Chicago

En bici a la universidad

En mitad de abril y de un día para otro, Chicago pasó a “modo verano” (la primavera aquí parece que no existe), y llevamos varias semanas con temperaturas sobre los 25º o incluso más. La ciudad es espectacular cuando hace buen tiempo, y la gente revive.

Como sabéis, los estudiantes de Booth vivimos en el centro, y el campus de la universidad está en el barrio de Hyde Park, al sur de la ciudad. En invierno, la mayoría de la gente vamos a la escuela en tren. Sin embargo, ahora con el bueno tiempo mucha gente vamos en bicicleta. Hay un carril bici que recorre muchos kilómetros del lago hacia el norte y hacia el sur. Desde casa hasta la escuela hay unos 14 kilómetros, que los hacemos en unos 45′.

El otro día estuve haciendo fotos con el móvil durante el trayecto (ida y vuelta). Os dejo unas cuantas:

2013-05-14 08.34.19 2013-05-14 08.37.31 2013-05-14 08.39.22 2013-05-14 08.44.44 2013-05-14 09.05.41

2013-05-14 09.18.36 2013-05-14 09.24.27 2013-05-14 09.31.31  IMG_6895 IMG_69172013-05-14 09.33.49 2013-05-14 09.37.09 2013-05-14 09.37.49 2013-05-14 17.01.19 2013-05-14 17.29.28 2013-05-14 17.30.31 2013-05-14 17.32.12 2013-05-14 17.34.52 2013-05-14 17.44.12 2013-05-14 17.45.39 2013-05-14 17.46.04

Anuncios

Lazos entre los estudiantes en Booth

Comparto una entrada que ha hecho en su blog personal una compañera de clase de primero año, en la que escribe sobre los lazos o “bonding” entre los estudiantes de la escuela, y cómo compara con escuelas como Kellogg, Wharton, Tuck y otras.

Lo cierto es que llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, y la entrada en el blog de mi compañera me parece fantástica porque describe realmente bien el “bonding” entre los estudiantes de Booth, y la “sensación de comunidad” que hay entre nosotros. La verdad es que creo que existe mucha falta de información.

School Ties

One of the questions that I am often asked about Booth from prospective students and recent admits is, “If there are no cohorts and students live all over Chicago does Booth really have much of a community?” According to Poets and Quants’ article Chicago Booth vs. Kellogg, “The school purposely lacks core cohort groups and has no residence halls for its MBAs, factors that make it harder for real community to occur. Some Chicago students say the school still lacks the camaraderie you’ll find at many other b-schools, especially Kellogg, and that some students graduate from Chicago with only a handful of people they would call friends.” I’ve also repeatedly read comments like, “the flexible curriculum does not allow for bonding,” and “Booth is a commuter school.”

There is a lot of information about Booth on the web. However, in my opinion much of it is misinformation disseminated by people who heard something from someone who knows someone. So does Chicago Booth have much of a community? I think that the first step is to define what someone means by community. Kellogg is known for having a strong community, but so is Tuck and these are two very different schools. So what’s the standard. I think that there are two main ways to define a school’s community: tight-knit and engaged.

I will say upfront that Booth does not have a tight-knit community. However, I would argue that neither do schools like Kellogg and Wharton (both of which are known for having strong communities). When people say a school’s students are tight-knit they often are saying that everybody knows one another. Everyone goes to the same parties and bars and the class does everything together. That’s the type of community that schools like Tuck, Johnson, and Haas foster. However, these schools also have class sizes of under 300 students. I’d argue that when any class has more than 400 students it’s impossible for the students to be tight-knit by that definition. Tuck students know all 275 of their classmates at least by name. I too can say that I know roughly the same number of classmates by name. However, I have about 300 additional people in my class. When you think about knowing over 200 people in 6 months’ time then you start to understand that that’s a lot of people and knowing over 300 more is virtually impossible.

So then if a school isn’t tight-knit by the above definition does that mean that it does not have a strong community? Of course not! One of Kellogg’s claims to fame is its distinctive student culture. However, that sense of a Kellogg community comes as a result of engagement. And I will vehemently argue that Booth has a community that is just as strong based on this metric. “Bullshit!” you say? How can I possibly claim that when students live all over Chicago and so far from campus? That’s impossible because there is no core curriculum nor cohorts.

First, I need to clear up some common misconceptions, the biggest one being that Booth students are dispersed all over Chicago. No, most students do not live in Hyde Park near Harper Center. Yes, the vast majority of us commute anywhere from 15-30 minutes to campus. However, over 80% of students live within a 2 mile strip of the downtown neighborhoods the Loop, South Loop, and Streeterville. Heck, over 60% of students live in three buildings that are often referred to as the dorms (Millenium Park Plaza, Columbus Plaza, MDA). Even in the South Loop it is impossible to sneak in and out of 1130 Michigan Ave without running into someone from Booth. Just because Booth students do not live in close proximity to the school does not mean that they don’t live in close proximity to one another.

So what’s up with living downtown? It’s probably the same motivation that drives Wharton students to live in Rittenhouse Square instead of University City where Huntsman Hall is located: lifestyle. MBAs aren’t like typical grad school students. Most graduate students enter their programs immediately after undergrad. MBAs have been out of school for at least 3 years (some of us even 10+ years) and have become used to living a certain way. If we have the opportunity to maintain that lifestyle (lack of income and debt be damned), we’re going to do it. Hyde Park is lovely, but most of us just aren’t about that 2.5 kids, Sunday at the park life quite yet. Chicago’s public transportation makes it easy to commute to school and we have lockers so that we can keep the stuff we need on campus to avoid extra trips. Given these conveniences we choose to live where the Chicago’s night life does.

Now that we’ve cleared up one myth, let’s address the lack of cohorts. Technically, Booth does have cohorts. In fact I just participated in a cohort scavenger hunt on Saturday (no babies were harmed during the event, but some were subjected to awkward holding). However, cohorted learning is only in place for Booth’s one required course, LEAD, which takes place during orientation and the first 4 weeks of the first quarter. After LEAD there are a few big cohort based activities like Golden Gargoyles and Leadership Challenge, but for the most part cohort activities are spearheaded by cohort members and the graduate business council (i.e. cohort trivia, cohort t-shirt day, etc.). Although students aren’t required to be at these events there is always a very healthy turnout (it could be a function of the free food and drink that is always offered).

