Networking

Filadelfia, pasando por Silicon Valley

Hace un par de fines de semana se celebró en Filadelfia la “V Conferencia MBA Internacional”, el evento anual en el que nos reunimos los españoles que estamos estudiando MBAs en escuelas americanas de prestigio. Como la “dura” vida MBA se nos acaba en poco tiempo, Rocío y yo decidimos “aprovechar” que salíamos de Chicago para dar un rodeo y pasar nada más y nada menos que una semana en San Francisco, un viaje que teníamos ganas de hacer desde hace tiempo.

Tech trip a Palo Alto

Más que a San Francisco, el viaje lo hicimos a Silicon Valley. La ciudad de San Francisco ya la conocíamos bien. Durante el verano de 2009 (cuando vivíamos en Nueva York) nos hicimos un “road trip” de 25 días por el Oeste americano, durante el cual pasamos varios días en la ciudad. Sin embargo, nos habíamos quedado con ganas de conocer bien “el Valley” (confieso que algo de geeks tenemos ;)).

Alquilamos un coche toda la semana y más geek no pudo ser el viaje. Nos alojamos en un garaje en Palo Alto típico de Silicon Valley, a dos manzanas del famoso garaje donde Hewlett y Packard crearon HP (“The Birthplace of Silicon Valley”), y a menos de un kilómetro de garajes míticos donde Steve Jobs creó Apple, en el que Larry Page y Sergey Brin crearon Google, o la casa donde Facebook dio sus primeros pasos después de que Zuckerberg se mudara a esa zona. Pero vamos tampoco os asustéis! dormimos en un garaje que está habilitado a mini-estudio en la casa de unos amigos que estudian su MBA en Stanford, y donde suelen alojar a sus invitados.

Garaje de HP

Garaje de HP

Durante esa semana, estuvimos visitando varias empresas del valle en San José, Mountain View, San Mateo, Palo Alto, etc. Tenemos varios amigos viviendo por la zona por lo que no paramos. Entre otras cosas, visitamos el GooglePlex (por cierto, probamos las Google Glass y, la verdad, me esperaba otra cosa y me decepcionaron un poco …),  pasamos un día en el campus de Stanford y en el de Berkeley, en San Francisco visitamos el acelerador de Rockspace, visitamos Spain Tech Center, etc.

IMG_0980

En GooglePlex con Francesc

También nos hicimos un “tech trip“, visitando el Computer History Museum y el Intel Museum, varias sedes de empresas famosas por la zona como Facebook, Intel, eBay, Apple, Oracle, el famoso Xerox Parc, etc. Lo cierto es que para la gente que le gusta la tecnología,  este tipo de sitios son casi sagrados, y encima a nosotros el mundo emprendedor Internet nos apasiona… Pues eso, felices.

También hicimos turismo convencional ;). Fuimos a San Francisco un par de veces, fuimos Alcatraz, a Napa Valley, a Monterey, Big Sur, etc. Cosas que no vimos bien durante el último viaje.

The Golden Gate

The Golden Gate

A Filadelfia, de networking

La semana en California ya había sido muy fructífera en cuanto a networking, y el colofón lo dimos yendo a Filadelfia. Allí, como comentaba, se celebró este año la conferencia anual de MBA españoles en Estados Unidos, organizada en este caso por estudiantes de Wharton. El año pasado fue en Boston, el anterior en San Francisco, hace tres en Chicago (en Booth). y antes en Nueva York. La verdad es que estuvo muy bien organizada.

Casi todos los asistentes llegamos el viernes por la noche y nos alojamos en el mismo hotel. El viernes nos fuimos todos de cena y de copas hasta las tantas. El sábado por la mañana fuimos a la conferencia. En el primer panel, estuvieron Juan Rodríguez Inciarte (Director de Estrategia y miembro del Comité Ejecutivo del Grupo Santander), Mauro Guillén (Director del J.H. Lauder Institute of Management & Int. Studies de Wharton), y Ángel Martín Acepes (Consejero Económico y Comerncial Jefe de la Oficina Comercial de España en Nueva York). En el segundo panel, dedicado a los emprendedores, estuvieron Luis Martín Cabiedes (angel investor español fundador de Cabiedes & Partners, y profesor de IESE), Eneko Knorr (fundador de Ludei, entre otras), Alejandro Cremades (Rock The Post), Eduardo Fernández (ShuttleCloud), y Álvaro Jiménez (Notorious). Estuvo interesante ambos dos. Después, otra noche larga de cena y copas.

