar mal y tuve que correr a los servicios. La debilidad no duró, volví al Trading Floor y a mi trabajo.”

“Las mejores operaciones de la historia de la Société Générale se produjeron el 11 de Septembre 2001 [Atentado en Nueva York], esto me lo dijo mi manager. Parece que los beneficios ese día fueron colosales…”

Société Genérale París

“Se me generó el deseo de continuar y de querer más, una especie de efecto bola de nieve.”

“De Agosto a Diciembre de 2007, ganaba dinero para el banco todos los días. Era como una adicción. Un buen día para un trader era ganar 30.000 o 40.000 Euros, Para mi, ganar un millón no era nada. Tomé riesgos insensatos. Hice beneficios astronómicos, que me producían a veces orgasmos. Además, cubría las pérdidas de muchos de mis compañeros.

“A finales de julio [de 2007], el mercado se ajustó por hipotecas de alto riesgo (subprimes) y los mercados entraron en shock. Yo en cambio gané € 500 millones, y me encuentro en la misma situación que antes, de una manera aún más grande, y no declaro la suma en los books de la Société Générale. Pude ocultar esto con otra operación ficticia ….”

“En noviembre de 2007, en sucesivas operaciones intra-día, yo iba y venía en el DAX [el índice de la bolsa alemana] y viendo que era buena, tomé posiciones en los autómatas de mis compañeros de trabajo, al mismo tiempo y todo el mundo lo vio y lo sabía. Ese día hice 600.000€. Mi manager entonces me pidió explicaciones, quería saber las razones y motivos por los que yo me guiaba al invertir ….”

“A partir del 31 de diciembre [de 2007], mi “colchón” [los beneficios a un lado] aumentó a 1.400 millones de Euros, todavía no declarados al banco. En este punto, la situación ya estaba más allá de mi control y no sabía cómo hablarle al banco acerca de ella. Esto representaba dinero en efectivo no declarados de € 1,4 billones! Así que decidí no declararlo y para cubrir esta cantidad creé una operación ficticia de compensación ….”

“A principios de 2008 [pocos días de ser descubierto], cambié mi posición a “long” porque sabía que el mercado había evolucionado mucho, y estaba convencido de que el mercado iba a recuperarse en los próximos tres meses …. Únicamente al el cierre de la sesión del 18 de enero de 2008 el resultado fue negativo. Entonces, decidí que analizaría la evolución del mercado cuando volviera el lunes. Contaba con el mercado subiría el martes. Sin embargo, lo que no podía suponer es que el lunes que ya no sería un empleado de la Société Générale.”

“Para el banco y por mi categoría no estaba supuesto a jugarme esas cantidades, e informé un resultado de sólo € 55 millones …. Luego presenté pruebas falsas de estas operaciones, es decir, falsos emails. Creé un falso email con una función que me permitía volver a utilizar el título de un correo electrónico cambiando el contenido ….”

“Las técnicas que utilicé no eran sofisticadas en absoluto, en mi opinión, cualquier inspección ejecutada correctamente hubiera sido capaz de detectar estas operaciones ….”

“Sigo convencido de que mis superiores estaban al tanto de todas mis posiciones, y como prueba, les informo [a los policías] de la existencia de advertencias que llegaron de mi jerarquía. En 2007, llegaron varias preguntas por e-mail …. fueron enviados a varios de mis compañeros de trabajo con el fin de obtener explicaciones sobre mis posiciones…. Otra advertencia vino del Eurex de Alemania, que preguntaba sobre el gran volumen de operaciones que estaba realizando un trader de la SG que “manipulaba el mercado”. A raíz de esta investigación se me cuestionó pero fui capaz de justificarme. A principios de enero de 2008, sobrepasé mi límite de crédito y recibí varias preguntas por email. Para justificarme seguí creando email falsos.”

“El mero hecho de que no cogí ningún día de vacaciones en 2007 debería haber alertado a mis supervisores. Es una de las reglas elementales de control interno. Un trader que no coge ningún día libre es un trader que no quiere dejar su book a otro trader”

“Estaba generando mucho dinero, por lo que las señales no eran alarmantes. Mientras los traders ganemos dinero, nadie dice nada…”

Entrevista De Spiegel, traducida por El Pais (Noviembre 2010)

P. Si calculamos con su actual salario mensual (2.300 euros), tendría que trabajar 177.000 años para devolver esa cifra.

R. El juez se ha limitado a hacer suya la argumentación de los abogados de la empresa para la que yo trabajaba, Société Générale. Esta sentencia no contempla las circunstancias atenuantes que aportamos al procedimiento judicial. Es evidente que se quiere proteger al banco y a París como plaza financiera. Para eso había que cargarse a Jérôme Kerviel.

P. Es que el tribunal no aceptó su línea de defensa. La indemnización que le impusieron corresponde a las pérdidas que ha demostrado su empresa. Nunca hasta ahora un empleado de banco había causado pérdidas tan cuantiosas con sus apuestas en el mercado bursátil.

R. Yo no me he embolsado ni un céntimo; no me he enriquecido ni he defraudado lo más mínimo. Solo pretendía ser un buen empleado, generando los mayores beneficios posibles para mi empresa. No era más que una pieza del engranaje y de repente me veo convertido en el principal culpable de la crisis financiera.

P. A principios de 2005 le ascendieron a agente de Bolsa y posteriormente hizo carrera con rapidez. ¿Cómo lo consiguió?

R. Me especialicé en valores alemanes. Al cabo de unos meses especulé por primera vez a la baja con acciones de Allianz. En un primer momento perdí dinero. Pero luego el valor se desplomó debido a los atentados contra el metro de Londres. Mi operación le reportó al banco 500.000 euros.

P. ¿Cómo reaccionaron sus superiores?

R. Cuando comenté la operación con mi superior durante una comida de trabajo, me echó una leve reprimenda porque un agente con solo seis meses de experiencia no debía adoptar posiciones de este tipo. Pero no tardó nada en elogiarme y ampliar mi margen de acción para operaciones especulativas de dos a cinco millones de euros. Esto es algo típico del mundo contradictorio de las salas de negociación: todos los días se saltaban los límites del riesgo, los jefes lo sabían y jamás había amonestaciones.