I think this illustrates the beauty that is Booth. At it’s core this place is an exercise in free markets. Everything is driven by students’ choices and Booth students choose to be actively involved with the school. I have yet to go to any event that wants for participants. The “Running of the Bulls” (annual Booth vs. Kellogg basketball game at the United Center) sold out in an hour. Demand for Winter Formal resulted in 100 extra tickets being released. The tech trek required an application because there wasn’t enough capacity for all of the students who wanted to attend. The list can go on and on. Even without the typical structures to build school loyalty and student body engagement, students are so tied to Booth we often struggle to excoriate ourselves from the “Booth Bubble.” Chicago is a virtual treasure trove of people yet most of my classmates struggle to spend time with anyone who isn’t a Booth student. I have friends that I’ve known for years living in Chicago and I think I’ve only hung out with one of them one time. After ending our Valentine’s Day with a McDonald’s picnic on her living room floor one of my friends and I vowed to go explore Chicago’s happy hour scene without 250 of our closest classmates. Thus far the closest we’ve come is LPF (Liquidity Preference Function) at Underground Wonder Bar with only 150 of our closest classmates. Everything from Friday night parties to week long spring breaks to summer internships always seems to include classmates.

With a city as large as Chicago it would be easy for us to leave Harper Center and scatter amongst the throngs only to see one another for classes and recruiting. However, that’s not what happens. There is more activity going on at Booth than any person can keep track of and the majority of it is student run. My spring break trek to Africa – organized by the Chicago African Business Group. My winter career trek to NYC – organized by the Media, Entertainment, and Sports Group. Follies – student written, produced, and performed. Booth students choose to invest their time in making sure this community is thriving. There is an overflow of people clamoring to participate in Admit Weekend, career services, admissions, and more. Oftentimes these activities require hours of work and we still want to to do it. I think this speaks volumes to the ties people have to Booth.

I will readily admit that although Booth has a very vibrant community it is built differently than at other schools. The flexible curriculum is not conducive to having prolonged avenues for socializing (i.e. dorms, curriculum cohorts, etc.). In allowing people to pick their classes, schedule, and professors (and study groups within those classes) it’s very much so a choose your own adventure kind of place. Booth is set up so that students aren’t interacting with the same people day in and day out. Booth fosters breadth of socializing, but it’s up to the individual to determine where to seek depth. One of the best consequences of this breadth is a greater sense of cohesion between the 1st and 2nd year classes. This is the very opposite of the structure at most schools where the depth of socializing is built into the program and it’s up to students to seek out a wider breadth. Truth be told the breadth was difficult for me at first. I felt that I was meeting a lot of people but not really forming deeper relationships. I wasn’t doing on campus recruiting so I was always interacting with different people but not spending significant time with anyone. It wasn’t until ski trip when I had a week of consistent socializing with people that I started really making friends. The opportunities to really bond with people are all over the place at Booth. However, it might take a little patience and being proactive to figure out what those opportunities are for you.

I will tell any prospective student how much I love being here, but I will also say that it isn’t for everybody. If you really like structure and aren’t looking to try something different then Booth isn’t the school for you. If you tend not to be proactive in getting to know people and don’t like feeling somewhat uncomfortable at times then you probably shouldn’t be here. However, if the bevvy of choice appeals to you or you want to try a social environment that is different from what you’re used to then this might could be the place for you.

Artículo original aquí.

Spring break: Perú y Miami

Ayer terminé mi último examen del Winter quarter y por tanto completé 5/6 de mi MBA. El tiempo pasa volando :(.

Para empezar a lo grande el último trimestre, me voy con Rocío (mi mujer, también estudiante MBA de Booth para los que no lo sepáis) y unos amigos a Perú. Estaremos varios días en Cuzco, Machu Pichu, y Lima. Acabaremos el viaje en Miami, donde pasaremos un fin de semana largo.

Como he comentado en numerosas ocasiones, después de cada trimestre (o quarter), tenemos varios días de vacaciones (unas tres semanas después del primer trimestre (Diciembre/Enero), y entre una y dos después del segundo trimestre (Marzo/Abril). Durante estos breaks la gente no hace otra cosa que viajar. Este año hay decenas de viajes por todo el mundo: Japón, África, Argentina/Chile, Europa, China, etc. Nosotros llevábamos bastante tiempo queriendo ir a Perú, así que no queríamos dejar pasar la oportunidad.

A la vuelta, empezaremos nuestras últimas clases, pero probablemente tendremos un trimestre tranquilo, al menos en cuanto a clases. Intentaremos aprovechar al máximo nuestros últimos meses en Chicago y también viajaremos bastante. De momento, en abril nos vamos una semana a Palo Alto a casa de unos amigos, y luego nos iremos a Filadelfia, donde este año se celebra la conferencia anual de españoles MBA de escuelas estadounidenses. Pinta bien!

Jaime

PD: Tengo pendiente escribir un resumen del pasado trimestre…

Cumbre de la OTAN en Chicago

Como sabréis, estos días se está celebrando la cumbre de la OTAN en Chicago, para la que han venido los Jefes de Estados de 28 países, incluyendo Mariano Rajoy. La ciudad está hasta arriba de policías, servicios secretos, militares, etc. Además, muchos de ellos se están alojando en los hoteles que hay alrededor de donde vivimos la gente de Booth (Obama por ejemplo está en el Sheraton que está justo enfrente de mi edificio), por lo que no podemos salir de casa sin tener que encontrarnos con decenas de puestos de seguridad, barricadas, etc. Por otro lado, el Metra (el tren que nos lleva al campus) pasa justo por debajo de donde se celebra la conferencia. Por motivos de seguridad, no nos dejan llevar mochilas en el tren y durante unas cuantas horas lo han cortado. Que por cierto, casualmente este año se ha estrenado una película “The Source Code” (Código Fuente en español) que trata sobre un tren del Metra que sufre un atentado terrorista llegando a Chicago. La película no es nada del otro mundo, pero al principio de la misma salen bastantes imágenes de la ciudad y de donde vivimos, además del propio Metra que cogemos todos los días.

Os dejo una foto de Merkel y Rajoy que salió en los periódicos. Estuvieron haciendo un crucero por el río mientras decidían el futuro de nuestro país. Donde salen se ve desde nuestra casa, una pena que me lo perdiera.

Rajoy y Merkel, decidiendo el futuro de España de crucero por el Chicago River

Con respecto a los manifestantes tan temidos, lo cierto es que por el momento la cosa está bastante controlada, aunque parece que ayer sí que hubo algunas confrontaciones y detuvieron a 45 manifestantes. Como siempre ocurre en estas manifestaciones, un grupo pequeño de radicales da el cante y rompe el espíritu pacífico que tiene la mayoría de manifestantes.