La verdad es que me lo pasé muy bien, y como el año pasado en Boston, conocí a gente muy interesante y reforcé muchas amistades. Estoy convencido de la gran importancia de tener una network potente, lo cual era uno de mis objetivos viniendo a hacer el MBA en Estados Unidos.

Conferencia MBA Internacional 2013

Conferencia MBA Internacional 2013

Anuncios

Lazos entre los estudiantes en Booth

Comparto una entrada que ha hecho en su blog personal una compañera de clase de primero año, en la que escribe sobre los lazos o “bonding” entre los estudiantes de la escuela, y cómo compara con escuelas como Kellogg, Wharton, Tuck y otras.

Lo cierto es que llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, y la entrada en el blog de mi compañera me parece fantástica porque describe realmente bien el “bonding” entre los estudiantes de Booth, y la “sensación de comunidad” que hay entre nosotros. La verdad es que creo que existe mucha falta de información.

School Ties

One of the questions that I am often asked about Booth from prospective students and recent admits is, “If there are no cohorts and students live all over Chicago does Booth really have much of a community?” According to Poets and Quants’ article Chicago Booth vs. Kellogg, “The school purposely lacks core cohort groups and has no residence halls for its MBAs, factors that make it harder for real community to occur. Some Chicago students say the school still lacks the camaraderie you’ll find at many other b-schools, especially Kellogg, and that some students graduate from Chicago with only a handful of people they would call friends.” I’ve also repeatedly read comments like, “the flexible curriculum does not allow for bonding,” and “Booth is a commuter school.”

There is a lot of information about Booth on the web. However, in my opinion much of it is misinformation disseminated by people who heard something from someone who knows someone. So does Chicago Booth have much of a community? I think that the first step is to define what someone means by community. Kellogg is known for having a strong community, but so is Tuck and these are two very different schools. So what’s the standard. I think that there are two main ways to define a school’s community: tight-knit and engaged.

I will say upfront that Booth does not have a tight-knit community. However, I would argue that neither do schools like Kellogg and Wharton (both of which are known for having strong communities). When people say a school’s students are tight-knit they often are saying that everybody knows one another. Everyone goes to the same parties and bars and the class does everything together. That’s the type of community that schools like Tuck, Johnson, and Haas foster. However, these schools also have class sizes of under 300 students. I’d argue that when any class has more than 400 students it’s impossible for the students to be tight-knit by that definition. Tuck students know all 275 of their classmates at least by name. I too can say that I know roughly the same number of classmates by name. However, I have about 300 additional people in my class. When you think about knowing over 200 people in 6 months’ time then you start to understand that that’s a lot of people and knowing over 300 more is virtually impossible.

So then if a school isn’t tight-knit by the above definition does that mean that it does not have a strong community? Of course not! One of Kellogg’s claims to fame is its distinctive student culture. However, that sense of a Kellogg community comes as a result of engagement. And I will vehemently argue that Booth has a community that is just as strong based on this metric. “Bullshit!” you say? How can I possibly claim that when students live all over Chicago and so far from campus? That’s impossible because there is no core curriculum nor cohorts.

First, I need to clear up some common misconceptions, the biggest one being that Booth students are dispersed all over Chicago. No, most students do not live in Hyde Park near Harper Center. Yes, the vast majority of us commute anywhere from 15-30 minutes to campus. However, over 80% of students live within a 2 mile strip of the downtown neighborhoods the Loop, South Loop, and Streeterville. Heck, over 60% of students live in three buildings that are often referred to as the dorms (Millenium Park Plaza, Columbus Plaza, MDA). Even in the South Loop it is impossible to sneak in and out of 1130 Michigan Ave without running into someone from Booth. Just because Booth students do not live in close proximity to the school does not mean that they don’t live in close proximity to one another.

So what’s up with living downtown? It’s probably the same motivation that drives Wharton students to live in Rittenhouse Square instead of University City where Huntsman Hall is located: lifestyle. MBAs aren’t like typical grad school students. Most graduate students enter their programs immediately after undergrad. MBAs have been out of school for at least 3 years (some of us even 10+ years) and have become used to living a certain way. If we have the opportunity to maintain that lifestyle (lack of income and debt be damned), we’re going to do it. Hyde Park is lovely, but most of us just aren’t about that 2.5 kids, Sunday at the park life quite yet. Chicago’s public transportation makes it easy to commute to school and we have lockers so that we can keep the stuff we need on campus to avoid extra trips. Given these conveniences we choose to live where the Chicago’s night life does.