P. Sin embargo, con dos o cinco millones de euros de riesgo, usted ya no se daba por satisfecho...

R. Fui aumentando más y más mis posiciones cuando me di cuenta de que mis superiores me cubrirían, por su propio beneficio y por el del banco. A finales de 2006 tomé por primera vez posiciones de venta por valor de varias docenas de millones de euros en el índice bursátil alemán Dax, posiciones que liquidé en febrero de 2007, con un beneficio de 20 millones de euros. Desde el negocio con las acciones de Allianz, mis superiores jamás volvieron a llamarme a capítulo. Siempre obtuve beneficios elevados. Al cabo de tres años, los jefes habían elevado mis objetivos un 1.700%. Eso demuestra que sabían exactamente lo que estaba ocurriendo.

P. Y de repente le entraron delirios de grandeza y apostaba miles de millones.

R. No tuve la sensación de que fueran delirios de grandeza. Con el apoyo de mis jefes, estaba atrapado en una espiral para hacer siempre más y más. En marzo me di cuenta de que los riesgos con los créditos subprime estadounidenses estaban fuera de control y especulé con un crash. Sin embargo, el mercado bursátil siguió al alza entre marzo y julio, lo que me dejaba con unas pérdidas gigantescas de 2.000 millones de euros. El banco cubría una y otra vez mis pérdidas. Todos los días pagaba las pérdidas en Bolsa y nunca se me dijo nada.

P. Pero entonces cambiaron las tornas.

R. En julio se produjo el primer ataque de pánico del mercado y pude haberme salido con unas ganancias de 500 millones de euros. Sin embargo, yo estaba convencido de que los mercados seguirían cayendo y volví a especular con 30.000 millones de euros. Me quedaba mirando hipnotizado la pantalla de la mañana a la noche, operando con sumas gigantescas, apenas durmiendo, y hasta fin de año conseguí unos beneficios de 1.500 millones de euros para el banco.

P. Oficialmente, su mesa de negociación Delta One solo podía manejar riesgos por un importe máximo de 125 millones de euros. ¿Cómo fue posible que tuviera a su disposición sumas de muchos miles de millones de euros para especular?

R. Mis superiores habían desactivado los sistemas de seguridad. Habría podido invertir en un solo día 100.000 millones de euros. Mis jefes habían suprimido de mi ordenador todos los dispositivos de seguridad.

P. El juez que le sentenció consideró probado, sin embargo, que usted era el “inventor de un sistema coherente de engaño”. Le condenó por “deslealtad, falsificación y manipulación con fines de engaño”. ¿De verdad se considera inocente?

R. Me limité a aplicar los métodos que ya existían en el banco y que había aprendido allí. No he inventado nada, otros agentes actuaban de forma parecida. Solo tenía que ocuparme de que por la noche se mantuviera la apariencia de que se había respetado el límite de negociación. Para hacer efectivas mis posiciones de negocio cerraba operaciones de compensación que, aparentemente, neutralizaban el riesgo en el sistema de negociación bursátil. Los supervisores veían que yo no tenía ningún socio negociador para esas operaciones de compensación, pero jamás dijeron nada. A veces se trataba de posiciones de hasta 50.000 millones de euros. En total, en el transcurso de dos años pude negociar valores por importe de 400.000 millones de euros con terceras partes desconocidas para el banco.

P. ¿A sus superiores nunca les llamó la atención la magnitud de sus operaciones?

R. Sí. Ya en abril de 2007 recibieron un mensaje de correo electrónico en el que se les advertía de que cerraba operaciones ficticias por sumas muy importantes con terceras partes inexistentes. Mis jefes me dijeron que debía ocuparme de ese problema. A lo largo del año 2007 recibieron muchos más mensajes sobre el mismo asunto.

P. Algunos agentes de Bolsa aseguran que su modelo era el tiburón de las finanzas Gordon Gekko de la película de Hollywood Wall Street, interpretado por Michael Douglas. ¿También lo era para usted?

R. De ninguna manera. En la película se dicen algunas frases que en la sala de negociación se emplean con frecuencia. Muchas veces me divierte pensar en el consejo de Gordon Gekko: “Si necesitas un amigo, cómprate un perro”. Es algo que, lamentablemente, encaja con mis desgraciadas experiencias.

P. Al comienzo de la recién estrenada Wall Street 2: el dinero no duerme, Gordon Gekko sale de la cárcel. Como usted, escribe un libro sobre los abismos del mundo financiero y se venga ganando más dinero que en toda su vida. ¿Ha meditado ya su venganza?

R. No, eso no le sirve a nadie de nada. Mi único interés es que la verdad salga a la luz, que cada cual asuma su responsabilidad.

P. Daniel Boston, el presidente del banco para el que trabajaba, dijo que usted era un terrorista porque había arriesgado 50.000 millones de euros con sus negocios especulativos. Eso es, más o menos, lo que vale todo el banco.

R. Mi único objetivo era maximizar los beneficios de mi empresa. Entré en una espiral en la que, con apoyo de mis jefes, siempre se ascendía más y más.

P. Las instancias de control hicieron llegar 70 advertencias a la Société Générale.

R. En realidad fueron muchas más. Sin embargo, los jefes tuvieron parte muy activa en las especulaciones. Había límites para los riesgos que podía asumir un solo operador, pero nadie se preocupó de eso. Ya lo he dicho: mis superiores habían desactivado los sistemas de seguridad de mi ordenador.

P. Los responsables de Société Générale han afirmado en el proceso que usted “en ningún caso estaba autorizado, ni sus jefes hubieran podido autorizarle, a asumir riesgos tales que potencialmente representaban un peligro mortal para el banco”.

R. En ningún momento me dijeron: “¡Jérôme, deja ya de hacer tonterías!”. Al contrario. Me animaron a tomar posiciones de negociación y a asumir riesgos. En el verano de 2007 me marché de vacaciones dos semanas. Todas las mañanas me telefoneaban para pedirme consejo sobre la gestión de mis posiciones. Tuve que volver al cabo de una semana.