Con tanto lío en la ciudad, ayer fuimos a “desestresarnos”  jugando al golf, invitados por el club de Estrategia de Booth. Autobús, comida y golf sin pagar un duro. Lo cierto es que aquí en Chicago hay muchos campos y mucha gente del MBA juega. Yo es la primera vez que cojo un palo de golf…

Discurso de Mitt Romney en la Universidad de Chicago

Mitt Romney, el que probablemente será el candidato republicano a la Casa Blanca, ha estado esta mañana en la universidad dando un discurso sobre “libertad económica”. En el discurso ha criticado duramente a Barack Obama, actual Presidente de los Estados Unidos. Y lo ha hecho en su propia casa, ya que cabe recordar que Obama vivió en Chicago y fue profesor de la escuela de Derecho de la Universidad de Chicago durante más de diez años. Y no sólo eso, su casa sigue estando en el campus de la universidad, y sus hijas iban al colegio que hay al lado de Booth (al que van todos los hijos de profesores).

Mitt Romney en la Universidad de Chicago

Romney ha hecho un speech muy a favor de una economía de libre mercado, e incluso ha nombrado a Milton Friedman (uno de los numerosos premios Nobel de Economía de la Universidad de Chicago y padre del libre mercado). El candidato a presidente, que ha aceptado preguntas de estudiantes, ha culpado a las políticas económicas de Obama por la lenta recuperación y ha criticado el paquete de medidas que aprobó y el gran endeudamiento que tiene país. También ha hablado, sin dar muchos detalles, de un plan Made in Romney que aceleraría la recuperación del país con una menor regulación gubernamental e impuestos más bajos, y con más apoyo a los emprendedores. Según Romney, las medidas económicas tomadas por Obama habrían reprimido en su día a emprendedores como Steve Jobs y los hermanos Wright.

Obama dando clase en la Universidad de Chicago

Es interesante mencionar que Romney viene del sector privado. Fue CEO de Bain & Company y en 1984 fundó Bain Capital, una empresa de capital riesgo (private equity). Antes de Bain trabajó en BCG como consultor.

Por cierto, la universidad dejó claro que no apoya a ningún candidato y que la institución ofrece la misma oportunidad a quien desee presentarse, cosa que hizo Romney y no Santorum (el otro candidato republicano que aún se mantiene en la carrera a la Casa Blanca y que tiene un perfil mucho más conservador).  Confío en que Obama se pase por aquí el próximo noviembre, cuando venga a Illinois a hacer campaña.

Podéis leer el discurso completo de Romney en este enlace

* La foto de Romney es de Jason Smith

St. Patrick’s Day

Hoy celebramos St. Patrick’s Day o Día de San Patricio, que se celebra anualmente el 17 de marzo para conmemorar el fallecimiento del Santo patrón de Irlanda. Chicago tiene una gran comunidad irlandesa y celebra esta fiesta en grande. Como manda la tradición, la gente se viste de verde, algunos bares ofrecen cerveza teñida de verde, e incluso algunos se tiñen el pelo de verde.

Uno de los highlights se produce a las 10 de la mañana, cuando tiñen el río de verde. Esta tradición tiene ya 40 años y congrega a turistas que vienen de todas partes del país. Según parece, la idea de teñir el río de verde surgió por accidente cuando un grupo de investigadores estaba utilizando flurosceína como colorante para rastrear sustancias ilegales que contaminaban el río. Aún así, parece que dejaron de utilizar esta sustancia por ser perjudicial para los peces, y ahora utilizan un tinte vegetal para teñir el río Chicago.

Os dejo unas fotos que he hecho esta mañana:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fiesta de Halloween y cancelado el evento de BCG

Ayer pasamos nuestro primer Halloween en Chicago, y como manda la tradición, nos disfrazamos y acudimos a la fiesta oficial organizada por la escuela. Sorprendentemente, el club de Booth encargado de organizar la fiesta es el Club Belga. No se muy bien por qué, parece que desde hace muchos años es así y es casi lo único que hace este club. Lo más gracioso es que sólo hay un belga en el MBA (en primero), así que la mayoría de los miembros de este club no son belgas.

El caso es que es una de las fiestas más famosas del año y desde luego cumplió con las expectativas. Se organizó en la International House de la universidad (que tiene una sala muy grande que acogió la fiesta, incluyendo DJs, bebida, comida, etc.). La fiesta continuó luego en el Enclave de Chicago, a donde varios autobuses trasladaban al personal.

Por cierto, hoy domingo la oficina de BCG de Madrid nos había invitado a un evento en el Ritz de Chicago, que desafortunadamente se ha tenido que cancelar en el último momento debido a la tormenta de nieve que azota la costa este de Estados Unidos y que les ha impedido volar a Chicago.

Fotos y paseo por el campus de la Universidad de Chicago

Hacía tiempo que quería darme una vuelta por el campus de la Universidad de Chicago y sacar fotos. Aquí os dejo algunas. La mayoría son del campus que está alrededor del Harper Center (la sede de Chicago Booth) en Hyde Park, aunque también hay un par del Gleacher Center (la subsede de Chicago Booth) que está en el centro de Chicago. No todas las fotos son mías ;), he aprovechado para meter alguna otra.

Podéis ver la galería y también si queréis debajo podéis pinchar y ver las fotos en grande.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

De merienda, Deloitte. De cena, McKinsey

Empieza a convertirse en una rutina eso de salir de casa a las 7:30 de la mañana y volver a las tantas. A modo de ejemplos, a continuación os dejo un resumen de mis actividades de ayer lunes, y en el lateral os pongo una foto que saqué de las teles (como las del aeropuerto) que hay por todo el Harper donde se listan los eventos del día (esa es del 18 de octubre).

Eventos 18 Octubre

8:30 a 11:30: Clase de Marketing Strategy, donde tocaba un caso muy interesante sobre la empresa E*Trade.

11:30 a 12:00: Cita con mi mentor (un second year) para revisarme el currículum (creo que es la séptima persona que me lo revisa).

12:00 a 13:15: Sesión del Public Speaking Group, que es un club que me he apuntado para aprender/mejorar a hablar en público y sobre todo, para practicar.

13:15 a 14:00: Comida en la cafetería del Harper.

14:00 a 16:30: “Student lounge” (una sala para estudiantes donde hay mesas, sillones, mesas de billar, etc.) terminando assignments para Accounting, contestando emails, ocupándome de club-mba, acabando mi currículum, etc.