Now that we’ve cleared up one myth, let’s address the lack of cohorts. Technically, Booth does have cohorts. In fact I just participated in a cohort scavenger hunt on Saturday (no babies were harmed during the event, but some were subjected to awkward holding). However, cohorted learning is only in place for Booth’s one required course, LEAD, which takes place during orientation and the first 4 weeks of the first quarter. After LEAD there are a few big cohort based activities like Golden Gargoyles and Leadership Challenge, but for the most part cohort activities are spearheaded by cohort members and the graduate business council (i.e. cohort trivia, cohort t-shirt day, etc.). Although students aren’t required to be at these events there is always a very healthy turnout (it could be a function of the free food and drink that is always offered).

I think this illustrates the beauty that is Booth. At it’s core this place is an exercise in free markets. Everything is driven by students’ choices and Booth students choose to be actively involved with the school. I have yet to go to any event that wants for participants. The “Running of the Bulls” (annual Booth vs. Kellogg basketball game at the United Center) sold out in an hour. Demand for Winter Formal resulted in 100 extra tickets being released. The tech trek required an application because there wasn’t enough capacity for all of the students who wanted to attend. The list can go on and on. Even without the typical structures to build school loyalty and student body engagement, students are so tied to Booth we often struggle to excoriate ourselves from the “Booth Bubble.” Chicago is a virtual treasure trove of people yet most of my classmates struggle to spend time with anyone who isn’t a Booth student. I have friends that I’ve known for years living in Chicago and I think I’ve only hung out with one of them one time. After ending our Valentine’s Day with a McDonald’s picnic on her living room floor one of my friends and I vowed to go explore Chicago’s happy hour scene without 250 of our closest classmates. Thus far the closest we’ve come is LPF (Liquidity Preference Function) at Underground Wonder Bar with only 150 of our closest classmates. Everything from Friday night parties to week long spring breaks to summer internships always seems to include classmates.

With a city as large as Chicago it would be easy for us to leave Harper Center and scatter amongst the throngs only to see one another for classes and recruiting. However, that’s not what happens. There is more activity going on at Booth than any person can keep track of and the majority of it is student run. My spring break trek to Africa – organized by the Chicago African Business Group. My winter career trek to NYC – organized by the Media, Entertainment, and Sports Group. Follies – student written, produced, and performed. Booth students choose to invest their time in making sure this community is thriving. There is an overflow of people clamoring to participate in Admit Weekend, career services, admissions, and more. Oftentimes these activities require hours of work and we still want to to do it. I think this speaks volumes to the ties people have to Booth.

I will readily admit that although Booth has a very vibrant community it is built differently than at other schools. The flexible curriculum is not conducive to having prolonged avenues for socializing (i.e. dorms, curriculum cohorts, etc.). In allowing people to pick their classes, schedule, and professors (and study groups within those classes) it’s very much so a choose your own adventure kind of place. Booth is set up so that students aren’t interacting with the same people day in and day out. Booth fosters breadth of socializing, but it’s up to the individual to determine where to seek depth. One of the best consequences of this breadth is a greater sense of cohesion between the 1st and 2nd year classes. This is the very opposite of the structure at most schools where the depth of socializing is built into the program and it’s up to students to seek out a wider breadth. Truth be told the breadth was difficult for me at first. I felt that I was meeting a lot of people but not really forming deeper relationships. I wasn’t doing on campus recruiting so I was always interacting with different people but not spending significant time with anyone. It wasn’t until ski trip when I had a week of consistent socializing with people that I started really making friends. The opportunities to really bond with people are all over the place at Booth. However, it might take a little patience and being proactive to figure out what those opportunities are for you.

I will tell any prospective student how much I love being here, but I will also say that it isn’t for everybody. If you really like structure and aren’t looking to try something different then Booth isn’t the school for you. If you tend not to be proactive in getting to know people and don’t like feeling somewhat uncomfortable at times then you probably shouldn’t be here. However, if the bevvy of choice appeals to you or you want to try a social environment that is different from what you’re used to then this might could be the place for you.

Artículo original aquí.

