Chicago Booth

Los primeros meses post-MBA

Hacía tiempo que tenía pendiente escribir un update sobre qué tal la vuelta a España y los primeros meses post-MBA en lo que a trabajo se refiere.

En septiembre empecé mi andadura en McKinsey. La primera semana nos mandaron a todos los nuevos a hacer el training BCR (Basic Consulting Readiness), en Cascais (Portugal). Fuimos unos 15-20 consultores nuevos de la oficina de Madrid (4 asociados y unos 15 analistas) y además de muchas horas de training, también incluyó tiempo de ocio, fiestas, cenas, playa, etc. Os dejo una foto del grupo (también sale la gente de la oficina de Lisboa).
Picture 5Después de una semana sin parar y después de unos días por la oficina de Madrid ayudando en varios proyectos, me staffearon (palabro “McKinsey” para referirse a cuando te asignan en un proyecto) en un proyecto en Barcelona. Aunque en principio iba a durar solo hasta mediados de octubre, se ha ido extendiendo y al final ha llegado hasta Navidad. Incluso parece que continuará en enero. Y que siga, porque la verdad es que he tenido una gran suerte. Aunque tenga que viajar, lo cierto es que no se le puede pedir más al proyecto: un buen lifestyle (casi siempre salgo antes de las 21:00 de trabajar, algo muy raro en McKinsey), en el equipo nos llevamos fenomenal, es un proyecto directamente llevado por el consejero delegado de una de las grandes empresas españolas, y estamos teniendo un enorme impacto positivo en el cliente. Y también ahora me está permitiendo disfrutar de varios días sin trabajar estas Navidades.

Lo de viajar es la única pega. Desde hace 3 meses estoy viajando todas las semanas a Barcelona, a la más pura vida de consultor. Los lunes madrugo y viajo a primera hora, trabajo en Barcelona hasta el jueves por la tarde cuando vuelvo a Madrid, y los viernes trabajo desde la oficina de Madrid. De lunes a jueves estoy en un hotel de Barcelona donde ya casi ando como si fuera mi casa. Aún así, en un principio pensé que me costaría mucho tener que estar cogiendo trenes/aviones y viviendo en hoteles todas las semanas, pero la verdad es que me voy acostumbrando y tampoco es para tanto.

Por otro lado, Rocío empezó a trabajar en Adara Venture Partners, una gestora de capital riesgo venture capital. Si mi proceso de recruiting en McKinsey duró unas pocas semanas, el suyo ha durado casi un año. Los procesos de los capitales riesgo son desestructurados, en el sentido de que no hay un proceso estándar de entrevistas como pasa en McKinsey, Google, y la mayoría de las empresas, en los que hay plazos y sabes más o menos lo que va a durar y como va a ser. La verdad es que ha sido un proceso duro, lleno de incertidumbre. (Por cierto, a los que os interese el sector del capital riesgo, os invito a echar un vistazo a la guía que publicamos en Club-MBA: Guía Capital Riesgo). Desde el principio del MBA, Rocío se enamoró del venture capital (VC) y se decidió a intentar entrar. Lo más difícil, una persona con background no financiero, intentando entrar en una de los sectores más complicados, y encima en España (las gestoras buenas de VC en España se cuentan con los dedos de una mano, y todas son muy pequeñas (<10 empleados) y solo buscan gente en determinados momentos del ciclo de vida de cada fondo). Pero bueno, al final el que la sigue la consigue, y su perfil tecnológico con un MBA de Chicago Booth le ha abierto las puertas. Está claro que a este cambio de carrera profesional le debe mucho a la escuela, aunque también a lo mucho que ha trabajado para conseguirlo. Aún recuerdo cuando rechazó ofertas de prácticas del verano MBA en USA para irse a Inveready, una VC de Barcelona. Sin esa gran experiencia, probablemente lo habría tenido mucho más complicado para dar el salto definitivo a Adara, una gestora que realiza rondas de inversión bastante más elevadas (inversiones medias 2-3 millones frente a 100-500K) y mucho más a la “american way” (los socios son americanos y han estudiado MBAs allí), y con una experiencia de un fondo inicial con gran éxito. Entre otras, tienen en cartera a Allien Vault, una empresa de seguridad informática española que triunfa en Estados Unidos, y que ya está en Series D de financiación ($30 millones, habiendo coinvertido con top VCs de Silicon Valley como KPCB (Facebook Twitter, Groupon, Amazon)) camino de la venta estratégica o de una IPO. Además, las cosas no han podido empezar mejor, ya que Adara ha sido una de las tres venture capitals seleccionadas para invertir por el fondo de fondos público Fond-ICO.

¿Y los demás españoles de mi clase MBA de Booth? Por un lado, uno de ellos (Pablo) ha cumplido su sueño de emprender y ha montado groopify.me, una web que organiza quedadas para que se conozcan dos grupos de amigos. Pinta genial. Os invito a echarle un vistazo y organizar un plan. Otro de los españoles se quedó en Nueva York trabajando en otra gestora de capital riesgo (en este caso, private equity), y el otro también se quedó en Estados Unidos en un programa rotacional de general management en una multinacional estadounidense.

Anuncios

Semana grande para Chicago: Rankings y Premios Nobel

Estos últimos días han sido particularmente buenos para la Universidad de Chicago y para Booth.

Rankings

A principios de la semana pasada Forbes publicó su ranking de las mejores escuelas de negocios del mundo, en el que Booth ocupó la segunda posición, por detrás de Stanford y por delante de Harvard. Este ranking se basa en el retorno de la inversión preguntando a ex-alumnos que se graduaron hace cinco años de las escuelas. Como lleva pasando desde hace aproximadamente 13 años, Booth no solo se consolida en la parte alta de los rankings sino que sigue mejorando. En la anterior edición del ranking de Forbes hace 2 años (el ranking es bianual), fue tercera. Más información aquí.

Dos días después, otro de los cinco grandes rankings, The Economist, publicó su ranking anual 2013. Como ya ocurriera el año pasado y en tres de las últimas cuatro ediciones, Booth clasificó como la mejor escuela de negocios del mundo. Este ranking está basado en un 20% en una encuesta a estudiantes y antiguos alumnos, y 80% en datos de las escuelas como incremento salarial, estadísticas, y otros. Además, incluye información de rankings previos (50% del año anterior, 30% el anterior y los dos anteriores el 20%). Más información aquí.

Premios Nobel

Pero la mejor noticia vino ayer. Eugene Fama, profesor de Booth, fue galardonado con el Premio Nobel de Economía 2013, junto con el también profesor de la Universidad de Chicago, Lars Peter Hansen, y Robert Shiller, de Yale. Fama es alguien muy querido en la escuela, a pesar de que muchas de sus teorías han sido puestas en duda dentro (donde predomina el espíritu “challenge everything” y se instiga al debate continuo) y fuera de la escuela durante los últimos años. Su Nobel es merecidísimo por sus enormes contribuciones a las finanzas durante los años 60 y 80. Sus teorías se estudian en todas las carreras de Economía o Finanzas en toda universidad de prestigio, y en las escuelas de negocios. Mucha gente ya daba este premio por injustamente perdido cuando Fama sonaba en todas las quinielas en los años 90. Aunque no le tuve de profesor porque da una clase muy avanzada de Finanzas en la escuela (y a mi me interesaba lo justo), le he visto muchísimas veces por la escuela tanto por los pasillos como en muchos eventos en los que ha participado. Además, fue uno de los nos habló en la ceremonia de nuestra graduación.

También recibió el Nobel “Bob” Shiller, profesor de Yale y gran “enemigo” de Fama (casi tanto como Krugman), que ha dedicado su carrera a desmontar las teorías de Fama. También, un premio merecidísimo. El que hubiese completado un gran premio hubiese sido Richard Thaler, otro profesor de Booth, otro de los padres de las teorías comportamentales (como Shiller), y que también lleva sonando desde hace años.

El otro galardonado es Lars Peter Hansen. En la actualidad no da clase en Booth (al menos eso creo, aunque tiene pinta de que va a serlo dentro de poco), pero es profesor del departamento de economía de la universidad, con la que Booth tiene unos lazos permanentes (siendo MBA puedes hacer clases de allí, y casi todos los profesores imparten en las dos escuelas). Le he visto en varias ocasiones. La última, en el homenaje a los 100 años del nacimiento de Milton Friedman (uno de los economistas más importantes de la historia y padre de la “Escuela de Chicago”), entre los que estaban muchos premios Nobel de la escuela y de la universidad, como Gary Becker.

Por cierto, curiosamente este año murieron dos Premios Nobel que eran profesores de Booth y de la universidad, Fogel y Coase. Fama y Hansen estuvieron en sus homenajes. Hoy, estarían orgullosos de ver que la “Escuela de Chicago” sigue ganando premios Nobel. Más información sobre los Nobel 2013 de Economía aquí.

¿Por qué volver a España y no quedarse en USA?

Durante las últimas semanas me han hecho varias veces la pregunta de por qué tanto mi mujer como yo nos hemos vuelto a España a trabajar después del MBA en vez de habernos quedado en Estados Unidos, y si es porque no tuvimos opción de quedarnos allí. Imagino que esto viene porque hay cierto temor a que quedarse en Estados Unidos a trabajar es complicado.

Los que leéis este blog desde hace tiempo sabéis que desde antes del MBA ya teníamos claro que queríamos volver a España después del mismo, porque teníamos ganas de volver después de llevar muchos años fuera (en concreto, ocho años: tres en Francia, uno en Nueva York, casi dos en Hong Kong, y dos en Chicago). Echábamos mucho de menos España, la familia y los amigos, y ya teníamos ganas de estabilizarnos en algún sitio. Las cosas nos fueron muy bien durante el MBA y cumplimos nuestro objetivo, mi mujer va a trabajar en un fondo de venture capital en Madrid (lo que quería desde el principio), y yo en McKinsey. El haber hecho el MBA en Estados Unidos probablemente nos ha ayudado mucho a conseguir estos puestos.

Para los que queráis quedaros en Estados Unidos, mi experiencia me dice que no tendréis muchos problemas si vais a una buena escuela. Al menos, de todos los que conozco que lo han intentado (al menos en Booth) lo han conseguido sin ningún problema. De hecho, casi todo el mundo se queda allí y los “raros” somos nosotros por haber vuelto. En estos tiempos de crisis es bastante más complicado volver a España en un puesto MBA que quedarse en EEUU, donde hay millones de oportunidades y la gente de las escuelas top están muy cotizados. Sobre los visados no os preocupéis, las grandes empresas que reclutan MBAs tienen visados H1B de sobra y que yo sepa nadie se queda sin visado. Además, solo con hacer el MBA allí te dan un visado de un año con el que se puede trabajar.

 

Oficialmente, MBA

C’est fini! Se acabó! Ya soy oficialmente MBA!

Con muchas sensaciones encontradas termino los dos mejores años de mi vida, dos años que me han cambiado. Realmente ahora veo tanto mi vida como el mundo de manera muy distinta a como lo veía hace 24 meses.

Es un momento “extraño”. Por un lado, me invade pena por finalizar mi etapa como estudiante y dejar atrás esta maravillosa experiencia que he vivido en Chicago. Pero por otro lado, también afronto con mucha ilusión una nueva etapa en mi vida.

degree2La graduación fue el pasado sábado. Tuvo dos partes. Una primera ceremonia en el campus de la Universidad de Chicago, que era general a toda la universidad. Es decir, estábamos todos los que nos graduamos este año de cualquier título que otorga la universidad. Por la tarde, cada escuela organizaba su graduación privada. En la nuestra hablaron nuestro profesor Eugene Fama, y el ex-alumno y magnate Thomas Pritzker. Luego fuimos pasando uno a uno todos los estudiantes recibiendo el diploma del MBA de manos del Dean de la escuela. Las dos ceremonias fueron muy tradicionales.

Como os podréis imaginar, tanto mi familia como la de Rocío han estado por aquí estos días. La escuela tenía todo realmente bien organizado y han disfrutado mucho. Por ejemplo, el viernes asistieron al evento “Experience Chicago Booth Day”, un día completo en el que las familias pueden vivir un día completo en la escuela. Entre otras cosas, mi familia asistió a clases de dos profesores muy buenos de la escuela: James Schrager (estrategia) y Nick Epley (psicología). Les encantó y más de una semana después aún hablan sobre lo que se comentó en dichas clases, e incluso me han pedido mis apuntes de cuando hice estas clases hace unos meses :).

Podéis ver unas fotos de la graduación a continuación:

ridworld6
ridworld7
ridworld8
ridworld2
ridworld1
ridworld4
ridworld3

* Algunas de las fotos son de mi compañero de clase David Kelley, y otras de la propia universidad

Mi última clase en Booth

Hoy ha llegado el temido día… ¡la última clase de mi MBA! Probablemente recuerde con mucha nostalgia este momento durante toda mi vida:

negotiations_last_class

¿Y ahora, qué? Bueno, aún me queda una semana como estudiante MBA, ya que la graduación es el sábado 15 de junio. Tengo que hacer un par de exámenes finales, que tendré que compaginar con muchas despedidas, y también con mi familia (y mi familia política), que vienen a Chicago. Y después de la graduación, aún estaré dos semanas más por Chicago.

Club-MBA 2.0: live!

Quizá recordéis el artículo que escribí el 1 de febrero a raíz del segundo aniversario de Club-MBA: Club-MBA cumple dos años: pasado, presente y futuro. En ese artículo comenté que estábamos estudiando apostar fuerte por la web, de cara a asegurar su sostenibilidad e incluso fijar metas mucho más ambiciosas contemplando vías para generar ingresos. Pues bien, desde ese día Rocío y yo hemos estado trabajando día y noche en una nueva sección de la web que esta semana, por fin, hemos lanzado: Servicios Club-MBA, que es un subdominio de la web principal www.club-mba.com.

El lanzamiento de esta nueva sección es un grandísimo paso adelante para la web. Además, estamos convencidos de que vamos a crear mucho valor entre los usuarios de la web, e incluso entre estudiantes actuales MBA, ya que muchos de los servicios serán realizados por ellos.

Trabajando de día ...

Trabajando de día …

working_night

y de noche.