16:30 a 18:30: Al locker a ponerme el traje y directo a la presentación de Deloitte en el Harper seguida de un cocktail. Había como 50 personas de la empresa, incluido el jefazo de Deloitte America y que hizo su MBA en Booth en 1988.

18:30 a 20:00: Vuelta a casa a cambiarme y a dejar la mochila.

20:00 a 0:30: Pre-cena, cena y post-cena con McKinsey Latinoamérica en el restaurante Everest de Chicago. Sin lugar a dudas, el mejor restaurante que he ido en los últimos meses. La cena fenomenal, gracias McKinsey :). En el evento nos presentaron a todas las oficinas latinoamericanas, conocí a un montón de consultores, engagement managers, responsables de recruiting de la firma (México, Perú, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, etc.) e incluso a una española que trabaja en la oficina de Nueva York. Todos muy simpáticos, abiertos, y sobre todo muy sinceros (cosa que se agradece). Todas estas oficinas están creciendo de forma exponencial gracias a la actual pujanza económica de la región.

Menú en Everest, gracias a McKinsey

Celebración de la Fiesta Nacional en el Consulado de España de Chicago

El pasado miércoles 12 de octubre asistí a una fiesta organizada por la nueva Cónsul de España en Chicago, Carmen Fontes, con motivo de la fiesta nacional. La fiesta tuvo lugar en las oficina de Baker & McKenzie de Chicago, que están en un edificio que da a Millenium Park y que tiene unas vistas espectaculares de la ciudad.

La fiesta no era abierta a todos los españoles de Chicago, sino que la Cónsul nos invitó expresamente a todos los estudiantes españoles MBA de Booth y de Kellogg. También había altos cargos de empresas como Iberia (que por cierto sorteó un billete de avión Chicago-Madrid, que no me tocó por 2 números), Abengoa, Aldesa, Baker & McKenzie, y otras.

Hicimos un poco de networking que nunca viene mal, aunque era difícil concentrarse en otra cosa aparte del jamón, gazpacho, y tapas varias que había por allí, y que tanto echamos de menos los que vivimos fuera!

Fiesta Nacional en el Consulado

Cena de españoles de Kellogg y Booth

El pasado sábado nos reunimos por primera vez este año todos los españoles de las dos grandes escuelas de Chicago, Booth y Kellogg (la escuela de la Northwestern University).

En Kellogg hay 14 españoles (10 de primero y 4 de segundo). En Booth somos menos, 8 (cinco de primero y tres de segundo). Además, se vinieron también los españoles que están de intercambio en Booth (uno del IESE y otro del IE), otro que está de intercambio en Kellogg (de Rotterdam School), un estudiante MBA de Columbia que estaba pasando el fin de semana (que por cierto, nos ha contado que son la friolera de 40 españoles MBAs allí :o), algún que otro español de doctorado de estas dos universidades, y parejas de estudiantes. En total debíamos ser como 35. Organizamos una cena en Liconln Park y luego salimos por allí.

Fue un rotundo éxito y será la primera de muchas quedadas. De primeras, este martes hay una fiesta en Evanston (donde está Kellogg) y seguramente algunos Boothies nos animemos a ir. Y el miércoles, 12 de octubre, iremos muchos al Consulado de España que hay una fiesta por motivo del día nacional, donde también tendremos la oportunidad de conocer a españoles que viven o trabajan aquí en Chicago.

Pues eso, que estuvo genial conocer a los Kelloggians!

Apartamento en The Shoreham, piso 40

Como ya he comentado en varias ocasiones, cada año alrededor de un 80% de los estudiantes MBA de Booth viven en una zona de Chicago que se llama “The Loop”, que viene a ser el centro de la ciudad. Nosotros nos decidimos por un apartamento en el edificio The Shoreham. Hicimos todos los papeleos vía email con una agencia que trabaja con la Universidad de Chicago, y como nos decidimos rápido y pronto, nos dieron un mes gratis de alquiler.

El caso es que tanto el edificio como el apartamento nos han encantado, mejor de lo que esperábamos. Es parecido al apartamento en el que vivíamos en Nueva York, aunque más barato y mejor situado. Está a 5-10 minutos andando del centro de Chicago, pero con la ventaja de que está al lado del lago y aislado de las grandes avenidas y de la multitud. Está justo donde acaba el Millenium Park, y en la desembocadura del río en el lago.

La estación de tren para ir a la universidad está a 10 minutos andando, y el tren tarda unos 15 minutos en llegar a la universidad. Esos 10 minutos andando los podemos hacer o por la calle (ahora con el buen tiempo que hace es lo que hacemos), o se puede ir por el “pedway” (una red de corredores subterráneos que recorren parte de la ciudad, y que son muy populares en invierno). También podemos coger un mini-bus que tiene el edificio y que hace varios round-trips desde el edificio a la estación. Por otro lado, el Gleacher Center (el edificio de Booth que está en la ciudad) está a 5 minutos andando cruzando el río.

En el siguiente mapa de Google Maps podéis ver exactamente dónde estamos:

El edificio está genial, tiene piscina, gimnasio, billar, sauna, jacuzzis, dvd gratis, etc. vamos, de alucine!. El apartamento que tenemos está en el piso 40 orientación sur (importante durante el invierno), y se ven muy buenas vistas. Vemos el lago, Millenium Park, e incluso la Torre Willis (o Sears, como se llamaba antiguamente), aunque hay algún edificio por en medio. Os pongo unas fotos para que os hagáis una idea ;).

En la siguiente foto se ven las vistas hacia Millenium Park. Como veis los edificios de al lado son altísimos, uno de ellos mide 346 metros (el Empire State de Nueva York mide 381). En esta foto también se ve la torre Willis/Sears (442 metros, la más alta de América):

Vistas hacia el lago Michigan:

Vistas de los edificios “hermanos” Tides (el primero) y The Shoreham (el de después). En ambos dos viven bastantes estudiantes de Booth. De hecho en Tides vive otro de los españoles que empezamos este año.

Este es el pequeño parque que tenemos justo delante del edificio, que forma una especie de rotonda que sólo tiene una salida (hacia Millenium Park).

Aquí se ve The Shoreham. Tiene 46 plantas en total por lo que vivimos casi arriba del todo.

Esta foto es del segundo día, cuando aún no teníamos casi ningún mueble. Como veis, es todo ventanal, tanto el salón como la habitación. Y tiene moqueta por todas partes. Nos tiraba un poco para atrás el tema de la moqueta pero la verdad es que ahora estamos encantados.