Spring break: Perú y Miami

Ayer terminé mi último examen del Winter quarter y por tanto completé 5/6 de mi MBA. El tiempo pasa volando :(.

Para empezar a lo grande el último trimestre, me voy con Rocío (mi mujer, también estudiante MBA de Booth para los que no lo sepáis) y unos amigos a Perú. Estaremos varios días en Cuzco, Machu Pichu, y Lima. Acabaremos el viaje en Miami, donde pasaremos un fin de semana largo.

Como he comentado en numerosas ocasiones, después de cada trimestre (o quarter), tenemos varios días de vacaciones (unas tres semanas después del primer trimestre (Diciembre/Enero), y entre una y dos después del segundo trimestre (Marzo/Abril). Durante estos breaks la gente no hace otra cosa que viajar. Este año hay decenas de viajes por todo el mundo: Japón, África, Argentina/Chile, Europa, China, etc. Nosotros llevábamos bastante tiempo queriendo ir a Perú, así que no queríamos dejar pasar la oportunidad.

A la vuelta, empezaremos nuestras últimas clases, pero probablemente tendremos un trimestre tranquilo, al menos en cuanto a clases. Intentaremos aprovechar al máximo nuestros últimos meses en Chicago y también viajaremos bastante. De momento, en abril nos vamos una semana a Palo Alto a casa de unos amigos, y luego nos iremos a Filadelfia, donde este año se celebra la conferencia anual de españoles MBA de escuelas estadounidenses. Pinta bien!

Jaime

PD: Tengo pendiente escribir un resumen del pasado trimestre…

Boothies y Kelloggians españoles

Últimamente los españoles de Booth y de Kellogg nos estamos viendo mucho. Además de en las típicas cenas de las empresas que organizan conjuntamente para las dos escuelas, también nos hemos visto en dos fiestas que hemos organizado.

Hace unas semanas los Boothies nos fuimos a Evanston, invitados por los españoles de allí a una fiesta que tenían organizada. Y este fin de semana, fueron los Kelloggians quienes se vinieron a Chicago a una fiesta organizada por nosotros. Sangría, tortilla y copas.

Lo cierto es que ha coincidido que tanto el año pasado como este hay muchos españoles en las dos escuelas (14 en cada una), y que además nos llevamos muy bien.

Kellogg es la escuela de negocios de la Northwestern University. Está en Evanston, un pueblo al norte de Chicago (a unos 45′). Booth está en la propia ciudad de Chicago, en el barrio de Hyde Park, al sur de la ciudad, y que es donde está el campus principal de la Universidad de Chicago. Los estudiantes de Kellogg viven y hacen vida en Evanston, mientras que los de Booth vivimos en el centro de Chicago (más info en este post antiguo).

Por cierto, aprovecho para felicitar al equipo de Booth de fútbol, que este fin de semana llegó hasta las semifinales del torneo MBA de UCLA. El club de soccer de Booth organiza entrenamientos y pachangas todas las semanas, y tiene un par de equipos que juegan una liguilla interna de la Universidad de Chicago y otra externa en Chicago. Aquí están los que jugaron el torneo:

Al otro lado

Como conté en alguna ocasión el año pasado, desde octubre hasta enero no paran de desfilar empresas por la escuela para captar talento: consultoras (McKinsey, BCG, Bain, ATKearney, Olivery Wyman, etc..), bancos de inversión (Goldman, Morgan Stanley, JP Morgan, Deutche Bank, UBS, etc.), High Techs (Google, Apple, Microsoft, …), P&G, Visa, American Express, BP, British Telecom, etc. Vamos, prácticamente cualquier gran empresa de cada sector que podáis imaginaros. Todos los días hay varios eventos organizados por las empresas. Hay eventos de todo tipo: Lunch n’ Learns y Breakfast n’ Learns (te invitan a comer/desayunar en la escuela mientras hablan de algún tema interesante), Coffee Chats (eventos más personalizados con gente de las empresas), Corporate Presentations (presentación de la empresa y de las oportunidades laborales en ella), cenas exclusivas en restaurantes por Chicago como la que organizó la oficina de McKinsey Madrid en Chicago hace un par de semanas, etc. Una gran mayoría (por no decir, casi todos) de la gente que hacemos MBAs lo hacemos para cambiar de carrera profesional, por lo que este tipo de eventos sirve para conocer las empresas y el trabajo que se realiza en cada una de ellas.