P. ¿Los riesgos habían quedado fuera de control?

R. No. Se dieron cuenta de que había posibilidades de ganar dinero y reclamaron mi vuelta.

P. ¿Le obligó el banco, después de sus vacaciones, a reducir sus posiciones?

R. Al contrario. Me dijeron que me dedicara en exclusiva a estos negocios por cuenta del banco y me liberaron de otras tareas. Me alentaron a tomar riesgos.

P. ¿Se dio cuenta de que en aquel momento nadie especulaba con sumas superiores a las suyas?

R. Nadie sabe lo que se oculta en los balances de los bancos. Son completamente impenetrables. Se tarda un segundo en invertir 150 millones de euros. Cuatro en invertir 1.000 millones. Es algo que sucede tan rápido en el ordenador que se pierde el sentido de las cantidades manejadas. El mercado internacional es tan grande que absorbe cualquier orden en cuestión de segundos. La rueda gira cada vez más deprisa, se ha vuelto loca.

P. Eurex, la Bolsa alemana de futuros, anunció en octubre de 2007 a Société Générale que uno de sus operadores, un tal Jérôme Kerviel, manipulaba el índice bursátil alemán. ¿Qué había pasado?

R. Yo había apostado 30.000 millones de dólares a la bajada del Dax. Cuando en el otoño de 2007 se desplomaron los mercados, me beneficié de eso. Deshice mi posición, apoyando así el mercado. Los agentes del mercado se olieron una manipulación bursátil y protestaron ante la Bolsa alemana; esta inició una investigación y descubrió que yo apoyaba al Dax.

P. ¿No debía el banco haberse despertado en ese momento, como muy tarde?

R. Una tarde vinieron a verme los supervisores de riesgos del banco y me preguntaron por mi estrategia en Alemania. Más tarde, mi jefe me dijo que me inventara una respuesta vacía de significado para contársela a los alemanes y que de ninguna manera revelara mi estrategia de negocio. Todos mis superiores vieron esa carta.

P. ¿Se dio por satisfecha la Bolsa alemana con sus respuestas?

R. No del todo. En noviembre enviaron una segunda carta. De ella se deducía claramente que en el plazo de dos horas había adoptado posiciones de más de mil millones de euros y que había superado con mucho mis topes. Naturalmente, mis superiores también vieron esa carta. Tuve que volver a preparar un segundo escrito de respuesta que no comprometía a nada y que el banco les remitió.

P. ¿La supervisión interna de riesgos no adoptó ninguna medida respecto a usted?

R. No. Hay mucha hipocresía: todos ven todo y nadie dice nada. Uno no ofrece resistencia al modelo de negocio de un banco.

P. Su jefe testificó ante el tribunal que no sabía qué se traían entre manos sus operadores. Que él no tenía ni los medios ni la cualificación necesaria para controlarles mejor, afirmó.

R. También él quería salvar la piel. Cuando el juez le leyó un mensaje de correo electrónico dirigido a él, en el que se trataba de una de mis operaciones por valor de mil millones de euros, pretendió no haber leído el segundo párrafo, que era el decisivo. Solo los párrafos 1 y 3. Durante toda la vista judicial pasaron cosas como esas. Los responsables dijeron siempre que, por desgracia, no habían leído con atención los detalles, que ellos no eran operadores.

P. ¿Y los jueces se lo creyeron?

R. Para ser, como afirman ser, ignorantes de este asunto, sus exigencias eran muy altas: bonus de setecientos mil y de dos millones de euros. Me dejó atónito que consiguieran salir bien librados dando al tribunal la callada por respuesta. Hay docenas de mensajes de correo electrónico que demuestran que estaban al tanto de las operaciones.

P. ¿Pide que haya penas de cárcel para sus antiguos superiores?

R. No se trata de eso. Pero me parece injusto que se me presente como único culpable y se me haga responsable de todo. La sentencia contra mí sirve para salvar el sistema y la imagen de la banca francesa.

P. El fiscal afirmó ante el tribunal: “Ha engañado a sus superiores, a sus amigos, a sus colegas”.

R. No he engañado a nadie. He anotado millones en las cuentas de operaciones de mis colegas para que alcanzaran sus objetivos. Mis jefes se aprovecharon de mí al negociar sus bonus. Alardearon del crecimiento de mis resultados para exigir más dinero. Y hoy aseguran que no sabían nada.

P. Pero todos perdieron su empleo cuando estalló la bomba.

R. Hasta donde yo sé, todos menos uno han vuelto a encontrar trabajo.

P. “Kerviel fue formado, formateado y deformado por Société Générale. Es su creación”, afirmó su abogado defensor en el juicio. ¿No exageraba un tanto?

R. Solo sé una cosa: todo lo que he aprendido del negocio bancario lo aprendí en las oficinas de la Société Générale.

Referencias:
– Entrevista Der Spiegel publicada por El Pais
– Declaración policial, New York Times
– Entrevista en Le Journal de Dimanche

Anuncios

Mi trabajo en Hong Kong

Alguno me habéis preguntado alguna vez que qué es exactamente lo que hago en mi trabajo en Hong Kong. Como sabéis, trabajo en un banco de inversión francés en la parte de High Frequency Trading. Antes de explicaros en qué consiste mi trabajo, os introduzco en líneas generales cómo está estructurado el departamento tecnológico de un banco de inversión como el mío.

En general, dentro de las grandes entidades financieras suele haber un gran departamento llamado Information Technology (IT) o algo parecido, que suele ser muy grande con miles de personas (creo que en el nuestro somos unos 10.000) que trabajan en tecnologías de la información. Dentro de este monstruo hay muchos departamentos y equipos distintos. Entre otros muchos, podría decir que hay equipos como los siguientes:

  • Equipos de “help-desk”: en general se ocupan de cualquier problema que los trabajadores tengamos en nuestros entornos de trabajo, como puede ser que te deje de funcionar el navegador, o el correo electrónico, que tu ordenador no se encienda, tu teléfono no funcione, te dan acceso a directorios compartidos, máquinas remotas, etc.
  • Equipos de infraestructura: se ocupan de los servidores, redes de computadores, etc.