Estos últimos meses están siendo duros por las mil horas que le estamos metiendo al proyecto y por los sacrificios que hemos tenido que hacer en nuestra vida MBA, pero está siendo una experiencia brutal y que era ahora o nunca. Para que os hagáis una idea, solo en esta semana, por ejemplo, le habremos metido fácilmente 50 horas de trabajo a la web, y eso que el trabajo de desarrollar la web ya estaba hecho. Entre otras muchas cosas, hemos tenido más de cinco reuniones para llegar a acuerdos con empresas y gente que realizará los servicios que ofrecemos.

La verdad es que estamos aplicando mucho de lo aprendido en el MBA para un proyecto que nos ilusiona a más no poder. Además, hemos hecho una gran reorganización en el equipo de la web, que ya cuenta con más 30 personas. Hemos asignado nuevos roles con responsabilidad, que nos ayudarán en el día a día.

¿Qué servicios ofrecemos u ofreceremos en la nueva sección?

A principios de enero hicimos una encuesta a todos los usuarios de Club-MBA. En ella, preguntamos si estarían interesados en que la web ofreciera diversos servicios de pago. Más del 90% de la gente se mostró interesada o muy interesada en que lo hiciésemos. Así que nos pusimos manos a la obra. A continuación hago un resumen de los servicios que ya ofrecemos o que ofreceremos próximamente.

Por un lado, ofrecemos descargas de documentos:

  • Descarga de ensayos de estudiantes admitidos: los usuarios pueden ya comprar ensayos de estudiantes que fueron admitidos en varias escuelas (en no mucho tiempo tendremos ensayos de todas). El leer ensayos de gente que “lo consiguió” sirve como referencia para saber el nivel que uno debe mostrar en los ensayos, y puede hacer que algunos no tengan necesidad de contratar a un consultor de admisiones. La idea viene porque recuerdo muy bien el momento en el que me enfrentaba a la famosa presentación de la solicitud de admisión de Booth, y realmente no tenía ni idea de lo que hacer ni de lo que se esperaba de mi. Me hubiera venido genial el tener un par de ejemplos. Además también creamos valor entre los autores de los ensayos ya que éstos se llevan un porcentaje de cada descarga. Aquellos que hoy compran ensayos, muy probablemente serán los que vendan los suyos el año que viene.
  • Descarga de cartas de recomendación: los usuarios podrán comprar cartas de recomendación de estudiantes admitidos. Puede servir tanto para los recomendadores (para ver qué nivel es adecuado o cuánto hay que escribir), como para los propios candidatos, que deben hacer entender a los recomendadores lo que se espera de ellos.
  • Descarga de otros documentos:  plantillas TOEFL (muy útiles para preparar el examen), plantillas de CV estilo americano, frameworks de consultoría para preparar las entrevistas de empresas tipo McKinsey, y otros.

También vamos a ofrecer servicios como:

  • Traducción jurada de documentos: nos hemos puesto de acuerdo con un intérprete jurado oficial para que ofrezca servicios de traducción. Traducirá lo típico que los candidatos necesitan: traducción de títulos y expedientes académicos.
  • Consultoría de admisión o “Coaching MBA”: Aún no está cerrado, pero estamos teniendo muchas reuniones con los grandes del sector en Estados Unidos. Con una de estas empresas estamos muy cerca de llegar a un acuerdo. Lo más curioso del asunto es que no fuimos nosotros los que les encontramos sino ellos a nosotros. Están en proceso de abrir el mercado hispanohablante y tenían referencias de nuestra web como la líder de este mercado :). El caso es que nos reunimos con el fundador de la empresa la semana pasada y estamos muy cerca de llegar a un acuerdo con ellos, que pueda ser interesante tanto para nosotros como sobre todo para los usuarios de la web.
  • Revisión de currículums: Ofreceremos servicios de revisión de CV para solicitudes de admisión o de trabajo. Esto muy probablemente lo haremos a través de estudiantes MBA de segundo año o recién graduados MBA. En las escuelas (al menos en Booth), los estudiantes de segundo año hacemos esta labor durante el año ayudando a los de primero a que construyan un buen CV para el recruiting. Es gente que sabe muy bien qué tipo de CVs funcionan en las solicitudes de las escuelas de negocio (y en la búsqueda empleo). Además, también crearemos valor a los estudiantes MBA, que podrán tener ingresos durante el programa, ayudando a los futuros estudiantes. Vamos, que un match es perfecto.
  • Preparación de entrevistas de admisión: El mismo modelo que la revisión de CV. Estudiantes MBA actuales harán mock interviews por Skype de sus escuelas a los candidatos. ¿Quién mejor que ellos saben cómo son las entrevistas?
  • Preparación de entrevistas de tipo caso: Muy parecido a lo anterior. Estudiantes MBA que hayan trabajado en consultoría antes del MBA o durante las prácticas de verano, y que tengan experiencia haciendo casos a otros, harán mock interviews por Skype a gente que esté preparando entrevistas de consultoría (o de otras empresas que hagan entrevistas tipo caso). Lo normal es que la gente que hemos pasado por el proceso de selección de una consultora, sepamos hacer muy bien este tipo de entrevistas de prueba, tanto la parte fit como la de casos. Y además, tenemos experiencia. Yo este año quizá he hecho unas 20 entrevistas de prueba a compañeros de Booth.
  • Cursos GMAT, TOEFL, etc.: Estamos en proceso de ponernos de acuerdo con profesores de GMAT para que ofrezcan sus cursos en nuestra web, ya sean online o presenciales.
  • Seguros médicos: Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo con una aseguradora para que nos haga precio de grupo a todos los usuarios de Club-MBA que busquen un seguro médico para su estancia en el extranjero. Este tema puede marcar un antes y un después entre los estudiantes ya que normalmente las universidades destino exigen contratar sus propios seguros médicos (que suelen rondar los $3.000 anuales), o contratar uno que cubra lo mismo o más que el suyo. El seguro que espero podamos ofrecer en la web costará menos de la cuarta parte del seguro de las universidades, y cubre aún más cosas. Vamos, que sería un ahorro muy grande. Este seguro es el que he usado yo durante mi MBA, al igual que muchos compañeros europeos de Booth.

¿Next steps?

Acabar de cerrar todas las negociaciones, acabar de implementar ciertas funcionalidades en la web de servicios, acabar de organizar todo para asegurar la sostenibilidad una vez empiece a trabajar en McKinsey, y también darle una vuelta a la web de Club-MBA, que necesita un cambio para afrontar esta nueva etapa: Club-MBA 2.0 :).

A todo esto, en dos semanas nos graduamos y seremos oficialmente MBAs de Booth!

En bici a la universidad

En mitad de abril y de un día para otro, Chicago pasó a “modo verano” (la primavera aquí parece que no existe), y llevamos varias semanas con temperaturas sobre los 25º o incluso más. La ciudad es espectacular cuando hace buen tiempo, y la gente revive.

Como sabéis, los estudiantes de Booth vivimos en el centro, y el campus de la universidad está en el barrio de Hyde Park, al sur de la ciudad. En invierno, la mayoría de la gente vamos a la escuela en tren. Sin embargo, ahora con el bueno tiempo mucha gente vamos en bicicleta. Hay un carril bici que recorre muchos kilómetros del lago hacia el norte y hacia el sur. Desde casa hasta la escuela hay unos 14 kilómetros, que los hacemos en unos 45′.

El otro día estuve haciendo fotos con el móvil durante el trayecto (ida y vuelta). Os dejo unas cuantas:

2013-05-14 08.34.19 2013-05-14 08.37.31 2013-05-14 08.39.22 2013-05-14 08.44.44 2013-05-14 09.05.41

2013-05-14 09.18.36 2013-05-14 09.24.27 2013-05-14 09.31.31  IMG_6895 IMG_69172013-05-14 09.33.49 2013-05-14 09.37.09 2013-05-14 09.37.49 2013-05-14 17.01.19 2013-05-14 17.29.28 2013-05-14 17.30.31 2013-05-14 17.32.12 2013-05-14 17.34.52 2013-05-14 17.44.12 2013-05-14 17.45.39 2013-05-14 17.46.04

Update sobre admisiones y recruiting

La semana pasada acabé con mis responsabilidades como “Admission Fellow”. Ha sido mucho trabajo pero una gran experiencia. En total, este año he leído/evaluado entre 70 y 80 solicitudes de admisión y he hecho unas 20 entrevistas. El pico fue en ronda 2 ya que este año Booth ha recibido un número muy elevado de solicitudes en esta ronda (creo que récord, y como un 10-15% más que el año anterior).

¿Y españoles qué tal? Pues parece que el año que viene se volverá a batir un récord en cuanto a número de españoles en la escuela. Este año ya había sido un récord (somos 14, 9 de primero y 5 de segundo, cuando lo normal era de 5  a 8 en total). Pues bien, el año que viene muy probablemente habrá más que este año, ya que si no me equivoco hay otros 8-9 admitidos. Es cierto que aún creo que queda gente en la lista de espera y no han salido los resultados de ronda 3, aunque en esta ronda suele ser más complicado entrar porque la clase ya está formada (o casi). En otras escuelas en ronda 3 para internacionales es casi imposible entrar porque no da tiempo a sacarse el visado porque empiezan el MBA a finales de julio o en agosto, pero en Booth yo creo que no debería afectar este tema porque el MBA empieza en septiembre y hay tiempo de sobra para sacárselo después de los resultados de ronda 3. A los que no habéis conseguido entrar o no os han sacado de la lista de espera, os animo a intentarlo en ronda 1 el año que viene. Pienso que la escuela valora la insistencia.

Hablando de españoles, quizá os interese saber qué tal está yendo el recruiting. Para los de primero difícilmente mejorable ya que todos han conseguido prácticas en lo que buscaban. Al final, van a: BCG (dos, uno a la oficina de Madrid y otro a la de Sao Paulo), Bain, Google, Goodyear, Barclays en trading & sales, UBS en banca de inversión, fondos de investment management (dos, uno en un fondo de Boston, y otro en un fondo de Barcelona), y otro en un fondo en Washington que invierte en América Latina. Vamos, que la cosa ha ido muy bien y ya están todos “colocados” :).

Y los de segundo, hay alguno que aún está decidiendo (hay empresas que hasta final de año no deciden las ofertas, como por ejemplo las PE y VC, y otras), otro que está emprendiendo, otro que va a Cargill en un puesto de general management en Estados Unidos, y yo que voy a McKinsey.

Filadelfia, pasando por Silicon Valley

Hace un par de fines de semana se celebró en Filadelfia la “V Conferencia MBA Internacional”, el evento anual en el que nos reunimos los españoles que estamos estudiando MBAs en escuelas americanas de prestigio. Como la “dura” vida MBA se nos acaba en poco tiempo, Rocío y yo decidimos “aprovechar” que salíamos de Chicago para dar un rodeo y pasar nada más y nada menos que una semana en San Francisco, un viaje que teníamos ganas de hacer desde hace tiempo.

Tech trip a Palo Alto

Más que a San Francisco, el viaje lo hicimos a Silicon Valley. La ciudad de San Francisco ya la conocíamos bien. Durante el verano de 2009 (cuando vivíamos en Nueva York) nos hicimos un “road trip” de 25 días por el Oeste americano, durante el cual pasamos varios días en la ciudad. Sin embargo, nos habíamos quedado con ganas de conocer bien “el Valley” (confieso que algo de geeks tenemos ;)).

Alquilamos un coche toda la semana y más geek no pudo ser el viaje. Nos alojamos en un garaje en Palo Alto típico de Silicon Valley, a dos manzanas del famoso garaje donde Hewlett y Packard crearon HP (“The Birthplace of Silicon Valley”), y a menos de un kilómetro de garajes míticos donde Steve Jobs creó Apple, en el que Larry Page y Sergey Brin crearon Google, o la casa donde Facebook dio sus primeros pasos después de que Zuckerberg se mudara a esa zona. Pero vamos tampoco os asustéis! dormimos en un garaje que está habilitado a mini-estudio en la casa de unos amigos que estudian su MBA en Stanford, y donde suelen alojar a sus invitados.

Garaje de HP

Garaje de HP

Durante esa semana, estuvimos visitando varias empresas del valle en San José, Mountain View, San Mateo, Palo Alto, etc. Tenemos varios amigos viviendo por la zona por lo que no paramos. Entre otras cosas, visitamos el GooglePlex (por cierto, probamos las Google Glass y, la verdad, me esperaba otra cosa y me decepcionaron un poco …),  pasamos un día en el campus de Stanford y en el de Berkeley, en San Francisco visitamos el acelerador de Rockspace, visitamos Spain Tech Center, etc.

IMG_0980

En GooglePlex con Francesc

También nos hicimos un “tech trip“, visitando el Computer History Museum y el Intel Museum, varias sedes de empresas famosas por la zona como Facebook, Intel, eBay, Apple, Oracle, el famoso Xerox Parc, etc. Lo cierto es que para la gente que le gusta la tecnología,  este tipo de sitios son casi sagrados, y encima a nosotros el mundo emprendedor Internet nos apasiona… Pues eso, felices.

También hicimos turismo convencional ;). Fuimos a San Francisco un par de veces, fuimos Alcatraz, a Napa Valley, a Monterey, Big Sur, etc. Cosas que no vimos bien durante el último viaje.

The Golden Gate

The Golden Gate

A Filadelfia, de networking

La semana en California ya había sido muy fructífera en cuanto a networking, y el colofón lo dimos yendo a Filadelfia. Allí, como comentaba, se celebró este año la conferencia anual de MBA españoles en Estados Unidos, organizada en este caso por estudiantes de Wharton. El año pasado fue en Boston, el anterior en San Francisco, hace tres en Chicago (en Booth). y antes en Nueva York. La verdad es que estuvo muy bien organizada.

Casi todos los asistentes llegamos el viernes por la noche y nos alojamos en el mismo hotel. El viernes nos fuimos todos de cena y de copas hasta las tantas. El sábado por la mañana fuimos a la conferencia. En el primer panel, estuvieron Juan Rodríguez Inciarte (Director de Estrategia y miembro del Comité Ejecutivo del Grupo Santander), Mauro Guillén (Director del J.H. Lauder Institute of Management & Int. Studies de Wharton), y Ángel Martín Acepes (Consejero Económico y Comerncial Jefe de la Oficina Comercial de España en Nueva York). En el segundo panel, dedicado a los emprendedores, estuvieron Luis Martín Cabiedes (angel investor español fundador de Cabiedes & Partners, y profesor de IESE), Eneko Knorr (fundador de Ludei, entre otras), Alejandro Cremades (Rock The Post), Eduardo Fernández (ShuttleCloud), y Álvaro Jiménez (Notorious). Estuvo interesante ambos dos. Después, otra noche larga de cena y copas.