Supongo que a estas alturas os estaréis preguntando cuánta pasta pagamos por vivir aquí. Pues bien, vivir en uno de estos edificios en un apartamento con un salón más una habitación (como el nuestro) cuesta entre 1300 dólares (en el edificio más barato, Millenium Park Plaza) hasta 2200 (el más caro, Aqua). Tanto Tides como Shoreham están entre medias. La gente que vive en el campus paga mucho menos ($600-$1000) por apartamentos iguales o más grandes. En muchos de estos edificios también se puede alquilar estudios, que son algo más baratos. Finalmente, hay que tener en cuenta que se pueden conseguir descuentos si se anda espabilado y se reserva con tiempo, y hay algún edificio que ofrece un 5% o 10% de descuento por ser de Booth. Además, entre la gente de Booth nos hacemos “referrals” compartidos (el edificio te da $1000 si alguien viene al edificio referenciado por ti).

Aterrizaje y primeros días

Ya estamos en Chicago! después de cuatro días sin parar, por fin tengo un rato para escribir. Ha sido una semana caótica. Un resumen rápido a continuación.

Llegamos a O’Hare (el aeropuerto de Chicago) a eso de las 16h, con 4 maletas facturadas, 2 mochilas, 1 maleta de mano y 1 bolso. La ciudad nos recibió con una gran tormenta que duró toda la tarde. En tres horas, teníamos que recoger las llaves del apartamento y dejar todas las maletas, irnos a comprar colchones hinchables para dormir los primeros días, y recoger varios muebles que habíamos comprado a un español de Booth’11 (que ya no está en Chicago) de casa de un amigo suyo (Ali, un francés también Booth’11). Con tantas cosas que hacer en tan poco tiempo y con la imposibilidad de moverse con tantas maletas (y con sólo 4 manos…), decidimos alquilar un coche en el mismo aeropuerto. Diluviando y conduciendo por primera vez un Chevrolet automático, nos dirigimos al centro de Chicago (“The Loop”) en hora punta de atasco. No me digáis cómo, pero al final conseguimos hacer todo lo que habíamos planeado, gracias en parte a Ali, que se portó genial y hasta nos ayudó a cargar con un armario a cuestas desde su casa a la nuestra a pata porque el dichoso armario no cabía en el coche.

El martes hizo un día fabuloso (de hecho desde el lunes no he vuelto a ver una nube), y como aún teníamos el coche (lo alquilamos por 24 horas), aprovechamos para ir a la Universidad de Chicago a hacer el “check-in” en la International House, algo que es obligatorio hacer al día siguiente de llegar a Estados Unidos para los extranjeros. Fue nuestro primer viaje a Hyde Park y nuestra primera visita a la universidad. Íbamos con prisas ya que queríamos ir a Ikea con el coche (que está a casi 50 km de la ciudad) antes de devolverlo, así que no nos entretuvimos visitando el campus. Aún así, nos encantó todo lo que vimos.

International House - University of Chicago

En Ikea estuvimos varias horas eligiendo muebles. Salimos de ahí con la tarjeta echando humo y con un ticket de metro y medio.

Para los incrédulos, el ticket de Ikea

A diferencia de Nueva York, donde pecamos de inexpertos e hicimos hasta cinco viajes a Ikea, esta vez ya teníamos experiencia en amueblar una casa desde cero y compramos todo de una atacada. Luego hicimos una visita a Bed Bath & Beyond para rematar la jugada (nos encanta esta tienda, ya éramos clientes habituales en Nueva York).

Los demás días no hemos parado de hacer cosas tipo: activar la electricidad e internet, contratar los móviles (después de años resistiéndome, al final caí y me he comprado un iPhone!), etc. Sin olvidar ayer que por fin llegó el camión de Ikea y nos pasamos el día montando muebles.

Cuenta atrás: Visado, seguros médicos y apartamento.

La cuenta atrás está llegando a su fin, ya sólo me falta una semana para empezar esta nueva e importante etapa en mi vida. Llegaré a Chicago el día 8 de agosto, después de una escala de 3 días en Dublín donde he quedado con unos amigos de clase de la Politécnica.

Durante estas últimas semanas, además de darle bastante caña a Club-MBA (incluyendo un cambio de look de la web), he estado cerrando la mayoría de trámites previos al viaje.

Después de algún que otro quebradero de cabeza, al fin conseguí mi visa de estudiante F1, después de bastante incertidumbre ya que en el formulario I-20 que me envió la Universidad de Chicago mi segundo apellido contenía errores (dos letras intercambiadas) y del que, confieso, fui responsable. Aunque me di cuenta de la errata antes de la entrevista en la Embajada y conseguí que la universidad me mandara otra I-20 corregida, ésta no llegó a tiempo y tuve que ir a la Embajada con la errónea. Según me habían comentado lo más seguro es que me echaran para atrás, pero al final no ocurrió y simplemente me dijeron que me presentase con las dos I-20 el día que llegue a Estados Unidos y que normalmente no habría ningún problema. Menos mal que me dieron la visa porque me tiré 5 horas de cola en la Embajada, y ya no había citas hasta finales de agosto. Bueno, ya os contaré en unos días si consigo entrar en los Estados Unidos.

Sobre el seguro médico, la universidad exige tener un seguro que cubra ciertas (muchas) cosas durante todo el curso académico. Si no encuentras uno tú mismo, automáticamente te suscriben al seguro recomendado por la universidad, y que cuesta unos 2.500 dólares al año. En mi caso no voy a contratar ese seguro porque un chico belga que empieza también en Booth encontró un seguro mucho más barato (655 euros al año) de una compañía francesa (más info) y que cubre lo mismo que el otro. Después de informarme bien, me decidí por contratar ese seguro, al igual que otros 10 europeos de Booth de los que empezamos ahora. Además. como he estado asegurado por aseguradoras francesas durante mi estancia en Nueva York y en Hong Kong, ya tengo experiencia con todo esto. Si a alguno os interesa este seguro no dudéis en dejar un comentario aquí y os paso el contacto.

En cuanto al alojamiento en Chicago, la mayoría de estudiantes de Booth (en torno al 80-90%) viven en una zona de la ciudad de Chicago que se llama “The Loop”, que es el centro neurálgico de la ciudad y que está junto al lago Michigan en la desembocadura del río y donde está el parque donde Obama pronunció su discurso el día que fue elegido Presidente de Estados Unidos.