Luego ya en la parte business:

  • Equipos de desarrollo: Entre los que me encuentro. Nos encargamos de construir todas las aplicaciones informáticas esenciales que usa el banco. Por ejemplo, las aplicaciones que usan los traders para comprar/vender, los sistemas que calculan riesgos, los que hacen pricing (calculan precios de los instrumentos financieros), los que hacen el clearing, las aplicaciones que hacen trading electrónico automatizado, etc. Es decir, las aplicaciones sin las que el banco no puede funcionar, el “corazón” del sistema.
  • Equipos de Business Analyst (BA): Suelen ocuparse de hacer las especificaciones de los proyectos complejos, documentación, etc. En general tienen conocimientos amplios sobre finanzas, de IT (sin ser expertos), del banco, etc. Por ejemplo, si un trading desk quiere hacer operar en un nuevo mercado, los BA se ocupan de estudiar el posible impacto, coste, etc.
  • Equipos de Calidad (QA): Se dedican a tiempo completo a probar las aplicaciones que desarrollan los equipos de desarrollo. En la mayoría de los casos una aplicación no puede ser puesta en producción sin ser “aprobada” por los equipos de calidad. Hacen sobre todo “regression-testing”.
  • Equipos de soporte business: se ocupan de que a los traders/sales les funcione todo. Suelen estar pegados al teléfono y a las blackberry. Deben saber solucionar problemas que aparecen en cualquier momento. Por ejemplo, si un trader (explico más abajo lo que son) realiza una operación de compra y el mercado la rechaza, los de soporte tendrán que encontrar el problema. Pero si el problema es grave (digamos que la conexión a un mercado se interrumpe) entonces esto es un guirigaray porque cada minuto que pasa se pueden perder millones. En estos casos los de soporte acaban pidiéndonos ayuda a los de desarrollo que somos los que mejor conocemos las aplicaciones (porque las hacemos nosotros). Además, se encargan de implantar las nuevas versiones de las aplicaciones en producción, y otras cosas.

Además de esta clasificación hay otra manera de organizar los departamentos paralela, y todos los departamentos pertenecen al Front Office, Middle Office o Back Office. Por ejemplo, hay equipos de desarrollo que desarrollan aplicaciones para Front Office (trading manual, trading electrónico, sales, evaluar riesgos, etc.), otros que hacen las de Middle Office (asegurar el control y que las transacciones se procesen, se calcula el riesgo diario del banco, etc.) y otros Back Office (aseguran que las transacciones se confirman y se llevan a cabo, el pago, contabilidad, etc.). Es como una cadena, en el Front están los traders que hacen las operaciones con los clientes (y los equipos de IT que trabajan para ellos), una vez hechas pasan al Middle que se encarga de que realmente ocurran, y finalmente llega a Back Office, donde se realiza la confirmación de la operación con el cliente, el pago si es necesario, el intercambio de subyacentes, etc. Por supuesto hay aplicaciones informáticas en todas partes, ya que prácticamente nada se hace a mano. En mi caso tengo la suerte de formar parte del departamento IT más importante, que es el que se encarga del Front Office. En Nueva York estaba en Middle Office, ya que trabajaba en la parte del departamento de Riesgos.

Traders

Por cierto, qué es un trader? En general, un trader es una persona que en su trabajo diario es comprar y vender productos financieros en los mercados bursátiles, tales como acciones, futuros, opciones, bonos, forex, índices, etc. Normalmente están en unas salas grandes llamadas “Trading Floor” con cada uno 6 u 8 pantallas en las que observan el mercado, calculan precios, riesgos, etc. Estando en el siglo XXI, os podréis imaginar que la mayoría de transacciones (comprar/vender) se hacen por medios electrónicos (antes por ejemplo, se hacía por teléfono). No hay que confundir un trader con un bróker. Un trader viene a ser un especulador profesional de los mercados que invierte el capital para sacar provecho. Un bróker es un mero intermediario entre el trader y el mercado, puede ser una persona física (los que se ven en Wall Street) o un bróker electrónico. Por ejemplo, Renta4 (o cualquier banco en el que puedas invertir en bolsa) actúan como brókers, ya que no toman decisiones, solo compran lo que otros le encargan). Dentro del banco también están los llamados sales, que hacen algo parecido a los brókers, se ocupan de llevar a cabo las operaciones que han hecho los traders y que se necesitan en algunas operaciones. A fin de cuentas es el trader es el que toma las decisiones, el que se juega el pellejo, y es pagado barbaridades de dinero por hacerlo (seguramente algunos cobran cantidades mucho más altas que a los famosos controladores aéreos españoles).

En un banco de inversión una gran parte de su negocio lo hacen en trading, ya que estos traders pueden ganar (y perder) millones de euros al día. Cada trader tiene límites de dinero que puede jugarse o no, aunque sus bonus dependen de cuánto dinero ganen al año, por lo que tienden a arriesgarse. Si pierdes pasta, acabas en la calle.

Hablando de traders, uno muy famoso es Jerome Kerviel (en este artículo hablo sobre él), cuando hizo famoso a mi banco (Société Générale) cuando le hizo perder 4.900 millones de Euros (salió en todas las portadas de los periódicos durante días). Seguramente Mr. Kerviel es el “rogue trader” más famoso de la historia. De todas formas SG tenía reservas suficientes y pudo salir del bache.

De dónde sacan los traders el dinero que se juegan? Pues de muchos sitios, aunque por supuesto todo sale del dinero que tenga el banco. Cuando metes dinero en la sucursal de tu barrio, no os creáis que lo guardan en un baúl hasta que decidas sacarlo. Si fuera así no le sacarían partido y no te darían intereses. Lo que hacen es invertirlo y sacar provecho de los intereses que genera (siempre mayores a los que te van a dar a ti). Un ejemplo fácil: si pones 1.000 euros en tu banco el 1 de Enero y te dan un 5% al año, interés simple, después de un año te darán 50 euros. Sin embargo, el banco lo más probable es que le haya sacado mucho más partido a ese dinero, porque lo habrá invertido en productos distintos que le dan más rentabilidad. Por ejemplo, se lo habrán prestado a otro banco o a una empresa que les pague más intereses. De aquí sale lo de “mi banco se está jugando mi dinero”. Por supuesto, cuanto más dinero confíes a tu banco (deposites en él) mejores condiciones debes exigirles porque más dinero van a ganar gracias a ti.