La verdad es que me lo pasé muy bien, y como el año pasado en Boston, conocí a gente muy interesante y reforcé muchas amistades. Estoy convencido de la gran importancia de tener una network potente, lo cual era uno de mis objetivos viniendo a hacer el MBA en Estados Unidos.

Conferencia MBA Internacional 2013

Conferencia MBA Internacional 2013

Lazos entre los estudiantes en Booth

Comparto una entrada que ha hecho en su blog personal una compañera de clase de primero año, en la que escribe sobre los lazos o “bonding” entre los estudiantes de la escuela, y cómo compara con escuelas como Kellogg, Wharton, Tuck y otras.

Lo cierto es que llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, y la entrada en el blog de mi compañera me parece fantástica porque describe realmente bien el “bonding” entre los estudiantes de Booth, y la “sensación de comunidad” que hay entre nosotros. La verdad es que creo que existe mucha falta de información.

School Ties

One of the questions that I am often asked about Booth from prospective students and recent admits is, “If there are no cohorts and students live all over Chicago does Booth really have much of a community?” According to Poets and Quants’ article Chicago Booth vs. Kellogg, “The school purposely lacks core cohort groups and has no residence halls for its MBAs, factors that make it harder for real community to occur. Some Chicago students say the school still lacks the camaraderie you’ll find at many other b-schools, especially Kellogg, and that some students graduate from Chicago with only a handful of people they would call friends.” I’ve also repeatedly read comments like, “the flexible curriculum does not allow for bonding,” and “Booth is a commuter school.”

There is a lot of information about Booth on the web. However, in my opinion much of it is misinformation disseminated by people who heard something from someone who knows someone. So does Chicago Booth have much of a community? I think that the first step is to define what someone means by community. Kellogg is known for having a strong community, but so is Tuck and these are two very different schools. So what’s the standard. I think that there are two main ways to define a school’s community: tight-knit and engaged.

I will say upfront that Booth does not have a tight-knit community. However, I would argue that neither do schools like Kellogg and Wharton (both of which are known for having strong communities). When people say a school’s students are tight-knit they often are saying that everybody knows one another. Everyone goes to the same parties and bars and the class does everything together. That’s the type of community that schools like Tuck, Johnson, and Haas foster. However, these schools also have class sizes of under 300 students. I’d argue that when any class has more than 400 students it’s impossible for the students to be tight-knit by that definition. Tuck students know all 275 of their classmates at least by name. I too can say that I know roughly the same number of classmates by name. However, I have about 300 additional people in my class. When you think about knowing over 200 people in 6 months’ time then you start to understand that that’s a lot of people and knowing over 300 more is virtually impossible.

So then if a school isn’t tight-knit by the above definition does that mean that it does not have a strong community? Of course not! One of Kellogg’s claims to fame is its distinctive student culture. However, that sense of a Kellogg community comes as a result of engagement. And I will vehemently argue that Booth has a community that is just as strong based on this metric. “Bullshit!” you say? How can I possibly claim that when students live all over Chicago and so far from campus? That’s impossible because there is no core curriculum nor cohorts.

First, I need to clear up some common misconceptions, the biggest one being that Booth students are dispersed all over Chicago. No, most students do not live in Hyde Park near Harper Center. Yes, the vast majority of us commute anywhere from 15-30 minutes to campus. However, over 80% of students live within a 2 mile strip of the downtown neighborhoods the Loop, South Loop, and Streeterville. Heck, over 60% of students live in three buildings that are often referred to as the dorms (Millenium Park Plaza, Columbus Plaza, MDA). Even in the South Loop it is impossible to sneak in and out of 1130 Michigan Ave without running into someone from Booth. Just because Booth students do not live in close proximity to the school does not mean that they don’t live in close proximity to one another.

So what’s up with living downtown? It’s probably the same motivation that drives Wharton students to live in Rittenhouse Square instead of University City where Huntsman Hall is located: lifestyle. MBAs aren’t like typical grad school students. Most graduate students enter their programs immediately after undergrad. MBAs have been out of school for at least 3 years (some of us even 10+ years) and have become used to living a certain way. If we have the opportunity to maintain that lifestyle (lack of income and debt be damned), we’re going to do it. Hyde Park is lovely, but most of us just aren’t about that 2.5 kids, Sunday at the park life quite yet. Chicago’s public transportation makes it easy to commute to school and we have lockers so that we can keep the stuff we need on campus to avoid extra trips. Given these conveniences we choose to live where the Chicago’s night life does.

Now that we’ve cleared up one myth, let’s address the lack of cohorts. Technically, Booth does have cohorts. In fact I just participated in a cohort scavenger hunt on Saturday (no babies were harmed during the event, but some were subjected to awkward holding). However, cohorted learning is only in place for Booth’s one required course, LEAD, which takes place during orientation and the first 4 weeks of the first quarter. After LEAD there are a few big cohort based activities like Golden Gargoyles and Leadership Challenge, but for the most part cohort activities are spearheaded by cohort members and the graduate business council (i.e. cohort trivia, cohort t-shirt day, etc.). Although students aren’t required to be at these events there is always a very healthy turnout (it could be a function of the free food and drink that is always offered).

I think this illustrates the beauty that is Booth. At it’s core this place is an exercise in free markets. Everything is driven by students’ choices and Booth students choose to be actively involved with the school. I have yet to go to any event that wants for participants. The “Running of the Bulls” (annual Booth vs. Kellogg basketball game at the United Center) sold out in an hour. Demand for Winter Formal resulted in 100 extra tickets being released. The tech trek required an application because there wasn’t enough capacity for all of the students who wanted to attend. The list can go on and on. Even without the typical structures to build school loyalty and student body engagement, students are so tied to Booth we often struggle to excoriate ourselves from the “Booth Bubble.” Chicago is a virtual treasure trove of people yet most of my classmates struggle to spend time with anyone who isn’t a Booth student. I have friends that I’ve known for years living in Chicago and I think I’ve only hung out with one of them one time. After ending our Valentine’s Day with a McDonald’s picnic on her living room floor one of my friends and I vowed to go explore Chicago’s happy hour scene without 250 of our closest classmates. Thus far the closest we’ve come is LPF (Liquidity Preference Function) at Underground Wonder Bar with only 150 of our closest classmates. Everything from Friday night parties to week long spring breaks to summer internships always seems to include classmates.

With a city as large as Chicago it would be easy for us to leave Harper Center and scatter amongst the throngs only to see one another for classes and recruiting. However, that’s not what happens. There is more activity going on at Booth than any person can keep track of and the majority of it is student run. My spring break trek to Africa – organized by the Chicago African Business Group. My winter career trek to NYC – organized by the Media, Entertainment, and Sports Group. Follies – student written, produced, and performed. Booth students choose to invest their time in making sure this community is thriving. There is an overflow of people clamoring to participate in Admit Weekend, career services, admissions, and more. Oftentimes these activities require hours of work and we still want to to do it. I think this speaks volumes to the ties people have to Booth.

I will readily admit that although Booth has a very vibrant community it is built differently than at other schools. The flexible curriculum is not conducive to having prolonged avenues for socializing (i.e. dorms, curriculum cohorts, etc.). In allowing people to pick their classes, schedule, and professors (and study groups within those classes) it’s very much so a choose your own adventure kind of place. Booth is set up so that students aren’t interacting with the same people day in and day out. Booth fosters breadth of socializing, but it’s up to the individual to determine where to seek depth. One of the best consequences of this breadth is a greater sense of cohesion between the 1st and 2nd year classes. This is the very opposite of the structure at most schools where the depth of socializing is built into the program and it’s up to students to seek out a wider breadth. Truth be told the breadth was difficult for me at first. I felt that I was meeting a lot of people but not really forming deeper relationships. I wasn’t doing on campus recruiting so I was always interacting with different people but not spending significant time with anyone. It wasn’t until ski trip when I had a week of consistent socializing with people that I started really making friends. The opportunities to really bond with people are all over the place at Booth. However, it might take a little patience and being proactive to figure out what those opportunities are for you.

I will tell any prospective student how much I love being here, but I will also say that it isn’t for everybody. If you really like structure and aren’t looking to try something different then Booth isn’t the school for you. If you tend not to be proactive in getting to know people and don’t like feeling somewhat uncomfortable at times then you probably shouldn’t be here. However, if the bevvy of choice appeals to you or you want to try a social environment that is different from what you’re used to then this might could be the place for you.

Artículo original aquí.

¿Cuánto cuesta realmente un MBA y cómo se puede pagar?

De forma frecuente recibo preguntas sobre cuánto cuesta realmente el MBA en una escuela como Booth y cómo uno puede afrontar los costes, así que me animo a escribir sobre ello. Y es que después de trabajar muy duro y pasar un proceso de admisión realmente exigente, por fin llega la soñada admisión y te preguntas cómo afrontar el dineral que cuesta el programa. Lo cierto es que los costes son una barbaridad, parecidos a lo que puede costar comprarse un apartamento en España.

Antes de nada, ¿realmente merece la pena? Con toda probabilidad si preguntáis a cualquier estudiante de las escuelas top-10 estadounidenses os dirán que sin lugar a dudas sí. Y es que si solo consideramos los aspectos monetarios, la media de un estudiante de Booth, Harvard, Stanford, y escuelas del estilo es amortizarlo entre 3 y 5 años después de haberlo acabado. Lo cierto es que las perspectivas a medio/largo plazo son muy buenas, y salir sin un buen trabajo de aquí es prácticamente imposible (si no lo consigues es que realmente no quieres encontrarlo). Además, si quitamos el dinero de la ecuación, hay un montón de cosas que un MBA te aporta que son incluso más importantes, como cambiar de carrera profesional, una network muy potente, conocimientos, experiencia de vida, etc.

Personalmente, lo creáis o no a mi el MBA me ha aportado un valor inmenso y veo el mundo de manera muy distinta. Si me trasladase tres años atrás al momento en que decidí apostar por un top MBA, dudaría muchísimo menos de lo que dudé (bueno, lo cierto es que dudé bastante poco) y sin pestañear lo haría. Mi mujer, que era mucho más escéptica, ahora es la fan número 1. El MBA nos ha abierto las puertas a unos mundos que nos eran completamente desconocidos. Antes del MBA, “you don’t know what you don’t know” y hasta que no te lo enseñan no sabes lo mucho que no sabíamos.

¿Cuáles son los costes reales?

Los costes de hacer un MBA en una escuela como Booth son los siguientes (he hecho una estimación basándome en los costes aproximados que vienen en esta página, adaptándolos un poco):

  • Matrícula: 20 clases + LEAD: $112.000 en total (aunque puedes hacer hasta 6 clases más gratis).
  • Otros fees pagados a la escuela: $3.000 en total (computer allowance, student life fee, …).
  • Material de estudio (libros, coursepacks, etc.): $1.000-2.000 en total. De todas maneras en Booth hay un mercado de segunda mano muy potente utilizando esta web que creó un compañero de clase: BoothSell. Yo lo único que no he vendido es lo que quiero quedarme para la posteridad.
  • Seguro médico: Hace un par de años varios europeos conseguimos un acuerdo con una aseguradora francesa, que nos cubre a todos los europeos por 600-700 euros al año. Si eres mujer, sin embargo, este seguro no te vale (por temas de embarazo y demás) y tienes que pedir el seguro de la universidad, que cuesta unos $2.700 por año.
  • Alojamiento: Entre $600 y $2.000 al mes, depende del edificio vivas, tipo de apartamento y si vives solo o compartes piso. De todas maneras, hay varias formas de pagar menos (ver más abajo).
  • Transporte: $1.000 al año, tren a la escuela, o la bici, taxis, etc.
  • Comida: $400-800 al mes, aunque esto depende mucho de si sales a cenar con frecuencia o no.
  • Teléfono, electricidad, etc.: En el precio del apartamento suele estar incluido Internet, cable TV, gas, calefacción, etc. (al menos en donde vivo yo). Lo que no incluye es la electricidad (pago unos $20-25 al mes). Por otro lado, otro gasto es el contrato de móvil, unos $50-100 al mes dependiendo de qué compañía, minutos, etc.
  • Extra: aquí ya cada uno. Si viajas mucho, compras mucho, etc. esto subirá.

Vamos, que entre unas cosas y otras, el coste del MBA ronda los $150.000 en total los dos años. Y esto no es todo. Hay que añadir el “coste de la oportunidad”. Es decir, durante el tiempo que dura el programa hubieras podido seguir trabajando, por lo que dejas de ingresar un salario durante más de dos años.

¿Cómo puedo financiar el MBA?

Lo bueno es que Booth ofrece préstamos a todos sus estudiantes, incluyendo estudiantes internacionales. No es para nada normal que una escuela de préstamos a los estudiantes internacionales (que no tenemos el famoso “credit history” americano). A los que estéis pensando en hacer un MBA fuera y necesitéis pedir un préstamo, os aconsejo que os informéis muy bien de qué escuelas ofrecen préstamos a estudiantes internacionales.

En Booth depende del año, pero suelen dar entre 80 y 90% del coste total del programa (incluyendo matrícula más gastos de vivir). Las condiciones no están mal. De hecho, conozco a compañeros que lo han pedido entero incluso no necesitando todo el dinero (por ejemplo, emprendedores que utilizan el dinero para dar los primeros pasos).

¿Cómo puedo reducir los costes?

