Aterrizaje y primeros días

Ya estamos en Chicago! después de cuatro días sin parar, por fin tengo un rato para escribir. Ha sido una semana caótica. Un resumen rápido a continuación.

Llegamos a O’Hare (el aeropuerto de Chicago) a eso de las 16h, con 4 maletas facturadas, 2 mochilas, 1 maleta de mano y 1 bolso. La ciudad nos recibió con una gran tormenta que duró toda la tarde. En tres horas, teníamos que recoger las llaves del apartamento y dejar todas las maletas, irnos a comprar colchones hinchables para dormir los primeros días, y recoger varios muebles que habíamos comprado a un español de Booth’11 (que ya no está en Chicago) de casa de un amigo suyo (Ali, un francés también Booth’11). Con tantas cosas que hacer en tan poco tiempo y con la imposibilidad de moverse con tantas maletas (y con sólo 4 manos…), decidimos alquilar un coche en el mismo aeropuerto. Diluviando y conduciendo por primera vez un Chevrolet automático, nos dirigimos al centro de Chicago (“The Loop”) en hora punta de atasco. No me digáis cómo, pero al final conseguimos hacer todo lo que habíamos planeado, gracias en parte a Ali, que se portó genial y hasta nos ayudó a cargar con un armario a cuestas desde su casa a la nuestra a pata porque el dichoso armario no cabía en el coche.

El martes hizo un día fabuloso (de hecho desde el lunes no he vuelto a ver una nube), y como aún teníamos el coche (lo alquilamos por 24 horas), aprovechamos para ir a la Universidad de Chicago a hacer el “check-in” en la International House, algo que es obligatorio hacer al día siguiente de llegar a Estados Unidos para los extranjeros. Fue nuestro primer viaje a Hyde Park y nuestra primera visita a la universidad. Íbamos con prisas ya que queríamos ir a Ikea con el coche (que está a casi 50 km de la ciudad) antes de devolverlo, así que no nos entretuvimos visitando el campus. Aún así, nos encantó todo lo que vimos.

International House - University of Chicago

En Ikea estuvimos varias horas eligiendo muebles. Salimos de ahí con la tarjeta echando humo y con un ticket de metro y medio.

Para los incrédulos, el ticket de Ikea

A diferencia de Nueva York, donde pecamos de inexpertos e hicimos hasta cinco viajes a Ikea, esta vez ya teníamos experiencia en amueblar una casa desde cero y compramos todo de una atacada. Luego hicimos una visita a Bed Bath & Beyond para rematar la jugada (nos encanta esta tienda, ya éramos clientes habituales en Nueva York).

Los demás días no hemos parado de hacer cosas tipo: activar la electricidad e internet, contratar los móviles (después de años resistiéndome, al final caí y me he comprado un iPhone!), etc. Sin olvidar ayer que por fin llegó el camión de Ikea y nos pasamos el día montando muebles.

Anuncios

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s