El caso es que hay una agencia inmobiliaria (creo que creada por un ex-Booth) que colabora con la Universidad de Chicago y que ayuda a los nuevos estudiantes a encontrar piso. Les contacté, hablé con ellos por Skype un par de veces, y al poco tiempo de ver pisos y edificios nos decidimos por un apartamento (en un piso 40) en el edificio The Shoreham, pudiendo hacer todos los trámites por Internet. El edificio es uno de los edificios populares entre los estudiantes de Booth, pero sin llegar a ser un “dorm” como son otros edificios cercanos tipo Columbus o Millenium Plaza y donde no puedes hacer nada sin encontrarte a alguien de clase. Tanto mi mujer como yo preferíamos un edificio que estuviera al lado de los demás (5 minutos a pie) pero donde podamos tener algo de independencia. Por cierto, si habéis visto la película Transformers 3 se puede ver como destrozan “The Loop” en la batalla final, incluyendo The Shoreham. Aquí tenéis el trailer de la película:

En cuanto llegue a Chicago os iré poniendo fotos de mis primeros días por allí.

rid

Preparación Pre-MBA: deberes para el verano

Quizá os preguntéis si es necesario prepararse de alguna forma antes de empezar un MBA, o si la escuela te exige hacer algo durante los meses previos a comenzar las clases. Pues bien, la respuesta es sí.

En Booth nada más admitirte te dan un a cuenta de “email for live”, que es una cuenta de email terminada en @chicagobooth.edu. Con tu nombre de usuario se puede entrar en toda la página web interna de la escuela, pudiendo acceder a información sobre asignaturas, clubs, calendario, carrera profesional, Alumni, etc. Impresiona ver lo bien organizado que está todo.

Además de todo eso, cada nuevo estudiante tenemos una “checklist”, que no es más que una lista con todas las tareas que tenemos que hacer antes de empezar el MBA: desde pagar los depósitos de aceptación, conseguir el visado y el seguro médico, etc. hasta los “deberes” que tenemos que hacer antes de empezar el MBA. Estos deberes tienen el objetivo de que estemos suficientemente preparados el primer día de clase. Incluyen lo siguiente:

Conocimientos

La escuela organiza un curso opcional de inglés para estudiantes internacionales de dos semanas de duración en agosto, centrado en mejorar el inglés hablado, hablar en público y preparar para las clases a los estudiantes que no somos anglófonos. En mi caso he decidido inscribirme ya que considero que necesito mejorar este aspecto.

Además, hay otro curso optativo al que también me he inscrito, y que es el de pre-Accounting (Contabilidad), que dura 5 días y que se imparte durante la última semana de agosto. Está destinado a aquellos estudiantes que no hemos visto nada de contabilidad en nuestra experiencia previa (como es mi caso).

Finalmente, para aquellos que crean necesario repasar las matemáticas u otras áreas, se aconseja realizar cursos de MBAMath.com y/o Telestrat pre-MBA Prep Course.

Carrera

Durante el verano tenemos que hacer el “Career Leader” (www.careerleader.com) que consiste en varios cuestionarios sobre los intereses, motivaciones y capacidades de cada uno. Según las respuestas a los cuestionarios, el sistema proporciona una guía sobre las carreras o puestos laborales que más se ajustan a la persona. Sin que haya que tomarse demasiado en serio los resultados, confieso que es interesante verlos y analizarlos.

Además, nos proporcionan unas directrices para crear nuestro primer currículum MBA, un borrador que tenemos que tener hecho antes de empezar las clases.

Tareas previas a LEAD

Para la asignatura LEAD (Leadership Effectiveness and Development), que es la única asignatura obligatoria del programa y que es la primera que se cursa (del 7 al 25 de septiembre si no me equivoco, incluyendo una estancia de tres noches en Lake Geneva en el Estado de Wisconsin), nos mandan varias tareas relacionadas con liderazgo y la personalidad, cuyos resultados los utilizaremos durante el curso LEAD:

  • LEAD 360, que requiere que varias personas cercanas al candidato le evalúen (de forma anónima) contestando a un cuestionario sobre liderazgo. En mi caso, se lo pedí a varios compañeros de trabajo, jefes, compañeros de carrera y gente que me conoce bien. No es algo que vaya a utilizarse de forma negativa, sino que el objetivo es conocerse a uno mismo mejor y mejorar. Nosotros mismos también tenemos que evaluarnos.
  • Hogan Personality Inventory, un test utilizado para entender cómo la personalidad afecta el estilo de liderazgo de cada persona.
  • El Thomas Kilmann Conflict Mode Instrument (TKI), otro cuestionario para evaluar la conducta de un individuo en situaciones de conflicto.

Así que como veis ya empiezo a sentir “la vuelta al cole” :).

Evento pre-MBA de McKinsey & Company en Madrid

El pasado 6 de julio tuve la oportunidad de asistir al evento pre-MBA que organizó McKinsey & Company en sus oficinas de Madrid, situadas en la calle Sagasta.

El evento fue similar al organizado hace unas semanas por Boston Consulting Group, aunque en este caso asistimos bastante menos gente. El evento consistió en una recepción con aperitivos en una sala de reuniones, donde fuimos recibidos por responsables del área de reclutamiento de la empresa, por varios consultores actuales y por algún summer intern.

Entre los futuros MBA que asistimos y con los que tuve la oportunidad de hablar, había gente de Harvard, Chicago Booth, INSEAD, LBS, Tuck, y Kellogg. Como ocurrió con el evento de Boston Consulting Group, varios miembros de la Red Club-MBA nos encontramos por allí.

Por cierto, a finales de octubre McKinsey Madrid organizará una cena en Chicago, donde estaremos invitados todos los estudiantes MBA españoles de Booth y Kellogg.

Un saludo,
rid

Sí a Chicago, no a Filadelfia

Hola,

Después de pensar mucho (bueno, no tanto) al final me he decidido a hacer el MBA en Chicago Booth. Como recordaréis, solicité admisión a Booth, Wharton, LBS, MIT y Harvard. Ésta última no me dio opciones y me rechazó. Y menos mal! acabé solicitando solo porque su brandname me volvía loco, me llega a admitir y quizá hubiera hecho una tontería, ya que aparte de eso no me atraía nada. MIT la dejé de lado nada más me admitieron en Booth porque no tenía ninguna duda de cual prefería. Con LBS tuve ciertas dudas por ser europea y muy internacional aunque ya comuniqué a la escuela que no iría allí (ver Sí a Chicago, no a Londres).