A continuación hago un resumen con varias maneras para reducir los costes o para ingresar dinero durante el programa:

  • Becas del país de origen: Lo mejor para eliminar casi todos los gastos es por supuesto conseguir una beca de las que otorgan los países de origen. En España, hay bastantes fundaciones que ofrecen becas de posgrado que te pagan todo el MBA (matrícula más gastos) como Caja Madrid, La Caixa, Ramón Areces Rafael del Pino, etc.), en esta guía de Club-MBA listamos todas. Conseguirlas es muy complicado: dan muy pocas al año y la competencia es enorme. Yo estuve muy cerca pero al final no conseguí ninguna. De mis compañeros españoles hay varios con becas de Ramón Areces, Villar Mir, Navarra, …
  • Scholarships de Booth en el momento de la admisión: Otra manera de reducir la matrícula es si la escuela te da una “scholarship” en el momento de la admisión, que viene a ser una beca que te reduce el coste de la matrícula. En Booth dan bastantes, desde $10.000 hasta full-tuition (que cubren toda la matrícula) y todos los admitidos pueden conseguirlas (es decir, no hay que solicitarlas sino que la escuela te considera automáticamente). Mi mujer recibió half tuition (reducción de $50.000 en la matrícula) y varios de primer año recibieron cantidades similares. Aunque estas scholarships en principio se otorgan solo cuando te hacen la oferta de admisión, hay rumores de que se pueden conseguir también después de admitido y antes de haber aceptado la oferta. Por ejemplo, si vas al Comité de Admisiones y les enseñas que tienes admisión en una escuela de la competencia (tipo Harvard, Stanford y Wharton) y estás decidiendo entre ofertas quizá se rasquen el bolsillo y te den algo para que “motivarte” a que aceptes (que conste que yo lo intenté pero no funcionó). Y también parece que depende del año. Quizá os preguntéis, ¿en qué se basan para dar scholarships? Pues probablemente en méritos como candidato (lo fuerte que sea tu solicitud), y lo poco representado que esté tu perfil en la escuela. Por ejemplo, si tienes un perfil muy bueno y además eres un perfil poco común, probablemente las escuelas top se te rifen. Ser de un país poco representado, tener una experiencia laboral poco representada en la escuela, ser mujer, ser de una raza poco representada, etc. son cosas que ayudan. Un caso extremo sería ser mujer y venir de un país africano y tener una solicitud potente.
  • Scholarships por méritos académicos: Durante el primer año si sacas muy buenas notas te dan “merit scholarships” para el segundo. Y no solo por notas, también te dan scholarships por otros motivos. Por ejemplo, te dan por ayudar mucho a la escuela, otras por liderazgo, otras por construir lazos con nuevas empresas (mi mujer recibió una por haber hecho las prácticas MBA en una venture capital que nunca había reclutado en la escuela), otras patrocinadas por alumnis, etc.
  • Summer internship (prácticas de verano): Entre primer y segundo año realizamos prácticas en empresas (como recordaréis, en mi caso las hice en McKinsey). Depende de la empresa y el lugar, pero vamos lo normal es cobrar alrededor de $10.000-$13.000 al mes durante la duración de las prácticas (aunque hay bastante gente que cobra bastante más, y otros que las hacen en non-profits y casi no cobran). Lo normal es que dure unos tres meses, aunque hay gente que los hace más cortos y otros que los hacen más largos o incluso hacen dos y hacen casi cuatro meses.
  • Remuneración por colaborar con la escuela: También te dan dinero cuando colaboras con la escuela en algunos de los roles que hay (por ejemplo, a mi me dieron $2.000 por ser Admission Fellow, y también dan bastante más a los LEAD Facilitators, y también otros roles como Career Advisor). También pagan $30 la hora a los Teaching Assistants (TAs), que son los estudiantes que colaboran con los profesores en sus asignaturas. Los TAs corrigen los trabajos y los exámenes, hacen las review sessions (clases extras de repaso), etc. Lo normal es que cada profesor tenga entre uno y cuatro TAs, por lo que hay muchos. Para ser TA hay que haber hecho la asignatura previamente y que el profesor te quiera como TA (depende del profesor, pero normalmente si tuviste una A y se lo pides probablemente te dejará serlo). Mi mujer fue TA de un profesor que imparte Microeconomics durante el pasado trimestre, y yo iba a serlo de Building the New Venture pero al final preferí no hacerlo porque durante ese trimestre estaba hasta arriba entre asignaturas, Admission Fellows, Club-MBA y mil otras cosas. Además la profesora quería que lo fuese en la clase que impartía a PhD en otra escuela de la Universidad que me atraía menos. También se puede colaborar con los profesores como Research Assistant (les ayudas en sus investigaciones académicas durante el MBA).
  • Competiciones, Entrepreneurship Intenrship Program, etc: Hay muchas competiciones tanto dentro de la escuela como a nivel nacional, en plan competiciones de casos como el de Deloitte que quedé segundo, de marketing, de finanzas, etc. También si decides emprender durante el año y no haces prácticas de verano o las haces en startups, te dan unos $6.000 del Entrepreneurship Internship Program (EIP).
  • Ahorros en el alquiler del apartamento: Por un lado, cuando firmas el apartamento, si firmas 12 meses te dan uno gratis. Además, durante el verano todo el mundo subalquila sus apartamentos y te ahorras el alquiler. Como vivimos en una zona muy buena de Chicago, hay mucha demanda por nuestros apartamentos durante el verano (gente que vive en las afueras y quiere pasar el verano en el centro de la ciudad en edificios cerca del lago, con piscina y demás). En mi caso, subalquilé mi apartamento desde el 2 de junio (día que me fui a Madrid) hasta el 23 de septiembre (día que volví). Finalmente, si referencias a alguien y entra en un apartamento en el mismo edificio en el que estás, el edificio te da $1.000. Lo que hacemos en la escuela es que los estudiantes hacemos referencias a los que entran al año siguiente (yo hice referencia a un español que entró en septiembre, y mi mujer a otro). Y el dinero te lo repartes a medias con el que entra. Que yo sepa no se puede hacer más de un referral por persona.

Vamos, que hay maneras de reducir el coste total del MBA, aunque está claro que si uno no consigue becas, lo normal es endeudarse. Yo lo veo como una inversión en uno mismo. Muy probablemente la mejor inversión que haré en mi vida.

Por cierto, he recibido comentarios en este blog y en otros sitios que me comentan que los MBA como éste solo los pueden hacer gente con dinero, lo que me parece absolutamente falso. La gran mayoría hemos pedido un préstamo para pagar el programa, que lo iremos pagando con el trabajo post-MBA. Desgraciadamente, en España aún hay gente que está convencida de que quienes estudiamos en escuelas como ésta es porque nos lo han pagado nuestros padres millonarios. Esto no puede estar más alejado de la realidad, cualquier persona que quiera acceder a un MBA y tenga un perfil para ser admitido, puede hacerlo.

Perú y Miami: resumen de un gran viaje

La semana pasada estuve de viaje en Perú y en Miami. Fui con Rocío más tres amigos del MBA, un libanés, una colombiana y un francés. El viaje ha sido genial. Perú, fantástico. Os dejo un “breve” resumen del viaje a continuación.

Salimos de Chicago el sábado 23 por la noche y después de tres vuelos llegamos a Cuzco (volamos Chicago-Miami-Lima-Cuzco, o Cusco como llaman allí a la ciudad), a las 7 de la mañana del domingo. El viaje fue bastante estresante porque el primer vuelo salió con una hora de retraso y cogimos los dos siguientes por cuestión de minutos, después de recorrer corriendo ambos aeropuertos. Cuzco está a 3.400 metros de altitud, y ya nos habían advertido por activa y por pasiva que tuviéramos cuidado con el “mal de altura”. Sin casi haber dormido nada, fuimos al hotel y después de tomar té de coca, nos fuimos a dormir un rato. A las 12 nos vinieron a recoger y fuimos a ver parte de la ciudad y varias zonas de ruinas incas como Sacsayhuaman, varias de ellas situadas a 4.000 metros de altura o cerca. Nuestros cuerpos empezaron a acusar la falta de oxígeno por la altura, el no haber dormido apenas, y el no haber comido mucho. Varios de nosotros empezamos a sentir intensos dolores de cabeza. Por la noche, sentía mi cabeza que estaba a punto de estallar y se me juntó con náuseas que degeneraron en vómitos. Con suerte, en el hotel estaban acostumbrados a estas cosas, y tenían botellas de oxígeno. Me “enchufaron” a una de ella durante 20 minutos, me tomé un par de paracetamoles, y mejoré substancialmente. A la mañana siguiente me dieron otro chute de oxígeno y listo. Lo cierto es que no fui el único, en uno de los autobuses un niño perdió el conocimiento y otra chica se puso a vomitar en mitad del autobús… menudo paripé se montó en mitad de las montañas.

La ciudad de Cuzco nos gustó mucho. Fue capital del imperio Inca y hay ruinas por todas partes. Visitamos sitios emblemáticos de la ciudad como la Plaza de Armas, Iglesia de la Compañía, paseamos mucho por sus calles, visitamos mercados típicos, etc. Y comimos muy bien. Destaco el restaurante Cicciolina, fantástico.

Cuzco

Cuzco

Aunque he viajado mucho por Europa, Nortemamérica y Asia, nunca había visitado un país latinoamericano, por lo que, entre otras cosas, me daba mucha curiosidad ver el sentimiento que gente local tiene hacia los españoles y la época colonial. Rápidamente nuestro guía nos dejó claro por activa y por pasiva su sentimiento claramente negativo hacia todo lo que hicieron los españoles en esa zona, con incontables referencias a todo lo que los españoles robaron e hicieron durante la época colonial. De todas maneras, la percepción con la que me quedé es que la mayoría de gente entiende que los españoles del siglo XXI no somos los mismos que los de hace cinco siglos. Tengo que decir que el trato que nos han dado ha sido fabuloso durante todo el viaje, incluso incluyendo taxistas de la calle que cogimos en Lima (nos habían avisado de que nunca cogiéramos taxis de la calle, aunque al final lo hicimos, hartos de esperar a los taxistas “seguros”; no tuvimos ningún problema).

Durante los primeros cuatro días cada noche dormimos en un sitio. Después del primer día de Cuzco, al día siguiente visitamos el Valle Sagrado de los Incas. Se llama Sagrado porque era muy apreciado por los incas debido a sus especiales cualidades geográficas y climáticas. Es una zona muy rica y donde, según dicen, se produce el mejor maíz del país. Visitamos un conjunto de ruinas incas bastante espectacular y también el pueblo de Písac.

Valle Sagrado

Valle Sagrado

IMG_5961

Valle Sagrado

IMG_5968

Písac

IMG_5977

Cusqueña, compañera de viaje

Por la tarde cogimos el IncaRail, un tren que va desde Urubamba, donde también visitamos la fortaleza de Ollantaytambo, hasta Aguas Calientes, el pueblo que está en la base de Machu Picchu. Aguas Calientes es un pueblo encajonado en un valle espectacular. Es un pueblo muy turístico surgido de la nada después del descubrimiento de Machu Picchu a principios del siglo pasado.

sss

Urubamba

Tren a Machu Picchu

Tren a Machu Picchu

Valle de Machu Picchu

Valle de Machu Picchu

Al día siguiente nos pasamos el día en Machu Picchu, el highlight del viaje. Simplemente espectacular. Me había hecho a la idea de que el sitio me iba a defraudar de tanto verlo en fotos y de oír a tanta gente hablar de ello. Todo lo contrario, me pareció espectacular, no solo lo que son las ruinas sino también por la ubicación y el paisaje que las rodea. Aunque nos llovió bastante, al final del día abrió y la visibilidad aumentó mucho. Mejor fotos que palabras:

Machu Picchu

Machu Picchu

Machu Picchu

IMG_6092

Machu Picchu

IMG_6139

Machu Picchu

IMG_6177

Machu Picchu

IMG_6234

Machu Picchu

Ruinas en Machu Picchu

Ruinas en Machu Picchu

IMG_6262

Machu Picchu

Machu Picchu

Machu Picchu

IMG_6272

Machu Picchu

Al día siguiente volvimos a Cuzco, donde pasamos otro día, y luego viajamos a Lima, donde pasamos dos noches. En Lima más que turismo callejero lo que hicimos fue turismo gastronómico, ya que entre los que fuimos al viaje todos somos fans de la comida peruana. Compañeros peruanos del MBA nos habían recomendado varios restaurantes, aunque no todos los que nos habían comentado estaban abiertos por ser Semana Santa. Fuimos a Pescados Capitales, Cala y La Mar (me quedo con el primero).

Vuelo Cuzco-Lima

Vuelo Cuzco-Lima

Lima, muy diferente a Cuzco, es una ciudad muy grande y mucho más moderna. La ciudad es bastante caótica, conducción muy agresiva, respeto limitado a las señales de tráfico, y mucho tráfico. Por ejemplo, tardamos más de tres horas en taxi desde el aeropuerto al hotel, que estaba en el barrio de Miraflores. Me recordó en ciertos aspectos a algunas de las ciudades asiáticas que visité cuando vivía allí. En Lima nos alojamos en un hotel en el barrio de Miraflores, un barrio que me gustó mucho. También el barrio de Barranco, donde salimos por la noche.

Después de Lima, cogimos un avión a Miami, donde pasamos tres noches. Nos alojamos en South Beach en un apartamento alquilado por Airbnb. En Miami ya os podréis imaginar: lo típico, playa y fiesta. Aún así, uno de los días alquilamos un coche y visitamos el Everglades National Park, que está a 1 ó 2 horas de Miami. Hicimos un tour en “Airboat” por el parque que estuvo muy bien. Cocodrilos por todas partes.

Everglades

Everglades

Everglades

Everglades

En definitiva, un gran viaje!!

Spring break: Perú y Miami

Ayer terminé mi último examen del Winter quarter y por tanto completé 5/6 de mi MBA. El tiempo pasa volando :(.

Para empezar a lo grande el último trimestre, me voy con Rocío (mi mujer, también estudiante MBA de Booth para los que no lo sepáis) y unos amigos a Perú. Estaremos varios días en Cuzco, Machu Pichu, y Lima. Acabaremos el viaje en Miami, donde pasaremos un fin de semana largo.

Como he comentado en numerosas ocasiones, después de cada trimestre (o quarter), tenemos varios días de vacaciones (unas tres semanas después del primer trimestre (Diciembre/Enero), y entre una y dos después del segundo trimestre (Marzo/Abril). Durante estos breaks la gente no hace otra cosa que viajar. Este año hay decenas de viajes por todo el mundo: Japón, África, Argentina/Chile, Europa, China, etc. Nosotros llevábamos bastante tiempo queriendo ir a Perú, así que no queríamos dejar pasar la oportunidad.

A la vuelta, empezaremos nuestras últimas clases, pero probablemente tendremos un trimestre tranquilo, al menos en cuanto a clases. Intentaremos aprovechar al máximo nuestros últimos meses en Chicago y también viajaremos bastante. De momento, en abril nos vamos una semana a Palo Alto a casa de unos amigos, y luego nos iremos a Filadelfia, donde este año se celebra la conferencia anual de españoles MBA de escuelas estadounidenses. Pinta bien!