El caso es que en mi departamento, en el que hay varios equipos, nos encargamos de desarrollar internamente todo el sistema tecnológico que usa el banco para hacer trading (otras compañías lo contratan a empresas dedicadas externas, tales como Murex o Fidessa). Unos equipos se encargan de diseñar y desarrollar los programas informáticos que usan los traders para comprar, vender, ver las curvas de precios, etc. (vamos, todo lo que ven en sus ocho pantallas). Otros hacen los programas que calculan los riesgos de cada operación, otros son los “quants” o “comandos” (un grupo de informáticos/matemáticos que se sientan al lado de los traders y son capaces de hacer en segundos programas informáticos (normalmente, en Visual Basic/Excel o C#, que realizan complejas operaciones matemáticas), otros son los encargados de hacer los autómatas de High Frequency Trading o HFT (programas que compran y venden sin intervención humana, que son una pasada y que son capaces de comprar y vender miles de ordenes en cuestión de milisegundos o microsegundos) y finalmente los “market access”, los que proveen acceso a los distintos mercados bursátiles (empresas famosas en market access son Bloomberg y Reuters) y que trabajan con los traders y con los autómatas de HFT.

Depende de cada equipo pero en general la mayoría de mis compañeros son ingenieros o matemáticos de “Grandes Ecoles” francesas y/o universidades prestigiosas asiáticas. Por cierto, en mi equipo hay un japonés, un australiano, tres chinos, dos hongkoneses, un indio, un francés y un español (myself) :).

Los traders son en su mayoría ingenieros con masters en finanzas o matemáticos especializados en finanzas, o ingenieros que han pasado del IT al trading desde mi departamento, o gente con mucho conocimiento de finanzas.

Yo estoy en el equipo de “Market Access”, y como he dicho antes, nos encargamos del sistema que comunica los sistemas de trading con los mercados bursátiles asiáticos (Japón, Corea, Taiwán, Hong Kong, India, Singapur, Australia, Malasia, China, etc.). Por nuestro sistema pasan una y cada una de las ordenes que los traders realizan, así como los “deals” hechos en el mercado (un deal es una ejecución, por ejemplo cuando otro trader de otro banco ha comprado lo que el trader de mi banco vendía o viceversa), también pasan los precios en tiempo real (bid/ask, oferta/demanda), volúmenes por cada instrumento, en definitiva toda la información que envía mi banco a los mercados y viceversa.

Los sistemas de “market access” son ultra potentes porque el tiempo es oro en el “electronic trading” o High Frequency Trading. Recibir un precio de un instrumento medio microsegundo más tarde que la competencia significa que la iniciativa la lleva otro y no tú. Los autómatas (programas que hacen trading sin intervención humana) del HFT son impresionantes y son capaces de mover el mercado y llevarlo hacia arriba o hacia abajo. Son peligrosos ya que a fin de cuentas, son máquinas. Por ejemplo, quizá recordéis el famoso “crash” de la bolsa de Nueva York el 6 de Mayo de 2010, en el que un error manual de un trader del Citibank (que parece que metió un cero de más en la cantidad de una orden, y vendió billones de una cantidad de un instrumento en vez de millones), provocó que se hiciera “verdadera” una condición en los autómatas de trading de decenas de bancos y todos se pusieron a vender automáticamente sus posiciones como locos. Imaginad que tienen una condición “si alguien vende una cantidad grande X, yo cierro mi posición porque el mercado se va a ir para abajo”, así que se empezaron a romper “stop-losses” y todos entraron en modo pánico en plan “vender cuanto antes para perder lo menos posible”. Y todos hicieron lo mismo al mismo tiempo y el Dow Jones (bolsa de Nueva York en Wall Street), llegó a caer a plomo más de un 9% -casi 1.000 puntos-. La caida más intensa en la historia del Dow Jones (noticia en Expansión).

Un último detalle. En estos departamentos nos hacen controles regulares y firmar multitud de papeles por medidas de seguridad. Algunos son justificados y se hacen en todos los bancos para impedir tácticas fraudulentas como por ejemplo, el famoso “inside trading” que te lleva a la cárcel (o usar información privilegiada para que alguien (o tu) se enriquezca). Un ejemplo de inside trading es el siguiente: imaginad que se que tal banco en crisis va a ser comprado por otro mucho más grande, pero la información no es pública y nadie lo sabe. Entonces es ilegal si cojo y le digo a alguien (a mi mujer, a mis padres, a un amigo, etc.) “comprad 10.000 acciones del banco X”, sabiendo que las acciones van a subir en cuanto la noticia se haga pública. Hacer esto te lleva a la cárcel, y está muy perseguido. En general cada dos por tres tengo que declarar todas mis cuentas bancarias que tengo, cada mes enviar un extracto de mi cuenta de acciones que tengo en España y cosas así. Todo se guarda (emails, conversaciones telefónicas, no hay rendijas USB ni para cds, gmail/hotmail/etc está todo bloqueado, etc.) y por supuesto en el Trading Floor no se pueden usar móviles.

Otros artículos 

Jerome Kerviel, el trader que perdió 4.9 billones de Euros
Las máquinas que controlan la Economía (El Mundo)
En manos de la máquina (El País)
Mercados financieros, sin límite de velocidad (El País)

ADMITTED to London Business School!!!

I just got the great news, an email from London!!!!! Admitted!!!!! my wife too!!!

Dear XXXX,

Many congratulations! You have been admitted to London Business School.

On behalf of the Admissions Committee I am delighted to award you a place on London Business School’s MBA Programme, beginning August 2011 (Class of MBA2013).

Applications this year have been of outstanding quality. Your offer is an acknowledgement of the unique attributes we feel you possess and the contributions we think you will make to the class and to the School community. We look forward to welcoming a diverse group of talented and experienced individuals from all around the world into the class of MBA2013.