Wharton ha sido la que más dudas me ha generado. Desde el principio estaba prácticamente decidido a aceptar la oferta de Booth e ir a Chicago, aunque alguna duda me quedaba que con el tiempo he ido disipando. Mi opinión personal es que las dos escuelas están a la par y creo que están entre las tres mejores escuelas del mundo a las que podría ir. Ambas me proporcionarían la educación que quiero recibir, las oportunidades laborales que busco, y una red profesional muy fuerte.

Qué me hace decidirme por Booth y pensar que hago más “fit” allí? Varias razones.

Por un lado, desde el principio he tenido mucha más relación con gente de Booth que de Wharton. Cuando llegué a Hong Kong hace un año y medio, conocí a una pareja alumni de la escuela (un español casado con una Hong Kongnesa, ambos graduados de Booth) con los que he tenido bastante relación y me han ayudado mucho en el proceso (incluso se leyeron mis ensayos y me dieron consejos, me llevaron a eventos organizados por la escuela en Hong Kong, etc.). Además, he hablado con bastantes estudiantes actuales y otros alumni de Booth y tengo que decir que la gran mayoría me han causado una impresión muy buena. Lo mismo me ha ocurrido con los futuros compañeros de clase que he ido conociendo hasta la fecha, y que serán con los que comparta mucho tiempo.

Sobre la calidad de la enseñanza no hay mucho que decir. El profesorado de Booth es probablemente el mejor del mundo de entre las escuelas de negocios, no solo porque incluye varios premios Nobel (Becker, Fogel, etc.), sino por la cantidad de profesores rockstar que tiene (Kaplan, Meadow, Murphy, Schrager, Rajan, Deutsch, …). El programa de estudios es único, ya que es totalmente flexible y permite hacer un poco lo que quieras con el programa y especializarte en lo que quieras, sin necesidad de seguir un primer año común para todo el mundo. Esto sin descuidar los fundamentos. Todo esto me parece interesante no sólo por el hecho de cogerme las asignaturas que más me interesen, sino porque tendré la flexibilidad de cogerme asignaturas que requieren menos tiempo durante épocas que ande liado (típicamente, la época de recruiting, que podré centrarme en preparar las entrevistas o los eventos organizados por las empresas, etc.), y cogerme las asignaturas que requieran más trabajo en épocas más tranquilas.

Otro tema muy importante es las oportunidades laborales post-MBA y el recruiting. Considero que en Booth tendré las puertas abiertas a cualquier cosa que quiera hacer después del programa. Hace unos meses, tenía ciertas dudas sobre si Booth sería demasiado centrada en finanzas y economía (no deja de ser la cuna de la famosa Escuela de Economía de los Nobel Milton Friedman y George Stigler). Aunque pueda sorprender por mi trabajo actual, las finanzas no es hacia donde quiero tirar post-MBA, sino que me interesa más ir hacia la Dirección General, Gestión Estratégica y Emprendimiento. Todo esto hace que una posible salida profesional bastante interesante sea entrar en una consultora estratégica. El saber que de los cinco españoles que hay este año, cuatro han conseguido puestos full-time en McKinsey, me ha disipado cualquier duda sobre este tema. Según parece, las oficinas españolas de las grandes consultorías estratégicas (digamos McKinsey, Boston Consulting Group, Bain, Booz, etc.) vienen a la escuela a reclutar todos los años y algunas incluso organizan una cena conjunta con los españoles de Booth y Kellogg. De todas maneras, en este aspecto (recruiting) no creo que haya diferencias entre Wharton y Booth, y en ambas dos tendría oportunidades parecidas.

Por otro lado, vivir dos años en Chicago me atrae muchísimo más que vivirlos en Filadelfia, donde estuve hace un par de años y no me gustó nada. Supongo que estar allí de MBA no sería lo mismo que ir de turismo, pero bueno, sea como sea prefiero Chicago y vivir en un apartamento en The Loop con vistas al lago, y en una ciudad que es preciosa. Eso sí, ya me voy preparando para el frío en invierno.

También estoy convencido de que la escuela está ahora mismo en un momento muy importante de su historia, y que gracias a las donaciones que ha recibido en la última década (las de Charles M.Harper y David Booth, ésta de 300 millones de dólares, la mayor de la historia jamás recibida por una escuela de negocios) la escuela tiene recursos para ganar terreno e incluso diferenciarse de sus grandes competidoras (digamos Wharton, Harvard y Stanford). Las escuelas necesitan mucho dinero, ya sea para mantener y atraer a los mejores profesores, para construir instalaciones (como el espectacular Harper Center, nueva sede de Booth), para convencer a los mejores candidatos a base de scholarships, para mejorar la imagen de la escuela, etc. Estas donaciones pueden marcar un antes y un después en la historia de la escuela, y no dudo que la escuela irá para arriba en los próximos lustros.

Finalmente, el sentirte querido por una escuela y ver que les interesas también cuenta. Booth nos ha mimado mucho tanto a mí como a mi mujer desde el principio, y se lo han currado para que vayamos allí, y no tenemos más que buenas palabras hacia la escuela y hacia el proceso de admisión que hemos seguido con ellos. Con otras escuelas (especialmente Wharton) la imagen que nos ha dado ha sido mucho peor, empezando por el lío de las preguntas en las entrevistas que algunos candidatos conocían antes de llegar a la entrevista, con retrasos injustificados en las decisiones, emails de decisiones que incluían textos con errores, etc. El caso es que con Booth todo ha ido sobre ruedas, nos ha parecido mucho más cercana y la imagen que tenemos de ella es muy buena, cada día mejor. Ya se que puede parecer una tontería, pero desde el principio gente de Booth se pasaba por este blog de vez en cuando, al igual que fueron los primeros en felicitarme vía twitter cuando me admitieron. Vamos, que se lo curran mucho.

Qué me atraía más de Wharton? Principalmente, creo que a día de hoy en España Wharton aún se conoce más y su nombre tiene más fuerza que Booth, que hasta hace poco se le acusaba de no hacer esfuerzos por venderse bien fuera de EEUU. Pero bueno, ésto está cambiando mucho desde hace años y también pienso que es labor de estudiantes y ex-alumnos el darla a conocer y mejorar su brand name. Desde luego, me pondré manos a la obra y ayudaré a ello.