Jaime

PD: Tengo pendiente escribir un resumen del pasado trimestre…

Elección de asignaturas en Booth: el iBid

Ahora que estoy en mitad del proceso de elección de las últimas asignaturas que haré del MBA, es hora de explicaros cómo funciona el bidding system, iBid, de Booth.

El iBid es el sistema que tiene Booth para que los estudiantes elijamos las asignaturas que queremos cursar cada trimestre. La escuela tiene un montón de asignaturas, y como probablemente sabréis, su programa MBA es muy flexible. La escuela te da la flexibilidad de elegir tú mismo las asignaturas que quieras hacer (esto es relativo, porque hay muchos requisitos que hay que cumplir para graduarse, como por ejemplo haber hecho las “foundations” y también haber hecho al menos una asignatura de 6 de 7 áreas). Para elegir bien, la escuela nos proporciona una gran base de datos que contiene mucha información sobre cada asignatura y cada profesor que la imparte (las asignaturas, excepto alguna “estrella”, las imparten varios profesores).

En general, cuando un estudiante va a elegir una asignatura, se fija en lo siguiente:

  • Método del caso vs. lectures (con “lectures” me refiero a clase más tradicional): los profesores indican si la asignatura tiene casos y aproximadamente cuántos habrá.
  • Grading (el método de evaluación de los estudiantes). Cada profesor puede evaluar de forma diferente. Por ejemplo, te pueden decir que para la nota que obtendrás en la asignatura contará lo siguiente: 30% la participación en clase, 20% midterm exam, 30% final exam, 20% los escritos de los casos en grupo (normalmente para cada caso hay que escribir un informe sobre el mismo, dando recomendaciones, etc.). Otra asignatura puede que sea todo exámenes: 40% midterm exam, 60% final exam. Otra que sea casi todo casos y que no haya examen final: 60% casos en grupo, 30% participación en clase, 10% quizzes online. Y así muchas combinaciones.
  • Examen: los exámenes pueden ser presenciales o “take home” (lo haces en casa). Los presenciales pueden ser “open book” (puedes llevar apuntes) o “close book” (no puedes llevar nada).
  • Evaluaciones de los profesores. Esto es muy importante. Tenemos acceso a las evaluaciones de la asignatura y profesor que realizaron los estudiantes en años anteriores. Los estudiantes, al acabar una asignatura, rellenamos un formulario en el que ponemos nota al profesor en varias cosas, tipo “Recomendarías la asignatura?”, “Has aprendido mucho?”, “El profesor imparte la clase de manera interesante?”, “Cuántas horas de trabajo has dedicado a la asignatura por semana?”, y así varias. De esta manera, antes de escoger una asignatura y profesor, tenemos datos sobre lo bueno/malo que la asignatura/profesor es (como en todas las escuelas, hay profesores “rockstars” y hay profesores que son peores), sobre cuántas horas de trabajo exigirá a la semana, etc.
  • Lugar donde se imparte: Lo normal es que cada profesor imparta la clase entre dos y cuatro veces la semana (cada una la llamamos “sección”). Normalmente hay dos secciones en el Harper Center (donde solo podemos ir los estudiantes full-time) que se imparten por la mañana o a mediodía, y dos en el Gleacher Center (el campus del centro de Chicago que es para los EMBA y Part-Time MBA, aunque nosotros también podemos ir) y que suelen impartirse por la noche (18-21h), o el sábado. De todas maneras, casi todos los profesores te dan la flexibilidad de cambiar de sección alguna semana aunque estés matriculado en otra (por ejemplo, si tu sección es el lunes por la mañana, pero te fuiste de viaje y no pudiste ir, esa semana podrás ir a la clase del Gleacher del martes por la tarde).
  • Y luego por supuesto, la gente pregunta mucho y pide consejos a otros estudiantes que ya las hayan hecho.

¿Qué ocurre si todos los estudiantes queremos hacer la misma asignatura, en el mismo trimestre, y con el mismo profesor? Hombre, pues siendo 570 estudiantes full-time por año, y las clases son de entre 50 y 70 asientos, sería imposible. Lógicamente el profesor no puede impartir diez clases iguales a la semana. Aquí es donde surge iBid.

Cada estudiante tenemos unos puntos que podemos utilizar para bidear (como decimos los hispanohablantes, que viene a significar “apostar”) por asignaturas. Al principio del MBA, recibimos 10.000 puntos, y por cada asignatura que completamos, recibimos otros 2.000.

Hay tres procesos de bidding al año, uno antes de cada trimestre: Autumn, Winter y Spring (bueno, en realidad hay cuatro, ya que también se pueden hacer asignaturas durante el verano para aquellos que quieren acortar el MBA y no hacer internship). Cada proceso de bidding consta de seis fases. En las tres primeras, los estudiantes del full-time MBA podemos bidear a asignaturas que se imparten en el Harper Center. A partir de la tercera fase, podemos bidear a asignaturas que se imparten en el Gleacher Center. Después de las dos primeras fases podemos soltar asignaturas (o “dropear”) sin coste alguno, es decir, recuperamos todos los puntos que habíamos apostado. Sin embargo, a partir de la fase 3 empezamos a perder puntos si decidimos dropear asignaturas. Después de la tercera fase, perdemos el 25% de los puntos que habíamos apostado. En cuarta fase, el 50%. Y en las últimas dos fases, quinta y sexta, perdemos el total de los puntos que habíamos apostado. Cada una de las fases 1 a 5 se cierran en un día y hora determinados. Después de ese momento, ya no se puede ni bidear ni dropear más. Después del cierre, el sistema calcula automáticamente quiénes han conseguido entrar en la asignatura, y calcula el precio (en término de número de puntos) final de la misma. Si la clase tiene 70 plazas, el precio final lo determina el 70ª persona que más haya apostado, y la persona número 71 se queda fuera (y recupera los puntos, claro). Los que hayan apostado más que la 70ª persona, entran en la asignatura y recuperan la diferencia de puntos. La última fase, la sexta, es especial porque es en tiempo real, es decir, si alguien hace drop de una asignatura, automáticamente alguien puede entrar en ella (por cero puntos!). Aunque parezca mentira, muchas veces hay gente que hace drop en la última fase, incluso de las asignaturas más caras.

Veamos un ejemplo, que seguro que se entiende mejor. En septiembre del año pasado, cuando se abrió la primera fase del bidding, yo quería entrar en la las asignaturas en la asignatura Entrepreneurial Finance & Private Equity (EFPE) de Steven Kaplan, que es una de las asignaturas que se cierran más caras (en términos de bidding points) del MBA. Antes de bidear, consulté la base de datos histórica, en la que encontré información sobre lo mucho que se pagó por esta asignatura en años anteriores. Hay información de lo que se pagó en todas las fases. Con esta información pude hacerme una idea de lo mucho que iba a tener que bidear para entrar. Vi que normalmente la asignatura se cierra entre 6.000 y 9.000 puntos cada año.  Kaplan impartía la asignatura en tres secciones distintas (horas/días distintos): los lunes en Harper de 8:30 a 11:30, los martes en Harper de 13:30 a 16:30, y los martes de 18:00 a 21:00 en Gleacher. Mirando los históricos, vi que siempre se cerraba más cara los lunes a las 8:30. Además, prefería no tener que madrugar los lunes. Como durante el primer año había ahorrado un montón de puntos (tenía unos 20.000 en septiembre), y quería hacer esta asignatura por todos los medios, bideé alrededor de 12.000 puntos a la clase de los lunes a la 13:30, para estar seguro de que entraba. ¿Y qué pasó? Pues que entré sobrado. La asignatura, si no recuerdo mal, se cerró por unos 7.000 puntos.

La escuela te asegura que toda asignatura que quieras hacer durante el MBA, la podrás hacer. Lo que no te asegura es con qué profesor. La mayoría de las asignaturas se cierran por cero puntos, o se cierran por pocos puntos. Aún así, normalmente los mejores profesores por cada asignatura suelen cerrarse algo más caros. Y luego, por supuesto, los profesores estrella de la escuela, se cierran muy caros porque hay mucha demanda.

La estrategia que he seguido durante el MBA es la de hacer unas cuantas asignaturas con profesores de nivel medio-alto, sin gastar muchos puntos, y ahorrarlos para las mega estrellas. Al final, me ha salido muy bien y he conseguido hacer todas las asignaturas buenas con profesores muy buenos, y solo me quejo de un profesor que tuve, en Investments, que me arriesgué (el profe era nuevo en Booth) y la verdad es que era bastante malo. Y alguno de los profesores estrella que quería y no he podido, como Macroeconomics de Hurst, o Managerial Decision Making de Richard Thaler, y otras, las he hecho de oyente.

Todas las escuelas que ofrecen un amplio abanico de asignaturas y que tienen cierta flexibilidad utilizan sistemas de bidding parecidos. Cuanto más grande es la escuela, menos pueden asegurarte plaza en cada asignatura y profesor, así que más necesario es un sistema de bidding. Por ejemplo, Kellogg y Wharton se que utilizan un método muy parecido durante el segundo año cuando ya puedes elegir optativas. Si no me equivoco, durante el primer año las clases son comunes con tu cohort, así que no tienes elección y das todas las clases con los profesores que te toquen. Pero en el segundo año ya puedes elegir optativas. De todas maneras cada sistema tiene algunas diferencias. Por ejemplo, en Wharton, a diferencia de en Booth, si no me equivoco puedes especular con tus puntos porque funciona como un mercado, hay oferta y demanda en tiempo real entre estudiantes.

Ahora mismo estamos en la fase 2 del bidding del Spring Quarter. Aunque ya entré en fase 1 en tres asignaturas que quería: Pricing Strategies, Negotiations, y The Firm and the Non-Market Environment, lo más probable es que haga drop de esta última y haga bid por otra. La de Pricing Strategies la imparte un profesor muy crack de la escuela, y siempre sale cara (he pagado unos 5.000) . Las otras dos he entrado por cero puntos. En el último trimestre del año las asignaturas que suelen atraer a los de segundo año, como Pricing, suelen ser más caras de lo normal, ya que casi todo el mundo tiene ahorros que gastar. De hecho, la media es acabar el MBA con 17.000 puntos sin haber usado… aunque probablemente yo acabe con muchos menos :).

Club-MBA cumple dos años: pasado, presente y futuro

El pasado 29 de enero la comunidad Club-MBA cumplió dos años. Recuerdo bien aquel 29 de enero de 2011 cuando compré el dominio club-mba.com. Estaba con Rocío, mi mujer y cofundadora, en nuestro apartamento de Hong Kong, donde vivíamos en ese momento. Después de pasar un año preparando solicitudes de admisión a programas MBA, habíamos conseguido la ansiada admisión en varias escuelas de negocios. Nos encontrábamos en el momento ideal para ponernos manos a la obra.

En esta larga entrada hago un repaso de estos dos años. Comenzaré hablando de los comienzos de la web, luego hablaré sobre la situación actual (incluyendo información sobre número de visitas), y acabaré con algunas reflexiones sobre el futuro y oportunidades de negocio que surgen.

El pasado

La idea

Una de las cosas que me chocó cuando empecé a investigar sobre escuelas y programas MBA, fue la poca información que había en español sobre este tema. No había ninguna web especializada (las pocas que existían estaban “muertas”), y en los periódicos en contadas ocasiones se hablaba de escuelas de negocios, y cuando se hacía, estaban escritas por gente que poco o nada sabía del tema.

Desde meses antes llevaba con la idea en la cabeza de crear un “GMATClub” en español. (GMATClub es una web estadounidense muy famosa sobre MBAs). Llevaba meses pasándome por el foro de dicha web, siendo un miembro bastante activo del mismo.

Desde hace tiempo tenía ganas de crear algo y me dije, por qué no?

Los primeros pasos

El primer día lo recuerdo bien. Conseguir un dominio decente no fue tarea fácil. Aún recuerdo bien el mosqueo que tenía porque clubmba.com no estaba libre y habíamos tenido que añadirle un guión. Tardé semanas en dejar de fijarme en el guión cada vez que ponía la dirección en el navegador. Otro tema complicado fue el logo. Aún guardo decenas de bocetos en mi disco duro. Queríamos algo sencillo, con un par de colores máximo. Nos costó mucho decidirnos.

Los primeros pasos de Club-MBA estuvieron muy influenciados por GMATClub. Lo primero que hicimos fue crear un foro phpbb. Una vez conseguimos que funcionase, nos pasamos un mes y medio introduciendo contenido a mansalva. Si queríamos que la web creciera, necesitábamos que cuando los visitantes llegasen tuvieran algo que leer que les pudiera interesar. Así que nos pusimos a escribir guías de admisión a un top MBA, GMAT, TOEFL, becas de posgrado, guías sobre becas para trabajar fuera, rankings, etc. Así como unas 30 guías. Buena parte de lo que aún está colgado en la web fueron obra de ese primer mes.

Mejor no os cuento cómo conseguimos nuestras primeras visitas, pero ya os puedo decir que no nos faltó imaginación. Aparecer en Google nos costó alrededor de un mes, y debimos aparecer en la página 100 o así. Para que os hagáis una idea, durante los primeros 6-10 meses, las visitas que venían de Google eran contadas. Ahora mismo, casi el 80% de ellas vienen de este buscador. Todavía hoy si pones “MBA” en el Google.es, la web no sale en la primera página. La verdad es que Google no deja de sorprenderme, alguna de la webs que salen antes no consiguen ni un 10% de nuestras visitas. Pero bueno, en el fondo significa que aún tenemos mucho margen de mejora. El día que Google nos trate mejor, probablemente conseguiremos generar muchas más visitas.

Al principio, lo más complicado con diferencia fue mantener vivo el foro. Yo ya sabía que los foros eran (son) muy complicados de hacer triunfar. Necesitan de una gran base de usuarios registrados y que éstos lo visiten a menudo para que coja tracción. Como pase una semana y no haya nuevos mensajes, la gente deja de visitarlo. Y desgraciadamente, el 99% de la gente que visita los foros solo lo hace para leer, y ni siquiera se registra. Si no hay actividad, la gente piensa que es un foro “muerto” y no vuelve. En cambio, si un foro coge tracción, es puro network effect, y puede llegar un día que explote, como le pasó al foro español forocoches, uno de los mayores foros del mundo.