Our mission is to provide our students with the knowledge, skills, attributes and networks – the global business capabilities – required for leadership and success in demanding careers in the global economy. Our aim is to involve you in an outstanding business school experience that you will look back on as the most important career move of your life.

We are very proud of what we achieve at London Business School, and think you will be proud of what you can achieve working with us. Please accept our warmest congratulations on your offer. We look forward to welcoming you into the London Business School Community.

To hear a special message from Sir Andrew Likierman, Dean of London Business School, please click on the following link.

http://london.edgeboss.net/wmedia/london/2009/video/dean_wmv9_2mbit.wvx

Congratulations once again, and welcome to London Business School!

Yours sincerely

Stephen Chadwick

Chicago Booth Admission letter

Admission letter just received! this is official! By the way, I’ll probably withdraw the MIT Sloan application, there is no much sense to continue with it when I’ve got admitted in my top choice.

Dear XXXXXX,

Congratulations on being admitted to the University of Chicago Booth School of Business, Class of 2013!

We are pleased to welcome you to a community – and an experience – unlike any other. We select our students based on fit: a person’s drive, curiosity, and willingness to stretch his or her mind in new directions. We want students who will engage, debate, question, and be excited by the life-changing experience that is Chicago Booth.

As a student at Chicago Booth, you are part of the University of Chicago-an environment that fosters the creativity and collaboration that has fundamentally transformed the world. It is an electrifying experience, one that brings about great pride, great humility and an unmatched confidence to achieve success.

Here you will learn to interpret the world in a way that will affect every decision you make for the rest of your life, business or otherwise. Here you will experience a unique community of diverse individuals that will support and encourage your goals and your ideas. Here you will connect with students and alumni from around the world in settings as distinct as the people themselves. And you will fall in love with a world-class, cosmopolitan city that has never lost its small town charm and hospitality.

This is Chicago Booth-a place that will transform how you think, the way you live, your ability to lead, and the impact you will have. We are excited for you to join us and we look forward to welcoming you to the world’s best business school!

All the best,

Kurt Ahlm
Senior Director, Full-Time Admissions

Rankings MBA

A la hora de elegir a qué escuelas solicitar admisión siempre surge el tema de los rankings, herramientas útiles pero polémicas, ya que cada ranking tiene su propia metodología y hay grandes diferencias entre unos y otros. Considero que la decisión de solicitar a una escuela no debe hacerse únicamente por los rankings, y hay que hacer mucho trabajo de investigación sobre las mismas. De todas maneras, los rankings prestigiosos (Business Week, Forbes, US News, Financial Times y The Economist) en su mayoría están basados en “datos”, por lo que me parecen mucho más objetivos que la opinión de gente en los foros de una web, o lo que diga “la gente por la calle”. En mi opinión los rankings, tomados en conjunto, dan una buena idea del nivel de las escuelas (si están en las top-5, top-10 o top-20). Todos los rankings tienen alguna excentricidad (algunos más que otros), así que no se deben mirar de forma individual sino en conjunto. Por ello, los rankings que más me gustan son el de Club-MBA y el de Poets & Quants, que hacen una media de los cinco rankings. Y entre ellos, prefiero el de Club-MBA al de Poets & Quants porque mezcla escuelas americanas con el resto, al contrario que Poets & Quants.

Aún así, cada escuela es muy diferente de las demás, y dependiendo de los objetivos de cada persona hay escuelas mejores o peores. Por ejemplo, en el mundo de la Tecnología, algunos pueden pensar que MIT o Berkeley sean mejor opción que Wharton. O en el de las finanzas Booth y Wharton mejores que Harvard. En mi caso tengo mi ranking particular que he ido formando durante los últimos dos años, en los que he estado investigando sobre las escuelas, hablando con actuales alumnos y antiguos, y con gente del mundillo.  Os aseguro que hace cinco años mi ránking (que estaba basado en nada…) de escuelas era muy distinto al actual. Menos mal que dediqué tiempo a investigar, no quiero ni pensar donde hubiera acabado.

Hay que saber que también depende mucho de dónde se quiera trabajar. Por ejemplo, si uno busca trabajar fuera de España o de Latinoamérica, entonces es posible que una escuela española no sea la mejor opción, ya que desgraciadamente no las conoce mucha gente fuera de allí.

Qué criterios utilizan los rankings para medir lo buena que es una escuela? Depende de cada ranking. Por ejemplo, uno de los criterios que siguen bastantes rankings es lo difícil que es entrar en cada escuela. En escuelas tipo Stanford, Harvard, Booth, Wharton o MIT solicitan admisión miles de personas y no cogen a más de un pequeño porcentaje. En cambio, en otras escuelas (por ejemplo, las españolas) este porcentaje es mucho más alto. Otro baremo muy utilizado es el GMAT medio de los admitidos. En las top americanas suele ser alrededor de 720, mientras que en las españolas está por 660. Otro famoso es el “yield” de cada escuela, que viene a ser el porcentaje de los alumnos que, una vez admitidos en una escuela, aceptan ir a esa. Por ejemplo, es de sobra conocido que la escuela con mayor yield es Harvard con un 89%. Es decir, de cada 10 personas que son aceptadas en Harvard, 9 aceptan la oferta y acaban matriculándose ahí. La mayoría de las escuelas top 5-10 tiene un yield de entre 50 a 70%, ya que pierden alumnos aceptados que también son aceptados en otras escuelas y acaban yéndose a las otras. Si la escuela no está en el top 10 ya ni te cuento. Digamos que una persona que es aceptada en Harvard, Columbia y Berkeley. Si se decide por ir a Harvard, entonces el yield de las otras dos bajará.

En el siguiente enlace podéis encontrar los rankings más famosos, incluyendo los rankings de Club-MBA y de Poets & Quants Rankings MBA – Escuelas de Negocios

Misiones VIE – Trabajar en el extranjero

El pasado 30 de Noviembre terminaron mis 2 años de contrato VIE, una fantástica experiencia que me ha dado la oportunidad de trabajar en Nueva York y en Hong Kong (y de seguir haciéndolo después del VIE) en Société Générale, uno de los mayores bancos de Europa.