En el caso de McKinsey, la firma tiene dos personas casi a tiempo completo encargadas de hacer recruiting en Booth. Se dedican, durante estos meses, a organizar los eventos y a ponerse a disposición de los estudiantes para resolver cualquier duda que tengan y para darles a conocer la empresa. Además de ellos, los estudiantes actuales que de alguna manera pertenecemos a McKinsey somos los mejores representantes de la misma, y tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros compañeros a que conozcan McKinsey y estén lo más preparados en el momento de aplicar como sobre todo a las entrevistas. Desde que comenzó este curso, ya no recuerdo cuántos currículums he revisado o cuántas mock interviews he hecho a compañeros. Por supuesto no solo ayudo a aquellos que les interesa McKinsey, sino a cualquiera que lo pide esté reclutando para la empresa que sea. En Booth la verdad es que el compañerismo es total y una de las misiones de los de segundo año es ayudar a los de primero a que les vaya bien en el recruiting.

Corporate Presentation de McKinsey en Booth, hasta la bandera

El caso es que la semana pasada McKinsey organizó su Corporate Presentation en la escuela, un evento en el que se presenta la compañía y luego hay un cocktail en el que estudiantes pueden hablar (y hacer networking) con gente de la firma. Vinieron varios socios de McKinsey, de varias oficinas como Chicago, Sillicon Valley, Washington, Sidney, Londres, y otras. Los estudiantes MBA de McKinsey (tanto los que estaban en la firma antes del MBA como los que hicimos el summer internship) vamos al evento y contamos nuestra experiencia. Como veis en la foto, estaba hasta arriba de estudiantes interesados en McKinsey (sentados) y de gente de McKinsey (de pie). No en vano, Booth es una de las escuelas en donde más recluta McKinsey (entre 30 y 50 estudiantes al año). El año pasado recuerdo estar sentado escuchando la presentación. Este año estoy al otro lado 🙂.

Booth-Kellogg “Ibiza Party”

Ayer por la noche celebramos la “Ibiza Party”, una fiesta organizada conjuntamente por los clubs europeos de Booth y de Kellogg, y que se celebra en el famoso bar “The Keg”. Es famoso porque es el único bar que cierra tarde en Evanston, el pueblo donde está Kellogg, que está a un buen rato en coche de Chicago.

El caso es que con motivo de esta fiesta una vez al año unos cuantos Boothies nos vamos para Evanston en autobús y les ocupamos el bar durante unas horas, y nos mezclamos con los Kelloggians. Lo cierto es que conozco bastante bien a los españoles de Kellogg de este año ya que nos hemos visto un montón de veces entre eventos de recruiting en los que coincidíamos, cenas que hemos organizado entre nosotros, en el evento de Boston, y en otra ocasiones. El año que viene tiene pinta de que el grupo de españoles Booth-Kellogg será aún más grande, visto que a Booth vienen unos 10 españoles (récord!) y a Kellogg aunque parece que van solo cuatro, este año ya son 10 en primero.

Os dejo una foto que salgo con otros Boothies en la puerta del Keg. Pésima calidad pero bueno, ahí queda!

Reunión anual de españoles MBA en Boston

Hace un par de semanas nos reunimos los españoles que estamos actualmente estudiando MBAs en escuelas de negocios estadounidenses, en la “Conferencia MBA Internacional 2012”. Este evento anual se celebró este año en Boston y fue organizado por estudiantes de MIT Sloan y de Harvard Business School. Asistimos más de 100 estudiantes, de los alrededor de 200 que estamos este año en EE.UU. estudiando MBAs.

La conferencia contaba inicialmente con la presencia de Jorge Calvet (CEO de Gamesa), pero que desgraciadamente falló en el último momento por la huelga de Iberia. Aún así, le substituyó David Flitterman, que dirige Gamesa USA, un tío bastante crack que gustó mucho. También estuvieron Ángel Martín Acebes (Consejero Económico y Comercial Jefe de la Oficina Comercial de España en Nueva York y Vicepresidente Ejecutivo del ICEX), Lluis Solé (Director de Operaciones de EEUU de ProNovias), y David Zafrilla (responsable de la creación y desarrollo de la red de innovación de BBVA en EE.UU.). Hablaron sobre internacionalización de empresas españolas, y cómo la crisis actual está provocando que muchas empresas españolas empiecen a mirar al exterior.