Durante esa época, fui conociendo otras webs que habían intentado hacer lo mismo que intentábamos nosotros, y que se la habían pegado. De hecho, recuerdo como si fuera ayer  la entrevista final de unas becas de posgrado famosas en España, en la que surgió el tema de Club-MBA (tenía 2 meses de vida), y los entrevistadores me decían cosas tipo “Eso ya lo han intentado muchos otros, y todas las webs fracasaron al año”. Desgraciadamente no conseguí convencerles de que acabaría funcionando, ni tampoco para que me dieran la beca …

Al principio había como 100 visitas como máximo, y muchas eran nuestras. Con el tiempo empezó a llegar gente y, algunos, volvían. El foro fue cogiendo tracción, aunque muy lentamente. De hecho, hasta hace pocos meses, si dejaba de pasarme por el foro una semana, se quedaba bastante muerto. Dependía completamente de que tanto yo como dos o tres personas más escribieran. Ahora ya no es el caso y aunque aún no se pueda cantar victoria, ya hay bastantes usuarios que contestan a preguntas y que crean actividad. Es decir, ya no solo hay usuarios que preguntan cosas, sino también una base de usuarios que también aportan. Es fundamental en un foro que haya gente que no solo “reciba”, sino que también “dé”.

El equipo y la creación de la web

Otra de las claves de que haya funcionado ha sido el gran equipo que hemos ido formando. Al principio, gente como Kike (ktoubes en el foro), Carmen (melkart), Antonio (Hamt), o Javi (Snatch), se enteraron de que habíamos lanzado Club-MBA y fueron de los primeros en llegar y realizaron una labor importante para que el foro estuviera activo.

En el verano de 2011, llegó el momento de crear una web a Club-MBA. Hasta entonces, lo único que teníamos era un foro. Aunque tanto Rocío como yo somos ingenieros informáticos/telecos, desgraciadamente en la universidad nadie nos había enseñado a crear webs, así que tuvimos que aprenderlo a marchas forzadas. Pasamos varias semanas pegándonos con WordPress para finalmente conseguir lanzar una web “decente”, es decir, muy simple pero que cumpla su cometido y que sobre todo que no nos costase un duro. La web suponía muchos desafíos no solo por tener que mantenerla técnicamente. Tenerla significaba que necesitábamos escribir artículos para que tuviera algo de movimiento. Durante los primeros meses, los únicos que escribíamos artículos éramos nosotros, Carmen, Antonio y Javi. Así duramos meses, a trancas y barrancas, con tiempos mejores y tiempos peores. Estaba claro que así no podíamos continuar, así que empezamos a buscar gente a la que le gustase escribir, y que quisiera colaborar en un proyecto como este. Ahí empezó nuestro recruiting de redactores. Con el tiempo fuimos formando un equipo de redactores que en la actualidad cuenta con 15-20 personas, y que confío en que siga creciendo (aprovecho para insertar publicidad :)). Los redactores juegan un papel importante en la web, desde aquí, mil gracias a Adrián, Alejandro, Alfonso, Bernardo, Iván, Javier, Jaime, Juan, Laura, Lluís, María, Natàlia, Pablo, Patricia, Rafa, Salva, … Escribir en la web les aporta reconocimiento en Internet y es una gran actividad “extracurricular”, tan valorada en los procesos de admisión, becas, y en procesos de selección de muchas empresas.

Las visitas fueron mejorando poco a poco, pero de forma lenta. Por fin un día nos decidimos a lanzar cuentas en Twitter y Facebook, lo que nos ayudó a conseguir usuarios fieles. Conseguir seguidores en estas redes sociales no es nada fácil. Nos costó un año o más llegar a 500 seguidores en Twitter y 500 “me gustas” en Facebook. A día de hoy, los 3.000 en Twitter y los 2.000 “me gustas” en Facebook espero que no tarden en caer. El que otras páginas nos mencionaran también nos ayudó a conseguir visitas y también a mejorar posiciones en Google. Fuimos mencionados en Expansión, Cinco Días, BBVA Tech, TodoStartups, y otras webs, y fui entrevistado en JobandTalent. Este tipo de cosas son importantes para que la gente nos conozca.

No todas las iniciativas que hemos lanzado han funcionado. Por ejemplo, el blog de estudiantes nunca ha cogido tracción, ya que los redactores de cada escuela no tienen tiempo para escribir. Tampoco funcionó el subforo “Representantes de escuelas”, unos posts donde representantes de escuelas de negocios respondían dudas a los foreros. Aunque varias escuelas se interesaron al principio, lo cierto es que no teníamos suficiente interés entre nuestros foreros y esos posts acababan por morirse. Por otro lado, también me hubiera gustado que más gente de la que solicita admisión a MBAs cada año compartiera en el foro sus experiencias durante el proceso, como por ejemplo a qué escuelas solicitó admisión, cuáles fueron los resultados, o que nos contasen su experiencia con el GMAT y el TOEFL, etc. Confío en que con el tiempo la gente que nos visita vaya cambiando.

Aunque Club-MBA era en principio estaba muy centrado en “top MBAs”, la idea siempre fue la de crear una web que aunque tenga un “núcleo MBA”, que fuera cuanto más “generalista” mejor. Es decir, un sitio que pueda atraer a gente de 16 hasta 40 años, desde chavales muy jóvenes con inquietudes, ambición, con motivaciones y que necesiten ayuda para elegir carrera universitaria, pasando por estudiantes universitarios que necesiten orientación laboral, o gente 23-30 que esté pensando hacer un posgrado (top o no top, fuera de España o en España), hasta gente con masters y trabajando que busque networking, estudiar un programa ejecutivo, o simplemente le interesen los temas que tratamos. Y luego crear un “ecosistema de intereses” en torno a esto. Es decir, que se traten cosas típicas que puedan interesar a este tipo de gente, como pueden ser emprendedores, economía y empresa, oportunidades de empleo, de formación, etc. y cualquier cosa que se nos vaya ocurriendo. Con este objetivo, fuimos creando secciones sobre Emprendedores, Economía/Empresa, oportunidades fuera, etc. en la web. Desde que hicimos estos cambios, la web ha crecido bastante.

Hoy en día, aunque la mayoría de la gente que nos visita tiene 23 años o más, en el foro cada vez hay más usuarios con 18-22 años, que están estudiando la carrera y buscan orientación sobre qué estudiar o  dónde trabajar. Lo cierto es que a esas edades mucha gente anda perdida, por falta de información en su entorno o falta de gente en las que fijarse o gente que les pueda asesorar o actuar de mentores. Creo que un foro como el de Club-MBA aporta mucho valor a toda esa gente. Ojalá hace 10 años hubiera existido algo como esto, y donde hubiera podido hacer las mil y un preguntas que tenía.

El presente

A día de hoy, la web no para de crecer y ya cuenta con una base constante de visitas. Os pongo unas gráficas, que valen más que mil palabras.

La siguiente gráfica muestra las visitas únicas diarias desde el 29 de enero de 2011 hasta el 29 de enero de 2013. Las únicas no cuentan la gente que nos visita más de una vez al día, y que no so pocos.

visitas

Como veis, estamos rozando las 3.000 visitas únicas diarias, lo que equivaldría a más de un millón al año. Aunque mejor son las páginas visitadas (o impresiones), ya cerca de las 9.000-10.000 diarias:

pageloads

En las curvas, los mínimos son los fines de semanas, mientras que los máximos suelen ser martes, miércoles o jueves. También se pueden apreciar bajones durante las vacaciones (por ejemplo, en Navidad). El primer gráfico lo he generado con Statcounter, mientras que este último es de Google Analytics y solo he puesto el último año porque antes no lo usaba.

El futuro

Muchos me preguntan, y cuando te pongas a trabajar en McKinsey, qué? La verdad es que pienso bastante en este tema. Como sabéis, en junio acabo el MBA y en septiembre empiezo de nuevo a trabajar. Al igual que Rocío. Para ese día, el futuro de la web tiene que estar aclarado, o la web puede irse al traste.

Unas veces pienso en contratar a alguien a partir de este verano para que, a tiempo parcial, pueda ocuparse de las actividades diarias que la web necesita, que son bastantes. Por ejemplo, ocuparse del Facebook/Twitter, revisar y publicar los artículos que los redactores envían, contestar a los emails que nos envían tanto usuarios como agencias de publicidad y escuelas, y muchas otras mini-tareas que surgen a diario. Creo que un estudiante universitario de becario podría ser una gran opción.

Otras veces pienso más a lo grande y pienso que lo que necesita la web es un “Director” que trabaje a tiempo completo en la web. Es decir, alguien que se dedique a impulsar todas las oportunidades de negocio que empiezan a surgir. Hasta ahora, la web ha estado “progresando lentamente”, pero ya hemos llegado a un punto que podríamos empezar a explorar vías para crecer de verdad. Lo que pasa es que encontrar una persona que pudiera trabajar a tiempo completo parece muy complicado. Sobre todo, porque en España no hay cultura de remunerar con acciones de la empresa. Es decir, Club-MBA no hace dinero todavía para pagar un salario decente ni por asomo, por lo que lo único que podríamos ofrecer son acciones más una pequeña cantidad que iría aumentando con el tiempo según se vayan consiguiendo ingresos. Aunque en EEUU esto es lo normal para los comienzos de las startups (si no, difícilmente habría alguna), en España tengo muchas dudas de que se pudiera conseguir una persona que lo aceptase. La cultura es distinta.

Oportunidades de negocio

Durante el primer año ni se nos pasó por la cabeza que esta web pudiera hacer dinero. Con el tiempo, los costes de mantenerla empezaron a subir, y tuvimos que empezar a plantearnos maneras para conseguir que al menos, fuera rentable. Hace unos meses empezamos a insertar publicidad de Google Adense, y desde hace tiempo de vez en cuando ponemos anuncios fijos (banners) de escuelas que quieren publicitarse.

Cerca de graduarme con un MBA e interesado siempre en el mundo de los emprendedores, no niego que estudio vías para crear negocio en la web, y a la vez aportar valor a la gente que nos visita. De hecho, hicimos una encuesta a principios de año a nuestros usuarios, y si algo nos pide la gente es que ofrezcamos servicios como los que estamos pensando ofrecer.

Surgen bastantes opciones. Un opción es implementar un buscador de cursos propio. Ya tenemos más visitas que otras webs “famosas” de buscadores de masters, así que parece una buena vía para explorar. También estamos en vías de ofrecer (o actuar de intermediarios) otros servicios como clases de idiomas, revisión de CVs y de cartas de motivación, Coaching MBA, organización de eventos/conferencias, clases de GMAT/GRE, etc. Y luego si la cosa sigue bien, por qué no quizá montar algún centro físico donde impartir clases y demás. La web, asumiendo que seguirá creciendo mucho, sería la plataforma para conseguir clientes.

Otros objetivos

Otra cosa que me gustaría es cambiar el diseño de la web. Ya hace más de un un año y medio que llevamos con el actual, y me gustaría darle un toque “más profesional”. También confío en incrementar el número de redactores, a los que ojalá algún día podamos profesionalizar y poder remunerarles por artículo escrito.

Bueno, espero que os haya entretenido esta historia sobre los dos primeros años de Club-MBA. Confío en que la web siga su imparable crecimiento y dure muchos años más.

Jaime

Una semana “típica” de mi MBA

Desde hace meses tenía pendiente escribir un post con un resumen de una semana típica de las que paso en Booth. Por fin ha llegado el día. De todas maneras, hay que ser conscientes de que no existe una semana “típica” de un estudiante MBA de Booth y mis semanas pueden ser muy diferentes a las de otro estudiante de la escuela (cada persona tiene clases diferentes, está metido en unos clubs o en otros, hace recruiting distinto, etc.).

Aunque no os lo creáis, me he saltado un montón de cosas …

Lunes

Los lunes no tengo clase este trimestre, cosa que me encanta. Pasé la mañana en sun-room en la azotea de Columbus Plaza (uno de los edificios en el viven 200-300 estudiantes de Booth) haciendo mock interviews de McKinsey a varios de mis compañeros de primer año (con buenas vistas, como podréis ver en la foto que hice). Las próximas semanas son las semanas más intensas en cuanto a recruiting para las prácticas de verano de los estudiantes de primer año. Este año me toca ayudar en todo lo que pueda a mis compañeros a entrar en McKinsey y en otras consultoras. McKinsey me ha proporcionado varios casos internos para hacer, y en eso estoy. De los españoles de primer año, al menos cinco tienen entrevistas durante los próximos días con distintas oficinas de McKinsey, BCG y Bain. Y los que no tienen, es porque buscan otro tipo de empresas (general management, finanzas, high-tech, PE/VCs, etc.). Vamos, que nadie se libra de estar hasta arriba de entrevistas estas semanas (por suerte…).

Vistas desde Columbus Plaza

Vistas desde Columbus Plaza

Después de acabar, me reuní con la consejera económica de la International Trade Commission of Spain de Chicago (perteneciente al Ministerio de Exteriores). Hace unas semanas nos contactaron al European Businsess Group de Booth, comentándonos que estaban interesados en organizar un evento en la escuela para hablar de la economía española y promocionar el país y nuestras empresas en la universidad. Estuve hablando con ellos y muy probablemente organicemos en la escuela un buen evento este año aprovechando algún viaje del Embajador o de alguien del Gobierno o del sector empresarial español.

Por la tarde estuve acabando de preparar la clase de Managerial Accounting del día siguiente. También, le dediqué un buen rato Managing in Organizations, clase que tengo los miércoles.

Martes

A las 7:30 salí de casa y cogí, junto con otros compañeros, el shuttle-bus de mi edificio que nos lleva directamente a la estación de tren. Ya lo he comentado en numerosas ocasiones, pero para los nuevos, contaros que los estudiantes de Booth vivimos en 4 ó 5 edificios pegados unos de los otros en el centro de Chicago, entre Millenium Park y el río. En la foto siguiente aérea (que no es mía) se ven casi todos los edificios donde vivimos, el Shoreham, el Tides, el Aqua y justo abajo sobresale el Columbus:

Los edificios de los Boothies

Los edificios de los Boothies

La sede de la escuela, el Harper Center, se encuentra al sur de la ciudad, en el barrio de Hyde Park, a donde vamos en tren.