El contenido de esta entrada ha sido movido a Club MBA en la página Misiones VIE – Trabajar en el extranjero.

Os recomiendo también pasaros por el subforo donde discutir sobre diferentes programas para estudiar o trabajar en el extranjero.

Schools’ final decision dates

An update regarding the MBA applications final decisions that are coming very soon!

The key dates for each school are the following:

– The University of Chicago Booth School of Business
Decision is released on Wednesday December 15. However, they call by phone all the admitted candidates that day or the day before.

– London Business School:
Decision is released on Wednesday December 15. No idea if they will call the admitted candidates or send an email.

– The Wharton School of the University of Pennsylvania:
Decision is released on Friday December 17. Again, no idea if the decision will be released by email or by phone.

– Massachusetts Institute of Technology Sloan School of Management:

This one follows a different process. They even have not released the interview decision, which will be released during December but there is no fix date. As happened in the others, I can be interviewed or denied without interview. In case I got an interview, the final decision will be on January 31.

The thing is that in Hong Kong we are +13 hours from US time, so it is likely that I will receive the decision the following day early morning (if I’m lucky and I sleep something…).

I’m so anxious…

El conflicto de las dos Chinas

Aprovechando la visita a Taipéi he estado leyendo bastante sobre la historia de Taiwán (o República de China) y el conflicto que mantiene con China continental (o República Popular de China) desde hace más de 50 años.

Desde 1912 China se llamaba así misma “República de China”. Durante varias décadas existieron muchos conflictos entre los nacionalistas (que desde 1927 gobernaban en país) y los comunistas liderados por Mao Zedong. Estos conflictos degeneraron en una guerra civil entre 1946 y 1949 en la que salieron victoriosos los comunistas.

La guerra civil llevó al poder a Mao, líder del régimen comunista.

MaoMao en la plaza de Tian’anmen en Pekín

Los nacionalistas se replegaron en la isla de Taiwán, liderados por Chiang Kai Chek, que trasladaron la “República de China” a Taiwán y establecieron Taipéi como capital.

MemorialMemorial a Chiang Kai Check en Taipéi

Los comunistas por su lado fundaron la “República Popular de China” el 1 de Octubre de 1949 con capital en Pekín. Por lo tanto, desde ese año existen dos “Chinas” distintas, y en ambos países la gente se autodenomina “China”.

La ONU al principio reconoció una sola China unida (continente y la isla de Taiwán), con capital en Taipéi, para contrarrestar la influencia soviética comunista. Sin embargo, con el tiempo decidieron cambiar y acabaron por reconocer a Pekín como capital de toda China. Sin embargo, el conflicto sigue latente desde hace 50 años, con varios picos de tensión.

Estados Unidos por muchos años apoyó a Taipéi, ya que jamás se alienaría con un régimen comunista (y menos en tiempos de la guerra fría), así que subvencionaron económica y militarmente al gobierno Taiwanés y su sistema capitalista, que llevó a Taiwán a desarrollarse rápidamente tanto económica como tecnológicamente, dejando muy atrás a la República Popular, que durante muchos años vivió con el temor de que Taiwán algún día le atacaría para recuperar el continente.

Taiwán fue gobernada como dictadura por el partido KMT (Partido Nacionalista Chino) hasta 1991. Chiang Kai Chek dirigió el país hasta su muerte en 1975. Su hijo Chiang Ching-kuo tomó el mando y luego lo hizo Lee Teng-hui. En 1991 el KMT inició un proceso de democratización que culminaría en 2000 con las primeras verdaderas elecciones democráticas, en las que el KMT fue por primera vez derrotado, accediendo al poder el DPP (Partido Democrático Progresista) que mantuvo hasta 2008, cuando el KMT volvió a ganar las elecciones.

Durante los últimos años el KMT mejoró sus relaciones con Pekín y desde que volvió a acceder en 2008 al poder las relaciones con China continental han mejorado sensiblemente, con varios acuerdos económicos. En cambio, el DPP es más favorable hacia una Taiwán más independiente, aunque suavizó sus posiciones después de que, a raíz de sus intenciones de declarar Taiwán independiente en 2007, perdió las elecciones en favor del KMT por inmensa mayoría. Cuando estuvimos en Taipéi justamente era un fin de semana de elecciones municipales y la ciudad estaba llena de carteles del KMT y del DPP (y de otros partidos más pequeños). Nos chocó bastante la libertad democrática que reina en Taiwán, comparado con lo que ocurre en China continental.

En los últimos años la República Popular ha ganado mucho peso mundial tanto económico como político, por lo que una gran parte del pueblo Taiwanés ve favorablemente el hecho de estrechar lazos con el continente. Por otro lado, debido a este ascenso fulgurante de Pekín, Taiwán ha ido perdiendo muchos apoyos en el mundo, y muchos de los países que hasta hace unos años la reconocían como independiente han dejado de hacerlo. Actualmente, sólo pequeños países lo hacen.

Después de haber estado este año visitando tanto varias ciudades en la China continental como la semana pasada visitando Taipéi, las diferencias son notables entre ambas y no parece fácil una reunificación. Aunque debido a la apertura del régimen Popular y a su cada vez más influencia en todo el mundo, parece cada día más viable la unión con Taiwán. A fin de cuentas, son todos Chinos y se sienten como tal en ambos lados.

Visita a Taipei

Como sabéis la semana pasada pasé 5 días en Taipei, aprovechando que había terminado las entrevistas de Chicago Booth, London Business School y Wharton, y que tenía que coger “obligatoriamente” unos cuantos días de vacaciones en el trabajo ya que el 1 de Diciembre he empezado un nuevo contrato (local en Hong Kong, al terminar los 2 años como VIE) y tenía que gastar las vacaciones que tenía acumuladas en el antiguo.

La ciudad me ha gustado bastante, no tanto por lo que hay que ver (tampoco tiene mucho) sino por sus barrios, la amabilidad de la gente y lo bulliciosa que es. Hay que tener en cuenta que llevo ya un año viviendo en Hong Kong y he tenido la oportunidad de viajar por muchas ciudades en China, Vietnam, Tailandia y Malasia. Quizá por eso Taipei no me ha sorprendido mucho.