Además de la conferencia, ya os podréis imaginar que había muchos eventos organizados para fomentar el networking entre nosotros, que en el fondo es lo más importante del evento. Estuvimos de comidas, cenas y de copas tanto el viernes como el sábado, día que también vimos el Barça-Madrid. Ese día cenamos en un crucero por Boston Harbor y el Charles River.

Este evento lo organiza cada año la asociación MBA Internacional y está patrocinado por la Fundación Ramón Areces, la Fundación Caja Madrid y la Fundación Rafael del Pino. La asociación surgió en 2005 y la lleva cada año el grupo de estudiantes que se encarga de organizar el evento. El año que viene aún no está claro en qué ciudad se organizará, aunque lo más probable es que sea en Nueva York (Columbia, Stern) o Filadelfia (Wharton), ciudades en las que hace mucho que no se organiza. Las últimas ediciones fueron en San Francisco (Berkeley, Stanford) y Chicago (organizada en Booth y a la asistió el ex-presidente del Gobierno José María Aznar).

Microsoft y Apple en Booth

Esta semana las grandes compañías “High Tech” (como las llaman por aquí) están por la escuela presentándose e intentando captar talento (como siempre dicen) para sus internships y puestos full-time. Ayer asistí a las presentaciones de Microsoft y Apple, dos de las más grandes empresas del sector.

La presentación de Microsoft me gustó mucho. Vinieron unas 10 personas de la empresa, todos graduados de Booth de diferentes promociones, e incluso dos estudiantes de segundo año que han hecho el internship allí este verano. Lo primero que llama la atención de estas empresas es que los recruiters vienen en vaqueros y camiseta. Es algo que hacen a propósito, para dar una imagen casual y friendly. La presentación se centró en lo que significa trabajar en una empresa como Microsoft, cuáles serían los roles que desempeñaríamos, la progresión de la carrera profesional allí, los mil y uno beneficios que obtendríamos por ser empleados suyos, etc. Además, hablaron mucho de la gran diversidad de productos que tienen (XBOX, Office, Windows, Skype, Hotmail, Bing, etc.) que hace que se pueda cambiar de rol y de producto fácilmente si se desea. También nos hablaron sobre los internships, los diferentes roles (para el internship tienen sobre todo Marketing y Finanzas, para el full-time tienen también estrategia, operaciones y otros), los trainings que hay, los eventos con los altos directivos (incluido Steve Ballmer, el CEO) y sobre la vida en Seattle (donde está la sede de Microsoft y el 90% de los puestos de trabajo, internacionalmente casi todo lo que tienen es trabajo de “sales”). Nos hablaron del próximo Windows 8 y del cambio de Hotmail. Para terminar, sortearon entre los estudiantes que estábamos (unos 60) ratones, juegos de X-BOX, un pack de Office para Mac, y finalmente, dos consolas X-BOX! Desgraciadamente no me tocó nada… pero bueno, a un buen amigo le tocó una de las X-BOX y se fue feliz.

Después de Microsoft me pasé por la presentación de Apple, en la que había bastante más gente. Creo que el motivo por el que había más gente no fue porque Apple le interese más a la gente que Microsoft (que seguramente también), sino sobre todo porque a la misma vez que la presentación de Microsoft había una de Nomura (un banco de inversión) y muchos “investment bankers” prefirieron ir a esa, y cuando se acabó se pasaron por la de Apple. El caso es que la de Apple, entre nosotros, me decepcionó un poco, sobre todo porque era fácil comparar la presentación con la anterior de Microsoft que había sido buena. De primeras, sólo vinieron 4 personas, una de Recursos Humanos y tres empleados que se graduaron en Booth hace unos años. Nos pusieron unas cuantas gráficas sobre lo mucho que ha crecido Apple desde 2001 (parece que la empresa no existía antes del 2001…) y luego se dedicaron a ponernos videos sobre sus productos, sobre el iPod, el iPhone, iPad (sabíais que la idea del iPad surgió antes que la del iPhone? ) y los Macs. Al verlos, parecía que nos estaban intentando vender productos más que convencernos para trabajar allí. Y esos videos ya me sonaban, estoy casi seguro que se pueden encontrar en su página web. Además, la presentadora no era la alegría de la huerta, y mientras en casi todas las presentaciones los presentadores te hacen reír en algún momento antes o después, en esta parecía un funeral. Luego ya pasaron a hablar los Boothies y la cosa mejoró, porque nos hablaron un poco más sobre lo que nos interesa: cómo es trabajar allí, qué roles desempeñaríamos, etc, pero bueno, nada del otro mundo.