A las 7:35 pillé el tren. Como siempre, atestado de Boothies. Llegué al Harper a eso de las 7:50, con tiempo suficiente para un café, imprimir un par de cosas, y tener un rato de cháchara en el Winter Garden (el hall principal de la escuela) con amigos. A clase a las 8.30 empezó la clase de Macroeconomics de Hurst. Esta clase la estoy auditando, y voy con Marta y Ana Paula, dos partners de compañeros españoles, y que también la están auditando. Por cierto, aprovecho para recomendaros el blog de Marta, en el que habla sobre su experiencia en Chicago.

Después de clase, comí con varios de mis compañeros en la stoudent lounge. Como siempre, pura diversidad: un egipcio, un francés, una china, un indio, dos españoles, un libanés, y un ecuatoriano. Mucha gente hablando ya de los viajes que se están organizando para el Spring Break de marzo.

Por la tarde, a las 13:30, clase de Managerial Accounting. Esta clase es de tipo caso, y en esta ocasión teníamos que preparar dos de ellos. A este profesor le encanta el cold calling, por lo que hay que estar muy pendiente toda la clase.

photo

En clase

Por la tarde me reuní con uno de mis grupos de trabajo y luego dediqué un rato a preparar la clase del día siguiente. También aproveché para leer un par de solicitudes de admisión de Booth. Cada una me lleva bastante tiempo. Hay mucho que leer: CVs, ensayos, recomendaciones, slides, etc. y luego también lleva bastante tiempo juzgar y evaluar a cada candidato. La semana pasada, por cierto, el Comité de Admisión, liderado por Kurt Ahlm, nos reunió a todos los Admission Fellows para contarnos qué tal había ido la ronda 1 de admisión. Nos dieron estadísticas tipo cuántas solicitudes se recibieron, cuánta gente hay aceptada, medias de GMAT, GPA, etc. La tendencia, como viene siendo habitual desde hace 5-10 años, sigue muy hacia arriba. Y la ronda 2 pinta mucho mejor ;).

Miércoles

Por la mañana, parecido al martes. Voy al Harper. Esta vez, clase de Managing in Organizations. Esta clase, y su profesor, es muy conocida en la escuela. Es pura psicología aplicada al management. La clase es genial.

becker

Profesor y Nobel Gary S. Becker

Normalmente a la hora de comer siempre hay eventos de todo tipo en la escuela. En esta ocasión, fui a una charla con el Profesor de la escuela y Nobel de Economía, Gary S. Becker, en la que habló sobre la legalización de las drogas (un tema sobre el que está trabajando en la actualidad), muy interesante. Después de comer me pasé un rato por la biblio: contestar emails, leer algunos artículos para las próximas clases, y también ocuparme de Club-MBA. Siempre hay varios emails que responder, ocuparme del twitter, del foro, de publicar nuevos artículos, etc. Dentro de poco dedicaré un post a Club-MBA, aprovechando que cumple dos años en unos días.

Por la tarde quedé con un amigo para hablar de su proyecto para el New Venture Challenge,  y luego cena en casa de unos amigos.

Jueves

Por la mañana, me vi con mi grupo de la clase de Operaciones que tengo el viernes. Teníamos que entregar dos casos y un problem set. Casi todas las asignaturas de Booth tienen grupos. Sobre todo las que son de tipo caso, como esta de Operaciones. Normalmente nos leemos los casos de forma individual, y luego quedamos con nuestro grupo para discutir sobre el mismo y ponernos de acuerdo, y decidir quién se ocupa esta semana de escribir el escrito. Al principio del MBA esta dinámica cuesta cogerla, pero con el tiempo te acostumbras y te vuelves muy eficiente. Lees rápido, sabes lo que es importante y lo que no, pillas los puntos clave, sintetizas, recomiendas, etc. Y luego, se generan buenos debates con el grupo. En esta ocasión, me reuní con mi grupo en el Shoreham (el edificio donde vivo) en una de las salas que tiene. Lo normal es reunirse en el Harper, en el Gleacher o en las salas que tienen los edificios donde vivimos, que están muy bien equipadas.

Los dos casos no nos llevaron más de 2 horas y, en esta ocasión, me quedé yo con la responsabilidad de escribir los escritos. Lo cierto es que en este grupo estoy con gente de primer año (Operaciones se suele hacer durante el primer año, aunque yo preferí dejármela para el segundo), y como ellos están en pleno proceso de recruiting, lo lógico es que sea yo el que pringue esta semana. La verdad es que estas cosas se dan por sentadas y a nadie le sorprende. En Booth hay mucho espíritu de ayudar a los demás, y lo hace todo el mundo así. Ya se ocuparán ellos de hacer los casos en un par de semanas cuando, con suerte, hayan acabado el recruiting.

Después de comer, me pasé la tarde finiquitando los casos de Operaciones y organizando varias cosas que tenía pendientes del European Business Group. Dentro de poco nos toca pasar el testigo a los próximos cochairs, que cogerán las riendas a finales de febrero. Los actuales cochairs nos ocupamos de seleccionar a los próximos.

Todos los jueves por la noche hay TNDCs (Thursday Night Drinking Club), una fiesta en algún bar de Chicago organizado por el club de estudiantes del TNDC de la escuela. Sin embargo, esta vez, me quedé en casa.

Viernes

El viernes quedé por la mañana temprano en Harper con varios de mis compañeros, y me pasé la mañana haciéndoles mock interviews de McKinsey. En los ratos libres, me pasé por la VCIC, la Venture Capital Investment Competition que la escuela celebró ese día. En la competición, varios equipos de Booth actúan de Venture Capitals y juzgan oportunidades de inversión (vienen muchos emprendedores a presentar), negocian los term sheets con ellos, etc., siempre bajo la atenta mirada del jurado (partners de VCs estadounidenses, y de profesores de Booth como Scott Meadow). Los ganadores compiten en una competición nacional.

Luego, a las 13:30, me fui a clase de Operaciones.  La verdad es que esta clase el año pasado me daba mucha pereza hacerla, y al final me está gustando mucho.

Después de clase, al LPF (Liquidity Preference Function), un evento que se celebra casi todos los viernes en la escuela desde hace 10-15 años. Comida, bebidas, mingling, … :

LPF

Los viernes, LPF

Después, me fui directo a casa de un amigo francés. Habíamos quedado unos amigos que estamos organizando un viaje a Perú, Ecuador y Galápagos que vamos a hacer en marzo. Vino, cerveza y hasta cava. Ahí me quedé hasta las tantas.

Sábado

Por la mañana, como un campeón me voy a las 9 a clase de Money & Banking en el Gleacher (el campus de Booth que está en el centro de la ciudad, a 5′ de donde vivo, justo al otro lado del río). En el Gleacher se imparten las clases para EMBAs y Part-Times. De todas maneras, tanto las clases como los profesores son los mismos que los del programa Full-Time que se da en el Harper, por lo que nosotros podemos asistir a sus clases cuando queramos (son “repeticiones”). La mía normalmente la tengo los jueves, pero esta semana preferí hacerla el sábado porque el jueves estaba muy liado con los casos de Operaciones (el poder asistir a otras clases cuando estás líado el día que tienes la tuya es otra de las maravillas del programa flexible de Booth). La clase de Money & Banking, sin sorpresas: bancos centrales, políticas monetarias, crisis, puro UChicago. Muy interesante.

Después, comida (o brunch) en un sitio cerca del Gleacher. Como podéis ver en la foto,  pura “dieta mediterránea” jeje.

Brunch

Brunch

A las 13:30, vuelta al Gleacher. Mi sexta clase de la semana. Y es que estoy auditando Strategic Leadership, una asignatura genial. Para que os hagáis una idea, en esta clase hay como 70 personas registradas, y unos 30 auditores. El profesor es un showman.

Por la noche, cena con la tropa española.

Domingo

Si me dijerais en qué momento de la semana tengo un rato para respirar, quizá os diría, el domingo por la mañana. Pero vamos, tampoco tengo mucho. Hay que ir a la compra, organizar la casa (de vez en cuando, toca…) y empezar a preparar los casos y lecturas para la próxima semana. Además, siempre paso bastante tiempo ocupándome de contestar emails retrasados, ocuparme de Club-MBA, etc. Incluso, de vez en cuando, escribir en este blog!

Pues nada, otra semana del MBA que se esfuma. Desgraciadamente, el final del MBA se acerca rápidamente, …

Resumen de las clases del pasado trimestre

Aprovecho la tranquilidad previa al comienzo de las clases para haceros un resumen de las asignaturas que hice el pasado trimestre.

Como os conté en este post, hice tres asignaturas: Entrepreneurial Finance & Private Equity (Steven N. Kaplan), New Venture Strategy (James Schrager), e International Corporate Finance (Raghuram Rajan).

La de Entrepreneurial Finance & Private Equity ha sido una de las asignaturas que más me ha gustado de lo que llevo del MBA. Lo cierto es que Kaplan y esta asignatura tienen mucha fama y desde que comencé el MBA tenía muchas ganas de hacerla.

Kaplan tiene la asignatura muy bien montada. Imparte dos sesiones de 1h30 ó 2h cada semana (en una asignatura normal de Booth hay una sesión de 3h a la semana), y cada semana trae mínimo a un invitado (en muchas, dos), normalmente al protagonista del caso que toque esa clase. En total habrán venido unos 20 invitados, gente que ha emprendido y le ha salido mal, gente que ha hecho IPOs (salir a bolsa) en Nasdaq por más de 1.000 millones de dólares, general partners de VCs y PEs, limited partners que invierten en fondos de capital riesgo, etc. Por ejemplo, hemos contado con gente de firmas como Accel, Silver Lake, Carlyle Group, Platinum Capital, Adam Street, o Water Street. La gran mayoría de ellos, ex-alumnos de Booth. Es una gozada hacer un caso, y que en la clase esté el protagonista del mismo.

Además de tener a esta gente en clase, lo que más me ha gustado es la estructura del curso en sí, porque me ha dado una visión muy buena de todo el sector del capital riesgo. Primero, desde el punto de vista de un emprendedor, luego de un inversor tipo angel investor, luego de inversor de una venture capital (VC), luego de inversor de una private equity (PE), y finalmente de un inversor que invierte en VCs o PEs. Hemos hecho casos donde el emprendedor fracasaba (y el inversor pierde la pasta), otros que resultaban en una “strategic sale” (vender tu empresa a otra, tipo Instagram vendida a Facebook), otros en IPO (salidas a bolsa tipo Facebook o Groupon). En las inversiones, de todo, desde “early investments” (invertir pequeñas cantidades al comienzo de la vida de la startup) hasta inversiones de PEs, pasando por Series A, B y C.

Durante las primeras semanas “hacemos” de emprendedores. Analizamos oportunidades de forma cualitativa y cuantitativa. No solo hacer los números (modelos), sino también cómo analizar ideas de negocios, tamaños de mercado, equipos, exits posibles, competidores, etc. Hacemos planes de negocios y también analizamos los term-sheets (documento legal que incluye la oferta de inversión) de varias VCs para el día de mañana si tenemos la “suerte” de recibir term-sheets de varias VCs, poder entenderlos y saber cuál es el mejor.

Luego ya del lado del inversor empezamos con venture capital (VC). Analizamos las oportunidades desde el punto de vista del inversor VC. Evaluación de planes de negocio, equipos, incentivos para el emprendedor, cláusulas legales (qué control tiene la VC vs. el emprendedor, qué pasa si la cosa va bien, y si va mal, etc..), y luego por supuesto análisis de la oportunidad desde el punto de vista cuantitativo (DCFs vs. múltiplos, IRRs, etc.).

Luego ya toca la parte Private Equity (PE), de la que Kaplan es un conocido gurú (es uno de los expertos de EEUU. Por ejemplo cuando el Wall Street Journal escribe sobre este tema y busca opiniones de expertos, al primero que llaman es a Kaplan). Hemos aprendido a evaluar oportunidades desde el punto de vista de un fondo PE, cómo hacer due dilligences, modelos de LBOs/MBOs/..,  a analizar diferencias entre vender vs. hacer una IPO, etc. Y finalmente desde el punto de vista del “limited partner” (LPs), es decir, del que invierte en un fondo de PE o VC (individuos, fondo de fondos, fondos institucionales, …). Una de las cosas que hace Kaplan como investigación académica es analizar los retornos de los fondos del sector. Por eso, una parte del curso también ha tratado sobre cómo evaluar el rendimiento de un fondo comparado con el resto de la industria o con el mercado.

Otra de las asignaturas que he hecho ha sido New Venture Strategy. Intentaré no alargarme demasiado porque como siempre, me enrollo más que las persianas. Schrager es, si no me equivoco, el profesor de Booth que mejores ratings consigue en la escuela desde hace 15 años (en Booth evaluamos a los profesores en diferentes aspectos en una escala de 0 a 5 después de cada clase; Schrager tiene siempre medias de 4.9-5 en todos ellos). Lo cierto es que es un fenómeno como profesor, un verdadero showman. Su asignatura trata sobre estrategia para startups (en comparación con las típicas asignaturas de estrategia “corporate” más centradas en empresas grandes, como la que hice el año pasado). Schrager utiliza historias en todas sus clases, y nos enseña frameworks aplicados a los casos e historias que utiliza. Da un toque muy de psicología al curso, y el objetivo es desarrollar un sentido común inconsciente sobre cómo valorar nuevas ideas de negocio.

Además de hacer casos en grupo, también hemos tenido que preparar y hacer una presentación de una idea de negocio a toda la clase. También e individualmente, hemos tenido que entrevistar a una persona que haya fundado un negocio que en la actualidad valga más de 1 millón de dólares. En mi caso entrevisté a Iñaki Berenguer (fundador de Pixable, la aplicación móvil de fotos y que Iñaki vendió a SingTel por 26 millones de dólares el pasado mes de septiembre), al que desde aquí agradezco mucho el tiempo que me dedicó, un crack y gran modelo a seguir.