Han sido 5 días de mucho pateo y sin parar. El primer día, después de llegar al hotel, estuvimos en la plaza del Memorial Chiang Kai-Shek que estaba cerca del hotel y que nos gustó bastante, particularmente después de haber leído mucho sobre la historia de Taiwan. Además, justo llegamos a la hora que hacían tanto el cambio de guardia como la recogida de la bandera de la plaza.
Chiang

Luego ya de noche fuimos al mercado nocturno de Shilin. Primero nos metimos en el mercado de comida, abriéndonos paso entre cientos de chinos que comían de todo y en cualquier lado y que no paraban de mirarnos. Me recordó a  este verano en China cuando la gente se nos quedaba mirando constantemente como si fuéramos bichos raros. En Hong Kong esto no pasa, ya que hay mucho occidental y están acostumbrados.

Shilin

Luego estuvimos paseando por el mercado de ropa (un par de calles bastante largas con mucha gente y llenas de tiendas de ropa, zapatos y demás). Este mercado no tiene nada que ver con los mercados de Hong Kong tipo Mong Kok que son puestos en la calle.

Al día siguiente fuimos a las Hot Springs de Beitou. Nos costó un rato encontrarlas ya que tuvimos que descifrar este mapa tan comprensible. map

Algo que diferencia a Taipei con Hong Kong es que en general la gente no habla tanto inglés como en Hong Kong. En Hong Kong prácticamente todo el mundo entiende lo básico (excepto algunos taxistas y camareros…), pero en Taipei bastante gente no sabe nada. De todas formas todos los carteles en su mayoría están en inglés, y nos hemos manejado bien en metro y autobuses (no hemos cogido ningún taxi). De todas formas no tiene nada que ver con China continental donde si no vas con guía lo tienes difícil para sobrevivir porque ni entienden el inglés ni nuestro alfabeto escrito (A, B, C, …,Z ) luego no hay forma de comunicarse . El caso es que vimos el Thermal Valley, donde el agua está a temperaturas entre 80 y 100 grados procedentes de un antiguo volcán, y vimos a varios taiwaneses bañándose en unas hot springs naturales que estaban a unos 35 grados.
Thermal Valley

Por la tarde nos fuimos al pueblo Danshui después de coger un metro y un autobús al norte de la isla de Taiwan. Según un libro que teníamos había que ver la “Old Street” y el Fisherman Wharf (embarcadero). La verdad es que no nos llamó nada la atención ninguna de las dos cosas, además de que nos costó bastante coger un autobús para llegar allí. Al final del día visitamos el National Palace Museum.

Nuestra paciencia tuvo recompensa y el día siguiente amaneció un día espléndido, así que aprovechamos para hacer la visita estrella del viaje, la torre Taipei 101 (la segunda más alta del mundo con sus 509 metros de altura y 101 plantas).
Taipei101

La verdad es que es espectacular sobre todo porque no hay ningún otro edificio alto en la ciudad y sobresale majestuosamente. No es como Manhattan o Hong Kong Island que hay edificios altísimos pero los de alrededor son también altos por lo que no destacan tanto. Subimos al mirador donde contemplamos las vistas a toda la ciudad y también vimos el famoso amortiguador de masa (tuned mass damper). Según dicen el edificio es capaz de soportar terremotos de 7 grados en la escala Richter y tifones con vientos de 450 km/h (Taiwan recibe varios de esos al año), y el edificio proclama ser el sitio más seguro de Taiwan cuando viene un tifón. El amortiguador es básicamente una gigante bola de acero de 680 toneladas colgada de unas cuerdas que se mueve en dirección contraria absorbiendo la energía de movimiento y sirviendo como contrapeso contra las vibraciones. “Desafortunadamente”, no tuvimos la oportunidad de ver a la bola moverse… Otra cosa espectacular del edificio es el ascensor, que te sube del piso 5 al 89 en medio minuto (es el más rápido del mundo). Eso sí, bajando tarda un poco más, no porque no pueda ir más rápido sino por la seguridad de los oídos de los presentes. De todas formas aunque va algo más despacio no paran de decirte que tragues saliva para igualar la presión, aunque de eso ya sabemos un rato porque donde trabajamos en Hong Kong nos pasa diariamente.

Después de subir al edificio nos dirigimos andando a la Elephant Mountain, una colina que está al sur de la ciudad y desde la que se ven unas vistas espectaculares de la ciudad, incluyendo el Taipei 101. Allí llegamos una hora antes de la puesta de sol y nos quedamos hasta que se hizo de noche. Me costó pero al final encontré una gran roca a la que subirnos para poner el trípode de la cámara y disfrutar de las vistas.

Antes de la puesta de sol:
Antes

Después:
Despues

Ya por la noche nos fuimos a una zona de bares cerca del 101 y tomamos unas cervezas en el Lounge 101 (un bar que nos recomendó un amigo del trabajo), donde conocimos a una taiwanesa que su novio es español (casualidades de la vida). Más tarde cenamos en un restaurante japonés por la zona.

El día siguiente fuimos a ver Longshan y Xingtian Temples (nos gustaron mucho, además de que como era Domingo estaban llenos de gente local), Huaxi street market, Sun Yat Seen Memorial Hall, y cenamos en el barrio entre Zhongxiao Fuxing y Zhongxiao Dunhua que nos encantó.

En resumen, Taipei nos gustó bastante. La ciudad es muy segura, acogedora y la gente muy simpática. Hemos paseado de día y de noche por muchos barrios sin ningún problema de seguridad. El transporte público funciona fenomenal y la ciudad está preparada para turistas que no hablan mandarín. Nos sorprendió la poca gente occidental que vimos (no más de 10-15 personas en todo el viaje), aunque supongo que no hay mucho turista que vaya a Taipei en Noviembre. Merece la pena ver la ciudad si se tiene la oportunidad, aunque creo que hay ciudades bastante más interesantes en Asia que visitar.

Álbum Taipei de Flickr aquí.