Quizá Apple, que está en la cresta de la ola, no tiene necesidad de “venderse” tanto como Microsoft, que para muchos parece “más aburrida” o menos cool que la empresa de la manzana. Desde luego, ayer pareció todo lo contrario.

Por cierto, mucha gente piensa que para trabajar en este tipo de empresas hay que tener un perfil tecnológico, o estudios en Informática. Pues bien, en Microsoft quisieron aclarar que no es para nada un requisito, de hecho una de las que vino y que es Booth’05 había sido abogada previamente. Lo único que dijeron es que hay que demostrar pasión por la tecnología, ya sea en la cover letter o en las entrevistas. Una persona que tenga estudios en informática tendrá que hacer menos esfuerzos para demostrarlo que una persona que no los tenga, pero recalcaron varias veces que para nada es necesario tenerlos.

De merienda, Deloitte. De cena, McKinsey

Empieza a convertirse en una rutina eso de salir de casa a las 7:30 de la mañana y volver a las tantas. A modo de ejemplos, a continuación os dejo un resumen de mis actividades de ayer lunes, y en el lateral os pongo una foto que saqué de las teles (como las del aeropuerto) que hay por todo el Harper donde se listan los eventos del día (esa es del 18 de octubre).

Eventos 18 Octubre

8:30 a 11:30: Clase de Marketing Strategy, donde tocaba un caso muy interesante sobre la empresa E*Trade.

11:30 a 12:00: Cita con mi mentor (un second year) para revisarme el currículum (creo que es la séptima persona que me lo revisa).

12:00 a 13:15: Sesión del Public Speaking Group, que es un club que me he apuntado para aprender/mejorar a hablar en público y sobre todo, para practicar.

13:15 a 14:00: Comida en la cafetería del Harper.

14:00 a 16:30: “Student lounge” (una sala para estudiantes donde hay mesas, sillones, mesas de billar, etc.) terminando assignments para Accounting, contestando emails, ocupándome de club-mba, acabando mi currículum, etc.

16:30 a 18:30: Al locker a ponerme el traje y directo a la presentación de Deloitte en el Harper seguida de un cocktail. Había como 50 personas de la empresa, incluido el jefazo de Deloitte America y que hizo su MBA en Booth en 1988.

18:30 a 20:00: Vuelta a casa a cambiarme y a dejar la mochila.

20:00 a 0:30: Pre-cena, cena y post-cena con McKinsey Latinoamérica en el restaurante Everest de Chicago. Sin lugar a dudas, el mejor restaurante que he ido en los últimos meses. La cena fenomenal, gracias McKinsey :). En el evento nos presentaron a todas las oficinas latinoamericanas, conocí a un montón de consultores, engagement managers, responsables de recruiting de la firma (México, Perú, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, etc.) e incluso a una española que trabaja en la oficina de Nueva York. Todos muy simpáticos, abiertos, y sobre todo muy sinceros (cosa que se agradece). Todas estas oficinas están creciendo de forma exponencial gracias a la actual pujanza económica de la región.

Menú en Everest, gracias a McKinsey

Cena con Boston Consulting Group en Chicago

Ayer BCG (Boston Consulting Group) International (oficinas de fuera de Estados Unidos) organizó un mega evento en Chicago. Había gente de BCG de muchas oficinas de Asia, Europa y Latinoamérica, así que tuvimos la ocasión de hablar con mucha gente de la empresa. También había estudiantes de Kellogg (incluido algún español) y algunos de escuelas de la Costa Oeste a donde parece que no va BCG.

De BCG España no había nadie, por la buena razón de que la oficina de Madrid la semana que viene de forma individual a visitarnos a los españoles de Booth y de Kellogg. La verdad es que se agradece el interés que tienen en nosotros y que se hagan el viaje desde Madrid para invitarnos a cenar, presentarnos la empresa y que les conozcamos personalmente. Según contó la jefa de recruiting de BCG de las oficinas internacionales (con la que hablé ayer) este año la oficina de Madrid va a Boston (Harvard y MIT) y luego a Chicago (Booth y Kellogg).