Finalmente, hice International Corporate Finance de Rajan. Este hombre, para los que no le conozcáis, es famoso por haber sido Chief Economist del Fondo Monetario Internacional, y por ser uno de los pocos que vaticinó la crisis de 2008 (si habéis visto Inside Job, sale varias veces). El curso, bastante avanzado, ha tratado sobre operaciones en países por todo el mundo, en entornos que difieren al de un país como Estados Unidos. Hemos aprendido herramientas y técnicas de financiación internacional (cross border finance), es decir, teniendo en cuenta tipos de cambio, hedging, impuestos (tipo lo que hace Google declarando ingresos en Irlanda), gestión de deuda, etc. Y por otro lado, análisis de cuestiones que pueden surgir cuando se piensa en invertir en países donde la cultura, instituciones, gobierno, y política son diferentes a lo que estamos acostumbrados, muchas veces incurriendo en riesgos distintos a los que uno incurre cuando invierte en un país como Estados Unidos (por ejemplo, expropiaciones tipo la de Argentina a Repsol).

Y este próximo cuatrimestre, qué? pues bien, voy a hacer cuatro asignaturas y otras dos más de oyente. Haré Managing in Organizations (management, psicología), Operations Fundamentals (operaciones puras y duras, que aún no he hecho nada sobre esto), Managerial Accounting, y Money & Banking (ésta me doy el lujazo de hacerla, va sobre bancos centrales, crisis, etc.. tema que me gusta particularmente y, bueno, también tengo que aprovechar que estoy en la Universidad de Chicago…). Y más sobre economía, porque voy a ir de oyente a Macroeconomics de Erik Hurst. Aunque ya hice Macro el año pasado, el tema me encanta y me quedé con la espina clavada de no haberla hecho con Hurst (este tipo “pelea” con Schrager en ser el profesor con mejor ratings de la escuela, y hablan maravillas de él). Y bueno, cuando vas de oyente no pagas la asignatura (cada asignatura de Booth cuestan $5.600…), lo que me parece una oportunidad para no dejarla pasar. Otra que voy a ir de oyente es Strategic Leadership, que me la han recomendado mucha gente y el profesor tiene muy buenas evaluaciones. Aunque me he planteado ir de oyente a otras asignaturas, tampoco quiero pasarme que luego no doy abasto. Este cuatrimestre en la escuela también tengo que hacer muchas otras cosas fuera de las asignaturas que probablemente me quiten muchísimo tiempo (entre otras, vuelvo a leer solicitudes de admisión y a hacer entrevistas, y ayudo a mis compañeros de primer año durante su proceso de recruiting de las prácticas de verano).

Después de este trimestre, sólo me quedará el Spring quarter para acabar el MBA. En ese trimestre tendré que hacer únicamente tres asignaturas para completar la 21 requeridas para graduarme en junio. Probablemente haga una o varias de marketing (el año pasado ya hice Marketing Strategy), tipo Data Driven Marketing, Pricing Strategies, o Consumer Behaviour. Y probablemente haga asignaturas más soft como Negotiations u otras de de la rama de Leadership.

Winter break

¡Feliz 2013 a todos! Por octava vez consecutiva, comienzo el año fuera de España. 2013 será especial. Después de llevar años dando vueltas por el mundo, este año volveré definitivamente a España.  Lo cierto es que tengo muchas ganas de volver. Se que muchos estáis deseando iros fuera. Pero apuesto que, al final, todos o casi todos volveremos.

Quizá os preguntéis qué hacen los Boothies durante el Winter break, es decir, las tres semanas de vacaciones de Navidad que tenemos desde que acabamos los exámenes hasta que empezamos las clases del siguiente trimestre.

La primera semana, unos 400 estudiantes van al famoso Ski trip. Famoso no solo por las bajadas por la nieve, sino también por las fiestas que se montan todas las noches, una semana de puro desenfreno. El año pasado fue en Aspen y este año ha sido Telluride, en plenas Rocosas. También hay organizados career-related treks (viajes a visitar empresas). Hay muchos, como por ejemplo a Houston (energía), Silicon Valley (startups y otro para venture capitals), Seattle (high-tech), Nueva York, Londres, Hong Kong, Singapur (finanzas), Nueva York (retail, marketing, media), Paris (luxury), etc… Incluso unos compañeros españoles han organizado un “Spanish mini-trek” a Madrid y Barcelona para visitar algunas empresas españolas, y también para acceder al departamento de carreras profesionales de IESE e IE. Resulta que Booth tiene acuerdos con estas escuelas y los estudiantes de Booth podemos ir y nos dejan acceder a la base de datos de ofertas de internship y posiciones post-MBA. Está bien porque hay empresas españolas que no publican sus ofertas en las escuelas estadounidenses.

Y luego hay decenas de viajes lúdicos por todo el mundo. Por ejemplo, varios amigos están recorriendo Sudamérica de cabo a rabo, y otros se han ido a Australia y Nueva Zelanda. Por supuesto, siempre hay algo de tiempo para volver a casa y pasar tiempo con los seres más queridos :).

Aún así, no desconectamos totalmente de la parte académica o profesional. Probablemente muchos estudiantes de primer año aprovechan el break para empezar a preparar las entrevistas (como sabéis por mis posts del año pasado, el proceso de reclutamiento para las prácticas de verano comienza a mediados de enero). Además, los estudiantes también tenemos que hacer pre-readings (lecturas requeridas previas al comienzo de cada asignatura). En mi caso me estoy leyendo, entre otros libros, Blink, Made to Stick, The Goal, y Crossing the chasm.

Pues nada, las clases comienzan el próximo lunes 7 de enero, aunque el 5 y 6 ya hay varios eventos opcionales. Por ejemplo yo me he apuntado a un curso ofrecido de dos días ofrecido por Training the Street, para acabar de depurar mis Excel skills.

¿Es Booth muy financiera?

Últimamente he oído de varias personas en España decir que “a Booth no solicito admisión porque es muy financiera y a mí lo que me interesa es X” (sustituir X por consultoría, emprender, marketing, o general management, por ejemplo). En mi opinión, denota que el que lo dice demuestra que tiene poca idea sobre la escuela o que ha estado muy mal aconsejado. Si por algo vine a Booth es porque creía que era buena en todos los frentes y que fuera a hacer lo que fuera a hacer (no tenía las cosas muy claras), no tendría ningún problema en conseguirlo. Y después de llevar aquí casi un año y medio, no puedo sino reafirmarme. Lo cierto es que me parece una pena que gente buena en España deje de solicitar admisión a Booth por estar desinformada.

Por qué Booth tiene esta fama? bueno, no se puede negar que es muy buena en finanzas, muy probablemente la mejor del mundo (codo con codo con Wharton, según mi opinión y la de la mayoría de los rankings por categoría). Sin embargo, el anterior decano, Ted Snyder (famoso por cambiar mil cosas de la escuela, y que es el artífice de su actual gran momentum), cuando llegó en 2000 tenía como objetivo conseguir que la escuela fuera la número 1 del mundo. Snyder decía, con razón, que no se puede ser número 1 solo siendo muy buena en una rama. Así que, con la ayuda de donaciones millonarias que consiguió por parte de alumni (hablamos de más de 500 millones de dólares), cambió un montón de cosas (programa académico, profesores, criterios de admisión, instalaciones, etc.), esforzándose para mejorar en los frentes en los que no era tan buena. Por ejemplo, en entrepreneurship, se invirtieron y se siguen inviertiendo millones. Se creó el Polsky Center, y se lanzaron decenas de iniciativas para fomentar el entrepreneurship en la escuela: competiciones de emprendedores como el New Venture Challenge y el Social New Venture Chalenge, competiciones de VCs, se creó un acelerador de empresas, una incubadora, se dan becas a quienes trabajen en su startup durante el verano, se organizan viajes anuales a Silicon Valley a visitar startups y VCs (también a Nueva York), se crearon acuerdos con VCs locales y asignaturas donde puedes trabajar a la vez en startups o en VCs, y así mil cosas. A día de hoy, entrepreneurship es la segunda especialidad elegida por los estudiantes de la escuela. En marketing, la escuela ahora mismo poco tiene que envidiar a Kellogg (la escuela a la que “los expertos” recomiendan ir si se quiere hacer una carrera en marketing). El Kilts Center for Marketing y el grupo de estudiantes de marketing son potentísimos. También en temas sociales se creó Social Enterprise Initiative. Y así con todo, no voy a extenderme más.

Booth no es la escuela que era hace 15 años, cuando el 60% de los estudiantes iba a Wall Street, y bancos como el extinto Lehman Brothers venían en jet privados a llevarse estudiantes a eventos de recruiting. Ahora hay de todo. Por ejemplo, la salida profesional más popular ya no es banca sino consultoría (y no llega al 20%). Banca de inversión, segunda, solo 15%. Y luego ya hay de todo, bastante marketing, capital riesgo, general management en industrias de todo tipo, non-profit, etc.. Vamos, que la diversidad es grande. De hecho, de los españoles de segundo año hay uno que va a emprender, otro que se queda en EEUU en un puesto de general management, otro que hace Private Equity, otra en Venture Capital, y yo que voy a consultoría. De los nueve de primer año, hay de todo, gente interesada en puestos en Investment Management, consultoría, banca de inversión, trading, general management, marketing, etc. Y tampoco somos todos ingenieros (también lo he oído por ahí). De los 14 españoles, hay ingenieros varios, abogados, economistas, ADE, …

Con todo esto a lo que voy es que os recomiendo informaros bien cuando vayáis a decidir solicitar admisión a una escuela u otra, tanto de Booth como de cualquier otra escuela que os interese. Lo que sin duda ayuda más es hablar con estudiantes actuales de las escuelas a las que estéis pensando solicitar admisión. Y siempre cuestionaría lo que os diga gente que hizo el MBA hace cien años o gente que se denomina experta pero que no ha hecho un MBA (incluyendo consultores de admisión o periodistas especializados).

Admission Fellow: leyendo solicitudes de admisión y entrevistando a candidatos

Como os conté en la entrada Involucrarse en la escuela: Getting involved at Booth, los estudiantes de segundo año tenemos muchas opciones para poner en práctica nuestras leadership skills asumiendo diferentes roles en la escuela. En mi caso, entre otras cosas, soy parte de los Admission Fellows, un grupo de estudiantes que ayudamos al Comité de Admisiones.

admission_interview_training

El Interview training que nos hicieron a los Admission Fellows

Cada una de las tres rondas de admisión de Booth, al igual que en la mayoría de escuelas estadounidenses buenas, consta de dos partes. Primero se leen todas las solicitudes recibidas (1.500-2.000 por cada ronda). En el caso de Booth, cada solicitud es leída por tres personas, dos de ellas Admission Fellows. Cada evaluador rellena un formulario que evalúa al candidato en diferentes aspectos. Una vez la solicitud ha sido evaluada por estas tres personas, el Comité de Admisión decide si el candidato es rechazado directamente, o si es invitado a entrevista personal.  Aquellos que han pasado la primera criba son entrevistados en el campus o en ciudades por el mundo. La mayoría de las entrevistas del campus las hacemos los Admission Fellows, mientras que las entrevistas fuera son realizadas, por lo general, por ex-alumnos (a mí me entrevistó un alumni en Hong Kong en 2011). Después de la entrevista, el Comité de Admisión vuelve a leer cada solicitud, que ya incluye los informes de la entrevista, y decide la suerte de cada candidato: admitido, lista de espera, o rechazado.

El caso es que he tenido que leer unas 20-25 solicitudes en esta primera ronda de admisión. La gran mayoría de solicitudes que han pasado por mis manos han sido buenas o muy buenas. He visto varias excepcionales, y recuerdo solo una que estaba seguro de que no tenía absolutamente ninguna posibilidad de entrar. La verdad es que se dice que en Booth el solicitante “medio” tiene un muy buen nivel comparado con otras escuelas. A Booth no suele aplicar gente para “probar suerte” o en plan “porque si”, ya que la solicitud requiere bastante esfuerzo (la famosas cuatro páginas libres, que mucha gente hace un powerpoint), y es complicado reciclar ensayos hechos para otras escuelas. Por experiencia propia, hay otras escuelas a las que se puede solicitar admisión reciclando el 90% de los ensayos otras. Aquí en Booth si solicitas es porque de verdad te gusta la escuela, o porque crees que tienes probabilidades de entrar. Con la solicitud de Booth el Comité de Admisiones deja claro que no busca cantidad sino calidad en los solicitantes (de hecho, si tuvieran que leer el doble de solicitudes tendrían que cambiar el modelo actual de admisión). Por estas razones no suele haber muchas solicitudes que sean un clarísimo NO.

Además de leer solicitudes, he realizado unas 10 entrevistas a candidatos. Las entrevistas son “blind” o a ciegas. Es decir, de los candidatos que entrevisto solo recibo su currículum, y por tanto no leo su solicitud. En las entrevistas he visto de todo, desde candidatos que parecían geniales sobre el papel y que luego en la entrevista perdían muchísimo, y otros que no parecían nada del otro mundo (a nivel top MBA me refiero), y luego en la entrevista te sorprenden para bien. Hay gente que puede ser mega crack pero para Booth es muy importante que el candidato aparte de ser muy inteligente y haber tenido éxito previo también sea una persona que se vaya a involucrar en la comunidad de estudiantes, etc. (las “soft skills” importan mucho), y hablando 45′ con una persona se pueden sacar muchas conclusiones. Por cierto, la verdad es que creo que los estudiantes actuales somos los mejores para juzgar si nos gustaría tener al candidato entre nosotros. Tenemos una visión mucho más real de lo que es la experiencia MBA, que la gente del Comité de Admisiones. Por eso creo que Booth hace bien dejando que seamos los estudiantes quienes entrevistamos. Y también está muy bien que nos dejen leer solicitudes (nos dicen que somos mucho más duros que ellos).

interview_read

Minutos antes de una de mis entrevistas

En conclusión, está siendo una gran experiencia personal, muy enriquecedora. Se siente una gran responsabilidad, sabiendo que la persona al otro lado ha pasado decenas (cientos?) de horas en su solicitud, y que tú eres la persona que tienes que juzgarle. Y luego en la entrevista todo se multiplica por 100 porque sientes los nervios de la otra persona, ves como reacciona a cada pregunta, ves sus maneras, si parece sincero o no, etc. Además, tienes que ser justo tanto con él como con el resto de candidatos, porque que acepten probablemente implica que rechacen a otro. Estoy seguro que esta experiencia me ayudará mucho en el futuro.

Por cierto, la escuela nos paga algo de dinero por trimestre a cada Admission Fellow, además de dejarnos un iPad durante todo el año :).