Ya podréis imaginaros que a partir de hoy me va a ser difícil ser parcial y os venderé lo buena que es Booth en cuanto os despistéis…

Por cierto, ya sabéis que los prestigiosos rankings de las revistas Business Week y The Economist la ponen como la mejor escuela de negocios del mundo, verdad? 🙂

Un saludo.

Lanzamiento del sitio web Club-MBA!

Desde hace tiempo rondaba por mi cabeza la idea de crear una comunidad online de MBA en español. Cuando empecé hace más de un año con el tema de las aplicaciones para hacer un MBA, me frustraba no encontrar ningún sitio en español con información actualizada sobre MBAs, escuelas de negocio, becas, sobre cómo preparar el GMAT y el TOEFL, etc. En definitiva, un sitio donde poder preguntar mis dudas y hablar con gente que supiera del tema, o simplemente un sitio para compartir ideas y estrategias durante este tortuoso proceso.

Ahora que he pasado por todo esto y he aprendido mucho sobre el tema, creo que puedo ayudar a mucha gente que esté en estos momentos pensando en hacer un MBA este año o en el futuro. Con esta idea he fundado el sitio www.club-mba.com, que por el momento basará toda su actividad en su foro.

No sólo pienso centrarlo en MBAs, sino también tratará sobre otros tipos de masters, programas para salir fuera a estudiar o trabajar, becas, etc.

Espero que os animéis a registraros y a participar!

rid

Sí a Chicago, no a Londres

Como probablemente os podréis imaginar, mi mujer y yo hemos estado decidiendo durante las últimas semanas entre la oferta de la University of Chicago Booth School of Business y la de London Business School (LBS). Finalmente, y después de bastante reflexión, acabamos de comunicar al Comité de Admisión de LBS que declinamos ambos dos su oferta en favor de Chicago Booth.

Ha sido una decisión difícil pero que había que tomar porque el primer pago de LBS es la semana que viene. Además, el declinar la oferta puede ayudar a gente que esté en la waitlist a que les cojan, así que quería liberar plaza cuanto antes.

Antes de ponerme a explicar las razones por las que hemos escogido Chicago Booth, tengo que confesar que considero a ambas escuelas entre las top-5 a nivel mundial (lideran la mayoría de los rankings de MBA), y estoy seguro que en ambas pasaríamos dos años increíbles y que mis posibilidades profesionales post-MBA serían parecidas. Desgraciadamente no podemos ir a las dos y había que elegir, cosa que nunca pensé que fuera tan difícil.

Obama dando clase en la University of Chicago

Una de las razones principales de haber elegido Chicago Booth es porque la escuela tiene probablemente el mejor profesorado de entre las mejores escuelas del mundo, incluyendo seis premios Nobel, de los 86 que tiene la universidad. Además, la flexibilidad de su plan de estudios (única en el mundo, donde sólo hay una asignatura obligatoria), me permitirá crear mi propio programa basado en mi perfil y en mis intereses. Esto además tiene otra gran ventaja, y es que durante el periodo de recruiting del primer año (búsqueda del internship del verano), tendré la posibilidad de cogerme pocas asignaturas (o fáciles), y esto me ayudará a preparar mejor las candidaturas a las empresas donde quiero hacer mi internship. Y es que según me han contado, te pasas casi dos meses asistiendo a conferencias, eventos que organizan las empresas que vienen a la escuela (desayunos, comidas, cenas, presentaciones, etc.), preparando el CV, cartas de motivación, entrevistas, etc. En definitiva, que te come todo el tiempo, y si durante ese periodo puedo andar con menos asignaturas mejor que mejor.

Otra razón importante es el hecho de que considero que la escuela está en un momento ascendente en su historia, en un particular “momentum”, gracias al trabajo del Dean Ted Snyder y de haber recibido importantes donaciones en la última década, como la de Charles M. Harper, que permitió construir en 2004 el impresionante Harper Center, y la donación de David Booth de 300 millones de dólares (la más grande de la historia). Gracias a estas aportaciones, la escuela tiene recursos para retener y contratar a los mejores profesores y a los mejores alumnos. En definitiva, tiene recursos para construir el mejor programa MBA del mundo y para diferenciarse de otras escuelas durante los próximos lustros.

También ha sido muy importante el haber hablado con mucha gente de las dos escuelas. He hablado con al menos cuatro estudiantes actuales de Chicago Booth, y todos me han parecido con los pies en la tierra, accesibles, sinceros, y me han hablado muy bien de casi todo. Además, les ha ido fenomenal en la búsqueda de empleo (creo que todos han entrado en McKinsey y otro en un banco en Nueva York), y, sobre todo, me he sentido identificado con ellos. Por otro lado, ya estoy en contacto con los españoles admitidos en mi clase (somos 5 españoles admitidos en ronda 1) y todos parece que vamos a aceptar la oferta e ir a Chicago.

Clinton dando una conferencia en LBS

Esto es muy buena señal ya que quizá en ronda 2 admitan a más. Sobre LBS no he tenido el mismo feeling. Entre otras cosas, al menos dos personas me han dicho que estaban un poco defraudados con la calidad de algunos profesores.

Otra razón es que siempre había soñado con estudiar en una prestigiosa universidad americana, y no voy a dejar pasar esta oportunidad. Además, preferimos vivir dos años en Chicago que en Londres. Me han hablado maravillas sobre Chicago, y la única pega que oigo es sobre el clima invernal (o infernal). También quiero volver de nuevo a Estados Unidos (después de pasar un año en Nueva York, donde realmente estuve muy a gusto, me quedé con las ganas de más).

Por otro lado, tengo que confesar que desde antes de empezar a enviar aplicaciones, Chicago Booth era la que estaba arriba de la lista, culpa en parte de un amigo y ex-alumno que me ha estado convenciendo desde hace casi un año para que vaya a Chicago.

Finalmente, como sabéis mi mujer también ha sido admitida en ambas escuelas, por lo que tenemos que afrontar alrededor de 300.000 dólares en los próximos dos años. Y aunque hace unos meses decidimos no pensar en el dinero y decidimos no elegir una escuela por el dinero, no hay que perder de vista que vivir en Chicago es mucho más barato que en Londres. Y para rematar, en Chicago mi mujer recibió una scholarship que, en caso de no conseguir becas españolas, nos va a ayudar mucho.

Por supuesto hemos tenido ciertas dudas. Lo que verdaderamente nos ha hecho dudar es la gran diversidad de estudiantes que hay en LBS (alrededor de un 90% de los estudiantes son internacionales, por un 38% en Booth).

Ahora sólo queda saber qué haremos con Wharton…