¡Como locos!

Ya estamos en medio de la primera fase del recruting. En esta fase las empresas vienen en manada al campus y organizan un trillón de eventos de todo tipo: presentaciones, desayunos, comidas, cenas, cafés, conferencias, charlas, mesas redondas, etc. Lo cierto es que en las últimas tres semanas sólo he comido una vez de mi bolsillo (bueno, a decir verdad creo que llevo cinco en dos meses, en septiembre todas las pagaba la escuela).

El Harper es un ajetreo de gente yendo y viniendo: unos yendo a clase; otros estudiando en la biblio; otros preparando casos en grupo en study rooms o incluso en el Winter Garden; muchos second-years (estudiantes de segundo año) ayudando a first-years a preparar sus currículum (me lo han revisado unas 6 personas ya, mi currículum es otro comparado con el que traía); otros se pasan la vida yendo y viniendo del locker (la sala donde tenemos las taquillas (caben trajes) y donde hay vestuarios para cambiarse), etc. Siempre hay que estar al tanto del dress code del evento al que vayas a ir. Cuando vienen empresas de Silicon Valley (tipo Google, Facebook, etc.) los recruiters viene en vaqueros e incluso en camiseta, y en el otro extremo, cuando vienen los bancos de inversión (tipo Goldman Sachs, Citi, JPMorgan, etc.), los recruiters vienen hechos un pincel y los estudiantes vamos de corbata. Pero aparte de eso, las demás empresas (incluidas las consultoras y empresas de industria) con ir business casual es suficiente. Es fácil ver quién de tu clase recluta para investment banking, no se quitan el traje ni para dormir!

¿Por qué son tan importantes estos eventos? pues lo cierto es que para la gente que quiere quedarse en Estados Unidos a hacer el internship es crucial que hagan networking con los recruiters. Si el recruiter luego se acuerda de ti y si le causaste una buena impresión, lo más probable es que te invite a entrevista (si tu CV les interesa, claro). Yo por mi parte me lo estoy tomando de forma más relajada, voy a los eventos que me interesan pero sin forzar. Esto es porque mi objetivo es hacer el internship en España, por lo que en principio el networking que haga durante estas semanas no es tan importante como para los que quieren hacerlo en Estados Unidos. Aún así hay ciertos eventos que no puedo/quiero perderme.

La mayoría de la gente está como loca, sin tiempo para dormir. Además de todos los cientos de eventos que tenemos, también tenemos que ir a clase, preparar casos y assignments para las mismas, y preparar los midterms (los exámenes parciales) que llegan ya (de hecho, mañana tengo el primero: Microeconomics). Y luego nadie se quiere perder cuando alguien famoso viene a la escuela a hablarnos (por ejemplo, el otro día a las 7:30 de la mañana estábamos todos escuchando a Henry Paulson). Y qué decir de las fiestas? pues aunque el ritmo ha bajado considerablemente, aún así todas las semanas hay alguna grande montada que no te quieres perder. Además, para los más fiesteros (que pocos no hay) todos los jueves hay TNDC (Tuesday Night Drinking Club) en algún bar de Chicago.

Ahora agradezco las charlas en septiembre que nos dieron sobre time management, uso de calendarios, listas de tareas, y demás. Si vierais mi calendario de Google alucinaríais!

 * La imagen es de Poets & Quants

Celebración de la Fiesta Nacional en el Consulado de España de Chicago

El pasado miércoles 12 de octubre asistí a una fiesta organizada por la nueva Cónsul de España en Chicago, Carmen Fontes, con motivo de la fiesta nacional. La fiesta tuvo lugar en las oficina de Baker & McKenzie de Chicago, que están en un edificio que da a Millenium Park y que tiene unas vistas espectaculares de la ciudad.

La fiesta no era abierta a todos los españoles de Chicago, sino que la Cónsul nos invitó expresamente a todos los estudiantes españoles MBA de Booth y de Kellogg. También había altos cargos de empresas como Iberia (que por cierto sorteó un billete de avión Chicago-Madrid, que no me tocó por 2 números), Abengoa, Aldesa, Baker & McKenzie, y otras.

Hicimos un poco de networking que nunca viene mal, aunque era difícil concentrarse en otra cosa aparte del jamón, gazpacho, y tapas varias que había por allí, y que tanto echamos de menos los que vivimos fuera!

Fiesta Nacional en el Consulado